Pollo al limón y romero

Ingredientes y elaboración:

Un pollo entero*

Un limón entero, cortando las partes de arriba y de abajo

Unas ramas de romero fresco

Aceite

Sal

Pimienta


Poner en marcha el horno a 180°.

Echar un chorrito de aceite, sal y pimienta por encima al pollo. Con las manos, untarlo bien y colocarlo en una fuente.

Lavar un limón y quitar como os he dicho, las partes de arriba y de abajo del limón. Con la punta de un cuchillo hacerle unos pequeños cortes al limón alrededor y meterlo dentro del pollo. De esta manera, conseguiremos extraer todo el jugo del limón, que el pollo absorberá

El limón en el interior será lo que nos aporte tanta jugosidad al pollo y que a la vez se haga perfectamente por dentro. Cortar las hojas de romero y esparcirlas por el pollo y la fuente.

Meter en el horno. 

Cuando la parte de arriba esté tostada, le daremos la vuelta.

Y cuando se nos tueste de nuevo la parte de abajo, le volveremos a dar la vuelta.

Tenerlo dentro del horno aproximadamente una hora.

Veréis que está hecho, por que la carne se desprenderá muy fácilmente del hueso.

Podéis acompañarlo de unas patatas que podéis asar a la vez que el pollo en una bandeja a parte o incluso en misma del pollo.

¡Ya está lista la comida! Y ahora con las sobras, vamos a preparar la cena, para otro día.....


* Como probablemente os ocurra como a mí, que un pollo es demasiada cantidad, os voy a contar lo que yo hago con lo que sobra, pues desperdiciar un pollo con este sabor, sería ¡una locura!....

Una vez cocinado, os puede aguantar en la nevera un par de días, asique no es necesario que comamos pollo hoy y mañana, podemos dejar un día de por medio.

Desmenuzar el pollo en trozos pequeños. 

En una fuente colocar lechugas variadas y sobre estas el pollo. 

Coger un yogur natural o dos, dependiendo de lo que os haya sobrado de pollo y de la cantidad de ensalada que preparéis, y echarlo en un bol. Añadir un chorrito de aceite, unas gotas de zumo de limón, pimienta molida y perejil fresco picadito. Remover para mezclarlo todo bien y aliñar la ensalada con ello. 

Ya tendréis preparada una deliciosa cena y en un ¡plis!


¡Dos recetas de una receta! Genial, ¿no? 

Comments