Asado de ternera con pasta al ajillo

ASADO DE TERNERA CON PASTA AL AJILLO

Ingredientes y elaboración:


Tapilla de Ternera* (Pedirle al carnicero que os la limpie un poco, para que no tenga excesiva grasa)

Ramas de romero fresco

Ramas de tomillo limonero fresco

Sal

Pimienta

Aceite de Oliva Virgen Extra

Pasta (Espaguetis, macarrones, tallarines,....lo que más os guste)

Ajos

Perejil fresco


* Cuando compramos tapilla de ternera, nos venden la pieza entera, al menos eso ocurre aquí. Y la cantidad dependiendo de la ocasión, puede resultar excesiva. Asíque tenemos varias opciones: podemos partir el trozo que en ese momento vayamos a consumir y congelar el resto para otro día, también podemos asar todo y lo que nos sobre aprovecharlo para unas deliciosas croquetas, o bien, igualmente asarlo todo y las sobras aprovecharlas para realizar otra comida. Lo que se conoce como comida de aprovechamiento y que es exactamente lo que voy a hacer yo y que os enseñaré en breve!


Precalentamos el horno a 200°, con calor arriba y abajo.

Ponemos la Tapilla de ternera en una fuente apta para el horno. Le hacemos un par de cortes superficiales, lo justo para meter en ellas una rama de romero y otra de tomillo en cada una. El resto las depositamos por encima y los bordes. Salpimentamos y la regamos con un chorrito de aceite. 

Metemos en el horno y dejamos que se ase, durante unos 60 minutos aproximadamente, dependiendo de como os guste la carne. Si la queréis menos hecha por dentro, acortar unos 10-15 minutos el tiempo, y si por el contrario la preferís más hecha, alargar ese tiempo.


Cuando le falten uno 20 minutos para terminar de hacerse, ponemos una cazuela con agua y una pizca de sal, en el fuego. Cuando rompa a hervir, echamos la pasta y cocemos el tiempo indicado en el paquete, pues varía de un tipo de pasta a otro y también de una marca a otra.

Una vez echa, sacamos, escurrimos y en la misma cazuela, echamos un chorro de aceite. Cuando este esté caliente, le añadimos unos ajos cortados en láminas. Una vez que estén dorados, añadimos la pasta. No deben de quedarse tostados o su sabor será amargo.

Rehogamos la pasta con los ajos y añadimos el perejil bien picado. Removemos de nuevo y ya tenemos la pasta lista.


Es el momento de sacar la carne de horno. La dejamos reposar unos 5-10 minutos y ya podemos cortarla para servir acompañada de la pasta.

Veréis que la carne se deshace en la boca, es ¡perfecta!


Y como os he dicho antes, podemos darle una vuelta a este plato y convertirlo en una comida o cena más especial. Pues el sabor de la carne es maravilloso y casi no hace ni falta cortarla, se deshace en la boca! (si, me repito, pero es que está tan rica y bandita!). Asíque si le cambiamos la pasta, por ejemplo, por una ensalada un tanto creativa, se convertirá en un plato de auténtico de restaurante!


Comments