¡Hola Amig@s!

Aquí incluimos unas letras de agradecimiento de nuestro amigo Serafín Suárez, que nos llegan desde Zimbabwe.


Hwange, 08 Febrero 2018


Estimados amigos; saludos cordiales y mis mejores deseos de felicidad para todos vosotros.

Ya hace unos meses que el amigo Fernando me mandó el dinero que este año habéis recogido para el Old Age Home de Dete (Casa de Ancianos de Dete) y que asciende a 10.480 Euros. De nuevo y ya no sé cuantas veces van ya, GRACIAS DE TODO CORAZÓN por vuestra generosidad y por hacer la vida de estos abuelos y abuelas un poco más agradable.

Sé que estoy en deuda epistolar con vosotros (bueno, no sólo epistolar; son muchas las deudas que tengo con vosotros) pero por lo menos de ésta, la epistolar, intento redimirme hoy.

Antes que nada -y como le comenté a Fernando por teléfono- estamos de enhorabuena, pues una NGO llamada "Mother África" cubrirá los gastos de los empleados por este año.

Así pues vuestra aportación nos ayudará a resolver el problema de la comida, medicinas, hospitales y alguna que otra reparación que hay que hacer en un edificio que, como sus habitantes, tiene ya bastante años.

Os mando algunas fotos, en esta ocasión desde el comedor y la cocina.

Aunque sea por foto quiero que conozcáis al abuelo Zulú, acaba de llegar del hospital después de amputarle su pierna, esperemos que pueda tener pronto una ortopédica.

El Abuelo Zulú

Eso ya lo consiguió mi amigo Amadi. Bien conocido por mí. Hace dos años andaba arrastrándose con las manos por las tierras de Dandanda con su pierna cancerígena. Lo enviamos al hospital, se la amputaron y ya lo veis feliz y contento con su nueva ortopédica.

   
   
Amadi con su nueva pierna ortopédica

Me diréis pero Amadi parece un chaval, y no os falta razón; es un chaval, que aparte de no tener familia, padece también retraso mental.

¡¡¡Pero cómo son las cosas y los caminos de Dios!!! Estando en el Hogar de Ancianos, acaba de llegar personal del Ministerio de Asuntos Sociales. Cuando lo han visto nos han dicho que éste no es su sitio, y que ellos se comprometen a enviarlo a Harare (Capital del país) para que allí pueda hacer algún curso especializado para discapacitados. ¿Cumplirán su promesa? Esperemos que sí.


Reponiendo fuerzas en el comedor...  

Os mando también una foto para que veáis que vuestra ayuda genera beneficios. Es la del campo- huerto de los abuelos. Les compramos la semilla y algunas herramientas de labranza, para que ellos, aparte de entretenerse y realizar algún trabajo, puedan también sacar algo de vegetales para su comida diaria. Algunos, los más espabilaos, hasta venden su verdura y así poder comprar el tabaco. (Como éste que os escribe también fuma, no se lo vamos a criticar, no somos perfectos).

El huerto de los abuelos...

Por último, veis también nuestro sistema de cocina; sé que no es el mas ecológico, pero por ahora sí el más barato, esperemos poder cambiarlo.

Nuestra cocina...
Y, nuestra cocinera.
  

Bueno y esto es todo por hoy. Espero poder contar más otro día.

Y por supuesto, de nuevo GRACIAS, y que seamos todo lo felices que podamos.


Serafín Suárez Hidalgo
Misionero en Zimbabwe