Sueña... porque los sueños son el lenguaje de mi Espíritu.

  

"Ninguna acción de amor se pierde totalmente; puede ser frustrada durante mucho tiempo pero no se anula totalmente jamás, y es eternamente poderosa en proporción con la divinidad de su motivación."