Belmonte tiene escudo local desde que el Rey Pedro I en 1361 (*) la hiciera villa independiente de Alarcón, incorporándola a la corona, dándole término y aldeas propias y otorgándole por escudo de armas un castillo, entre una encina y un pino, sobre campo de oro.
En las relaciones de los pueblos hechas por el orden de Felipe II, el bachiller Pedro Vázquez, que efectúa la correspondencia a Belmonte, en 1579 declara (punto 7) que "esta villa tiene por armas un castillo entre una encina y un pino, porque antiguamente tenía un castillo, del cual hay hoy señales, y el pino y la encina por la abundancia que de ellos había".
De como era
este escudo, tradicional de la villa durante siglos, podemos contemplar dos excelentes ejemplares en piedra en la fachada del ayuntamiento o sobre la puerta de correos.
Pero el actual escudo municipal no es el señalado. El 6 de marzo de 1964, el Co
Escudo de Belmonte
nsejo de Ministros, a propuesta del Ministerio de la Gobernación y de conformidad con los dictámentes emitidos por la Real Academia de la Historia y la Dirección General de Administración Local, autorizó al Ayuntamiento de Belmonte su Escudo Heráldico Municipal, asunto que había sido acordado solicitar en sesión de Pleno del 3 de septiembre de 1962.
El nuevo escud
o autorizado a Belmonte quedaba conformado así: Escudo partido. Primero: Las antiguas armas de la Villa (sobre campo de oro, un castillo entre una encina y un pino). Segundo: Sobre campo de plata dos calderos de oro, gironados de gules, con dos cabezas de sierpe, de sinople, a cada lado, puestos en palo. Al timbre, Corona Ducal.
Dejando al lado el lenguaje técnico de la heráldica y utilizando uno más popular, diríamos: Escudo partido en dos. A la izquierda, un castillo entre un pino y una encina sobre fondo de oro. A la derecha, dos calderos de oro, con rombos granate, con dos cabezas de sierpe verdes, puestos (los calderos) uno encima del otro y sobre fondo de plata. Sobre el escudo, Corona Ducal.
Como vemos, y por dictamen de la Real Academia de la Historia, en el primitivo escudo de Belmonte se introdujeron las armas de Villena y Escalona que tan estrecha conexión tuvieron con Belmonte. Se nos cambió la corona de Marquesado por la Ducal, en atención a que en el señorío ejercido por los Pacheco, fueron estos exaltados a Duques en la figura del primer Marqués de Villena, D. Juan Pacheco.
Ejemplo de cómo es nuestro actual escudo lo tenemos en el suelo del portal de entrada del ayuntamiento o en correos (también dibujado en el suelo), si bien hay que señalar un notable error en el diseño de ambos escudos, error también reproducido en numerosas ocasiones. En los calderos, las sierpes de sinople debían estar como elemento decorativo al final de las asas de los calderos, y no saliendo de estos como si fueran "nido de víboras".
Otro escudo también difundido por Belmonte es el tradicional de la villa (castillo entre encina y pino) orlado con la inscripción :"Petrus Rex Sponte Villiam Fecit Belmonte". Tal escudo fue el que el municipio presentó a la Re
al Academia de la Historia para que le fuese autorizado. La Real Academia, además de introducir las modificaciones reseñadas, no autorizó la utilización de tal inscripción por considerar que, como villa, no se alcanzaba la importancia que merece un escudo orlado.
Se hace pues necesario que cuando utilicemos nuestro escudo municipal lo hagamos con propiedad y corrección. Con los actuales mecanismos de reproducción tan pronto vemos utilizado el antiguo, como el "no autorizado", como el autorizado pero con incorrecciones (como las citadas en las sierpes "saliendo de los calderos") lo que sólo nos lleva al desconcierto y la falta de identidad y pone de manifiesto el desconocimiento, cuando no el desprecio, de nuestra propia historia
.

(*) La fecha de nuestra independencia de Alarcón, así como el Rey que nos la concede es un tema polémico que excede la intencionalidad del presente trabajo.

(Artículo de Enrique Campos Fernández, extraído del boletín nº1 de la Asociación Cultural "Infante Don Juan Manuel", de agosto de 1996)