AMOR ENTRE VERSOS

¿Quién no se ha enamorado alguna vez? ¿Quién no ha sentido mariposas en la barriga? El amor es algo importante, que nos llena de alegría o de tristeza. Para los momentos especiales una bonita poesía sería un buen regalo. Puedes sentirte identificado o identificada con ellas y pueden llegar a ayudarte en los momentos más difíciles. Además, la poesía es una buena vía para expresar tus sentimientos.

En la literatura española siempre ha habido grandes poetas como Lope de Vega, Francisco de Quevedo, Luis de Góngora... Aquí hemos intentado seleccionar los tres mejores poemas de la historia. Sus autores son Pablo Neruda, Mario Benedetti y Gustavo Adolfo Bécquer.

 

Gustavo Adolfo Bécquer

 

Nació en Sevilla en 1836. Pertenece al Romanticismo y es uno de los poetas considerados poeta del amor.

 

Rima LIII

 
Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.
Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres...
ésas... ¡no volverán!
Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.
Pero aquellas cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día...
ésas... ¡no volverán!
Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.
Pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido..., desengáñate,
nadie así te amará.
 
El protagonista del poema, ya terminado el amor, declara que no habrá ninguno mayor que el suyo.
 
 

Pablo Neruda

 

Nació el 12 de julio de 1904 en Chile y murió el 23 de septiembre. Es uno de los poetas más editados e influyentes del siglo XX en todo el mundo. Su poema 20 es uno de los más famosos poemas de amor.

 

POEMA 20

 

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

 

El poema trata el tema del desamor. Cuando el amor termina, el poeta se plantea cómo sentirse ahora que ya no la quiere, a pesar de lo cual la echa de menos.

 

Mario Benedetti.

 

Nació el 14 de septiembre de 1920 en Uruguay. Ha publicado casi medio centenar de libros traducidos a multitud de idiomas.

 

Te quiero

 

Tus manos son mi caricia,

mis acordes cotidianos;

te quiero porque tus manos

trabajan por la justicia.

 

Si te quiero es porque sos

mi amor, mi cómplice, y todo.

Y en la calle codo a codo

somos mucho más que dos.

 

Tus ojos son mi conjuro

contra la mala jornada;

te quiero por tu mirada

que mira y siembra futuro.

 

Tu boca que es tuya y mía,

Tu boca no se equivoca;

te quiero porque tu boca

sabe gritar rebeldía.

 

Si te quiero es porque sos

mi amor, mi cómplice y todo.

Y en la calle codo a codo

somos mucho más que dos.

 

Y por tu rostro sincero.

Y tu paso vagabundo.

Y tu llanto por el mundo.

Porque sos pueblo te quiero.

Y porque amor no es aurora,

ni cándida moraleja,

y porque somos pareja

que sabe que no está sola.

 

Te quiero en mi paraíso;

es decir, que en mi país

la gente viva feliz

aunque no tenga permiso.

 

Si te quiero es porque sos

mi amor, mi cómplice y todo.

Y en la calle codo a codo

somos mucho más que dos.

 

En este poema Mario Benedetti intenta hacernos ver el cariño que se le llega a tener a una persona con la cual compartes todo. Nacha Guevara hizo famoso el poema con la canción que ofrecemos a continuación para desearos que seais felices y hagáis felices a los demás

 

Publicado por Sara y Sonia en NOSOLOLIBROS Especial Día de los Enamorados 2008