1: Unidad 2: Orígenes del léxico castellano




Daniel Garcia Cortadellas, David Rodriguez Poveda, Albert Victoria Perez, Marc Riera Muñoz




Orígenes del léxico castellano
 

El castellano procede del latín. Así pues, la mayor parte de su léxico proviene de esta lengua.

El léxico está formado por dos tipos de vocablos: las palabras patrimoniales y los cultismos.

·        Patrimoniales: Son aquellas que existen en el idioma desde su origen y han experimentado una seria de cambios fonéticos a lo largo de la historia.
 

·        Cultismos: Son aquellas que fueron tomadas directamente del latín y que apenas sufrieron variaciones.

 

 

Los prestamos léxicos
 

 

El amplio caudal léxico formado por las palabras patrimoniales, con el paso del tiempo y por razones políticas, culturales, etc., se ha ido enriqueciendo con la incorporación de voces procedentes de otras lenguas, que reciben el nombre de préstamos léxicos.

También han venido palabras de otras lenguas:
 
·        Catalanismos (catalán): rape, barraca paella
 
·        Galleguismos (gallego): grelo, corpiño
 
·        Vasquismos (país Basco): zamarra, zurrón
 
·        Lusismos (portugués): mermelada, buzo
 
·        Anglicismos (inglés): vagón, fútbol
 
·        Americanismos (lenguas indígenas de las Américas): chocolate, tiza
 
·        Italianismos (italiano): piloto, escopeta
 
·        Galicismos (francés): bufanda, corcel
 
·        Arabismos (árabe): alcohol, sandía
 

·        Germanismo (alemán): ropa, gana

 

 
 
Los neologismos
 

Las palabras que han entrado recientemente en la lengua reciben el nombre de neologismos. Para crear palabras existen diversos mecanismos, como la derivación, la composición, etc. Aunque también hay muchos neologismos que son prestamos de otras lenguas.

Sirven para designar las nuevas realidades que se derivan de los avances tecnológicos i científicos.  Antes se usaban palabras procedentes del latín y el griego, pero ahora se usan más las procedentes del inglés.

Los préstamos extranjeros pueden ser:

·        Calcos: Voces que se calcan o traducen con palabras españolas (ejemplo: acid rain – lluvia acida), o bien se adaptan a nuestra pronunciación y ortografía (ejemplo: carnet (francés) – carné).

·        Xenismos: Vocablos que aun no han sido asimilados y mantienen su forma original y una pronunciación parecida (ejemplo: show y zapping)

Las palabras que han dejado de usarse entre los hablantes se denominan arcaísmos.

 
 

 

La denotación y la connotación
 

 

En muchas palabras podemos distinguir el significado connotativo y el significado denotativo.

La denotación es el significado objetivo que tiene una palabra, que es común a todos los hablantes y está registrado en los diccionarios (ejemplo: navegar significa viajar o ir por el agua en una embarcación).

Esta serie de significados subjetivos añadidos a la denotación, que no están recogidos en los diccionarios, reciben el nombre de connotación (ejemplo: víbora es un animal, pero también puede significar traición y maldad).
 
 
Las relaciones semánticas o léxicas
 

Las relaciones entre el significado y el significante de las palabras generan una serie de fenómenos semánticos que analizaremos  a continuación.

Monosemia

Una palabra es monosémica cuando a su significante le corresponde un solo significado.

 

Polisemia

Una palabra es polisémica cuando a su significante le corresponden dos o más significados.

 
Homonimia

La homonimia se produce cuando dos o más palabras, que originariamente tenían significados diferentes, por evolución, han resultado palabras con significados distintos y significantes que se escriben igual o de forma parecida y se pronuncian de forma idéntica.

 
Sinonimia

Dos o más palabras son sinónimas cuando tienen distinto significante y el mismo o parecido significante.

 
Antonimia

La antonimia es la relación que existe entre dos palabras con significados opuestos.

Existen tres clases de antónimos:

·        Complementarios: Se oponen de manera que la afirmación de uno implica la exclusión del otro.

 

·        Recíprocos: Se oponen de manera que uno implica al otro.

·        Graduales: Se oponen de forma que entre ellos se puede establecer una gradación.

 


Hiperonimia e hiponimia
Los hiperónimos son aquellas palabras cuyo significado incluye al de otras, llamadas hipónimos, con una extensión significativa más reducida.

 

 

 

Asociaciones semánticas: El campo semántico
 

Un campo semántico es un conjunto de palabras de la misma categoría gramatical que comparten unos determinados rasgos de significado y, al mismo tiempo, tienen rasgos significativos propios que las diferencian unas de otras.

 

 

 

Los cambios semánticos
 
Con el paso del tiempo, el significado de las palabras sufren variaciones. Estas variaciones se denominan cambios semánticos.