Tecnicas para doblar troncos gruesos

A veces nos encontramos con arboles que por el grossor de su tronco nos es impossible dominar a nuestro antojo y tenemos que usar diferentes tecnicas para conseguir doblarlo. Cuando no podemos usar torniquetes para dar forma al tronco principal siempre podemos usar alguna de estas 3 tecnicas. Estos doblados se usan sobre todo en los Juniperus, Sabinas, Piceas y pinos, ya que son arboles que su madera es blanda y cicatrizan muy mas rapido que si la comparamos con robles o olivos. Eso no quiere decir que en un momento dado se puedan usar estas tecnicas, o alguna variante de las mismas, en cualquier especie.
 
Para proteger la corteza se suele usar rafia (hay aficionados que usan cinta  de caucho o cinta adhesiva) para proteger la corteza del arbol mientras se doba y asi de esta manera no dañarla. Su función tambien esta en disminuir los riesgos de roturas en el momento de doblar, igualmente si se produce alguna pequeña rotura al doblar, estas no se infectan ni se deshidratan por el echo de que estan proteguidas por la rafia. A esta técnica se le llama enrafiado
 
El enrafiado
 
Lo primero que debemos hacer es seleccionar unas 4 o 5 hebras de rafia, las colocamos en un recipiente con agua caliente durante unos 10 minutos para que las fibras se hidraten. Pasados los 10 minutos las retiramos y estiramos, es importante que queden todas parejas.
 
Ahora ya podemos empezar con el enrafiado, primero colocamos las hebras en forma paralela al tronco en la parte externa de donde vamos a realizar la torsión. Luego comenzamos a enrafiar, damos una vuelta y ajustamos, damos otra vuelta y volvemos a ajustar, asi hasta enrafiar todo el tronco, es muy importante que la rafia nos quede perfectamente ajustada al tronco y sin dejar ninguna parte sin cubrir. Cuando llegamos al final separamos las fibras en dos partes para poder anudar. Hacemos el nudo lo mas prolijo y fuerte que podamos y cortamos todas las fibras que nos quedan bien al ras. Toda la rafia tiene que quedar perfectamente ajustado.
 
Llegados a este punto ya podemos alambrar el arbol. Siempre que enrafiamos debemos alambrar inmediatamente, antes de que la rafia se seque, sino no va a cumplir con el objetivo de proteger la corteza de nuestro árbol.
Ya empesamos con el enrafiado, primero colocamos las hebras en forma paralela al tronco en la parte externa de donde vamos a realizar la torsión.
 
Doblado tronco por vaciado de madera
 
A continuación os dejo este articulo de David Benavente, pero si quereis ver el original esta en la pagina web http://www.davidbenavente.com ,que recomiendo visiteis, ya que los trabajos que realiza son francamente muy buenos.
 

El artículo completo, con muchos más detalles y fotos se puede ver en la revista Bonsai Actual 110 (mayo-junio 06) www.bonsaiactual.com

Todo empezó cuando me encargaron trabajar un pino de doble tronco imposible. Extremadamente gruesos ambos troncos y desacompasados, cada uno miraba para un lado. Uno orientado hacia delante y otro hacia atrás.

Con un cambio de posición de plantado no se solucionaba el problema y no había manera de arreglar aquello.

Yo quería doblar el tronco y retorcerlo, entonces se me ocurrió la idea. Aquel fue el primer ensayo y salió bien, pero la técnica se podía depurar. El trabajo fue muy drástico, pero el árbol vivió sin problemas.

Me gustó la nueva técnica, el resultado y las posibilidades. Tenía que desarrollarla y busqué el árbol para hacerlo. Es el que se presenta ahora.

¿Cuál es el objetivo de esta técnica?

Permite retorcer sobre sí mismo un tronco grueso y darle movimiento cuando no lo tiene o enfatizar el existente. Crea un efecto nejikan y un shari que (si la ejecución es buena) añaden valor al ejemplar.

Desarrollo

 

 

  • Pinus sylvestris.
  • Marzo 2003
  • Dimensiones: 80 x 67
  • Diámetro del tronco: 7 cm.

Antes del trabajo. Este árbol venía rebotado de varios sitios, pues no había el menor atisbo de que el pino pudiera llegar a ser algo. Nadie lo había querido comprar, a pesar del bajo coste, de las diminutas acículas, la abundante ramificación y de llevar muchos años en maceta.

El árbol necesitaba un cambio radical para poder llegar a ser algo y yo necesitaba desarrollar mi técnica. Feliz encuentro.

Ya está todo pensado, manos a la obra. Lo primero es arrancar la corteza de la zona de trabajo para guardarla. Nos puede servir más adelante y si no para éste, para otro pino de corteza similar.

Sólo hay que eliminar la corteza de una franja vertical muy estrecha..

La herramienta es importante. Para llevar a cabo el trabajo es imprescindible una fresadora potente (yo uso Makita) y una fresa "ninja" de eje largo para trabajar en el interior de los troncos (www.bonsaispirit.com). No me gusta recomendar marcas, pero creo que esta es la única fresa que permite hacer este trabajo con precisión, comodidad y seguridad.

Abrimos una ranura longitudinal del ancho de la cabeza de la fresa y una de longitud que ha de venir determinada por la torsión que queramos hacer.

Una vez abierto el espacio trabajamos con la fresa en el interior del tronco, eliminando parte de la madera central. Como se muestra en esta foto, la incisión es profunda

 

 El tronco ya está preparado. Ahora hay que doblarlo. A pesar de estar vaciado ofrece gran resistencia. El gato nos permite doblar el tronco sin esfuerzo. En la foto la parte derecha del gato está un poco caída. En realidad se colocó unos centímetros más arriba.

La primera torsión ya está hecha. Se aprecia perfectamente cómo el tronco no sólo se ha doblado, sino también cómo se ha retorcido sobre sí mismo.

El modelado del tronco sigue. Ahora hay que hacer una curva en la otra dirección. Sólo con alambre es imposible, así que vamos a recurrir a un tensor. La barra de hierro es la que nos va a proporcionar el punto de apoyo necesario.

Para que la nueva torsión quede localizada exactamente donde queremos se utiliza una palito para fijar la zona. a continuación una fotos del estado del arbol realizadas en marzo del 2003.

 .

A estas alturas ya se ha formado el callo de cicatrización. Todo está yendo a la perfección.

Es tentador seguir trabajando y acabar con el modelado, pero sería matar al árbol. De momento termina aquí el trabajo. Seguiremos muy de cerca la evolución del árbol pues el postoperatorio es determinante en lo que a la salud del árbol se refiere.

Lo protegeremos de heladas y sol intenso y atenderemos meticulosamente el riego. Lo lógico es que después de la intervención la tierra tarde mucho en secar. Regaremos sólo cuando el árbol lo pida, es decir, cuando la tierra se seque. Mantener la copa húmeda ayudará en la recuperación. Si el árbol brota correctamente lo iremos acostumbrando poco a poco al sol, hasta que lo podamos colocar a pleno sol.

Marzo de 2004. Después de un año, el árbol está perfectamente. De hecho, pareció no resentirse en absoluto. Tuve que quitar los "hierros" pronto, pero la forma se ha mantenido a la perfección.

Este año quiero trasplantarlo, pero también me gustaría modelar las ramas principales para seguir avanzando con la formación de la copa.

A estas alturas ya se ha formad el callo de cicatrización. Todo está yendo a la perfección.

Marzo 2005. En la nueva maceta. El trasplante fue sencillo, pues el árbol lleva entrenado en maceta desde 1999.

Si se piensa bien, habría sido más lógico modelar la copa ahora y esperar una temporada más para trasplantar y así poder elegir la maceta en función del diseño del árbol. Pero no se hizo así porque el trasplante no podía esperar.

La prioridad ha de ser siempre la salud del árbol.

Con el paso del tiempo las curvas del tronco se han suavizado, por lo que hay que reforzarlas de nuevo. Esta vez no hace falta gato, pero sí la barra de hierro, tensores y el palillo. El proceso es exactamente el mismo que el de la vez anterior.

Ahora la primera curva de la parte central es la deseada, pero el ápice queda muy vertical. Con un tensor cogido a la barra se lleva el ápice a la derecha.

A continuación una imagen superpuesto las fotos número 1 y la última (el antes y después) para que se pueda estudiar el cambio del tronco y la otra su estado al finalizar el trabajo en diciembre 2005 "

 

(Articulo extradio de la pagina de David Benavente www.davidbenavente.com)

Doblar Tronco con alambre como tutor

Para poder explicar esta tecnica me remitiré a publicar un articulo de la Irun Bonsai, donde se puede ver claramente todo el proceso del doblado, tanto del tronco como de las ramas, mientras trabajan un bonsai de estilo bunjin.

El artículo completo, con muchos más detalles y todas las fotos se puede ver en la pagina web (http://www.irunbonsai.com/

"Este es un pino negro “literati”, que crecía en una pared rocosa a unos 2000 metros de altitud. Sin duda otro de los grandes hallazgos de Juan Bautista, (ver bonsái autóctono nº 62

Tras dos años de cultivo en Irun bonsái, ha sido en estos días de primeros de Abril que me he decidido a trabajarlo, gracias a la colaboración y el empeño de mis amigos y entusiastas del bonsái. Sin los cuales este artículo no habría sido posible.

Antes del trabajo...

El tronco es alto y grueso, para elegir el frente en este árbol es importante la línea del tronco. Si nos fijamos en el tramo que no podemos doblar, que es el que va de la base hasta aproximadamente media altura, buscaremos el que sea más interesante, por sus curvas, ritmo, movimiento y corteza.

Si analizamos las fotos de A a E, veremos que esta parte de tronco, presenta más curvas y es más interesante desde E. Esta vista es prácticamente la contraria a A, así que os podéis hacer una idea de lo que se aleja el ápice hacia atrás.

En la foto F se observa que inclinando el árbol hacia el frente, se puede mejorar el aspecto. Si hacemos un esfuerzo y doblamos el tronco y levantamos el ápice, podemos hacer resurgir el espíritu de este árbol abatido.

Su bonita corteza hojaldrada, esta adornada con preciosos jin. Para doblar el tronco, primero colocamos dos alambres longitudinales de 6mm, atados directamente al tronco. Luego ajustamos el alambre al contorno del tronco golpeándolo con un martillo, de forma que no quede holgura.

Procuramos seguir el camino que nos marcan los surcos de la corteza, para no dañarla.

Este tramo recto deshace el ritmo del tronco y aleja el ápice hacia atrás, nuestro esfuerzo se dirigirá sobre todo a doblar esta parte hacia el frente añadiendo curvas.

Aquí vemos hasta donde llega el alambre. También se observan las yemas bastante estiradas. Estamos en fecha límite para realizar estos trabajos. Los dos alambres longitudinales en la zona de doblado.

Manu , estupendo colaborador, ató con fuerza la rafia cubriendo alambres y tronco con gran maestría. Aplica para atar, la técnica de los antiguos cesteros.

 

A continuación se alambra el tronco con calibre de 6mm. Se ponen dos alambres juntos.

Para preparar el árbol de modo que estuviese mas flexible, hemos dejado secar el sustrato casi al límite, dejando de regar unos días antes.

Ahora se ha atado una barra de hierro a la parte baja del tronco, la que sujeta Manu, y otra a la zona alta, que me permitirá hacer palanca para doblar y llevar hacia adelante este tramo que sujetaremos con un tensor.

El tronco se ha doblado mucho y un tirante lo sujeta a la barra, pero aún no es suficiente.

A la derecha indico la parte que ha de avanzar hacia el frente y la rama que será el ápice y que ha de pasar por debajo del codo que forma el tronco, trayéndola hacia adelante.

Debemos poner tensores de alambre grueso, para que no se partan con la tensión entre tronco y barra. Volvemos a humedecer tronco y rafia. El esfuerzo fue tremebundo.... Tensamos el alambre, que como vemos es grueso. Otro tensor nos ayuda a cerrar todavía más la curva

 

Al final el resultado del trabajo fué el siguiente

Pinus uncinata. Pino negro. Altura: 138cm. Anchura: 78cm. Diámetro en la base: 11cm.

Doblado de tronco rebajando madera y con tutor.

La siguiente forma de doblado es una especie de fusión de las dos técnicas anteriores. En esta técnica el vaciado de madera no es mas que ir quitando madera hasta que la rama empieze a mostar un poco mas de flexibilidad y en la que se aprovecha el vaciado para introducirle dentro un tutor por tal de hacer de guia.

El artículo completo procedé de la pagina web http://bonsai-baires-doblartronco.blogspot.com/

Para doblar troncos muy gruesos o simplementes muy duros, podemos utilizar la técnia que les voy a mostarar a continuación. Con este tipo de intervenciones logramos derle movimiento a troncos muy rectos y sin gracia como es el caso de este arbolito y convertirlo como se ve en un arból con un movimiento mas interesante.
 

Debemos hacer primeramente un shari a lo largo de toda la parte del tronco que deseamos doblar, luego con la ayuda de un minitorno vamos ahuecando, debemos quitar la mayor cantidad de madera posible, pero sin lastimar la corteza

Vamos profundizando lo mas posible en el interior del tronco. Cada tanto debemos ir probonado la flexibilidad del tronco para evitar quitar mas madera de la necesaria.Cuando hallamos ahuecado el tronco lo suficiente, colocamos en su interior un alambre, en este caso utilice uno de aluminio, también se puede utilizar de cobre, que es más duro y de menor diámetro
 
   

Ya en el interior del hueco, el alambre es de unos 4 mm, tendrá la dureza de uno de 2 mm de cobre. Enrafiamos bien fuerte para evitar posibles quebraduras y ademas papra proteger la corteza del alambrado externo. 
 
 
 
Cuando ya este totalmente enrafiado empezamos a alambrar. Para fijar el alambre, es importantisimo que el mismo quede bien anclado, lo
enterramos al lado del tronco lo mas profundamente posible.Comenzamos a alambrar teniendo la precaución de hacerlo en el mismo sentido que vamos a doblar nuestro tronco. Tuve que colocar dos alambres poque uno solo no era suficiente.
  
 
En plena tarea de doblado, se debe tomar firmemente y la fuerza se debe hacer con los dedos pulgares, hay que estar muy atentos a los crujidos de la madera para evitar posibles quebraduras. Vista con el tronco doblado, con esta simple técnica logramos darle un poco de movimiento a un tronco totalmente rígido. Ahora solo resta dejarlo descansar al menos por una temporada para ver el resultado obtenido
 
Comments