Medicina quántica y radiónica

La medicina energética trata al ser humano como un ser indivisible, compuesto de diferentes campos complejos interconectados entre sí y que al estar entrelazados, tienen una gran correspondencia en lo que a los orígenes de la enfermedad se refiere.

El cuerpo o campo energético contiene un archivo de todas nuestras memorias personales y traumas físicos o emocionales de nuestro pasado y pueden estar almacenados como huellas en él. Estas impresiones o huellas afectan nuestro estado de ánimo, influencian nuestro bienestar emocional y físico, y pueden abatir nuestro sistema inmunológico. 

La gran mayoría de las enfermedades comienzan a nivel energético. La información que se transmite a nivel celular debe de ser correcta y armónica, pero cuando ésta tiene un desequilibrio causado por un pensamiento, emoción o patrón infeccioso puede darse el origen a una enfermedad o la predisposición a la misma. La Medicina Energética se concentra en la fuente de cada situación, independientemente si la manifestación de ésta ha sido emocional, psicológica o física.