Clafoutis de cerezas

Ingredientes y elaboración:

Para preparar la Clafoutis, he utilizado el molde que utilicé hace poco en la receta Lemon BlueBerry Cheesecake, del que podemos extraer fácilmente el plato.


110 gr Azúcar

3 Huevos M

35 gr Mantequilla a temperatura ambiente (sacarla media hora antes de la nevera)

1/2 Cucharadita de postre de Vainilla

65 gr Almendra molida (podemos encontrarla fácilmente en supermercados como Mercadona o Lidl)

65 gr Harina de repostería

30 gr Maizena

180 ml Leche entera

80 ml Nata para postres (35% mg)

Cerezas


Lo primero que debemos hacer es deshuesar las cerezas, pues es una faena encontrarte los huesos cuando estas comiéndote la tarta. Pero no sabía como hacerlo para que la cereza quedase entera, hasta que llegó el manitas de mi marido y me dijo: ¡Con el culo del embudo!. Me sonó a chino, la verdad, pero se fué al cajón, cogió el embudo y colocó la parte fina sobre la cereza, apretó y ¡voilá! ¡el hueso salió perfectamente y sin romper la cereza!! Asique, ¡claro, hizo la primera! el resto me tocó, una detrás de otra! jajajaja, pero os aseguro que ha merecido la pena el esfuerzo!!

Pues una vez que tenemos las cerezas deshuesadas, encendemos el horno a 180°.

Preparamos el molde y para ello, lo untamos bien con mantequilla y colocamos papel vegetal en el, cubriendo tanto el fondo como los laterales, pues la masa será muy líquida y corréis el peligro de que se os escape, uséis el molde que uséis.


En un bol mezclamos el azúcar con los huevos. Seguidamente añadimos la mantequilla y mezclamos bien.

A continuación incorporamos la vainilla y comenzamos con las harinas.

Primero la almendra molida, después la harina de repostería y por último la maizena. Ir mezclando a media que vayáis incorporándolas para que no se os queden grumos.

Ahora añadimos la leche y después la nata. 

Veréis que nos queda una masa como la de los crepes, bastante líquida.


La vertemos sobre el molde y es el momento de echar las cerezas repartidas por toda la tarta y metemos en el horno durante 40 minutos.

Si véis que se os tuesta demasiado la parte de arriba, cubrirla con papel de aluminio.


Una vez lista, la sacamos del horno y colocamos sobre una rejilla para que se temple un poco, después desmoldamos y una vez se haya enfriado del todo, la guardamos en la nevera hasta su consumo.

Cuando la saquemos, espolvoreamos con azúcar glas y ¡lista para servir!

Comments