Tarta Sacher

TARTA SACHER


Ingredientes y elaboración:

♥ Para elaborarla he utilizado un molde de 17 cms de diámetro.


♥ Bizcocho:

100 gr Chocolate negro

4 Huevos camperos

1 Pizca de sal

80 gr Mantequilla a temperatura ambiente

75 gr Azúcar glas

90 gr Harina de repostería

1 Cucharadita de levadura en polvo

Mermelada de albaricoque para el relleno


♥ Cobertura:

200 gr Chocolate negro para la cobertura

120 ml Nata 35%mg para la cobertura

Cacao puro en polvo

Azúcar glas


Precalentamos el horno a 180°.

Untamos el molde con mantequilla o bien con spray de Credín (ya os comenté que en la última tarta utilicé este, y me encantó).

Troceamos el chocolate y lo derretimos al baño maría o bien a golpes de calor de 10 segundos en el microondas, removiendo cada vez que lo sacamos, para que se vaya derritiendo con el calor residual, y reservamos para que se temple.


Separamos las yemas de las claras, y montamos estas últimas con una pizca de sal. Cuando estén listas,  reservamos. En un bol a parte mezclamos el azúcar con la mantequilla hasta que ambos ingredientes estén bien mezclados. Agregamos las yemas de una en una, mientras seguimos batiendo y a continuación añadimos el chocolate templado.


Tamizamos la harina y levadura juntas y lo incorporamos a la mezcla anterior.

Una vez mezclado, añadimos 1/3 de las claras que teníamos reservadas y las integramos con movimientos envolventes. Seguidamente añadimos el resto de las claras y las integramos de la misma manera, con movimientos envolventes.


Vertemos la masa en el molde y horneamos durante unos 25-30 minutos, asegurándonos antes de sacarlo que esté hecho con un palito, que deberá salir limpio, cuando pinchemos el bizcocho.

Dejamos reposar sobre una rejilla unos 10 minutos y sacamos del molde el bizcocho.

Cuando se haya enfriado por completo, lo cortamos en dos y untamos con la mermelada de albaricoque su interior. Colocamos la segunda capa del bizcocho y reservamos.


En un cazo echamos el chocolate negro junto con la nata y lo fundimos, removiendo de vez en cuando con unas varillas. Yo suelo quitarlo del fuego antes de que termine de deshacerse por completo y removiendo con unas varillas y gracias al calor residual, terminan por derretirse del todo.


Colocamos la tarta sobre una rejilla y debajo de esta colocamos una bandeja, para que nos resulte más fácil cubrir la tarta. Pues cuando el chocolate esté listo, lo echamos por encima de la tarta hasta cubrirla por completo, ayudándonos si es necesario de una espátula para cubrir bien los bordes.


Por último, espolvoreamos la superficie de la tarta con cacao puro el polvo y ayudándonos de una plantilla, que colocaremos sobre la tarta, pero si que llegue a tocar esta, espolvoreamos con el azúcar glas para crear los lunares.


¡Ya tenemos lista nuestra Tarta Sacher!, que podemos conservar en la nevera y sacarla un rato antes de que vayamos a consumirla.

Comments