Accueil‎ > ‎Instruments‎ > ‎CCH‎ > ‎

CCH_Sp


BPH Cinque Terre 2009


VERSIÓN ESPAÑOLA DEL CCH


Traducido por

Fundación Ferrán Angulo, Barcelona
(Margarita Ibáñez,Astrid Gonzalez)


El CCH para codificar el juego narrativo del niño

En "Apego y Pérdida" (1969), John Bowlby propone la idea de que el bebé construye gradualmente, a través de las experiencias relacionales, un cierto número de expectativas respecto a sus allegados; éstas acaban por cristalizar en "internal working models" (o "modelos operativos internos" : Miljkovitch, 2002).

Estos modelos perduran en el transcurso de la infancia y durante la edad adulta, permiten interpretar y anticipar los comportamientos de los "partenairs" sociales, guiar las actitudes en las relaciones y contribuyen a la selección de acontecimientos registrados por la memoria.

Como lo testimonian numerosas investigaciones inspiradas por los estudios de Mary Main, es posible evidenciar el trabajo de estos modelos en el adulto y en el adolescente con la ayuda del "Adult Attachment Interview" o AAI (Main Kaplan &Cassidy, 1985; George, Kaplan & Main, 1996). Esta "entrevista de apego" va a utilizar a la vez el aspecto declarativo o "semántico" de los modelos y las evocaciones de naturaleza "episódica"

Según Mary Main, el trabajo de los modelos operativos puede ser percibido, en el transcurso de la entrevista, por ejemplo a través de las contradicciones entre el nivel declarativo del discurso y las evocaciones de naturaleza episódica, o también a través del hecho de infringir las reglas implícitas del discurso que se supone comparten dos interlocutores (Grice, 1979).  Las características formales de la comunicación y las cualidades intrínsecas del discurso son consideradas, de este modo, como elementos importantes del análisis de la entrevista de apego.
Podemos preguntarnos si estos modelos están ya presentes en el niño, y a partir de que edad. La cuestión de la investigación sobre los eventuales modelos operativos del niño es indisociable de la tentativa de Bretherton et al. (1990), basada sobre el procedimiento llamado de "completar historias" ("Story Completion Task"). Inge Bretherton sugiere que se podrían poner en evidencia estos modelos a partir de la edad de tres a cuatro años.

El procedimiento de completar historias es el siguiente: seis inicios de historias son presentados sucesivamente al niño, a través de la puesta en escena con unos muñecos que representan una familia. El experimentador pide cada vez al niño que temine la historia, utilizando los muñecos. Estos incios de historia tienen como finalidad incitar una variedad de sentimientos y emociones en relación con las figuras de apego (es decir los padres): reacción a la regañina (el niño está en la mesa y tira un vaso de naranjada); reconfort (el niño trepa a una roca, cae y se lastima); protección (el niño va a acostarse y cree que hay un monstruo en su habitación). Tres últimas historias escenifican la problemática de la separación, susceptible de generar emociones como la angustia de separación, el sentimiento de abandono, el rencor o también el deseo de reparación (los padre se van de fin de semana y dejan a los niños con la abuela; el perro de la familia desaparece)


Ċ
Blaise Pierrehumbert,
27 janv. 2010 07:26
Ĉ
Blaise Pierrehumbert,
27 janv. 2010 07:23
Comments