Recomendaciones:‎ > ‎

ANTE INUNDACIONES:

RECOMENDACIONES ANTE INUNDACIONES


Inundación de tipo aluvial (lenta): se produce cuando tienen lugar lluvias persistentes y generalizadas dentro de una extensa zona de terreno, generando un paulatino incremento de los caudales de los ríos hasta superar la capacidad máxima de almacenamiento.
A fin de evitar contaminaciones, coloque todos los productos tóxicos como herbicidas, insecticidas, etc., fuera del alcance del agua.
a. Información
b. Medidas de autoprotección
1. Prepárese a abandonar el coche y diríjase a zonas más altas:
2. Lugares inundados
3. Preste atención a los corrimientos de tierra, socavones, sumideros, cables de conducción eléctrica flojos o derribados y, en general, a todos los objetos caídos.
4. Evite los desplazamientos, pero si tiene que hacerlo hágalo con precaución, evite viajar de noche, los peligros son más difíciles de detectar.

Una inundación es un evento natural que se produce en las corrientes de agua como resultado de lluvias intensas o continuas que, al sobrepasar la capacidad de absorción del terreno y de los cauces, desbordan e inundan extensiones. También puede ser causada por subida de mareas por encima del nivel habitual o avalanchas causadas por tsunamis.

Las inundaciones son los desastres naturales más comunes y extensivos del planeta, excepto el fuego. Casi todos los países, regiones o zonas han experimentado en alguna ocasión una inundación, después de lluvias fuertes, lluvias torrenciales, tormentas o una copiosa nevada. Existen varios tipos de inundaciones:


RECOMENDACIONES:


Antes de que llegue el período de lluvias:

Revise periódicamente su tejado y bajadas de agua eliminando toda acumulación de escombros, hojas, tierra, etc. que pueda obstaculizar el paso del agua al alcantarillado, la cuneta o acequia próxima a su vivienda.

Tenga preparado un botiquín de primeros auxilios y aquellos medicamentos que usan permanente o esporádicamente todos los miembros de la unidad familiar.

Retire del exterior de la vivienda aquellos objetos que puedan ser arrastrados por el agua.

Coloque fuera del alcance de las aguas los bienes y objetos de valor, muebles, vestuario, documentación personal, etc., situándolos en los puntos más altos de la vivienda.

Es aconsejable que almacene agua y alimentos, preferentemente aquellos que no requieran refrigeración o ser cocinados. Provéase de un equipo de emergencia para cocinar y calcule las cantidades de alimentos necesarios para tres días.

Una linterna y una radio de pilas secas y cargadas pueden ser de gran utilidad. Téngalas preparadas.

Prevea un plan de actuación en caso de emergencia y asegure el reagrupamiento de la familia después de la inundación.


Durante el periodo de lluvias:

Permanezca siempre informado y preste atención a la señal de alarma convenida y sintonice su emisora local o la televisión para obtener información del Instituto Meteorológico o de Protección Civil.

En caso de emergencia, siga las pautas de autoprotección y use su teléfono únicamente para informar a los servicios de emergencia.

Evite los desplazamientos, pero si tiene que hacerlo, procure circular por carreteras principales y autopistas.

Si se encuentra en el campo, aléjese de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, evitando, a su vez, atravesar vados inundados. Diríjase a los puntos más altos de la zona.

No estacione vehículos ni acampe en cauces secos, ni a la orilla de ríos, para evitar ser sorprendido por una súbita crecida de agua o por una riada.


Medidas a adoptar en su vivienda:

Desconecte todos los aparatos eléctricos. Utilice económicamente víveres y material de calefacción.

Si llegara a inundarse su vivienda, abandone cuanto antes los sótanos y plantas bajas y desconecte la energía eléctrica.

Prepárese para abandonar su vivienda y acudir al lugar preestablecido si considera que su vivienda está en peligro o así lo ordenan las autoridades competentes.


Si tiene que abandonar su vivienda:

Lleve los documentos de los integrantes del grupo familiar y la suya propia, así como botiquín, alimentos, ropa de abrigo y objetos valiosos poco voluminosos, linterna y radio a pilas.

Desconecte la electricidad, el gas y el agua, pero no toque los aparatos eléctricos si están mojados.

Cierre y asegure sus ventanas y puertas para que no puedan ser destruidas por vientos fuertes, objetos volantes o escombros. Cierre la puerta o puertas de acceso.

Informe de su llegada, y de las personas que le acompañan (nombre, domicilio, lugar de origen y personas que le acompañan), al albergue o punto de encuentro.

Si se aloja en un domicilio particular respete la intimidad y costumbres de la familia que le alberga y si es en un albergue colectivo, respete las normas sociales de convivencia y las instrucciones que reciba.

No propague RUMORES o informes exagerados de los daños.

Después de la emergencia

Autorizado el retorno a la vivienda deberá tener en cuenta lo siguiente:

1. Efectúe una inspección previa por si hubiera riesgo de derrumbamiento.

2. Absténgase de beber agua que no reúna todas las garantías higiénicas. Tenga cuidado ya que el agua puede estar contaminada

3. Retire rápidamente, para su adecuada eliminación, los animales muertos en la inundación.

4. Sigua rigurosamente las normas sanitarias y de higiene en la limpieza y alimentación, dictadas por la autoridad correspondiente.

5. Comience la limpieza por las zonas altas.

6. Deposite en las aceras o calzada, sin entorpecer la circulación, los enseres que resulten inútiles.

7. Colabore con los equipos y servicios públicos.


Recomendaciones para los conductores

Ante la eventualidad de que no reciba ayuda exterior en los primeros momentos de enfrentarse a esta emergencia, tenga en cuenta lo siguiente:

Infórmese a través del Instituto Meteorológico o Protección Civil de los riesgos de lluvias torrenciales en las zonas a las que va a desplazarse.

A través de las emisoras de radio locales pueden llegarle instrucciones acerca de posibles avenidas. Mantenga el contacto con ellas.

Conozca dónde se encuentran los lugares altos y cómo llegar hasta ellos rápidamente.

Si el agua empieza a subir de nivel en la carretera.

Si su vehículo se atasca.

Si al cruzar una corriente, el agua esta por encima del eje o le llega más arriba de la rodilla.

Si el vehículo está sumergiéndose en el agua y encuentra dificultades en abrir la puerta, salga por las ventanillas sin pérdida de tiempo.

No debe cruzarlos jamás en automóvil.

Recuerde que una pequeña depresión en el nivel de la carretera o en una colina puede tener una considerable profundidad de agua.

Si aún puede cruzarlo, recuerde que debe hacerlo con velocidad corta y avanzando muy despacio para que el agua no salpique el motor y pueda pararlo. Los frenos no funcionan bien si están mojados, por lo tanto, compruébelos varias veces después de cruzar. En cualquier caso, no asuma riesgos innecesarios.

No es aconsejable, aunque conozca perfectamente su trazado, avanzar con su vehículo por una carretera inundada o cruzar un puente oculto por las aguas. La fuerza del agua podría arrastrar el vehículo e incluso la carretera puede estar fuera de servicio.

Comments