Vitrocerámica y horno

 
 


Se hace el hueco en la encimera

y se coloca la vitro. Se fija con

tornillos en la parte posterior,

a unas piezas especiales que

vienen para ello.


 
 
 

Para enchufar la vitrocerámica y

el horno a la misma toma,

existen unas clavijas especiales

de tres bornes planos (25A/250V).

En el borne más largo se

conectarían las dos tomas de tierra

(la del cable de la vitro y la del

horno). Los cables de fase y

neutro en sus respectivos bornes.


 
 





 

Se conectaría a la base y listo.

Problema: si no hemos dejado

los muebles de la cocina con el

espacio necesario para este

enchufe, el horno sobresale del

mueble. Por tanto, si no hemos

sido previsores en este aspecto,

no queda más remedio que quitar

la clavija y la toma de la pared y

hacer la conexión mediante una

regleta. Los cables superiores

son de la toma y los inferiores

del horno y vitro.


 
 
 






Se atornillan a la clema en sus

respectivos sitios y luego se

puede poner una tapa de plástico

para que no queden al aire.


 


 

Introducimos el horno y

comprobamos que queda

enrasado con el mueble.

Ponemos en funcionamiento

tanto el horno como la vitro.

La vitrocerámica NO hay que

sellarla con silicona.


 

Comments