Actividad reciente del sitio

Manuales‎ > ‎

El acodo

El acodado consiste en hacer desarrollar raíces a un tallo sin separarlo de la planta madre. Una vez que ha enraizado se separa, obteniéndose otra planta independiente, que vivirá con sus propias raíces.
 
El acodo simple
 
El acodo simple va bien para enredaderas para muchos arbustos, siempre que sea posible doblar un tallo jóven hasta que alcance el suelo. 
       
Época
 
Se suele llevar a cabo en primavera, usando ramas durmientes de un año de edad, y se saca la rama enraizada en otoño o a finales del invierno siguiente, antes de que se inicie el nuevo crecimiento. En clima cálido mediterráneo también se puede acodar en otoño y sacar en la primavera del año siguiente.
 
El acodado puede retardarse hasta que la estación de crecimiento se encuentre más avanzada, y hacerse una vez que las ramas de ese año han alcanzado la longitud suficiente y se han consolidado
 
Procedimiento
 
Elige un vástago largo y flexible. Se usan ramas bajas, flexibles, que se pueden doblar fácilmente hasta el suelo. es necesario elegir ramas jóvenes, vigorosas y flexibles, de 1 ó 2 años. Hazle un corte en la zona a curvar, por la cara de abajo, de 2,5 cm de largo y en sentido diagonal. La finalidad de esta herida es retener ahí la savia para que se formen raíces. Esta zona del corte irá enterrada. El corte se mantendrá abierto mediante una pequeña cuña de madera o rama (En lugar de un corte, se puede extraer un anillo de corteza alrededor de la rama, de unos 2 ó 3 cm. de longitud, como se si fuera un acodo aéreo) 
 
Impregna en el corte o el anillo con polvo o líquido de hormonas de enraizamiento y mantenlo abierto introduciéndole un palito si se hace un corte. Arranca las hojas que se encuentren en la parte de la rama que va a ser enterrada, pero deja algo de follaje en la punta. Se arquea la rama al suelo fijándola con una horquilla, dejando un extremo de unos 30 ó 40 cm que se ata a un tutor vertical. Esa zona enterrada se tapa con tierra, o mejor, con turba mezclada con la tierra.
 
Se ha de regar durante la época seca y mantener libre de malezas. A finales del invierno siguiente podrás separar la rama de la planta madre cortando por debajo de las raíces emitidas. Magnolia necesitará otro año más sin separarlo de la planta ya que el enraizamiento es más lento. Obtienes lo mismo que si hicieras un esqueje. Las ramas enraizadas las pueden plantar en macetas para engorde o directamente en su lugar definitivo.
 

Acodo múltiple, compuesto, en serpentina, serpentino 
   
No es una tecnica que sea precisamente usada en bonsai aunque alguna vez se puede hacer servir.Se realiza como el acodo simple, con los mismos principios, pero enterrando la rama en varios puntos, en vez de en uno sólo. En esta forma se pueden tener varias plantas nuevas de una sola rama.
Si la planta está en una maceta, se emplean otras macetas para enterrar las distintos puntos, uno por maceta. Es importante que cada porción de tallo tenga una hoja y una yema, así podrá crecer y producir savia nutritiva por las hojas.Una vez enraizados se cortan cada porción y se obtienen varias plantas.
 
Por último, se cubre todo con papel de periódico o papel de aluminio, quedando así aislado del sol y la luz. En un acodado resulta fundamental que no entre luz en las partes en que se desea se formen raíces.
 


Acodo aéreo
 
El acodo aéreo es el tipo de acodo mas utilizado ya que permite separar en cualquier punto del arbol una rama que quizas la cortariamos para poder obtener de ella un nuevo ejemplar.               
Época
 
La mejor época para el acodo aéreo es la primavera. La ramita enraizada se sacará en otoño o en la primavera siguiente, antes de que se inicie el nuevo crecimiento. En climas cálidos, por ejemplo, de tipo Mediterráneo, también se pueden hacer acodos al inicio del otoño y separar el acodo en la primavera siguiente. No se debe hacer en pleno verano ni en invierno, al ser periodos de inactividad. Lo más importante para tener éxito con los acodos es hacerlos con la planta en plena actividad, cuando circula savia. Las Plantas de Interior en un ambiente templado o en invernaderos pueden acodarse casi en cualquier época del año.
 
Procedimiento
 
Selecciona una buena rama ó tallo. Por ejemplo, una que si desapareciese de la planta no afectaría a su aspecto estético. Se puede acodar a la vez hasta el 70% de la copa de un árbol o arbusto. Hay que hacer un anillo de corteza a unos 30 cm. de la punta de la rama, por ejemplo, o a más distancia. (Ver dibujos superiores). Se efectúan con un cuchillo dos cortes paralelos separados 1 centímetro y se extrae con cuidado la corteza de entre los dos cortes. A la zona anillada se le aplica polvo de hormonas de enraizamiento. Esto no es imprescindible, pero ayuda bastante a la emisión de raíces.
 
Seguidamente se coge un trozo de plástico transparente, se rodea con él la ramita y se ata con una cuerda en su parte inferior, quedando como un cucurucho. En vez de usar plástico negro, es mejor el plástico transparente para poder ver si aparecen raíces. Este cucurucho se rellena con unos puñados de turba rubia (tipo musgo, Sphagnum) o de turba negra.
 
La turba rubia es preferible a la turba negra porque posee una mayor porosidad, proporcionando más aireación a las raíces. Se ata fuertemente con una cuerda, para que la turba o esfagno contacten perfectamente con el anillo de la corteza. El aspecto que queda es el de un "morcón".

A continuación inyectamos agua con una jeringuilla para humedecer la turba o esfagno. Por último, se cubre todo con papel de periódico o papel de aluminio, quedando así aislado del sol y la luz. En un acodado resulta fundamental que no entre luz en las partes en que se desea se formen raíces.

La turba deberá mantenerse húmeda durante todo el proceso, pero no demasiado mojada. Para ello, cada 15 ó 20 días se introduce agua usando una jeringuilla. El método de la jeringuilla es mejor que andar desatando el acodo para introducir el agua.

Pasados los dos primeros meses, se va destapando el papel cada 15 días para mirar cómo va el enraizamiento. Tendremos que esperar hasta observar una buena cantidad de raíces blancas a través del plástico.

En cuanto las raíces rodeen al plástico por dentro, es el momento de separar el acodo de la planta madre con un corte limpio justo por debajo de las raíces. El tiempo de separación del acodo varía según la especie y las condiciones.
 
Se retira con cuidado el plástico sin que se desmorone el cepellón de turba y raíces y se planta en una maceta. Se ubica en un lugar fresco, húmedo, con luz pero sin sol, se riega y se espera a que brote. Ya tenemos una nueva planta.
 

Acodo en montículo o de corte y recalce   
 
Para este tipo de acodado se corta la planta hasta el suelo, en la estación de reposo (invierno), y se amontona en primavera tierra, mantillo, turba o mezcla de ellos, alrededor de la base de los brotes nuevos para estimular la emisión de raíces. 
 
Cubriendo las ramas con tierra se blanquean y se promueve en ellas la formación de raíces. Se colocan las plantas madres separadas una distancia de 40 cm entre sí. Se dejan crecer todo un año y a finales del invierno se cortan a ras del suelo.
 
A medida que pasa el tiempo, la planta madre empezará a emitir brotes. Cuando éstos poseen unos 18 cm se aporca la base, formando un montículo, en el que los nuevos tallos echarán raíces.
 
Cuando tienen 25 cm, se repite el aporcado, y nuevamente cuando miden 40 cm. A finales de otoño del segundo año se cortan y plantan los barbados con raíces en primavera del tercer año. La planta madre si se cuida bien puede durar mas de 25 años. El sustrato con que se aporca puede ser turba y tierra o incluso, serrín, de tal forma que permita crecer a las raíces y no se encharque.
 
Los acodos enraizados se cortan cerca de su base para mantener baja la altura de la planta original. Después del corte de los acodos el banquillo original se debe dejar descubierto hasta que las nuevas ramas hayan crecido de 8 a 25 cm y entonces se empiezan a aporcar para el nuevo año. Las ramas que no enraizan o que lo hacen con dificultad pueden tratarse como si fueran estacas de madera dura.
 

 
Que es la Etiolización?
 
La etiolización consiste en cubrir con una cinta opaca el trozo de corteza de la ramita que queremos acodar. Manteniéndolo así un tiempo se transforma en algo parecido a una raíz.

Una rama "etiolada" emite raíces con facilidad, por lo que aumentarán las probabilidades de éxito del acodo. La etiolización está especialmente indicada para árboles y arbustos de difícil enraizamiento. La cinta opaca se puede hacer en cualquier época del año, por ejemplo, un año antes de hacer el anillado para el acodo, o no, con ponerla un par de meses antes ya vale, sobretodo en árboles y arbustos de crecimiento rápido, como los Ficus. No es imprescindible poner la cinta opaca cada vez que se vaya a hacer un acodo, se puede hacer directamente sobre una corteza normal. 
  

 

 
 
Comments