Bali free website hit counter

Brancellao por el mundo...en la isla de los dioses

 

Fotos del viaje

 

Foros sobre Bali (en inglés):

Forum de expatriados, los que más saben.

www.balitravelforum.com lo tiene todo, vasta y minuciosa información, pero desde el punto de vista australiano.

Tiene guía de precios, consejos sobre como actuar, informaciones sobre hoteles, visitas, hasta una guía confeccionada con los post...

Este es muy completo: www.baliforum.com

El foro de Mic

...y por supuesto el Thorn Tree de Lonely Planet

 

Image Hosted by ImageShack.us

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dónde alojarse

Elegir un hotel en Bali es una tarea ardua, hay tantos y tan buenos que decantarse por uno es complicado.

Tanto si decidimos reservar con antelación o sobre la marcha conviene comparar precios. Hay varias webs con precios competitivos, encontrareis un hotel más barato en unas y otro en otras. Para mi las mejores son:

www.indo.com

www.balibagus.com

www.asiatravel.com

 

Tampoco está mal mirar:

http://www.balihotelguide.com/

http://www.batukaru.info

http://baliwww.com

http://www.balihotels.com

http://www.bali-preferredvillas.com/

http://www.ubud-balivillas.com/

http://www.balinesia.com/

www.balivillas.com

 

 

Image Hosted by ImageShack.us

 

Cómo llegar

Desde España se puede volar con una gran parte de las mayores compañías europeas y asiáticas.

Prácticamente todos los puntos importantes de Asia tienen vuelos a Bali.

Hay vuelos low cost desde Singapur, Kuala Lumpur, Jakarta...

Aquí encontraremos todas las compañías low cost que operan en Indonesia.

Información sobre vuelos:

http://www.bali-paradise.com/airline.cfm

 

Travelblogs Indonesia:

www.travelblog.org/Asia/Indonesia/

 

Directorio Bali:

http://www.bali-portal.com/

 

Bali para presupuestos ajustados:

http://www.budgetbali.com/

 

Directorio Ubud:

http://www.ubudvillage.com/

 

Image Hosted by ImageShack.us

 

Comer en Bali:

 

 www.balieats.com/

 

 

Mapas de Bali muy detallados con hoteles, restaurantes y otros servicios resaltados:

 

 www.mapsbali.com/

 

Voyage virtual, mapa con fotos de cada zona.

 

 

Buceo en Bali. Existen dos lugares excelentes: el pecio de Tulamben al este y al noroeste Pulau Menjangan.


 

 

Sobrevolar las sorprendentes formaciones montañosas del norte de Makassar, los atolones e islotes del Sur de Sulawesi y antes del aterrizaje avistar por el este el majestuoso Gunung Rinjani en la isla de Lombok, es un excelente aperitivo de lo que nos va a deparar la isla de los dioses: Bali.

 

No imaginaba la existencia de un lugar que ofreciese al visitante una cultura tan interesante, arraigada y singular como la forjada por este pueblo emprendedor y

hospitalario.

 

Bali combina a la perfección paisajes naturales de enormes contrastes y belleza engrandecidos por la obra humana, con todas las comodidades del mundo occidental coronadas por un toque de refinamiento oriental. A pesar de la distancia de nos separa, de las infamias y catástrofes que ha tenido que soportar en los últimos años, la isla merece ser visitada al menos una vez en la vida.

 

Tenemos previsto permanecer en Bali algo más de una semana. Nos quedaremos la primera noche en Seminyak y después situaremos en Ubud nuestro centro de operaciones, sin tener otros planes prefijados.

 

Un taxi nos lleva previo regateo de rigor a nuestro hotel por 40.000 rupias  (tres euros y pico). Hemos reservado con antelación la primera noche,  eligiendo a través de la página de Balibagus una suite con jacuzzi en el Mutiara Resort Bali  (45 euros). Un estupendo hotel, mejor habitación y excelente relación calidad precio. Como tenemos que esperar 15 minutos para tener la habitación disponible, nos obsequian con un masaje de 30 minutos, el primero de la larga lista  (nueve) de masajes que nos dimos a lo largo de nuestro periplo.

 

Seminyak, situado al norte de Kuta, el centro turístico más importante de Bali, es una de las zonas que más dinamismo ha mostrado en los últimos años. Los mejores restaurantes, las tiendas más caras, los hoteles más lujosos abren sus puertas a un turismo que busca distinguirse. La playa que es bastante mediocre es el escaparate de resorts tan renombrados como el Oberoi o el Four Seasons y exclusivos restaurantes como el Ku De Ta.

 

 Después de la ronda de reconocimiento de rigor por la zona, tomamos un tentempié en Café Moka. Llevábamos varios días sin comer pan y un pequeño bocadillo acompañado de un zumo nos sabe a gloria (5 euros dos personas).

 

Como las rupias que habíamos cambiado el día de nuestra llegada en Yakarta se estaban agotando, nos vemos en la necesidad de cambiar otra vez moneda.

 

El proceso resulta auténticamente surrealista y agotador. Entramos en cualquier oficina de un “money changer” y le preguntamos cuantas rupias nos darán por 200 euros, previamente nosotros hacemos el cálculo. El cambio es superior al esperado, pero los problemas comienzan cuando para pagarte más de dos millones de rupias dos fulanos hacen montoncitos de billetes de 20.000. No quitamos el ojo de la jugada porque sabemos que en cualquier momento nos la van a pegar y una vez que terminan contar billetes, les requerimos todo el dinero que han contado para recontarlo nosotros mismos.

 

 Entonces se niegan y ponen un carrusel de disculpas: que si quieren inspeccionar nuestros billetes, que si éstos son falsos, que si ahora nos deben aplicar una comisión…esta situación se repite al menos diez veces, hasta que por fin encontramos un cambista que ofreciendo un cambio menor y más acorde con la realidad nos cambia euros sin problemas. A partir de ese momento siempre evitaremos los lugares donde anuncien cambios excesivamente altos, garitos que normalmente se situan en callejuelas o en espacios pequeños y donde dos individuos actúan con intención de timar al pardillo.

 

Buscamos un conductor que nos lleve esa tarde en dirección Sur a la Península de Bukit a conocer la playa de Dreamland y a disfrutar de la puesta de sol del templo de Uluwatu, pagamos 90.000 (algo más de 7 euros) rupias por el viaje. El conductor resulta ser un tipo ciertamente encantador de modo que le pedimos que nos ponga precio para llevarnos el día siguiente a Ubud, pero debe participar en un evento religioso en su pueblo, Changuu, situado al Norte de Seminyak.

 

Dreamland es una pequeña pero hermosa playa enclavada entre acantilados, punto de encuentro de surferos que al parecer está en el punto de mira de los especuladores urbanísticos.

 

Image Hosted by ImageShack.us

 Uluwatu es único: un pequeño templo situado en un abrupto acantilado, a cuyos pies rompe con fuerza el mar. Poblado por monos, su privilegiado emplazamiento lo convierte en un lugar auténticamente singular y las puestas de sol sobre el mar ponen la piel de gallina.

 

Nos apeamos del vehículo en Kuta y podemos por fin conocer ese lugar que tantos detractores y partidarios arrastra. En seguida nos damos cuenta que el turismo en Kuta no pasa por sus mejores momentos, lo que debió ser en su época de apogeo un lugar inundado de turistas, ofrece en pleno agosto una imagen bastante triste: comercios sin clientes, restaurantes sin comensales, calles vacías, taxistas desesperados, el paseo de la playa desierto…cenamos bastante bien en Cabana (135.000 rp., 12 euros) y tras negociar el traslado a Ubud para el día siguiente, nos retiramos exhaustos.

 

Después de un buen desayuno a la carta en el hotel y unas compritas por los alrededores, nos esperan para llevarnos a Ubud. Es una persona distinta de que la que debía aparecer, como precaución le preguntamos si mantiene el precio de su amigo y como es habitual nos pide más dinero del inicialmente pactado (80.000 rupias). Como ya empezamos estar un poco hartos de esa manía que tienen de no respetar lo acordado le pedimos que se esfume y accede sin rechistar a llevarnos según lo estipulado el día anterior.

 

En el viaje de algo más de una hora desde Seminyak y Ubud, se suceden los almacenes y tiendas de muebles, tallas y demás artesanía local. Ubud situado en el centro de la isla de Bali, unos cientos de metros sobre el nivel del mar es el corazón artístico y cultural de Bali. Sembrado de bellos paisajes, rodeado de pueblos de artesanos, cuenta con todo lo necesario para que el viajero crea haber llegado a un lugar cerca del paraíso.

 

Muchos de sus hoteles, incluso los más modestos, exhiben una singular arquitectura y diseño; algunos de los restaurantes son asombrosos, las tiendas de artesanía y el mercado local son una tentación irresistible. Los spas y centros de masaje son únicos, las gentes amables; la oferta cultural, donde brillan con luz propia las refinadas danzas barong, es abrumadora; y los alrededores el mejor lugar inimaginable para perderse en el largo paseo.

 

Image Hosted by ImageShack.us El Hotel Tjampuham (45 euros la doble en www.indo.com), un par de kilómetros al oeste del centro, es uno de los establecimientos con más solera de la isla. Emplazado en pleno cañón del río, las habitaciones se ubican en bungalows construidos en la salvaje pendiente, rodeados de un prodigioso jardín. Después de recrearnos en su maravillosa piscina, comemos de camino hacía el pueblo en el famoso Casa Luna (15 euros), donde probamos una curiosidad: vino balinés (huelga decir que era bastante malo).

 

Dedicamos el resto del día a pasear por el Monkey Forest, por las calles de Ubud y alrededores. El masaje diario en Ubud se convertirá en obligatorio e inexcusable. Está vez un masaje de pies de una hora en Kenko (70.000 rp). Cenamos en el  Pradha Cafe (90.000 rp.) vecino del Café Lotus desde donde podemos contemplar el espectáculo de danza de este último.

 

Image Hosted by ImageShack.us No perdemos tampoco el tiempo a la hora de buscar hotel para los próximos días. Nos debatimos entre uno muy lujoso que conseguimos por “sólo” 50 euros la noche (Sanhita Garden) y otro en el centro de Ubud con una buena relación calidad precio (Fibra Inn, 22 euros). Teniendo en cuenta el poco tiempo que estaremos en el hotel optamos por el Fibra Inn.

 

Un desayuno en el espectacular comedor del Tjampuhan, es una buena forma de comenzar la nueva jornada. Un coche nos espera para trasladarnos a nuestro nuevo hotel, Fibra Inn, el mismo que por la suma de 230.000 rupias (20 euros día entero) nos llevará hasta las montañas centrales.

 

Image Hosted by ImageShack.us Bali es como una caja mágica de la que no cesan de salir sorpresas, hoy en particular estamos expectantes ante lo que nos puede deparar la incursión a las tierras del volcán Batur. Nos alejamos de Ubud en dirección Norte, a medida que ascendemos, el paisaje va cambiando paulatinamente.

 

En las inmediaciones de Tegallalang, renombrado centro de artesanía, hacemos nuestro primer alto en el camino para admirar los impresionantes arrozales sobre bancales, no muy lejos se encuentra en Sebatu, en un entorno de privilegio, el Pura Gunung Kawi (entrada 6.000 rp., no confundir con Gunung Kawi).

 

La carretera se estrecha y las temperaturas descienden mientras ascendemos hacia el lago Batur y el volcán del mismo nombre. Los vendedores sabiamente apostados en los miradores esperan a los turistas que no tardaran en llegar para inmortalizarse con el lago y el volcán de telón de fondo.

Image Hosted by ImageShack.us

Image Hosted by ImageShack.us 

Bordeamos el lago hasta el alcanzar el balneario Toya Bungkah, ubicado entre cuidados jardines, antes de visitar uno de los templos más importantes de la isla el Pura Ulum Danu Batur en Kintamani a 1400 metros de altura. Continuamos en dirección Norte hasta Penulisan.

 

Matamos el apetito en el típico restaurante con hermosas vistas desde la terraza y mediocre comida e iniciamos el descenso hacia Ubud. Se suceden pequeñas aldeitas cada una especializada en un tipo de artesanía, los templos donde los devotos se afanan preparando las ofrendas de las procesiones, los puestos de venta de comida o gasolina y el ir y venir continuo de la gente que puebla este pequeño universo.

 

Image Hosted by ImageShack.usHemos llegado al Tirta Empul (entrada 6.000 rp.), cerca de Tampaksiring. Adoramos la paz y tranquilidad que se respira en el milenario templo. El silencio sólo  es interrumpido por el ruido del agua sagrada que fluye a través de las doce fuentes y que baña a los oferentes que acuden en la creencia de que las sagradas aguas les traerán salud y prosperidad. Antes de llegar a Ubud una comitiva religiosa provoca ligeras retenciones de tráfico, los vehículos circulan despacio y podemos recrearnos en cada detalle.

 

En el hotel solucionan una pequeña avería, el agua estará cortada durante una hora, nos compensan con un masaje en el spa del propio establecimiento que pone la guinda a un día fantástico. Veremos un espectáculo de danza publico al que acuden casi exclusivamente locales y cenamos en un Deli cercano, recomendado por la LP de Bali&Lombok por 120.000 rp, (10 €) con vino balinés. Antes de acostarme me obsequio con un baño nocturno en la preciosa piscina del Fibra Inn.

 

Image Hosted by ImageShack.usDecidimos dejar un nuevo asalto a las tierras altas de Bali para más adelante y dedicar toda la mañana a realizar un rafting por el río Ayung (450.000 rp. dos personas). Como hemos perdido la tarjeta de un tío que nos daba un precio de 20 dólares por cabeza, tenemos que ir a una agencia en Ubud y regatear, hasta que llegamos a unos 20 euros por persona.

 

Un vehículo privado nos recoge por la mañana en el hotel  y nos conduce hacia el pequeño resort a media hora de Ubud (Ayung River Rafting), situado en un espectacular cañón formado por el río Ayung. No cabe esperarse una aventura extrema teniendo en cuenta que es una experiencia dirigida a todos los públicos, pero la belleza del recorrido sembrado de cascadas y una frondosa vegetación hace recomendable embarcarse en la bajada. En el punto final disponen instalaciones con duchas y ofrecen un buffet incluido en el precio.

 

Image Hosted by ImageShack.usPor la tarde hacemos un recorrido (pagamos 100.000 rupias) de unas cuatro horas por los pueblos de artesanos de los alrededores de Ubud: Mas, Celuk, visitando la Cueva del Elefante y el Gunung Kawi. Nos quedamos fascinados con ese universo tan especial, unión de la creatividad y laboriosidad del pueblo balinés, de su actitud ante la vida la vida y de los espacios naturales tan idílicos del centro de isla.

 

Regresamos agotados a Ubud y decidimos que el mejor remedio será aplicarnos el famoso masaje real javanés Mandi Lulur, elegimos Verona Spa (2 horas, 90.000 rp. por persona). Nos despedímos de Ubud cenando en el impresionante Lotus Café (180.000 dos personas), donde todas las noches se ofrece a los clientes en un marco incomparable una danza barong de gran nivel, de la que sólo podemos disfrutar los últimos minutos.

 

Image Hosted by ImageShack.us

Después de mucho valorarlo decidimos escaparnos unos días en las islas Gili, volando previamente a Lombok, para evitar un viaje excesivamente pesado. Una vez que sondeamos las agencias de viajes de Ubud pensamos que lo mejor es comprar los billetes de avión en una moderna agencia de Kuta o en el propio aeropuerto.

 

 El día siguiente convenimos con un conductor que nos lleve a la zona de Candikuning por la mañana, luego al templo de Tanah Lot para ver la puesta de sol y finalmente nos deje en el aeropuerto, desde donde hemos previsto agenciarnos un taxi que nos conduzca a un hotel del sur de Kuta o Jimbaram (la localidad más cercana al aeropuerto) para volar a Lombok la mañana siguiente

 

Antes de dejar Ubud, recorremos el colorido mercado local que aún no hemos tenido la oportunidad de visitar. De camino a las montañas centrales comemos sin pena ni gloria en el Pacung Indah, Tabanan (95.000 rp., 8 euros dos personas) lugar famoso por sus terrazas de arroz y con espléndidas vistas sobre las tierras bajas, aunque el día está bastante cerrado.

 

Image Hosted by ImageShack.usLa lluvia hace acto de presencia durante la visita al plato fuerte del día, el Danau (lago) Bratan y el famoso templo sobre el lago, una de las postales más bellas de Bali. No nos resistimos a conocer Candikuning y su mercado, el más curioso de todos los que tuvimos la suerte de conocer en la isla: especias, golosinas, telas, una enorme variedad de frutas, cuencos de canela, hasta cerbatanas nos encontramos entre el laberinto de puestecillos.

 

Llegamos con tiempo de presenciar uno de los eventos más concurridos de Bali: la puesta de sol en el templo de Tanah Lot. La marea enorme de visitantes que desembarcan en autobuses y taxis, una concentración de vendedores que no tiene parangón en toda la isla anuncian que has llegado a la atracción turística más importante de Bali. La ubicación del templo que se adentra en el mar agitado, es única y la puesta de sol muy bella, pero la multitud y el inevitable jaleo le roba la magia al momento.

 

Image Hosted by ImageShack.us

Queda pendiente la compra de los billetes de avión a Lombok. Retiramos en una agencia próxima al aeropuerto (unos 60 euros ida y vuelta) el primer vuelo disponible para el día siguiente, de allí el taxista nos lleva a Kuta, donde nos deja casi a las 11 de la noche en el primer hotel que encontramos del que tenemos alguna referencia: Matahari hotel. Pagamos 20 dólares americanos previo regateo por una buena habitación doble, en la tónica general de la excelente relación calidad precio de los hoteles de Kuta.

 

Despedimos al taxista después de pagarle 300.000 rupias, 70.000 más de lo inicialmente convenido por iniciativa propia: se las había ganado. Como colofón, cenamos por 5 euros los dos y cambiamos algo de dinero por la cercana Poppies Lane I, de fondo suenan los Gipsy Kings.

 

Como no había plazas disponibles en los primeros vuelos de la mañana a Lombok, tenemos tiempo de curiosear por las tiendas de Kuta, antes de tomar un transporte al aeropuerto por 25.000 rupias. Dejamos varios bultos en consigna (2 euros por bulto, aunque los atamos y así sólo nos cobraban por uno) y nos metemos en la carraca que Lion Air habilita para este corto trayecto.