American Apple Pie

Ingredientespara la masa:

- 420 gr de harina

- 250 gr de mantequilla muy fría

- 1 pizca de sal

- 15 gr de azucar moreno

- 110 ml de agua muy fría
 
Ingredientes para el relleno:

- 120 gr de azucar moreno

- 20 gr de maizena

- 1 pizca de jengibre en polvo

- 3 gr de canela en polvo

- 4 manzanas

- Vainilla (yo he utilizado Vainilla Bourbon en pasta)

- 20 gr de mantequilla

Elaboración:

En un bol mezclamos harina, sal y azucar. Después le añadiremos la mantequilla cortada en cubitos pequeños y muy fría. Si al cortarla en cubitos véis que se os derrite un poco, meterlos en la nevera un rato, hasta que vuelvan a estar fríos. Y los mezclamos con los ingredientes secos (harina, sal y azucar). A continuación añadiremos el agua, que debe de estar muy fría también y volvemos a mezclar.

Espolvoreamos la encimera con harina y ponemos sobre ella la masa que dividiremos en dos partes.
Ahora sobre dos hojas de papel de horno, estiramos uno de los trozos de la masa con el rodillo para hacer un círculo de unos 15 cms diámetro. Con la otra mitad de la masa hacemos exactamente lo mismo y metemos ambos en la nevera al menos media hora. Para que la masa endurezca.

Mientras vamos preparando el relleno...

Para ellos pelamos y cortamos las manzanas, (yo he usado dos variedades, Golden y Gala, dos de cada) y las cortamos finas de unos 2 mm de grosor para que se nos hagan bien después en el horno, el cual podemos comenzar a precalentar a 200º.

 Ponemos las manzanas en un bol y le añadimos el resto de los ingredientes para el relleno, que sería: azucar, maizena, jengibre en polvo, canela en polvo y la mantequilla cortada en cubitos. Removemos bien y lo dejamos a un lado para que la manzana coja bien el sabor de todos los ingredientes.

Pasada la media hora al menos, sacamos ambos círculos y los estiramos un poco más entre los dos papeles con el rodillo hasta obtener el diámetro necesario para cubrir el molde. Primero uno y después el otro, así mientras estiramos uno, podemos mantener el otro en la nevera. La masa no os permitirá estirarla más de unos 25-30 cms de diámetro, porque quedaría demasiado fina y se nos rompería, pues es muy delicada, asique ¡tener cuidado al cogerla!.

Ahora con cuidado despegamos el papel de la masa y ayudándonos con el rodillo la levantamos y colocamos la primera sobre el molde, previamente untado de mantequilla. Con las manos la vamos colocando bien en los bordes y cuando esté lista, echaremos encima el relleno de las manzanas.

Ahora es el momento de sacar el otro círculo de la nevera y repetir la operación de estirarlo lo suficiente para cubrir la tarta.

Una vez cubierta le haremos algún agujerito en el medio para que expulse el calor o sino, para que nos quede más decorado, utilizar unos cortadores de galletas, (yo he utilizado uno más grande y otro más pequeño y le he hecho dos florecitas) y con las aberturas que quedan es suficiente. Si lo hacéis de esta manera, realizarlo con la masa ya puesta sobre la tarta para que no se os rompa la masa. Simplemente marcar bien con el cortador para que quede una separación, pero sin levantar la masa.

Remeter los bordes que sobran de abajo hacia arriba para cerrarla, untarla con un poco de leche con huevo batido y espolvorearla con azucar.

Ahora ya podemos meterla en el horno, y lo haremos de la siguiente manera:

La metemos con la temperatura a la que teníamos calentado el horno, esto es a 200º, durante 20 minutos. Pasado este tiempo bajaremos la temperatura a 170º durante unos 40 minutos.

Si durante el horneado véis que los bordes se están tostanto demasiado, colocarles alrededor cubriéndolos, papel de aluminio e incluso podéis cubrirla toda entera.

De esta manera se seguirá haciendo pero, evitaremos que se nos quemen los bordes y la parte superior.

Una vez esté lista, la sacamos del horno y colocamos sobre una rejilla para que se enfríe un poco. Podemos comérnoslas cuando esté aún un poco caliente o bien fría, como más os guste!, pero de una manera u otra estará ¡deliciosa!.

Comments