¿ES EL AMOR UN MITO?

 

En la antigüedad, los mitos ofrecían un tipo de respuesta similar a la que hoy en día nos proporcionan las teorías científica; mientras estas nos explican hechos por la relación entre conceptos experimentales, las culturas arcaicas los explicaban a través de relatos de dioses y héroes; estos relatos son los que conocemos con el nombre de mitos.

Existen numerosos mitos sobre el amor, pero los más conocidos son los de Orfeo, Apolo y Dafne, y Cupido y Psique, procedentes de la mitología clásica, que es la más cercana a nosotros. En ellos podemos ver reflejados muchos aspectos del amor.

ORFEO

 

"En las orillas de un río, Orfeo se lamentaba amargamente por la pérdida de Eurídice. Tocó canciones tan tristes, que todas las ninfas y dioses lloraron y le aconsejaron que bajara al inframundo. Tuvo que pasar por muchos peligros, para los cuales usó su música, con la que consiguió  ablandar el corazón del dios del inframundo, que le permitió a Eurídice volver con él a la tierra; pero sólo bajo la condición de que debía caminar delante de ella, y que no debía mirar hacia atrás hasta que ambos hubieran alcanzado el mundo superior y los rayos de sol bañasen a Eurídice. Orfeo no volvió la cabeza en todo el camino, incluso cuando pasaban junto a algún peligro, no se volvía para asegurarse de que Eurídice estuviera bien. Cuando por fin llegaron  a la superficie, Orfeo volvió la cabeza para verla; pero ella todavía tenía un pie en el camino al inframundo. Eurídice se desvaneció en el aire para siempre".

 

Este mito nos muestra cómo la vida nos va dando oportunidades, pero por la desesperación y el ansia de tener a esa otra persona a nuestro lado, todo nuestro esfuerzo –como el de Orfeo al no mirar hacia Eurídice en todo el camino aunque pasasen por algún peligro – pueda ser finalmente en vano. El deseo al final puede más que la paciencia.

 

DAFNE Y APOLO

 

"Dafne es una ninfa amada por Apolo que un día juró no pertenecer jamás a ningún varón.

El Dios Apolo la seduce y  ella le suplica que se detenga pero él no le hace caso, entonces Dafne echa a correr, pero no tiene a donde huir. Pide ayuda a la Tierra y ésta la oye; como salvación comienza a transformarse en laurel, su suave piel se convierte en una corteza, sus uñas en hojas, y el cuerpo se transforma en tronco. Apolo abraza tristemente el árbol y entre lágrimas declara que ese árbol será consagrado a su culto".

Hay amores tan obsesivos que realmente no sé sabe si realmente son amor. Apolo se obsesionó tanto que Dafne lo único que deseaba era desaparecer; esto suele pasar también ahora, y no nos damos cuenta de que si realmente amamos a alguien que no nos corresponde, lo mejor es no agobiarlo con nuestros intentos de tenerlo cerca, sino dejándolo ser feliz.

 

CUPIDO Y PSIQUE

 

"Afrodita estaba celosa de Psique por su belleza, y envió a su hijo Cupido para que le lanzara una flecha de oro oxidado, que la haría enamorarse del hombre más feo y ruin. Pero Cupido se enamoró de ella y lanzó la flecha al mar, y cuando Psique se durmió, se la llevó a su palacio, pero a escondidas para que su madre no se enfadase. Cupido se presenta siempre de noche, en la oscuridad, y prohíbe a Psique que hable a nadie de él. La muchacha echaba de menos a sus hermanas y quería verlas, así que a la mañana siguiente, Psique estuvo con sus hermanas que le preguntaron, envidiosas, quién era su maravilloso marido. Ella no podía contar nada, pero acabó confesando la verdad, que realmente no sabía quién era. Sus hermanas, la convencieron para que en mitad de la noche enciendiera una lámpara y descubriese quién era su amado. Esta les hizo caso y una noche encendió la luz. Cupido despertó y abandonó decepcionado a su amante.

Cuando Psique se da cuenta de lo que ha hecho, pide a Afrodita ayuda para recuperar el amor de Cupido, pero la diosa, rencorosa, le ordena realizar cuatro tareas, casi imposibles para un mortal. Como cuarto trabajos, Afrodita exige a Psique que vaya a buscar un cofre al inframundo. Cuando consigue llegar allí, la diosa de la ultratumba, le dice que lo que hay en el cofre es sólo para Afrodita. Psique lo abre, creyendo que iba a encontrar poder, pero lo que encontró fue el sueño eterno. Cupido la rescata y soluciona las cosas. Tiempo después, Afrodita y Psique hacen las paces, y permanecen juntas con Cupido en el Olimpo".

 

Aquí podemos ver cómo por una casualidad se encuentra a la media naranja, y cómo por personas de fuera o por nuestros propios errores al no confiar o al no saber hacer las cosas en su momento, una pareja se puede enfadar, aunque  si realmente se quieren… volverán a estar juntos para siempre.

 

Como podemos ver desde principios de la historia el amor ha tenido un papel importante. No sólo los mortales, sino que también los dioses podían enamorarse.

 

 

Publicado por Bea y Mari Loli en NOSOLOLIBROS Especial Día de los Enamorados 2008