MÚSICA 5º‎ > ‎

LA UNIDAD 8: LAS DANZAS TRADICIONALES

LAS DANZAS REGIONALES

Las danzas regionales provienen de la música tradicional o del folclore. Estas danzas se bailan para celebrar distintos acontecimientos como las fiestas patronales.

En todas las ciudades y pueblos de España se bailan danzas y se cantan canciones propias del lugar. Algunas danzas regionales propias de diferentes Comunidades Autónomas son:

1-. El bolero de las Islas Baleares, Estilizado y alegre baile español, probablemente iniciado en el siglo XV de un antiguo baile folklórico . Es típico de las Islas Baleares, “Bolero Mallorquín” Aunque hay algún ejemplar en otras regiones como el famoso el “Bolero de Algodre” (Zamora).

BOLERO MAYORQUÍ


2-. La dansá de la Comunidad Valenciana, es la manifestación folclórica más antigua de las comarcas que formaban el antiguo Reino de Valencia. Es un baile ritual que puede tener su origen en las danzas paganas que bailaba el pueblo en honor de algún dios de la fertilidad, fecundidad, etc. coincidiendo con el final de las cosechas como acción de gracias. Al cristianizarse, todas las fiestas paganas pasaron a ofrecerse en honor de un santo, cuya fiesta coincide con la cosecha o recogida de frutos del pueblo en concreto.

En cada comarca, en su variante se la conoce por un nombre concreto tales como: Las Danzas, Baile de Calle, Baile de Plaza, Baile del Cremaller, Baile del Teder, etc.En hecho, a la acción de bailar estas danzas, todas con un mismo origen y una misma estructura, se le conoce como Danza.

ESTRUCTURA DE LA DANSÀ

Es una comitiva o procesión formada por parejas dirigidas desde la cabeza o la cola. Esta comitiva toma la forma del lugar donde se baila, alargada si es una calle o redonda si es una plaza. Siguen el ritmo del tamboril, y al iniciar la dulzaina la melodía hacen evoluciones o mudanzas.

LA DANSÁ: COMUNIDAD VALENCIANA


3-. El fandango o las sevillanas de Andalucía,

En cuanto al fandango es una danza ejecutada por una pareja de movimiento vivo, tiene compás ternario y versos octosílabos y el frecuente empleo de castañuelas marca un estrecho parentesco con la jota. La secuencia descendente armónica más tópica (La menor, Sol mayor, Fa mayor, Mi mayor) es un motivo ostinato conocido desde finales del Barroco.

Vamos a pararnos en el Fandanguillo de Almería. Tiene un reconocible aire popular y aflamencado. Como todo fandango, en Almería denominado “fandanguillo”, en ritmo ternario de 3/4. Está estructurado en una introducción, dos temas, puente y repeticiones, incluyendo la introducción. Puede escucharse en el carillón del reloj del Ayuntamiento de Almería sus notas iniciales.


EL FANDANGUILLO DE ALMERIA


Las sevillanas se cantan y se bailan. Su copla es una seguidilla que quiere expresar en su temario todo cuanto de alegre, bonito y bueno puede ofrecer la Andalucía del Guadalquivir a la imaginación de los poetas. Cante y baile propios de ferias y romerías, que casi exige un paisaje con jacas enjaezadas, mujeres ataviadas con el vestido de faralaes, hombres con chaquetilla corta y calzón de montar. Las más famosas son las que se cantan y bailan en Sevilla y Córdoba, Málaga y Lucena, Montilla y El Alosno.

SEVILLANAS


4-. La folía de las Islas Canarias,  Dentro del folklore canario, la Folía es una de las tres danzas más importantes, junto con la Isa y la Malagueña, consideradas los “pilares” del folklore canario. En este sentido, y en el de su importancia dentro del contexto de la música popular de las islas, el guitarrista, compositor y estudioso de la Folía Canaria, Olímpiades García (2004), se refiere a la que se practica en las islas como el canto más arraigado del folklore de las Islas Canarias.

En la Folía canaria, bailan el galán y la dama separados, marcando con el castañeteo de los dedos índice y pulgar el primer y tercer tiempo de cada compás. Tras una reverencia inicial, el galán se acerca a la dama, que se aleja dando un paso hacia atrás y hacia un lado de manera que se aproxima al galán de la pareja contigua. Su pareja, igualmente, se arrima a la dama de la pareja vecina. A continuación, es al revés, la dama se acerca al varón. Finalmente, ambos se acercan cruzando los brazos en alto, sin tocarse, y, de una vuelta, cambian de pareja. En la última estrofa de la Folía todos los danzantes vuelven con su pareja inicial.

LA FOLÍA


5-. La jota de Aragón, Castilla y León, y La Rioja, a jota aragonesa es una manifestación del folclore en Aragón de un género musical, la jota, presente en la mayor parte de la geografía española. El género, tal y como se conoce en la actualidad, se conforma a finales del siglo XVIII o principios del XIX. La jota es una de las danzas populares de España más originales y atractivas. Es también, al mismo tiempo, la que mayor difusión alcanza en la Península, siendo rara la región en donde no se baile, asumiendo formas que de zona a zona varían más o menos.

La jota aragonesa se expresa a través del baile (bailadores), el canto (cantadores) y la interpretación instrumental, compuesta por una rondalla en la que participan fundamentalmente la guitarra, el laúd y la bandurria.

LA JOTA


6-. El chotis de la Comunidad de Madrid, El chotis o schotis es una música y baile con origen en Bohemia. Su nombre deriva del término alemán Schottisch (escocés), una danza social centroeuropea a la que en Viena se quiso atribuir origen en un baile escocés. Diversas variantes del schottisch perviven en la tradición argentina (schotis), austríaca, brasileña (xote), escandinava (schottis), española, finlandesa (sottiisi), francesa (scottish), italiana (chotis), inglesa (scottische), mexicana, paraguaya, portuguesa (choutiça o chotiça), suiza y uruguaya.

El chotis se puso de moda en toda Europa durante el siglo XIX y pronto se extendió al continente americano.

llegó a Madrid en 1850 y se bailó por primera vez, en el Palacio Real, la noche del 3 de noviembre de aquel año, bajo el nombre de Polca Alemana. A partir de ese momento, alcanzó gran popularidad y llegó a ser el baile más castizo del pueblo de Madrid, hasta convertirse en un símbolo del Madrid festivo.

En Madrid (España), al son de un organillo se baila en pareja cara a cara, y durante el baile la mujer gira alrededor del hombre, que gira sobre su propio eje. Se dice que el hombre no necesita más espacio que el de una baldosa para bailarlo. Generalmente se baila en las verbenas, fiestas típicas de Madrid. Las mujeres suelen bailarlo ataviadas con un mantón de Manila y los hombres suelen lucir una parpusa (un tipo de boina) en su cabeza. El organillo fue introducido en Madrid por '''Luis Apruzzese''' que, siguiendo el consejo del Maestro Tomás Bretón decide instalarse en Madrid donde abre un taller de fabricación y reparación de organillos la Costanilla de San Andrés, trasladándose después a la Carrera de San Francisco. Allí en Madrid se las llamó "organillos", y la música de ritmos austríacos que traían llamada Schotis encandiló a los chulapos madrileños. En una calle de Madrid, en la Cava Baja, aún hay un bar que recuerda esta historia y cuyo nombre es "Schotis".

La forma de bailar un Chotis no es complicada. Las parejas que lo ejecutan, ataviadas con los trajes típicos de chulapos madrileños, lo bailan así:

El hombre sujeta con una mano a la mujer y con la otra mano, metida en el bolsillo del chaleco y con los dos pies juntos, gira en redondo sobre las punteras de sus zapatos, mientras la mujer baila a su alrededor. Cuando la música lo indica, la pareja da tres pasos hacías atrás y tres hacia adelante y se reinician los giros.

En un Chotis bien bailado, el hombre gira solamente en el espacio de superficie de un ladrillo o baldosa y mirando siempre al frente.

Se puede aprender a bailar el Chotis en las Vistillas, junto al Palacio Real y en la Pradera de San Isidro, durante las fiestas del santo patrón de Madrid.

CHOTIS


7-. La muñeira de Galicia, Sobre su origen hay muchas teorías, aunque todas estén de acuerdo en asignarle reminiscencias de danzas rituales griegas, si bien hay muchos folkloristas que piensan si los griegos no asimilarían a su vez antiquísimas danzas celtas, y se basan para pensar esto, en que también en Irlanda se baila el "trivanau" de evidente origen céltico, y muy semejante a la muiñeira. "Muiñeira" es la versión gallega del vocablo castellano "molinera". El baile se acompaña con gaita, por supuesto, y de vez en vez se rompe la copla con los aturuxos, gritos de alegría que animan el baile. La muiñeira se baila al compás de seis por ocho, en tiempo de rigodón.

MUÑEIRA


MUÑEIRA CANTADA


8-. El paloteo de la Comunidad Foral de Navarra, o danzas de palos o paloteos. La existencia de este tipo de baile ritual se distribuye por un amplio espectro de países. Quizá sea Europa el continente que más arraigada tenga esta tradición, en la que España ocupa un puesto destacado por la variedad y riqueza regional que aporta.


Son muy diferentes las causas que han mantenido vivos estos grupos de danzantes, pero quizá la religiosa sea la más importante, aunque en su origen nada tuvieran que ver un hecho y otro.

Sin duda, estas danzas deben emparentarse con ritos paganos, siendo en esta cuestión de la procedencia u origen donde las teorías se enfrentan con mayor fuerza: la idea más generalizada hace unos años era dar a estas danzas un carácter guerrero; su origen sería la derivación de las danzas de espadas, de origen megalítico y significado medicinal o curativo, según M. Schneider. Pero cada vez se impone más la cuestión de atribuirlas cualidades propiciatorias y de fertilidad, emparentándolas de este modo con ritos agrarios ancestrales. En este sentido resulta acertada la idea de Josep Crivillé en la que recuerda cómo los palos o pequeños bastones fueron los primeros instrumentos del hombre para realizar sus tareas de agricultura en las sociedades preagrarias. Por otra parte es un hecho indiscutible la creencia de considerar a la danza como elemento que favorece la germinación de cosechas. Esto puede verse refrendado en muchos de los pasajes de estos bailes, cuando los propios danzantes se inclinan hacia la tierra y clavan el palo en ella recordando esta actividad agraria de la siembra por medio de un bastón. Otra posibilidad que se baraja es la de contemplar los paloteos como restos de antiguas danzas gremiales. En lo referente a Portugal, los paloteos (danças de pauliteiros) constituyen la principal atracción turística y tópico identificador de la zona de Miranda do Douro.

Las danzas en Cantabria presentan un gran variedad, con complicadas danzas de lanzas, cintas y palus, formas populares como el pericote lebaniego o jotas montañesas o religiosas como picayos. Entre las danzas, algunas de ellas recuperadas en los años veinte por Matilde de la Torre, en Cabezón de la Sal, destacan la Baila de Ibio, danza guerrera adaptación de la Danza de las Lanzas de Ruiloba, la danza del Romance del Conde Lara de aire cortesano, la Danza de los Arcos de talante más campestre, y las de Pericote y el Trepeletré de Liébana. Las danzas de los Picayos se acompañan de canciones de tema cambiante, que aludían a las necesidades o quejas del pueblo planteadas ante el patrono o patrona del lugar como petición para que fueran atendidas. Quizá una derivación de estas canciones sean las letras de los más actuales copleros, que no eluden ni las mofas ni el escarnio de personajes o instituciones. Existe una rica tradición de música vocal donde destacan la característica tonada montañesa con la voz sola o acompañada de gaita, las rondas, las mordaces coplas acompañadas por el rabel y las pandereteras. Una agrupación instrumental bastante popular es la constituida por un tamboril y un clarinete agudo denominado localmente como pitu montañés. Otros aerófonos tradicionales han sido la gaita, en expansión, y la vozaina, el silbu o los albogues ya en desuso. La música folk cántabra no ha tenido la misma proyección en el exterior que la gallega o asturiana, si bien Cantabria también vive desde los 70 la corriente de recuperación con grupos como La Humera y Atlántica (ya desaparecidos), Ibio, Luétiga y más actualmente con grupos como Garma, Naheba, Tanea, Cahórnega... y multitud de festivales destacando el Festival Intercéltico de Orejo.

EL PALOTEO

9-. La parranda de la Región de Murcia, Baile típico y popular de la huerta murciana. Es elegante, alegre y vistoso, capaz de hacer que se sienta optimista el hombre más preocupado. Es una danza de ritmo ternario, muchas variantes con diferentes caracterésticas, aunque en definitiva, sean todas una misma cosa y se llamen lo mismo: del medio, del uno, del tres y del campo. Consta de tres coplas y un estribillo, acabando con lo que llaman retal o cadencia final. Se acompaña con castañuelas o pitos, es decir, chasqueando los dedos pulgar y corazón de cada mano, y se acompasa con guitarras, bandurrias y hasta violines. Comienza la fiesta con una especie de pantomima o invitación, mientras cada hombre busca su pareja entre las mujeres. Cuando todos la han hallado empieza la parranda propiamente dicha, es decir, la fiesta de verdad, el jolgorio, en el que acaban tomando parte tanto los bailarines como los curiosos espectadores de la primera parte.

LA PARRANDA

LA PARRANDA
(CANTO A MURCIA)
En la huerta del Segura
cuando ríe una huertana
resplandece de hermosura
toda la vega murciana.
Y en las ramas del naranjo

brotan flores a su paso

huertanica de mi amor


tú eres pura
y eres casta como el azahar.
En la huerta del Segura
cuando ríe una huertana
resplandece de hermosura
toda la vega murciana.
Y mirándose al pasar
en la acequia del jardín,
en el agua se reflejan
como flores que salieron
para verla sonreir
como flores
que salieron para verla sonreir
Huerta
risueña huerta
que siempre frutos
y flores das.
Murcia
la que cubierta
en todo tiempo
de flor estás.
Murcia
son tus mujeres
gala de tu palmar.
Murcia
qué hermosa eres
tu huerta
no tiene igual
(bis)
En la huerta he nacido
para amar y vivir.
En tu campo labrado
con noble trabajo
me quiero morir.

10-. El pericón o pericote del Principado de Asturias, Pericote es el nombre que reciben dos bailes tradicionales, uno de la comarca de Liébana (Cantabria) y otro del concejo de Llanes en Asturias. Etimológicamente el nombre proviene de la localidad de Cue dónde los «pericos» eran mujeres que se vestían de hombres para realizar los bailes. De gran antigüedad, el pericote asturiano nació en esta localidad del oriente de Asturias en la que la gente realiza cánticos y giraldillas. La gente va ataviada con el traje típico de porruano y de llanisca. Existen dos versiones del pericote llanisco, el pericote antiguo, y el pericote. El denominado pericote antiguo, surgido o recuperado segun interpretaciones hace menos de 50 años, se interpreta casi exclusivamente en las fiesta de La Guia de Llanes. El pericote tradicional del que se viene teniendo constancia hace cientos de años es interpretado, con variaciones, en las demas fiestas del Concejo. Cabe destacar la interpretacion del baile que se da en Pancar, lugar del que era oriundo "el Nino de Pancar", persona a la que se atribuye la adaptacion de este baile a grupo.

EL PERICÓN


11-. El picayo  de Cantabria, El folclore de Cantabria presenta una gran variedad a lo largo de sus valles con complicadas danzas de lanzas o paloteo, formas populares como el pericote lebaniego o jotas montañesas o religiosas como picayos. Existió una rica tradición de música vocal donde destacan la característica tonada montañesa con la voz sola o acompañada de gaita, las rondas, las mordaces coplas acompañadas por el rabel y las pandereteras. Una agrupación instrumental bastante popular es la constituida por un tamboril y un clarinete agudo denominado localmente como pitu montañés. Otros aerófonos tradicionales han sido la gaita, en expansión, y la vozaina, el silbu o los albogues ya en desuso.

LOS PICAYOS


12-. La sardana de Cataluña, Sardana, danza y canción populares de Cataluña (España) y del Languedoc-Rosellón francés. Se baila en círculo cerrado por numerosas parejas que, con las manos enlazadas, ejecutan dos pasos cortos y cuatro largos en ritmo reposado. Los pasos cortos se realizan con los brazos hacia abajo y los largos con los brazos en alto. La música acompañante tiene un carácter propio y, aunque interpretada en el mismo ritmo, suele ser de tema reposado en los pasos cortos y más vivo en los largos.

La sardana es una danza en grupo y en círculo, que se baila en Cataluña y Andorra. Los participantes se cogen de las manos por parejas, entendiendo como pareja un hombre que coge con la mano derecha a una mujer, que resulta por lo tanto en un patrón alterno de hombre-mujer-hombre-mujer. Por lo que se refiere a la longitud de una sardana, hay sardanas de 7 y de 10 "tirades", que tienen unas estructuras definidas de pasos "curts" (cortos) y "llargs" (largos). Una variedad menos usual es la sardana revessa, una sardana donde es muy difícil encontrar el tiraje (número de compases que tiene la música) por lo que un miembro del grupo lo calcula a partir de peños motivos musicales y sus diferencias. Parte del éxito de la sardana como danza social radica en su carácter de danza abierta que admite un número altamente variable de parejas y que, al menos a nivel público, no requiere especiales condiciones físicas para su práctica, aunque no es así cuando se trata del "Bàsic d'Honor", la competición de sardanas nacional de Cataluña.

Comenzó a resurgir tras varios siglos en las comarcas del norte de Cataluña, específicamente en la zona que va del Rosellón a La Selva, pasando por Ampurdán, que era donde tenía más arraigo y fuerza. Su popularidad y extensión crecieron considerablemente en las últimas décadas del siglo XIX. Aunque el momento de su aparición permanece desconocido, existen testimonios de su popularidad desde el siglo XVI. La composición de la cobla y la coreografía actual de la danza fueron fijadas y unificadas en el siglo XIX, aunque persisten variantes y usos locales. Algunos expertos teorizan que la sardana tiene dos mil años de antigüedad, pero estas teorías tienen hoy en día pocos adeptos.

LA SARDANA

Aunque en su origen la música fue tocada por solistas o mínimas agrupaciones instrumentales de composición variable, la sardana es tocada actualmente por una cobla (una banda de viento con contrabajo), que consta de 12 instrumentos tocados por 11 músicos. Cuatro de estos instrumentos (tenora, tible, flabiol y tamboril) son instrumentos típicamente catalanes o versiones diferenciadas sólo usadas en Cataluña. Los otros (trompeta, trombón, fliscorno y contrabajo) son más convencionales.


EJEMPLO DE MUSICA DE SARDANA


Es acompañada por un conjunto de instrumentos de viento llamado cobla, que consta de flaviol, tamboril, dos tiples, dos tenoras, dos cornetines, dos fiscornos, un trombón y un contrabajo.
En este video La Cobla Popular, interpreta "Gentil Mariona" de Angel Pont

13-. La seguidilla de Castilla-La Mancha, hay diferentes variantes, sin embargo, puede decirse que hoy La Solana y Ciudad Real son las dos poblaciones donde mejor se bailan, sin que por esto olvidemos a muchos pueblos de esta región, donde hemos visto vibrar, en toda su pureza y desnudez, esta clase de baile. En esta danza podemos ver los pasos para poderla realizar.

Pues bien, en La Solana, pueblo conocidísimo por la zarzuela La rosa del azafrán, cuyas melodías folklóricas recopiló allí el maestro Guerrero, las seguidillas se hablan de la siguiente manera:

Dicho baile tiene tres tercios, con sus nueve coplillas o cantares. Cada tercio consta de tres pases de ocho compases seguidos de música y otros cuatro o cinco, indistintamente según las comarcas, de toque de guitarras y mandurrias.

La posición de los bailarines, antes de comenzar el baile, es esta: Los mozos, puestas las manos en las caderas, se colocan frente a las mozas, mientras éstas, sujetando las castañetas en las manos, con las cuales marcan los movimientos, permanecen con la mano derecha en la cadera y colgando la izquierda, quedando de esta forma preparados hasta que preludia la rondella, compuesta generalmente de guitarras, mandurrias, panderetas, platillos y el típico tiplillo, que en algunas comarcas tiene el nombre de requinto.

Seguidamente, los cantores hacen la salida o introducción, que consiste en lanzar un ¡ay...! muy prolongado, o en cantar el primer hemistiquio de cualquier seguidilla, con lo cual puede decirse que se inicia ya el baile de las manchegas, terminando dicha salida o introducción con una ligera inflexión de los bailadores, que se arrodillan hasta tocar en tierra, con la pierna derecha.

SEGUIDILLAS


14-. El son de Extremadura, es una danza que forma parte de las danzas de Montehermoso. Tres son las danzas típicas de este bello pueblo de la provincia de Cáceres: el "Quita y pon", el "Son brincao" y "La punta y el pie". Son bailes muy vivos, pero con una característica curiosa que los distingue de otros también populares, incluso de la misma región, y es que los brazos de los danzantes adoptan posturas que dan al cuerpo cierta apariencia de rigidez. Por supuesto, la ocasión del baile es cualquier día de fiesta o cualquier circunstancia alegre familiar, pero principalmente la festividad del Patrono, San Bartolomé. El aire de candor de estas danzas, interesantísimas desde todos los puntos de vista, se acentúa con la preocupación constante de las muchachas de sujetarse el refajo con las manos para que no se levante en las vueltas.

El son brincao


15-. El zortzico del País Vasco, El zorcico1 (del euskera zortziko que significa "de ocho" u "octava", pues sus partes constan de ocho compases) es un ritmo típico de baile popular tradicional vasco-navarro, en España y sur de Francia, aunque también es utilizado como ritmo para acompañar melodías cantadas (como por ejemplo, versos). Es una de las danzas del aurresku o Danza Real.

Aunque existen variantes en compás de 2/4 y de 6/82 el zorcico más habitual se escribe como un compás de 5/8 (cinco por ocho, o cinco octavos), en el que el compás tiene tres partes de distinta duración (compás de amalgama). La primera parte corresponde a una corchea y las dos restantes a sendas negras.

El instrumento típico utilizado para ejecutar los zorcicos es el chistu con el tamboril. Algunas teorías describen el zorcico como una evolución de un compás de 3/4 deformado por los músicos con intención de seguir los pasos de los dantzaris (danzarines de la música tradicional vasca).

Aunque su origen y difusión es totalmente popular, algunos autores como Isaac Albéniz, Aita Donostia, Jesús Guridi, Joaquín Turina, Pablo Sorozábal o José María Usandizaga lo han utilizado también para crear obras para banda, orquesta sinfónica o piano. Especial atención merecen los zortzikos de Pablo de Sarasate, como el 'Capricho Vasco', donde el violín imita mediante armónicos el sonido del chistu.

ZORTZICO


Enlaces de interés:

WEBGRAFÍA

http://danzatradicional.com

http://www.bienmesabe.org/noticia/2007/Diciembre/la-folia-canaria-posibles-origenes-peculiaridades-en-su-forma-en-canarias-y-analisis-de-sus-caracteristicas-en-la-actualidad-i

http://www.dancilla.com/index.php?lang=es

http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%BAsica_folcl%C3%B3rica_de_Espa%C3%B1a#Galicia.2C_Asturias_y_Cantabria
Comments