Calle Corrientes, abierta toda la noche


por lydia Orsi

El mejor Tango en la Avenida 

************ 

Si paseando la veo en su coche

cruzar Corrientes, le hago un soneto

desde este «feca» donde vegeto

que queda abierto toda la noche.

Enrique Cadícamo

Celedonio Esteban Flores

No poseyó la singularidad de Riva-davia, la más larga, ni la presunción de aquel «Florida matutino que cantara Rubén en verso fino», ni la grandiosidad de la 9 de Julio, ni la elegancia de Alvear, ni los escaparates de Santa Fe, pero Corrientes le dio a la Buenos Aires que comenzaba a devenir en gran ciudad, su identidad porteña.

Esa identidad estaría reflejada en sus bares, cabarets, teatros saineteros, esquinas bravas y como fondo musical el Tango que pedía permiso para salir del arrabal y llegar al centro.

Algunos hitos la hicieron famosa, tanto que los escritores y poetas del Río de la Plata, le dedicaron menciones…

El avaro espacio sólo permitirá la mención de algunos: Roberto Arlt en «Aguafuertes Porteñas», Raúl Scalabrini Ortiz en «El Hombre que está solo y espera», Osvaldo Rossler en «Buenos Aires dos por cuatro», Enrique Cadícamo en «Viento que lleva y trae».

Dirá Celedonio Flores : «Corrientes/ la amable, la calle Corrientes/ de los sueños rotos/ los sueños ardientes/ pintoresca calle, noctámbula ideal del viejo Montmartre/ del Café Domínguez y el rante Pigall…»

Dirá Enrique Cadícamo:«Bar Domínguez de la vieja calle Corrientes que ya no queda…/ De cuando era angosta y la gente / se mandaba el saludo/ de vereda a vereda.»

Corrientes y Esmeralda. Antigua esquina ya desaparecida

Hemos nombrado al Café Domínguez y haremos mención a su palco, al palco del viejo café ubicado en sus principios frente al Teatro Nacional y luego en Corrientes 1537 entre Paraná y Montevideo.

A su palco llegaron músicos nos-tálgicos : los bandoneones de Graciano de Leone y Juan Maglio (Pacho) llenando el espacio de ritmo tanguero, el violín de Rafael Tuegois, el piano de Roberto Firpo, el violín de Francisco Canaro. Gritos, aplausos, cigarrillo, ginebra, caña, y … el primer CAFÉ EXPRESS de Buenos Aires.

Pero el Domínguez deparó una sorpresa: PAQUITA BERNARDO, la primera bandoneonista atreviéndose a ingresar al machista mundo de los músicos tangueros, dirigiendo su orquesta desde ese palco en 1921, en la Corrientes angosta, ante el asombro, la ironía y la incredulidad del público.

Observando la admiración en los rostros de sus, en principio, descreídos espectadores, Paquita habrá agitado su revolucionaria melenita y sonreído desde sus inalcanzables y únicas veinteañeras florecidas primaveras hechas en tangos de Agustín Bardi, Eduardo Arolas, Vicente Greco.

Los cabarets, no así los cafés, eran lujosos y poco accesibles a todo público, por esa razón, en los sainetes porteños, a partir de «Los dientes del perro» escrito por Alberto Weisbach y José González Castillo (padre de Cátulo) y por sugerencia del actor Elías Alippi, se representaba una escena de cabaret con tangos especiales para la ocasión. En el sainete mencionado triunfó «Mi noche triste» de Pascual Contursi y Samuel Castriota, interpretado por Manolita Poli. (1918).

Entre los lujosos mencionaremos el TABARÍS, Corrientes 865, década de 1920. Roberto Firpo, Francisco Canaro, Eduardo Arolas estuvieron entre sus famosos músicos.

El TIBIDABO suntuoso (entre Talcahuano y Libertad), actuó durante varias temporadas Aníbal Troilo con su orquesta.(Demolido en 1955).

El Negro «Cele» y Corrientes

Con Celedonio Flores, el lunfardo ingresa en la literatura rioplatense, por lo tanto situaciones y vocabulario no fueron ni son, lógicamente, comprensibles para todos los lectores o escuchas. Sus letras, descripciones que nos dicen del retazo histórico vivido por el autor, una historia dentro de la historia.

Como él mismo manifiesta: « No tengo el berretín de ser un bardo/chamuyador letrao ni de spamento; /yo escribo humildemente lo que siento/y pa´escribir mejor lo hago en lunfardo.»

Y con su «alma rantifusa» y el lunfardo en el estilo, compuso la letra del tango :

Corrientes y Esmeralda

(1933)

Música :Francisco Pracánico

Letra: Celedonio Flores

(1)

Amainaron guapos junto a tus ochavas

cuando un cajetilla los calzó de «cross»

y te dieron lustre las patotas bravas

allá por el año …novecientos dos…

(2)

Esquina porteña tu rante canguela

se hace una «melange» de caña, gin fitz,

pase inglés y monte,»bacará» y quiniela,

curdelas de caña y locas de pris.

(3)

El Odeón se manda la Real Academia

rebotando en tangos el viejo Pigall

y se juega el resto la doliente anemia

que espera el tranvía para su arrabal.

(4)

De Esmeralda al norte, del lao de Retiro franchutas papusas caen a la oración a ligarse un viaje, si se pone a tiro, gambeteando el lente que tira el botón.

(5)

Te englosa en poemas Carlos de la Púa y el pobre Contursi fue tu amigo fiel…

En tu esquina rea cualquier cacatúa

sueña con la pinta de Carlos Gardel.

(6)

Esquina Porteña este milonguero

te ofrece su afecto más hondo y cordial.

Cuando con la vida esté cero a cero

te prometo el verso más rante y canero

¡Para hacer el tango que te haga inmortal!

 

Interpretación

1) En el primer cuarteto «el cajetilla que calzó de cross» era Jorge Newbery (1875-1914): atractivo, elegante, hombre de la noche, tanguero, ingeniero compro-metido con el progreso del país, aviador, hombre público y gran deportista, sobre todo del box.

En 1914, intentó cruzar en avión la Cordillera de los Andes perdiendo la vida. («niños bien»- guapos)

2) Trata de informar al lector lo variado de esa esquina (suburbio – centro)unidos en los vicios: juego, bebidas, prostitución y droga: Se denominaba «pris» a la aspiración de cocaína. Del francés «prise».

3) Nombra dos lugares: el Odeón para las piezas teatrales clásicas y el Pigall, alusión al Royal Pigall, cabaret instalado a fines del Siglo XIX al estilo parisino en el lugar donde luego se establecería el Tabarís (ya mencionado) Establece un antagonismo entre lo aceptado y lo prohibido.

Es interesante su mención al tranvía ya que la historia de la electrificación tiene sus orígenes en Berlín en 1881, ocasión en que Ernest Siemens instalara la primera línea.

El capitalismo (inglés y belga) hizo que en Buenos Aires la red de tranvías figurase entre las más importantes internacionalmente debido al éxito económico. Una línea llevaba a esa «doliente anemia» (en relación a la tuberculosis) que realizaba trabajos nocturnos en el centro a sus lugares suburbanos. (trabajo- placer).

4) A principios del siglo XX, la prostitución estaba legalizada y fueron los polacos y los marselleses los tratantes de la época. En este cuarteto Celedonio hace referencia a las prostitutas francesas que trabajaban de manera independiente en la calle pero con prohibición ya que no se ajustaban a las disposiciones higiénicas.

5) Nombra a Carlos de la Púa (El Malevo Muñoz) escritor, periodista, que escribió un libro antológico «La crencha engrasada» con gran despliegue lunfardo.

Hace referencia al «pobre» Pascual Contursi, autor de «Mi noche triste», como ya dijimos, porque estuvo aquejado de una enfermedad mental que lo tuvo largo tiempo sin realizar actividad.

6) Y finalmente, pronosticó la vigencia de aquella esquina con éste : su inolvidable tango.

Visite

Avenida de Mayo Shopping 

************