Arte Bizantino


En 395 Teodosio dividió entre sus hijos Arcadio y Honorio el Imperio Romano; dejando a Arcadio el Imperio Romano de Oriente. Este hecho va a dar origen al que será el Imperio Bizantino, que tiene ya como capital a Constantinopla o Bizancio (Estambul), fundada por el emperador Constantino. La época de esplendor comienza con el emperador Justiniano en el 527. El poder del estado se asentó sobre el poder imperial, como continuador del Imperio Romano, reconocido por los reyes europeos y por el Papa romano.

El Imperio Bizantino tiene una marcada evolución histórica coincidente con su evolución artística: PRIMERA EDAD DE ORO del 527 al 867, con Justiniano y herederos, se da una gran expansión territorial, bajo el emperador cristiano, creando un sistema llamado cesaropapismo. Es el momento de formación del arte y expansión por Italia y Grecia. En el 726 se da la Querella Iconoclasta (destrucción de imágenes). SEGUNDA EDAD DE ORO del 868 al 1204, con las dinastías de los Macedonios (867-1057) y de los Comnenos (1057-1204) hasta la conquista de Constantinopla por los cruzados. Se da la independencia con respecto a Roma del Cristianismo Ortodoxo Griego. Se consolidan los aspectos formales del arte bizantino. TERCERA EDAD DE ORO del 1204 al 1453, con la dinastía de los Paleólogos y que finaliza con la toma de Constantinopla por los turcos otomanos. Se da la expansión hacia las zonas rusas.

El arte va a ser áulico y cortesano, utilizado como símbolos del poder imperial, sobre todo la arquitectura, bajo la premisa del cristianismo como religión oficial. Es un arte continuador del paleocristiano, con fuerte peso de la tradición clásica y mucha influencia del arte oriental. Sus formas van a influir muchísimo en la cultura occidental medieval.

Expansión bizantina y musulmana (ArteHistoria)



ARQUITECTURA BIZANTINA

La ARQUITECTURA BIZANTINA se caracteriza por ser espacios a medida del hombre, aunque jerarquizados. Sobresale por el uso de materiales pobres en el exterior, ladrillo, con materiales lujosos en el interior, que revisten con mármoles, mosaicos y frescos. Uso de cúpulas y bóvedas sostenidas sobre pechinas, arcos, contrafuertes, pilares y columnas con capiteles cúbicos con altos cimacios, todo ello decorado. Se utilizan cuatro modelos de plantas para los templos: basilical, basilical con cúpulas, central concéntrica y central de cruz griega. La estructura interna es semejante a la paleocristiana con la aparición de un iconostasis entre el altar y las naves y de dos habitaciones laterales al ábside: prótesis y diacónicum.

En la Primera Edad de Oro se van a construir las iglesias más importantes, estableciendo las pautas. En Constantinopla se construye la Basílica de Santa Sofía, el mayor edificio bizantino, mandado construir por Justiniano entre el 532 y 537, por los arquitectos Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto. En ella se funde la idea basilical de tres naves con la centralidad de su gran cúpula -sostenida por el juego de empujes hacia las semicupulas y pechinas-, creando un nuevo modelo, con ventanas, tribuna y arquería hacia las naves laterales. También la Iglesia de los Santos Sergio y Baco, capilla palatina, central con cúpula gallonada; y la Basílica de Santa Irene imitando a Santa Sofía, con tres naves pero gran cúpula central. En Ravena va a destacar la iglesia central de San Vital que sigue el modelo de las anteriores y con una importante decoración de mosaicos. Por la Querella Iconoclasta se destruyen muchas de las decoraciones interiores, prohibiéndose su culto, siendo perseguidos los defensores de las imágenes (los iconódulos).

El palacio de Constantinopla (ArteHistoria)

Santa Sofía de Constantinopla (ArteHistoria)

Turkey - Hagia Sophia



En la Segunda Edad de oro se vuelve al culto de imágenes. Se realiza una arquitectura más homogénea, con espacios dominados por las cúpulas centrales y cierta tendencia vertical. Se realizan construcciones como la Iglesia de Nea, Constantinopla, con plantas más centralizadas; o las del Monasterio de Hossius Lucas, en Focia, tendentes a la verticalidad; las de la Isla de Dafni; o los monasterios del Monte Athos. Son importantes las iglesias italianas como San Marcos de Venecia, con una planta de cruz griega inscrita en un cuadrado y gran atrio, decorado con mosaicos dorados. Van a sobresalir las iglesias sicilianas como la Capilla Palatina de Palermo o las Catedrales de Palermo, Cefalú y Monreal. En el siglo XI se extiende a Rusia con iglesias como Santa Sofía de Kiev o Santa Sofía de Novgorod con cúpulas bulbosas.

En la Tercera Edad de oro se da una extensión a escuelas regionales, como las iglesias de Mistra; destaca la rusa con cúpulas bulbosas como la Catedral de la Asunción del Kremlin o San Basilio de Moscú.



ARTES FIGURATIVAS

Las ARTES FIGURATIVAS también tienen su base en el modelo imperial, trasladado a la realidad cristiana. Da importancia a los valores visuales del lujo y riqueza
(orfebrería, mosaicos, tejidos, y la miniatura en los libros) en detrimento de la escultura. La decoración de las iglesias se ajusta a un programa, el Hermeneia, con las figuras principales en el ábside (Pantocrátor, Ascensión, Virgen entronizada) con una zona secundaria (bóvedas, trompas, muros superiores) con representaciones de la Tierra Santa y acontecimientos de la vida de Cristo y una tercera, baja, con vidas de Santos y padres de la Iglesia. También se codifica la manera de representar a Dios Padre, Cristo y la Virgen María (las más importantes son la Virgen Theotokos (trono de Dios), Blanquernitisa (orante), Galactotrofusa (Virgen de la Leche) y la Virgen Eleusa (dulce amante, uniendo la cara con el Niño), además de representaciones de la Déesis y de los episodios del Año Litúrgico.

En la ESCULTURA hay varias etapas desde un periodo de formación (Los Tetrarcas de Venecia), un periodo de desarrollo, con predominio de los marfiles (Cátedra episcopal de San Maximiano o el Políptico Barberini) y un periodo de decadencia en los últimos años, como las Puertas de Amalfi.

Va a destacar el MOSAICO, por el gusto por los colores vivos y predominio del oro, de carácter ornamental y áulico. Son composiciones muy lineales, llenas, con simetría e isocefalia y una perspectiva jerárquica. De la Primera Edad de Oro destacan los de San Vital de Ravena con las representaciones de Justiniano y Teodora y los pocos restos de Santa Sofía de Constantinopla. En la Segunda Edad de Oro se va a dar un gran auge del mosaico con mucho detallismo en las formas pero figuras aun rígidas y simbólicas. Destacan los mosaicos de San Marcos de Venecia. En la Tercera Edad de Oro va a haber un predominio por los temas marianos como en San Salvador de Chora.

Los ICONOS bizantinos van a tener mucha importancia, como objetos de culto, sencillos e idealizados, donde predomina el oro (hasta llegar a crear joyas de orfebrería como la Pala de San Marcos) y formas que influyen muchísimo en el arte occidental como el Icono de la Virgen del Perpetuo Socorro.

Por último hay que mencionar también el uso de la MINIATURA para decorar los códices, normalmente libros bíblicos (antiguo y Nuevo Testamento) pero también hagiografías (vidas de Santos). Destacan el Génesis de Viena, los Evangeliarios de Rábula y de Rossano y el Menologio de Basilio II



ENLACES DE INTERÉS
Esquemas y mapas conceptuales (Profesor Tomás Pérez: http://tom-historiadelarte.blogspot.com.es)
  • Arte Bizantino 1 y 2
  • Arquitectura Bizantina 1, 2 y 3
  • Mosaico Bizantino
  • Icono Bizantino
ą
Elena Martin,
22 sept. 2015 1:55
ą
Elena Martin,
22 sept. 2015 1:55
ą
Elena Martin,
22 sept. 2015 1:55
ą
Elena Martin,
22 sept. 2015 1:55
ą
Elena Martin,
22 sept. 2015 1:55
ą
Elena Martin,
22 sept. 2015 1:55
ą
Elena Martin,
22 sept. 2015 1:55