Inicio‎ > ‎

Noticias

Hola soy Ricardo, en esta web vamos a reunir noticias en nuestro criterio interesantes, relacionadas con las encuestas, las investIagaciones de mercados y sociológicas, centradas en España pero abiertos a noticias internacionales, nos gustan mucho vuestros comentarios y sugerencias y espero esta sección os resulte interesante. 

Apostar por soluciones big data: ¿realidad o moda?

publicado a la‎(s)‎ 14 mar. 2019 1:47 por Ricardo Cob   [ actualizado el 14 mar. 2019 1:50 ]



11 de marzo 2019 

Según un informe de la consultora Gartner,alrededor del 30% de las empresas ya ha implantado y utiliza tecnologías big data. IDC afirma que cada vez más organizaciones están incorporando tecnologías de la 3ª Plataforma como big data y movilidad para facilitar formas más productivas y significativas de interactuar con los clientes y ayudar con el cumplimiento de los ámbitos regulatorios. Dependiendo del sector, se estima que cada organización hoy en día posee entre 5 y 20 millones de gigabytes de datos. La mayoría de ellos (el 80-90%) no están estructurados o se encuentran en sistemas difíciles de gobernar: correos electrónicos, documentos en papel, redes sociales…

Se estima que cada organización hoy en día posee entre 5 y 20 millones de gigabytes de datos

En definitiva, hablamos del santo grial: el dato. Si lo manejamos de forma adecuada, obtendremos información, y con la información gestionada, podremos tomar decisiones. Un estudio de McKinsey afirma que el 64% de los ejecutivos encuestados confirmaron que big data cambió la forma en que toman decisiones.

¿Es big data una moda o ha llegado para quedarse en nuestras compañías? Son muchas las empresas que aún hoy siguen confundiendo el ‘data tradicional’ con el ‘big data’. Hace más de veinte años, sectores como el bancario ya ‘ingestaban’ millones de datos, e incluso establecían algoritmos para buscar las necesidades y conocer mejor a sus clientes, era el llamado ‘data mining’. Ahora hemos cambiado los términos: hablamos del Customer Xperience o visión 360º del cliente, de sistemas expertos que aprenden de forma cognitiva, de arquitecturas orientadas al machine learning que ayudan al cliente, paciente o ciudadano prescribiendo conductas de fraude o abandono en el sector financiero, diagnósticos o tratamientos preventivos en salud, fomentando los hábitos de consumo en ventas, o prediciendo comportamientos… Hablamos de sistemas analíticos decisivos para la Industria 4.0, capaces de corregir defectos de fabricación o parar una cadena de montaje. Todo un periplo de casos, muy cercanos al aprendizaje profundo (deep learning) de las redes neuronales, orientados a los sistemas IA (inteligencia artificial), con el ambicioso objetivo de transformar la ciencia ficción en solo ciencia.

Largo historial en analítica

En Ibermática llevamos practicando la analítica tradicional desde hace esos veinte años, evangelizando con sistemas de big data en los cinco últimos, y siendo punteros en sistemas de inteligencia artificial desde hace más de diez.

Al principio los clientes apostaban por los proyectos de big data, siguiendo la corriente de la transformación digital, más por moda que por necesidad. De hecho, muchos proyectos podrían haber sido resueltos con analítica tradicional: con sistemas de almacenamiento in memory y descubrimiento del dato. La situación ha cambiado, así como el uso práctico del big data. Nuestros dos últimos casos de éxito no han venido de la mano de negocio, el stakeholder ha sido el departamento de IT. El CIO de uno de nuestros clientes del sector bancario supo optimizar el ROI, descargando el sistema de data warehouse tradicional, basado en infraestructuras hardware y software más caras, a sistemas distribuidos más modernos, baratos, eficientes y escalables basados en Hadoop. Los llamados ‘datos fríos’ o históricos se descargan del data warehouse tradicional a big data (data warehouse off-loading), donde se explotan para el ámbito regulatorio.

Los llamados ‘datos fríos’ o históricos se descargan del data warehouse tradicional a big data (data warehouse off-loading), donde se explotan para el ámbito regulatorio

Otro cliente, imitando a los proveedores de nicho del big data en cloud, apuesta por el BDaaS, Big Data as a Service, dejando preparada infraestructura y software, en forma de servicios disponibles, para que cualquier entidad pública aloje en sus infraestructuras sus soluciones de analítica avanzada y big data.

Más de 300.000 ofertas de empleo están relacionadas con big data e IA: científicos y arquitectos del dato, CDO… Big data ya no es una moda, se ha transformado en una realidad madura

Luisa Casañer Oriza, Business Developer Manager Analytics en Ibermática Digital.


"El problema del CIS es haber dilapidado su credibilidad"

publicado a la‎(s)‎ 12 dic. 2018 4:34 por Ricardo Cob   [ actualizado el 10 mar. 2019 11:50 ]



El sociólogo desconfía de la encuesta que otorga al PSOE 12 puntos de distancia sobre el PP: "La distancia es claramente menor" 

"Un 70% de los votantes de Vox son varones y un 10% de su electorado viene de la izquierda" 

"La democracia sin periodismo libre y sin encuestas no existiría. No ha habido una herramienta de empoderamiento de políticas de la mujer como las encuestas" 

Gonzalo Cortizo - 09/12/2018 


El presidente de GAD3, Narciso Michavila EFE

Narciso Michavila es un referente entre quienes se dedican a las encuestas pero el domingo consiguió elevar esa categoría, al ser el único que se atrevió a hacer un pronóstico y, además, acertar. Dos horas antes conocer los resultados oficiales, el sondeo de su empresa (GAD3) le daba a Vox una decena de diputados en el Parlamento andaluz y dejaba a Susana Díaz al borde de perder el Gobierno. Su encuesta fue la única que se publicó esa tarde.

El presidente de GAD3 disculpa los errores de otros pronósticos publicados días antes del suyo y explica que el voto se decide ahora "en el último momento". Michavila cree que si la ley sigue prohibiendo la publicación de sondeos en la última semana de campaña, lo que se hace es dificultar el trabajo de quienes quieren acercarse desde la ciencia a la realidad de las cosas electorales. 

Este sociólogo no es tan comprensivo con el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), bajo la actual dirección de  José Félix Tezanos, a quien acusa de "haber dilapidado la credibilidad del instituto". 

Tras su acierto en la tarde del 2D, Michavila no para de dar entrevistas en las que, a veces, se le otorga la condición de 'oráculo'. A las preguntas cuya respuesta desconoce, él responde: "No lo sé, porque aún no lo he preguntado. Esto no es brujería, es ciencia".

Acaba de salir un CIS con datos de hace un mes y que le da al PSOE 12 puntos de distancia sobre el Partido Popular... ¿Para qué sirve una encuesta de estas características?

Uff. A ver... Las encuestas de hace un mes son pleistoceno. Nos sirven para saber lo que pasaba. También nos sirven para saber que el CIS todavía no se ha enterado que ha habido unas elecciones en Andalucía. En lugar de reconocer que su método de valoración es una barbaridad y que todos les dijeron que había que hacer cocina, de nuevo vuelven a no hacer cocina y aplican una simple regla de tres. Ahora, por lo menos, ya lo reconocen en la ficha técnica. Antes, ni eso. 

¿Dónde ubicaría usted ahora la distancia entre PSOE y PP?

No lo sé porque no he hecho encuesta después. Y hasta que no la haces, no lo puedes saber. Esto no es brujería, como dice Tezanos. Esto es ciencia. La distancia es claramente menor, pero no sé dónde estaría.

Ese CIS, publicado este miércoles, le da un 2,5% a Vox a nivel del Estado. En su opinión, ¿dónde está Vox?

Lo que sí sabemos es que el votante de Vox, al igual que el de Podemos, es muy fácil de medir. Es un votante muy convencido y no oculta su voto. Ahora sabemos que en Andalucía ha estado en el 10% y que seguramente eso haga que ahora en nivel nacional esté más alto. Mientras no lo preguntemos, no lo podremos saber. 

Si el votante de Vox es muy fácil de medir, ¿cómo es posible que nadie les viese llegar con la potencia con la que han llegado? 

Es lo que está pasando en todo el planeta y en todas las democracias. Está pasando lo mismo que con las audiencias. Vuestro lector hace 20 años estaba yendo a un quiosco a por la prensa y cambiaba su visión de las cosas por las mañanas. Sin embargo ahora estamos viendo de todo en nuestros móviles y en tiempo real. Antes, cuando salía el CIS, hasta que la gente no ponía la radio o compraba un periódico no se enteraba. 

Ahora se decide el voto más tarde. Eso no quiere decir que Vox tuviera un voto oculto, sino que ese voto se ha decidido en el último minuto. Cuando nosotros le damos 10 puntos a Vox es al cerrar el tracking, en el último momento . Tenemos un votante del siglo XXI que decide con reglas electorales del siglo XX.

La tendencia natural es pensar que los votos de Vox vienen del PP pero hay quien interpreta que también reciben votantes de la izquierda...

Con la preelectoral nosotros tenemos detectado que un 10% de voto de Vox viene de la izquierda. Sobre todo un votante varón. Ahora tenemos que hacer análisis postelectorales más precisos para verlo. 

Vox bebe principalmente de un votante conservador del PP, otro 20% de Ciudadanos y luego también de abstencionistas de hace cuatro años, nuevos votantes que han superado los 18 años...

¿Tienen estudiado por género cómo es el votante de Vox?

Prácticamente un 70% de los votantes de Vox son varones, menores de 65 años y, en su mayoría, de derechas. 

¿Tiene sentido que se mantenga la prohibición de publicar encuestas en la última semana de las campañas electorales?

A mi juicio, ninguno. Y lo que es peor, hay países como Panamá o Chile donde, como las encuestas fallan porque les prohíben publicar en los últimos diez días, lo que está haciendo el legislador es ampliar la veda. Ya han muerto las encuestas allí. 

¿Para qué sirven las encuestas? 

Soy un convencido de que la democracia sin periodismo libre y sin encuestas no existiría. La encuesta de voto sirve para que elector, cuando vaya a las urnas, tenga una imagen más real de para qué va a servir su voto. Y por eso es importante que las encuestas se acerquen lo más posible al resultado final y que cada uno pueda decidir si se queda en casa o vota a quien considere. 

Si no hubiera encuestas, al final, la democracia se limita a que el votante va cada cuatro años a votar y ya no se le vuelve a preguntar más. Eso supone volver al siglo XIX, donde no existía ninguna herramienta científica... No ha habido una herramienta de empoderamiento de políticas de la mujer como las encuestas. Ninguno. Si desaparecen las encuestas, al político lo único que le llega es el hombre varón blanco que vive en las capitales y sabe leer. 

Sin embargo las encuestas tienen otra cara: la capacidad para generar opinión e influir. ¿Empujan las encuestas a los votantes?

El domingo pasado se debatía si yo iba a poder publicar la encuesta o no, porque había unos ciudadanos todavía votando a última hora en Sanlúcar. El político se cree que la encuesta condiciona el voto muchísimo más de lo que lo condiciona. Si no hubiera nunca encuestas y apareciera una podría impactar muchísimo. Pero en la medida en que hay muchas diversas, el ciudadanos está educado ya en darles o no credibilidad. Las encuestas aportan mucho en el debate público. 

La encuesta del CIS es pública y cuenta con muchos medios, concretamente con un presupuesto de ocho millones de euros. Cuando un estudio como este, que pagamos todos, falla de manera tan clamorosa, ¿debería dimitir quien la dirige?

No contesto.

De acuerdo...

El problema no son los ocho millones de presupuesto. El problema de la actual metodología y de la prepotencia del equipo político del CIS es haber dilapidado la credibilidad del instituto, que se ha ido trabando con técnicos de esa casa con los 22 presidentes anteriores. Ese es el gran problema. O cambian el método de estimación de voto y se vuelve a hacer ciencia en el instituto público o lo mejor es que dejen a quienes de verdad sí saben analizar. 

¿Están enfadados ustedes con que el CIS, con la decisión de hacer una encuesta mensual, les haya reventado el mercado?

Nunca nos ha entrado tanto negocio. Esta misma entrevista no me la habrías hecho si hubiéramos conocido un CIS normal. Al final los clientes, del tipo que sean, lo que quieren es gente que realmente acierte, no gente que les mienta. La peor mentira en democracia es mentir en nombre de los ciudadanos.


Fuente: eldiario.es


¿Cómo obtener más espacio gratis en tu bandeja Gmail?

publicado a la‎(s)‎ 9 oct. 2018 2:51 por Ricardo Cob   [ actualizado el 9 oct. 2018 4:51 ]



¿No tienes espacio suficiente en tu bandeja de Gmail? Tranquilo. Con estos trucos podrás conseguir más almacenamiento gratis para tu bandeja de e-mail y disfrutar de mayores opciones. 


Esto es lo que debes saber si quieres obtener espacio gratis en tu correo electrónico - 08.10.2018

¿Te quedaste sin espacio en Gmail? Descuida. En este artículo te explicaremos cómo obtener más espacio en tu mail sin tener que pagarle mensual a Google, es decir, totalmente GRATIS. Pero primero debes saber que la capacidad de almacenamiento de tu cuenta de correo electrónico es limitado y que los 15 GB que Google te ofrece libremente se comparten con otros servicios que probablemente usas en la misma plataforma como Google Drive o Google fotos.

La alternativa que te da Google cuando te quedas sin espacio en tu bandeja de entrada es pagar para aumentar almacenamiento en el Drive. Por 1,99 € al mes obtendrás 100 GB más de espacio y por 9,99 € mensuales tendrás 1 TB.

Sin embargo, existen algunos trucos, compartidos por la BBC, que te permitirán obtener espacio de almacenamiento GRATIS, aunque antes, para conocer cuánto espacio te queda pincha aquí.


1. BUSCA Y ELIMINA LOS CORREOS QUE OCUPAN MÁS ESPACIO

En Gmail, para localizar los correos electrónicos que más espacio ocupan tienes que escribir en la barra de búsqueda la palabra inglesa ‘larger’ (más grande de) o ‘size’ (tamaño), seguida de dos puntos y luego el tamaño de los archivos que desees eliminar.

Con esta acción Gmail te mostrará los correos con peso igual a mayor al determinado, y solo tendrás que borrarlos para liberar espacio.

Además, si buscas mensajes de hace más de un año, debes colocar en la barra ‘older_than:1’ (más viejo que un año).

2. ELIMINA ARCHIVOS SEGÚN SU TIPO ESPECÍFICO

Otra opción para aumentar el espacio de almacenamiento de tu Gmail completamente gratis es buscar archivos según su tipo específico y eliminar los que más ocupan. Si pones en la barra de búsqueda ‘filename:mp3’, aparecerán todos los archivos mp3 y podrás deshacerte de ellos.

Si tecleas ‘filename:jpg’ te mostrará todas las imágenes en ese formato, y así podrás encontrarlas rápidamente y borrarlas.


3. DESCARGA LOS ARCHIVOS QUE QUIERAS GUARDAR

Si quieres salvar algunos correos importantes para ti solo necesitas entrar a Takeout y generar un archivo con todos los datos de sus productos. Para ello debes seleccionar los productos de Google que quieres incluir en tu archivo, es decir Gmail, y exportar una copia.

Antes de enviar el enlace a tu Gmail debes personalizar el tipo y el tamaño del archivo y desde dónde deseas que se descargue: Drive, Dropbox o OneDrive. Entre más peso tenga más tiempo tarda en crearse, puede demorar incluso varios días.


4. ANULA SUSCRIPCIONES Y ELIMINA NOTIFICACIONES

Aunque no lo creas las notificaciones y las suscripciones que llegan a tu correo electrónico pueden ocupar gran cantidad de espacio de tu bandeja de entrada.

Para deshacerte de esos mensajes innecesarios primero debes identificar cuáles son las notificaciones que más recibes, normalmente corresponden a las redes sociales, así que si escribes @facebook o @twitter podrás eliminarlas de forma rápida.

Otra alternativa es anular las suscripciones que no son prioritarias. Dentro de este tipo de correos Gmail destaca en la parte superior un vínculo para poder anular la suscripción (‘Cancelar suscripción’).

En caso de que el remitente no responda a tu petición, Gmail redireccionará esos mensajes al buzón de spam.


5. DEPURA REGULARMENTE LA CARPETA DE SPAM Y LA PAPELERA

Si bien los correos electrónicos que envías a la papelera desaparecen en 30 días, si necesitas espacio puedes vaciar antes, y para ello solo debes hacer clic encima de la carpeta ‘Papelera’ en el panel lateral izquierdo, y luego en ‘Vaciar papelera’.

Otra opción para conseguir espacio gratis en tu correo de Gmail es eliminar periódicamente los archivos de la carpeta spam.


¿CÓMO SINCRONIZAR MÁS DE UNA CUENTA DE GMAIL?

Si tienes más de un correo de Gmail o quieres organizar otros correos al mismo tiempo que el tuyo, puedes hacerlo desde una misma bandeja. En la pestaña de Cuentas e importación, podrás ver la opción que dice “Añadir otra dirección de correo tuya”. Además, te permite configurar cuál de esos correos utilizar como defecto para enviar correos.


Es imposible reír y estar enfadado.

publicado a la‎(s)‎ 8 jun. 2018 8:40 por Ricardo Cob   [ actualizado el 8 jun. 2018 8:49 ]


No cabe duda de que el humor es positivo para el ser humano. La risa y la jovialidad tienen una repercusión directa en el estado de salud mental y físico. Las personas con sentido del humor sufren menos estrés, son más creativas, se comunican y relacionan mejor, saben afrontar los conflictos con menos sufrimiento y son capaces de crear ambientes de trabajo agradables. La risa y la seriedad en el trabajo son perfectamente compatibles, y además deseables porque juntas logran un rendimiento superior.

Hace unos años algunas empresas prohibían reír en horas de trabajo. Hoy en día son cada vez más las organizaciones que buscan el sentido del humor como una competencia más entre sus empleados. Es el caso de Southwest Airlines, una de las mayores aerolíneas comerciales del mundo, que lo pide como requisito para trabajar en la compañía.

El sentido del humor nace con nosotros, pero que para sacarle verdadero partido en las diferentes facetas de la vida hace falta conocerlo y entrenarlo.

El humor es la distancia más corta entre dos personas, por eso las relaciones sociales mejoran cuando hay risas por medio. El humor es una herramienta excepcional para lograr una mejor convivencia en todos los campos, tanto en el personal como con la pareja, la familia y los amigos.

Si queremos manejar el humor de forma efectiva, debemos aprender a ver las cosas de otro modo, a utilizar más el hemisferio derecho del cerebro, donde se encuentra la base de la creatividad, la imaginación y el ingenio. Potenciar el sentido del humor, aprender a reírse de uno mismo, aplicarlo al trabajo, sobre todo en situaciones difíciles, es realmente posible aunque creamos que nosotros no somos capaces de hacerlo.

Para empezar, debemos saber que todos tenemos nuestro propio carácter, y también un humor propio que es el que conviene desarrollar. Un humor con el que nos sintamos a gusto, que se corresponda con nuestra personalidad, y que fluya de un modo natural es fundamental para no sentirnos ridículos.

Este trabajo no es fácil, reconoce el profesor, lleva su tiempo, pero los resultados pueden ser sorprendentes.

La mayor enfermedad laboral del mundo desarrollado es el estrés, recuerda el profesor. El humor y la risa causan efectos opuestos al del estrés y son también el mejor remedio contra la agresividad. La risa desactiva la agresividad porque no es posible enfadarse y reírse a la vez, la maquinaria que hace funcionar el cerebro no lo permite. El cerebro segrega adrenalina y cortisol, dos sustancias que nos preparan para el ataque y tensan el cuerpo cuando nos enfadamos. Si nos reímos, las catecolaminas y las endorfinas, ambos opiáceos naturales, nos relajan y dan placer.

Nuestro cerebro no puede hacer las dos cosas a la vez, por eso, si logro ver con humor los problemas, evitaré la agresividad. Si vemos un insulto de forma negativa nos molestará, pero si lo vemos como una opinión estúpida que no merece tenerse en cuenta como algo serio, podremos restarle importancia y reírnos de ello. De ahí el lema: "Cuando te enfades, ríete". La visión diferente que nos ofrece el humor conviene dirigirla primero a nosotros mismos. Nos han enseñado que tenemos que corregir nuestros defectos y aspirar a la perfección. Hemos olvidado la importancia de «querernos a nosotros mismos con lo bueno y lo malo que tenemos», a «amarnos tal y como somos», de manera que si vemos a otra persona con defectos recordemos que nosotros también los tenemos y eso nos hará más cercanos y humanos. Esta idea conecta con la asertividad, una cualidad que encontramos en un estadio superior ya que, «sólo si me quiero a mí mismo puedo ser asertivo» y así «expresar lo que debo y exigir mis derechos». Al poner límites a los demás, la persona defiende mejor su dignidad y lo que considera justo, aún a costa de que otros se molesten. «Si dejo que pisen mis derechos o que abusen de mí, no me siento bien y no podré reírme de mí mismo». Hoy en día los psiquiatras ya no viven de locos sino de depresivos.

La depresión, la ansiedad y el estrés afectan al cuerpo y a la mente manifestándose en múltiples síntomas.

No creo que la risa cure la depresión, porque cuando alguien surge una depresión clínica le es casi imposible reír, y si tratas de contarle historias divertidas a veces le hundes más, pero sí creo en el valor del humor y la risa para prevenir la depresión, y crear un ambiente positivo de risa que haga de contrapeso a estas enfermedades causadas por situaciones cada vez más difíciles, para quien reír cuando las cosas van mal es la base de la risoterapia.

¿Por qué se equivocan las encuestas?

publicado a la‎(s)‎ 8 jun. 2018 2:11 por Ricardo Cob   [ actualizado el 8 jun. 2018 2:35 ]

Portadas británicas tras el referéndum que aprobó el 'Brexit'.  
  • Las empresas de demoscopia arrastran varios errores. Erraron con el 'Brexit', con el acuerdo de paz colombiano, con las elecciones generales españolas y con Trump.
  • Los cambios rápidos de tendencia, difíciles de predecir, y la legión de indecisos colaboran en su fracaso.
Hasta hace sólo unos días, Arie Kapteyn era el hazmerreír de los profesionales de las encuestas, un carcamal anticuado del que todos se mofaban porque andaba por ahí haciendo unos sondeos disparatados y completamente a contracorriente que arrojaban escenarios tan impensables como que Donald Trump sería el 46 presidente de los Estados Unidos de América. Menudo chiflado...

Evidentemente, desde el pasado día 8 ya nadie se ríe de Kapteyn, quien se ha convertido en un referente de la demoscopia, la ciencia que trata de medir las opiniones y comportamientos humanos mediante sondeos de opinión. Porque ese viejo profesor de economía de la Universidad de California del Sur ha sido el único que, con sus encuestas para el diario Los Angeles Times, ha sido capaz de prever la victoria de Trump. Ningún otro de los grandes medios de comunicación estadounidenses acertó en sus pronósticos; todos patinaron estrepitosamente al dar como ganadora a Hillary Clinton.

Pero ésta no es la primera vez que los sondeos se equivocan. Las empresas de demoscopia encadenan desde hace meses varios clamorosos errores. Metieron la pata hasta el fondo cuando pronosticaron que, en el referéndum del Brexit de julio pasado, ganarían los partidarios de que el Reino Unido permaneciera en la Unión Europea. Erraron de cabo a rabo cuando dieron por sentado que, en octubre, la mayoría de los colombianos respaldaría el acuerdo de paz negociado entre el Gobierno y los guerrilleros de las FARC. Se confundieron de lleno cuando pronosticaron que, en mayo del año pasado, David Cameron no sería reelegido primer ministro británico.

Fallaron a lo grande en las últimas elecciones generales en España, cuando anunciaron que Podemos adelantaría al PSOE y que, gracias a ese sorpasso, se convertiría en el segundo partido del país. Acaba de suceder también con Nicolas Sarkozy, que ha perdido las primarias de la derecha francesa. Y se estrellaron ruidosamente al ser incapaces de predecir la victoria de Donald Trump en las recientes elecciones presidenciales estadounidenses.

"Es una absoluta exageración decir que últimamente los sondeos están fallando mucho, no es verdad. En el mundo existen alrededor de 600 empresas que los hacen casi a diario, miles de sondeos al año. Y la mayoría aciertan. Hay estudios que muestran que alrededor del 90% dan en el blanco. En Estados Unidos, por ejemplo, han acertado rotundamente", sostiene José Juan Toharia, director de Metroscopia, argumentado que, los días previos a la votación, los sondeos daban a Hillary Clinton una ventaja de entre 1 y 2 puntos sobre Trump. "Y efectivamente la candidata demócrata ha ganado en número de votos. Lo que ocurre es que, en Estados Unidos, el presidente no se elige directamente mediante voto popular, sino que son los delegados de los estados los que lo hacen. Pero los sondeos han acertado: decían que Hillary iba a tener más votos y los ha tenido".

Lo mismo opina José Miguel de Elías, director de Investigación y Análisis de Sigma Dos. "Los sondeos en Estados Unidos decían que Hillary sacaría más votos y los ha sacado". Sin embargo admite que las encuestas no han hecho diana al vaticinar quién sería el ganador en cada uno de los distintos estados, lo que desencadenó que pronosticaran que las llaves de la Casa Blanca irían a manos de Hillary.

"Las mejores encuestas a nivel estatal o regional se hacen con muestras de 400 o 500 personas. Y en estados como Florida o Pennsylvania, en los que Trump se ha anotado la victoria por una mayoría muy estrecha, con muestras así de reducidas no es fácil acertar", añade de Elías, quien también reconoce que las encuestas, con frecuencia, tienen problemas a la hora de recoger con toda su intensidad los cambios de tendencia muy rápidos. Así, explica, tras los comentarios machistas de Trump las encuestas mostraron una subida importante del apoyo a Hillary Clinton. "Pero en los últimos días ambos candidatos se igualaron. Ese movimiento se detectó, las encuestas mostraron cómo la distancia entre ambos candidatos se estrechaba y Hillary, que iba siete puntos por delante de Trump, reducía su ventaja a 1-3 puntos. Pero ese movimiento no se detectó con toda su intensidad porque es muy difícil", afirma.

Para Ignacio Urquizu, sociólogo y experto en análisis político, lo que ha ocurrido en Estados Unidos es sobre todo que ha habido una infraestimación del fenómeno Trump. "Y cuando hay una infraestimación suele ser porque hay voto oculto, gente que no quiere decir a quién va a votar porque es consciente de que esa opción está socialmente mal vista".

El método del éxito

Esa premisa es precisamente la que ha permitido a Arie Kapteyn anotarse el golazo de haber sido el único en dar la victoria a Trump. "Si hemos acertado ha sido por el método que hemos empleado para los sondeos", destaca el héroe del momento. Un método especialmente diseñado por él y otros expertos de la Universidad de California del Sur después de percatarse de que, con los métodos tradicionales, como las llamadas telefónicas, muchos votantes habrían ocultado que pensaban marcar en la papeleta el nombre de Donald Trump.

Para evitar precisamente que esos votos se les escaparan de los sondeos, Kapteyn y su equipo echaron mano del método más antiguo: enviaron a todos los estados americanos miles de cartas con un cuestionario en su interior acompañado de un billete de cinco dólares. Y a quien respondía a las preguntas se le premiaba con otros 15 dólares. Una práctica que, según Kapteyn, es perfectamente lícita, porque participar en un sondeo requiere tiempo y quienes aceptan hacerlo se sienten además más responsables al ser retribuidos económicamente por ello.

Pablo Iglesias, durante el pleno del Congreso de los Diputados el pasado día 22 de noviembre.

De ese modo, seleccionaron una muestra de unas 3.000-4.000 personas a las que siguieron durante 2016. Una muestra representativa de todo el electorado, compuesta por personas que viven en perdidas zonas rurales y que no habían usado nunca un ordenador, y también jóvenes hiperconectados las 24 horas del día.

Como para entonces ya estaban absolutamente convencidos de que muchos de quienes pensaban votar por Trump jamás lo admitirían públicamente, decidieron recurrir a internet para poder mantener el anonimato de los seleccionados para participar en el sondeo. Y a quien no tenía un ordenador en casa o una línea de banda ancha a su disposición, le regalaron una tableta y una suscripción a internet.

Y más: a diferencia de las otras encuestas, que seguían realizando la clásica pregunta de "¿Usted a quién va a votar?", el sondeo de Kapteyn para Los Angeles Times no pedía a los encuestados que eligieran entre uno u otro candidato sino que indicasen en una escala del 0 al 100 cuál era la probabilidad de que votasen por Donald Trump, por Hillary Clinton o por otro candidato. El sondeo también preguntaba a los participantes cual era la probabilidad de que fueran a votar o de que ese día se quedaran en casa. Y gracias a todo eso lograron ver lo que los demás sondeos no vieron: que Trump era el que más posibilidades tenía de ganar.


Una legión de indecisos

Pero, según los expertos, no se trata sólo de que haya habido voto oculto, sino también de que hay una legión de indecisos. "Vivimos una fase de crisis política, de crisis de representación, en la que hay muchos huérfanos políticos, mucha gente que no se siente representada por ningún partido. Esa cifra llegó a tocar en España, en 2014, el 55%, multiplicando directamente por dos la que era habitual. Es gente que no sabe a quién votar, porque no se siente representada por ningún partido. No es que mientan, es que realmente no saben a quién votar", subraya Urquizu.

También José Miguel de Elías destaca que, si las encuestas han fallado, ha sido en parte porque los partidarios de Trump eran conscientes de que su opción estaba socialmente mal vista. "Y para evitar esa vergüenza muchos no es que mintieran, es que declinaban participar en las encuestas. En un escenario muy ajustado, en una situación casi de empate al 50%, el no recoger el voto de esa gente puede llevar a patinar".

Con el agravante de que, a decir del director de Investigación y Análisis de Sigma dos, cada vez más vivimos en sociedades profundamente divididas casi al 50%, sociedades partidas en dos. "Lo hemos visto en las recientes elecciones en Estados Unidos, en el Brexit o en España. Y eso hace más difícil las encuestas".

El mundo cada vez es más complicado. "La sociedad cada vez es más compleja, registra una explosión de pluraridad que hace que cada vez sea más difícil captar la realidad. Por ejemplo: dos personas de la misma edad, del mismo sexo, del mismo nivel de estudios, del mismo barrio y con salarios similares pueden votar cosas completamente opuestas. En los años 80, sin embargo, no eran habituales esas diferencias", precisa Toharia.

Los expertos subrayan asimismo cómo los sondeos no son predicciones al milímetro de lo que va a pasar. "Recogen un estado de ánimo, y punto. Y ese estado de ánimo puede cambiar desde que se realiza la encuesta hasta el momento en que tiene lugar la votación. Además, podemos fallar en la interpretación", en palabras del director de Metroscopia. "Las encuestas no son bolas de cristal. El futuro no lo escriben los sondeos sino las personas", remacha Urquizu.

Fuente: El Mundo

Incidencias en el trabajo de campo.

publicado a la‎(s)‎ 14 mar. 2018 12:55 por Ricardo Cob   [ actualizado el 15 mar. 2018 9:02 ]




El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define incidencia como “acontecimiento que sobreviene en el curso de un asunto o negocio y tiene con él alguna conexión”. Esta definición genérica, en el ámbito de la investigación con encuestas, se refiere fundamentalmente a los acontecimientos que tienen lugar entre la planificación de la recogida de información y lo que realmente se obtiene. Es decir, sería la diferencia entre lo planificado y lo obtenido; entre la muestra teórica y la realmente conseguida.

Veamos el asunto con más detenimiento considerando –para ello– las fases en una investigación mediante encuesta. La literatura especializada en la materia señala que tras el diseño muestral se lleva a cabo una formación de los encuestadores que realizarán el trabajo de campo con el fin de recoger la información con la mayor calidad. Posteriormente se realiza una revisión de los cuestionarios respondidos utilizando pruebas de consistencia y otros sistemas de validación, y después se procede a codificar las preguntas abiertas y a la grabación de la información. Por último el análisis de datos y la redacción del informe. Dentro de este proceso, ¿dónde tienen lugar las incidencias que definimos en el párrafo anterior? Sencillamente, no se localizan.

No aparecen en el proceso de investigación descrito en el párrafo anterior porque se han enunciado las fases de la investigación de modo general, del mismo modo que no se aprecian las calles de las ciudades en un mapa de carreteras de escala reducida. Ahora bien, si entramos en detalle en cada una de las etapas –esto es, si se “amplía la escala” del mapa referido– es posible detectar con claridad el tipo de incidencias y el momento en el que aparecen. Las incidencias, aunque no se detectan en el proceso de investigación ideal, están muy presentes en la investigación real, fundamentalmente durante el trabajo de campo. No obstante, resulta sorprendente que la literatura especializada en nuestro idioma no haya prestado ninguna atención a las incidencias. Es –por así decirlo– como si no existieran.

La mayor parte de las incidencias ocurren en el momento en el que los entrevistadores tratan de localizar a las unidades a entrevistar, aquellas que han sido seleccionadas en el diseño muestral. En ese proceso de búsqueda se producen diversas situaciones que, en muchos casos, impiden la realización de la entrevista a las personas fijadas. Nos estamos refiriendo a problemas de localización del encuestado, falta de cooperación, rechazo, inexistencia del encuestado, etc. Teniendo en cuenta este hecho podríamos proponer una primera definición del término incidencias: “el conjunto de estados finales en los que quedan clasificadas las unidades de la muestra cuyo cuestionario no ha sido recogido” (Mejias, 2005: 4).

Desde nuestro punto de vista se trata de una definición un tanto reduccionista en la medida que no incluye aquellas unidades que –aunque han sido recogidas– no corresponden a lo planificado en un primer momento en el diseño muestral. Dicho de otro modo, la definición anterior obvia los cuestionarios que han sido respondido por unidades muestrales distintas a las consideradas en la fase de diseño muestral, cuestionarios que han recogido información de unidades diferentes a las originariamente diseñadas. Desde nuestro punto de vista el término incidencia se refiere a ambas situaciones, tanto a cuestionarios cumplimentados (pero respondidos por unidades diferentes a las
originariamente planificadas) como a cuestionarios no respondidos (unidades de la muestra cuyo cuestionario no ha sido recogido).

Estudiar con detalle el origen de cada una de estas situaciones ayudará a comprender mejor la definición propuesta. Comenzando con la última parte de la definición, la existencia de cuestionarios aún no respondidos puede tener su origen en dificultades de acceso (o no localización) a la unidad muestral, o en rechazos de cooperación. Los problemas de acceso–localización pueden estar originados por: 

1) Direcciones incorrectas. 
2) Viviendas inexistentes 
3) Viviendas inaccesibles 
4) Viviendas dedicadas a otros fines (oficinas, tiendas, etc.). 
5) Viviendas que no son residencia habitual.
6) Viviendas donde no se recibe ninguna respuesta. 

Las cinco primeras situaciones son debidas a problemas en el marco muestral, puesto que se han considerado como unidades muestrales elementos que realmente no forman parte del universo.
La última de las situaciones apuntadas en el párrafo anterior, la visita a viviendas donde no se recibe respuesta, puede estar generada por realizar llamadas en horas intempestivas, porque se trata de viviendas vacías o porque son individuos extremadamente difíciles de localizar. La realización de revisitas (o rellamadas en encuestas telefónicas) en diferentes horas y días de la semana junto con una buena supervisión personal, permitirá conocer de cuál de las dos situaciones se trata. Tras visitar una vivienda a diferentes horas y días de la semana la “unidad no contactada” pasará a denominarse como “vivienda vacía” o "vivienda sustituida". Una vivienda vacía es una unidad incluida erróneamente en el marco muestral, y que –por tanto–deberá ser eliminada.

El Centro de investigaciones Sociológicas recoge, en todos sus estudios realizados desde noviembre de 1996 (Núñez Villuendas, 2005: 222), información sobre el control del trabajo de campo donde se incluyen las siguientes incidencias: dificultad de acceso al edificio, viviendas en las que no hay nadie, viviendas en las que se niegan a recibir ninguna explicación, negativas de varones a realizar la entrevista, negativas de mujeres a realizar la entrevista, contactos fallidos por no cumplir cuotas, contactos fallidos por no ser una vivienda, y viviendas de inmigrantes.

En las encuestas telefónicas los problemas de acceso son similares, apareciendo algunas variaciones como números de teléfono inexistentes, teléfonos de viviendas situadas en otra dirección, teléfonos que no corresponden a viviendas habituales, y teléfonos que comunican constantemente. Todas estas situaciones corresponden a problemas en el marco muestral, excepto la última que puede tener su origen en problemas técnicos del aparato. La forma de solucionar las cuatro primeras será la eliminación de esas unidades del marco muestral (al tratarse de unidades que no
forman parte del universo), mientras que la quinta requerirá volver a intentar un contacto con el hogar en momentos diferentes. Ahora bien, la ventaja del teléfono es la facilidad para hacer rellamadas a diferentes horas y días distintos con un bajo coste económico, como se demostrará más adelante.

Todas estas situaciones –tanto en la encuesta personal como en la telefónica– traen como consecuencia una reducción del tamaño muestral, afectando así a la estabilidad de las estimaciones. Para evitar ese efecto las unidades no localizadas son sustituidas por otras. En ocasiones –y fundamentalmente en el ámbito de la investigación privada de opinión y mercados– no se realizan las revisitas y se opta por sustituir directamente las viviendas donde nadie responde.
Además de las dificultades de acceso–localización, las incidencias se producen también por rechazos de cooperación; por manifestaciones expresas de que no se desea cooperar en la investigación. Estas negativas pueden ser producidas por la persona que “abre la puerta” (negativa del hogar), o por la persona seleccionada. En la mayor parte de las investigaciones con encuestas la decisión de responder a un cuestionario es voluntaria, a excepción de las investigaciones a empresas realizadas por los institutos oficiales de estadística, donde las unidades seleccionadas tienen obligación de cooperar y son amonestadas cuando no lo hacen.

Existen varias estrategias para reducir el efecto de los rechazos, y se diferencian según el momento de utilización: inmediatamente después de producirse el rechazo (y frente a la persona que rechaza) o en momentos posteriores (Díaz de Rada, 1999: 77–103). Al primer grupo pertenecen volver a explicar el propósito de la investigación, utilizar cartas de presentación, insistir en el anonimato y confidencialidad de las respuestas, explicar los beneficios de la cooperación para el grupo social al que pertenece, y utilizar gratificaciones. Las estrategias utilizadas una vez terminado el contacto con la vivienda son, básicamente, las siguientes (Smith, 1983: 388-392): utilizar información de los entrevistadores para conocer las características de los que rechazan cooperar; preguntar a las personas que no han colaborado sobre las causas y motivos de ese comportamiento; realizar un segundo muestreo entre los que no han cooperado con el fin de considerar a éstos como una muestra representativa de los rechazos; y sustituir a los que no responden añadiendo a la muestra nuevas unidades que reemplazan a los que rechazan cooperar.
Otras estrategias para mitigar la influencia de los rechazos están basadas en la realización de ajustes o ponderaciones de las entrevistas realizadas. Téngase en cuenta que estas últimas estrategias no reducen la no respuesta, sino que mitigan su influencia modificando los pesos de determinados entrevistados.

Nos centraremos en la sustitución a los que no responden, por ser la más utilizada en la investigación con encuesta realiza en nuestro país. Esta sustitución consiste en añadir a la muestra nuevos elementos –denominados como reservas– para reemplazar a los entrevistados que no responden. Se trata de una de las estrategias más utilizadas en la actualidad, y permite solucionar rápidamente el problema de la no respuesta y obtener tamaños muestrales representativos.
El recurso de la sustitución, esto es, el reemplazamiento de unas unidades por otras, tiene como objetivo el mantenimiento del tamaño muestral con el fin de conservar la precisión de las estimaciones, aunque el empleo de nuevas unidades supone una “alteración del diseño muestral inicial”. Explicadas las razones de la existencia de cuestionarios no respondidos, hemos llegado a la segunda parte de la definición, aquella que se refiere a las incidencias producidas por “cuestionarios respondidos por unidades diferentes a las originariamente planificadas”.

Toda esta explicación nos lleva a plantear la siguiente pregunta: ¿tanta importancia tiene el reemplazo de unas unidades por otras en la “exactitud” de una investigación?. Se trata de una estrategia que, en principio, permite mantener fácilmente (y con bajo coste) el tamaño muestral, y se fundamenta en la hipótesis que esas unidades son semejantes a las que no han respondido. Como son semejantes, ¿qué más da entrevistar a unas que a otras?. El problema de esta
estrategia es que no se sabe con certeza hasta que punto los reservas son semejantes a los titulares. De momento alguna diferencia presentan, ya que unos han sido localizados y los otros no.
De modo que la adecuación de esta estrategia estará en función de dos aspectos; el número de incidencias localizadas y las características de éstas.

Un escaso número de unidades que no cooperan –aún cuando existan grandes diferencias entre las unidades originales y las reservas– afectará ligeramente a la extrapolación de resultados. Lo mismo ocurre cuando se produce una escasa diferencia entre las unidades originales y las reservas, pero afectando a muchas unidades. 

Así, por ejemplo, la Encuesta Social Europea (Cuxart y Riba, 2005). Una de las desventajas de esta estrategia es la escasa información obtenida de los que no cooperan, mucho más en nuestro país donde la mayor parte de la población vive en pisos. Observar el exterior de estas viviendas proporciona escasa información sobre las características de los que ahí residen; caso diferente de lo que ocurre en otros países –con otro tipo de construcción– donde la observación de la vivienda (presencia de juguetes en el jardín, coches aparcados, etc.) proporciona un gran número de “pistas” al encuestador (National Centre for Social Research, 1999b).

Para aumentar la cooperación se utilizan incentivos y, generalmente, tan sólo se aplica una parte del cuestionario. Esta misma estrategia se utiliza también cuando las unidades seleccionadas son incapaces de contestar. En la encuesta sobre Equipamiento y uso de tecnologías de la información y comunicación en los hogares –siguiendo con un ejemplo citado con anterioridad– en el 1,55% de las visitas no se pudo hacer la entrevista por incapacidad para contestar por parte de la persona
seleccionada. 

De todo lo señalado anteriormente se desprende que las incidencias son el punto más débil de la investigación por encuestas, y pueden poner en tela de juicio la representatividad de los resultados obtenidos. Hablar de problemas de representatividad implica poner en duda la gran ventaja de la encuesta, su razón de ser. Del mismo modo que otros científicos estudian los motivos por los que se caen los puentes, o las razones por las que se mueven los túneles, o porqué se resquebrajan los edificios,... nos parece fundamental mostrar los puntos más débiles de la técnica de la encuesta; y cómo éstos son resueltos por distintos profesionales. Hemos de reconocer –y de agradecer también– la valentía de los colaboradores y de los organismos donde realizan su actividad, al mostrar las incidencias de sus investigaciones. Aunque actualmente numerosos organismos internacionales presentan las incidencias en la explicación técnica de cada investigación, debemos tener en cuenta que esta forma de proceder es muy reciente en nuestro país.

Teniendo en cuenta que la presencia de incidencias implica mostrar las situaciones donde la representatividad estará peor conseguida, es importante insistir en que nuestro objetivo es estudiar las incidencias para mejorar el trabajo de campo y –de este modo– mejorar la investigación con encuesta que se realiza en nuestro país. Sintetizando, hablaremos aquí de lo que “no está en los manuales sobre investigación”, pero con lo que se encuentran diariamente los
profesionales del sector. El objetivo es, en definitiva, conocer cómo estos profesionales afrontan la presencia de incidencias, cómo se enfrentan cada día a una realidad que “difiere mucho de lo que explican los manuales de investigación mediante encuesta”.

De cualquier forma la triste realidad es que uno de los principales problemas en la encuestas personales es que nunca se ha considerado la importancia de la profesionalización de los entrevistadores, siempre se les ha restado importancia y prácticamente nunca se ha tenido en cuenta sus opiniones y sugerencias salvo en raras excepciones como la Encuesta del Banco España. Otra gran deficiencia de las investigaciones sociológicas  de nuestro país es la escasa formación que se da a los entrevistadores y la inseguridad laboral en la que viven a pesar de ser una parte fundamental de cualquier investigación.


En Francia no fallan las encuestas: así se hace el recuento de votos tras el cierre de las urnas.

publicado a la‎(s)‎ 10 may. 2017 3:32 por Ricardo Cob   [ actualizado el 10 may. 2017 3:34 ]



Los sondeos a pie de urna están prohibidos por la autoridad electoral. Los medios publican estimaciones de voto.  07/05/2017 

Carteles electorales de los dos candidatos a ocupar el Elíseo   

En las elecciones en Francia, se dan algunas peculiaridades frente a las de otros países, como España. Las urnas permanecerán abiertas en la mayor parte del país hasta las siete de la tarde y hasta una hora más tarde en las grandes ciudades. Esa hora de diferencia permite que se elaboren estimaciones a partir de voto real en una serie de mesas seleccionadas, que representan de modo fidedigno el electorado nacional.

De este modo, cuando se clausuran los colegios en todo el territorio nacional, a las 20.00, ya hay unas estimaciones que con gran exactitud apuntan el resultado final. No se trata de encuestas a pie de urna, que están prohibidas por la autoridad electoral del país, sino de estimaciones, explica a ABC el presidente de GAD3, Narciso Michavila. «Tradicionalmente, los pequeños municipios cerraban a las 18:00 y los institutos tenían dos horas. Ahora han tenido que duplicar la muestra de mesas porque ha habido una hora menos, también para evitar que haya filtración», explica el experto.

De hecho, como sucedió en la primera vuelta el pasado 23 de abril, durante la noche electoral las webs de los medios de comunicación franceses no van informando en tiempo real del recuento que va haciendo el Ministerio del Interior, sino que suelen dejar fijo el resultado de las estimaciones que se han dado a conocer a las 20.00 horas, ya que consideran que reflejan mejor la realidad que un escrutinio que, al empezar por pequeñas poblaciones, no resulta significativo hasta que no se encuentra muy avanzado.

El pasado domingo, en la primera vuelta, Marine Le Pen fue ganando durante horas en el recuento oficial y la balanza se fue inclinando a favor de Macron a medida que se acercaba al 100%.

Además, hay otros factores importantes que contribuyen a la exactitud de esas estimaciones, como el alto porcentaje de participación que se suele dar en Francia y el hecho de que las elecciones se celebren en circunscripción única



Prueba G Suite y consigue un 20% de descuento.

publicado a la‎(s)‎ 4 may. 2017 6:22 por Ricardo Cob   [ actualizado el 7 feb. 2019 11:57 ]


G Suite es un paquete de aplicaciones de productividad basado en la nube que ayuda a los equipos a comunicarse, colaborar y trabajar desde cualquier lugar y dispositivo. Es fácil de configurar, usar y administrar. Así, tu empresa se puede centrar en las cuestiones realmente importantes.

Millones de organizaciones en todo el mundo confían en G Suite para el correo electrónico profesional, el almacenamiento de archivos, las videoconferencias, los calendarios online, la edición de documentos y mucho más.

Ve un vídeo u obtén más información aquí.

Estos son algunos aspectos destacados:

Correo electrónico empresarial para tu dominio

Es importante ofrecer un aspecto profesional; para tus comunicaciones, utiliza una dirección personalizada como tu@tuempresa.com. Las funciones de Gmail, que son simples y potentes, lo ayudan a desarrollar la marca y trabajar mejor.

Accede a tu contenido desde cualquier lugar y dispositivo

Consulta el correo electrónico, comparte archivos, edita documentos, participa en videoconferencias y mucho más, ya estés desplazándote, en la oficina o en casa. Puedes continuar el trabajo donde lo dejaste desde un ordenador, un tablet o un teléfono.


Herramientas de administración de nivel empresarial

La potente configuración administrativa te proporciona un control absoluto sobre los usuarios, los dispositivos, la seguridad y otros elementos. Tu información siempre te pertenece y se irá contigo si cambias a otras soluciones.

Con cada código promocional se obtiene un 20% de descuento durante el primer año en los planes G Suite Basic y G Suite Business. Cada código se puede canjear una sola vez.

G Suite Basic
Código de ES no utilizado | Caducidad 08/2019
9APFKTDRRPLMF99
G Suite Basic
Código de ES no utilizado | Caducidad 08/2019
PATLQEXLMVMHWJ3


Si necesitas más códigos promocionales ponte en contacto.

Las primeras encuestas.

publicado a la‎(s)‎ 24 abr. 2017 6:26 por Ricardo Cob   [ actualizado el 24 abr. 2017 6:28 ]



En 1936, Literary Digest utilizó una muestra significativa de 2.3 millones de votantes, en la cual habían determinado que la población norteamericana tendía a simpatizar con el Partido Republicano. Una semana antes del día de las elecciones presidenciales, fue reportado que Alf Landon del Partido Republicano era, de lejos, mucho más popular que Franklin D. Roosevelt del Partido Demócrata. Al mismo tiempo, George Gallup condujo una encuesta mucho más pequeña, pero con mejores bases científicas, utilizando muestras demográficas representativas. Gallup predijo la victoria de Roosevelt, en 1936, (quien fue reelecto cuatro veces) generando el primer hito en la historia de las encuestas de opinión pública.

Así, Gallup lanzó una subsidiaria en el Reino Unido, (el British Institute of Public Opinion), donde vaticinó la victoria del Partido Laborista en la elección general de 1945, en contraste con virtualmente todos los otros comentadores, quienes esperaban que el Partido Conservador, liderado por Winston Churchill ganara fácilmente. En Francia creó el Institut Francais d`Opinion Publique, (conocido habitualmente como el IFOP), empleando métodos similares para estimar el estado de la opinión pública.

Al término de la Segunda Guerra Mundial el interés por las encuestas se extendió a casi todos los países. Pero fue tan sólo en la década de los sesenta que las encuestas fueron ampliamente utilizadas, con fines electorales, por los medios de comunicación y los partidos políticos. A contar de entonces, el uso de encuestas ha crecido en términos casi exponenciales.

John F. Kennedy, Presidente de Estados Unidos entre 1961 y 1963, fue el primer candidato a la Casa Blanca que se basó en encuestas para su estrategia de campaña. Comprendió la necesidad de estudiar las opiniones y actitudes del público en general y partiendo de esta idea, utilizó las encuestas para definir los puntos fuertes y débiles que le atribuía la gente, así como para evaluar tanto a sus oponentes como los temas de actualidad y para ayudarle a perfilar la planificación de su campaña.

Una de las encuestas reveló que sólo el 30% de las familias enviaban a sus hijos a la universidad pero que el 80% anhelaban poder hacerlo en un futuro. De modo que, en su campaña por el país, como parte de su estrategia, Kennedy expuso un mensaje sobre la educación dirigido a una audiencia específica. Afirmaba que la educación era una prioridad máxima y que mejoraría las oportunidades de formación para los niños. El público respondió muy bien a este mensaje y, a su vez, a Kennedy.

En una época en la que muchos protestantes no apoyaban a Kennedy porque era católico, el candidato utilizó los sondeos para decidir la trayectoria de su campaña. En función del resultado de las encuestas, Kennedy decidió eliminar 30 estados en las visitas de su campaña en función de la actitud de la gente hacia su condición de católico y dedicando su tiempo y sus recursos a los estados en los que sería mejor recibido.

En los Estados Unidos, las encuestas pueden emplearse incluso para eliminar a una candidatura, que fue lo que sucedió con George Romney, quien se retiró de la carrera antes de las primarias de 1968, y con Walter Mondale antes de las primarias de 1976. La campaña de Hubert Humphrey en las primarias de California de 1972 quedó seriamente dañada por la encuesta California Field que lo mostraba veinte puntos por detrás de McGovern una semana antes de la elección, la que perdió, en rigor, por un margen de apenas cinco puntos.

Partidarios y Detractores

Paul Lazarsfeld, norteamericano de origen polaco, precursor de la Sociología Empírica en Estados Unidos, el año 1950 en su discurso durante el Congreso Anual de la American Association for Public Opinion Research, planteó que era un deber de los investigadores que realizaban encuestas actuar como cronistas de los hechos. Para Lazarsfeld, el potencial de las encuestas radicaba en la capacidad de entregar evidencias objetivas para la interpretación histórica de las sociedades. A su juicio, el valor de las encuestas estaría en documentar las opiniones, sentimientos e inquietudes de las sociedades en momentos determinados del tiempo, dejando de lado las interpretaciones y distorsiones propias de las subjetividad de los investigadores.

Por su parte, en 1971 Pierre Bordieu, el notable sociólogo francés, llegó a afirmar que “la opinión pública no existe” criticando duramente a estos sondeos, por considerar que se trataba de “artefactos” creados por las empresas que realizan este tipo de mediciones. Sus reparos apuntaban a que todos los seres humanos tienen opiniones personales sobre los asuntos que se les consulta, que todos los entrevistados se hacen a si mismos las preguntas que se les formulan en base a categorías cerradas de respuesta y le atribuyen los mismos significados, y que la suma de todas las respuestas supone que todas las opiniones son equivalentes y que tienen el mismo peso social.


8 leyes de Murphy que tienen base científica.

publicado a la‎(s)‎ 31 mar. 2017 6:40 por Ricardo Cob   [ actualizado el 8 jun. 2018 3:06 ]



Estos principios son (a veces) algo más que pesimismo sin fundamento y memoria selectiva



La ley de Murphy dice que si algo puede salir mal, saldrá mal. Este Murphy era el ingeniero aeroespacial Edward Aloysius Murphy y formuló su ley en 1949 después de descubrir que estaban mal conectados todos los electrodos de un arnés para medir los efectos de la aceleración y deceleración en pilotos.

Es innegable que tanto esta ley como las que siguieron, con sus corolarios, principios y máximas, tienen su principal explicación en la memoria selectiva y en nuestros sesgos, como la inclinación a la negatividad, que nos hace temer y recordar más los casos negativos que los positivos o neutros, y el sesgo de confirmación, que nos lleva a hacer caso sólo a los ejemplos que ratifican nuestras creencias.

De todas formas, algunas de estas leyes tienen algo más de fundamento del que puede parecer. A veces incluso cuentan con investigaciones y pruebas que las respaldan.

1. Si algo puede salir mal, saldrá mal

Como recuerdan en Ask a Mathematician, “nada dura para siempre, así que en algún momento todas las piezas de una máquina se romperán”. A lo que podríamos añadir que cuanto más tiempo y trabajo comporte una tarea, más fácil será que en algún momento surja algún contratiempo. Es decir, aunque no todo saldrá mal siempre, ni mucho menos, esta primera ley de Murphy se cumplirá a menudo, a condición le demos tiempo suficiente.

Por cierto, al parecer (este punto no está claro), el enunciado original dice que “si hay dos o más maneras de hacer algo y una de ellas puede resultar en una catástrofe, alguien se decidirá por esta".

2. La tostada siempre cae en el lado de la mantequilla


En 1997 Robert Matthews publicó un artículo en Scientific American en el que recogió pruebas que confirmaban algunas de las leyes de Murphy. Una de ellas: la de la tostada.

Según Matthews, la altura de la mesa es determinante en este caso, ya que la rebanada de pan, untada o no, “no tiene tiempo para dar una vuelta completa y volver a caer bocarriba al llegar al suelo”. Hay que recordar que no lanzamos las tostadas al aire como si fueran una moneda, sino que simplemente se nos caen mientras intentamos, sin éxito, desayunar.

Matthews, que es físico y matemático, ya había publicado un estudio demostrando esta teoría en 1995. Su trabajo fue premiado con un Ignobel, la parodia de los Nobel cuyo objetivo es recompensar las investigaciones que primero hacen reír y luego hacen pensar. Por cierto, la primera ley de Murphy no se llevó este premio hasta 2003.

El propio Matthews explica sus investigaciones en un vídeo. Está en inglés, pero las pruebas y demostraciones se entienden muy claramente.

3. La información más importante de cualquier mapa está en el doblez o en el borde

A veces nos vemos obligados a recurrir a planos y guías en papel, como si estuviéramos en la Edad Media. O en 1998. A menudo nos da la impresión que la información importante de nuestra ruta o destino se pierde en un doblez o en el borde del mapa, obligándonos a tener que ir pasando páginas adelante y atrás para orientarnos.

No es sólo una impresión. Si miramos el ejemplo extraído de Why do buses come in threes, veremos que un borde de un plano de apenas un centímetro supone el 28% del área total. Si ampliamos el borde a dos centímetros, hay un 47% de posibilidades de que el punto que buscamos esté justo ahí. Por este motivo las buenas guías de carretera y planos de ciudades duplican al menos el 30% de la información de cada página.

4. Los pares de calcetines siempre van de dos en dos antes de entrar a la lavadora y de uno en uno al salir de ella

Esta ley viene explicada por la teoría de probabilidades y combinatoria, según el ya citado artículo de Matthews. Con independencia de qué ocurre con estas prendas en la lavadora (un misterio que está más allá de las humildes pretensiones de este artículo), “la pérdida aleatoria de calcetines siempre es más probable que cree el número máximo posible de calcetines impares”.

Si perdemos sólo un calcetín, ya tendremos uno suelto. Como ya no nos pondremos ese calcetín suelto, el próximo que perderemos al hacer la colada será otro que tenga pareja, por lo que ya tendremos dos calcetines desparejados.

Y si perdemos más de uno a la vez, lo más fácil es que sean de pares diferentes, como explica el estadístico Victor Niederhoffer en Daily Speculations. "Si tienes 20 calcetines -10 pares diferentes-, después de perder el primer calcetín, las posibilidades de que el segundo deshaga otro par son de 18 sobre 19, frente a 1 sobre 19 de que sea un calcetín del mismo par". Es decir, si no compramos pares nuevos para reponerlos, corremos el riesgo de acabar con un cajón lleno de calcetines impares.

5. La otra cola siempre es más rápida

Este asunto ya lo tratamos en otro artículo: si nos da la impresión de estar en la cola más lenta es porque 1) la cola más lenta es por lo general la que tiene más gente y, en consecuencia, es la cola en la que es más fácil que estemos y 2) si sólo escogemos una cola y hay, por ejemplo cuatro, hay un 75% de posibilidades de que al menos una de las otras colas sea más rápida que la nuestra. Por tanto, la mayor parte de las veces habrá al menos otra cola que sea más rápida.

Lo mismo se aplica al tráfico, como se explica en Principia Marsupia. En este caso hay que añadir que pasamos más tiempo en el carril lento precisamente porque es el más lento y además pasamos más tiempo siendo adelantados que adelantando.

6. Llevar un paraguas cuando hay previsión de lluvia hace menos probable que llueva

Aunque no hay relación causal entre un hecho y otro (sería un ejemplo de correlación ilusoria), Matthews explica los motivos por los que es muy habitual que acabemos acarreando el paraguas sin necesitarlo. Este autor explica lo siguiente:
Aunque las predicciones de lluvia son cada vez más acertadas, hay que tener en cuenta que si vivimos en un sitio con pocas precipitaciones, la mayoría de las veces se acierta a la hora de decir que NO lloverá.
No nos importa tanto si va a llover a lo largo del día como si va a llover durante el tiempo que estemos en la calle. "Las probabilidades de que llueva en la hora, más o menos, que estés paseando son por lo general muy bajas en casi todo el mundo".
Si tenemos en cuenta ambos factores, es muy probable acabar paseando el paraguas inútilmente porque "incluso las previsiones en apariencia precisas de las que disponemos actualmente no son lo suficientemente buenas para predecir de forma fiable los eventos menos frecuentes".

7. No importa cuántas veces se demuestre una mentira, siempre quedará un porcentaje de personas que creerá que es verdad

Se trata de una de las muchas versiones de una popular frase de Mark Twain, que dijo que una mentira puede dar media vuelta al mundo mientras la verdad aún se está poniendo los zapatos.

Hay muchos motivos que dan la razón, al menos en parte, a esta ley de Murphy. De entrada, los rumores exitosos juegan con nuestras emociones y ansiedades, como hacen leyendas urbanas clásicas como "la chica de la curva". También se dirigen a nuestras inclinaciones y sesgos: a muchos nos pareció graciosísimo que Esperanza Aguirre creyera que Saramago era Sara Mago, por ejemplo, y convertimos el chiste en anécdota porque deseábamos que fuera verdad.

Además, a medida que los rumores se difunden, les damos aún más credibilidad, simplemente por el hecho de que los oímos más. Esto nos lleva a difundirlos, por lo que entramos en un círculo vicioso. Los medios juegan un papel importante en este punto: un estudio del año pasado recogía que muchos medios de comunicación dedican más tiempo y trabajo a propagar rumores falsos que a verificarlos y desmentirlos.

Eso sí, las noticias falsas se resisten a los desmentidos. Vimos un ejemplo hace unos meses cuando volvimos a publicar la historia de Ricky Martin y la mermelada: aún encontramos comentarios en foros y webs que aseguraban que el episodio había ocurrido realmente, pero que nunca se emitió y las grabaciones se destruyeron, siguiendo la retorcida lógica habitual de las teorías de la conspiración. ¿Cómo probar que jamás existió algo que nadie vio y que luego fue destruido?

8. Siempre encuentras las cosas en el último sitio en el que miraste


La razón es que no seguimos buscando después de encontrarlas. “Aquí estaban las llaves, en el tercer sitio en el que busqué. Luego he mirado en el cajón y debajo de la cama, pero ahí no las he visto”.

Por otro lado, si encontramos algo en el primer sitio donde buscamos, no se puede decir que esté perdido, por mucho drama que le pongamos al asunto. Se pueden admitir excepciones. Por ejemplo, si ese primer sitio es una oficina de objetos perdidos.



1-10 of 63