ANOMALIAS EN ORINA


ASPECTO Y COLORCAUSASIGNIFICADO CLÍNICO
IncoloroOrina muy diluidaPoliuria, diabetes insípida.
Amarillo anaranjadoOrina concentradaDeshidratación, fiebre.
Amarillo amarronadoBilirrubina, biliverdina.Hepatopatías.
Lechoso- Abundantes neutrófilos
- Grasas (lipuria, quiluria)
Infecciones bacterianas
Nefrosis, obstrucción linfática
Turbio- HematíesTraumatismos del tracto urinario, anemias hemolíticas, infecciones.
 

- Leucocitos

Pielonefritis, inflamación de vías urinarias.
 - Contaminación fecalFístula rectovesical.
 - BacteriuriaInfección de vías urinarias.
 - Cristales de oxalato de calcio
- Cristales de ácido úrico.
Cálculos renales, diabetes mellitus, enfermedad renal crónica.
Rojo- HemoglobinaHemoglobinuria paroxística nocturna, hemoglobinuria de la marcha, déficit de glucosa 6-P deshidrogenasa, infecciones por clostridios y Plasmodium falciparum.
 - MioglobinaMioglobinuria paroxística y de la marcha, traumas, infecciones.
 - Hematíes.Contaminación menstrual.
Rojo púrpuraPorfirinasPorfirias.
Marrón negro- Acido homogentísicoAlcaptonuria
 - MetahemoglobinaHemoglobina M, metahemoglobinemia adquirida por fármacos.
Azul verdoso
- Indicanos
- Clorofila
- Pseudomonas
Infección intestinal
Desodorantes bucales
Infección bacteriana.

pH: En situación fisiológica el pH de la orina oscila entre 4.6-8.0 con una media de 6.0


SIGNIFICADO CLÍNICO
ORINA ÁCIDA pH < 7.0- Dieta con alto contenido en proteínas de la carne.
- Ingestión de algunas frutas
- Medicamentos como el cloruro amónico, la metionina, el mandelato de metenamina y los fosfatos ácidos que se utilizan para acidificar la orina en el tratamiento de litiasis renal.
- En estados patológicos: acidosis respiratoria, acidosis metabólica como en la cetosis diabética, en la uremia, en diarreas severas y en la inanición.
- Infecciones urinarias por E. coli.
- En déficit de potasio.
ORINA ALCALINA pH > 7.0- Ingesta elevada de vegetales o frutas especialmente cítricos.
- Medicamentos como el bicarbonato sódico, el citrato potásico y la acetazolamida que se utilizan para el tratamiento de litiasis renal.
- Tratamientos con sulfamidas.
- En el tratamiento de la intoxicación por salicilatos.
- Orinas recolectadas en el período post prandial.
- En la alcalosis respiratoria y en la metabólica (vómitos)
- En infecciones urinarias provocadas por gérmenes que desdoblan la urea como Proteus spp, Pseudomonas spp.
- Muestras contaminadas con bacterias que tardan en procesarse y quedan a temperatura ambiente. Por ello el pH elevado en una orina en estas condiciones carece de valor.

DENSIDAD (PESO ESPECÍFICO) DE LA ORINA:

PESO ESPECIFICOVALORES DE REFERENCIA
Recién nacidos1,012
Lactantes1,002 -1,006
Adultos1,001 -1,035
Adultos con ingesta normal de líquidos
1,016 -1,024

PROTEINAS:
La presencia de proteinuria puede ser el indicador más importante en una alteración renal. Sin embargo luego de actividad física, en estado febril, estrés y exposición al frío, puede haber un aumento en la excreción de proteínas en la orina.
Normalmente en el riñón sano se excreta solo una pequeña cantidad de proteínas de bajo peso molecular. Esto se debe a que la estructura de la membrana glomerular no permite el pasaje de proteínas de alto peso molecular.
Las proteinurias se pueden clasificar de acuerdo a su etiología y al mecanismo involucrado:

ProteinuriaSignificado clínico
Funcional no asociada a enfermedad renal- Exceso de ejercicio
- Embarazo
- Proteinuria ortostática
Orgánica asociada a enfermedad sistémica o patología renal- Pre- renal: fiebre, hipoxia renal, hipertensión, mixedema, proteína de Bence Jones.
- Renal: glomerulonefritis, Síndrome nefrótico y lesiones del parénquima
- Post- renal: infección de la pelvis y de los uréteres, cistitis, uretritis o prostatitis.

Se puede predecir el tipo de enfermedad renal por la cantidad y el tamaño de las proteínas presentes:

ProteinuriaSignificado clínico
Proteinuria mínima: < 0.5 g / 24 hs.- riñones poliquísticos
- pielonefritis crónica
- glomerulonefritis crónica inactiva
- proteinuria ortostática benigna
Proteinuria moderada: 0.5 – 3.5 g /24 hs.
- nefroesclerosis
- enfermedad del intersticio tubular
- pre-enclampsia
- mieloma múltiple
- nefropatía diabética
- pielonefritis con hipertensión
Proteinuria grave: >3.5 g / 24 hs.
- glomerulonefritis
- nefritis lúpica
- enfermedad amiloidea
- nefrosis lipoidea
- glomeruloesclerosis intercapilar


GLUCOSA
En orina aparece glucosa cuando el nivel de glucemia supera 180 mg / dl. Cuando esto sucede los túbulos renales no pueden reabsorber toda la glucosa filtrada y se produce la glucosuria.
Las condiciones más importantes asociadas con glucosuria son las siguientes:
ProteinuriaSignificado clínico
Sin hiperglucemia
- Embarazo
- Enfermedad renal
- Errores congénitos
- Contacto con sustancias nefrotóxicos (monóxido de carbono, mercurio)
- Recipiente con muestras de orina contaminada con glucosa (restos de dulce, miel)
Con hiperglucemia
- Diabetes mellitus
- Glucosuria alimentaria
- Tumores
- Enfermedades endócrinas
- Síndrome de Cushing
- Hipertiroidismo
- Feocromocitoma
CETONAS
Aparecen en la orina como parte del metabolismo incompleto de los ácidos grasos. En un individuo con dieta normal el valor medio es de 20 mg/dl.
La cetonuria se observa frecuentemente en la diabetes mellitus
Cetonuria
Significado clínico
No diabética
- Estado febril agudo y estados tóxicos (con vómitos y diarreas) en niños y lactantes.
- Vómitos del embarazo.
- Caquexia.
- Alcoholismo.
- Post anestesia.
- Dietas pobres en hidratos de carbono.
- Ayuno prolongado.
Diabética
- Infecciones en niños y adultos jóvenes.
- Cetoacidosis diabética

NITRITOS

Muchas bacterias producen la enzima reductasa, la cual reduce los nitratos urinarios a nitritos. Esta reacción da color en el área reactiva de la tira indicando la presencia de bacterias en la orina.
La sensibilidad del test comparado con la de un cultivo de orina es sólo del 50%. Las tiras reactivas se utilizan como una prueba selectiva que permite detectar bacteriuria aún en los casos en que no se sospecha clínicamente.
Un resultado positivo en la tira reactiva puede ser una indicación para el cultivo de orina.
Un resultado negativo no debe interpretarse como indicador de ausencia de infección urinaria, ya que existen bacterias que no forman nitritos.

BILIRRUBINA
En condiciones normales la bilirrubina conjugada no está presente en la orina. Aparece en la orina debido a obstrucción del tracto biliar extrahepática (cálculos en colédoco, carcinoma en cabeza de páncreas) o intrahepática (hepatitis, cirrosis activa).
Los métodos de mayor sensibilidad para la detección de bilirrubina son tabletas Ictotest y las tiras reactivas.

UROBILINOGENO
Es producido por el metabolismo de las bacterias intestinales sobre la bilirrubina conjugada. Si bien la detección de urobilinógeno en orina no forma parte del análisis de rutina de la orina completa, la utilización de las tiras reactivas sirve para conocer el estado de la función hepática.
El urobilinógeno está aumentado en las anemias hemolíticas y hepatopatías (hepatitis, cirrosis).
Interferencias: falsos positivos: presencia de indol, porfobilinógeno.
falsos negativos: presencia de nitritos, formaldehído.

SEDIMENTO DE ORINA

Significado clínico:

Es una práctica de mucha utilidad a pesar de su extremada sencillez y su escasa complejidad.
Su máximo aprovechamiento dependerá de la relación que el médico realice con el resultado obtenido y la clínica del paciente.
El sedimento urinario se compone de elementos de distintos orígenes. Ellos pueden ser productos metabólicos del riñón como los cristales, células derivadas del flujo sanguíneo y del tracto urinario, células de otros órganos del cuerpo, elementos originados en el riñón como los cilindros y otros elementos que no tienen origen humano y que aparecen como elementos contaminantes (bacterias y levaduras).


CELULAS

Pueden estar presentes en la orina células como eritrocitos o glóbulos rojos, leucocitos o glóbulos blancos y células epiteliales provenientes de distintos puntos del tracto urinario, desde los túbulos hasta la uretra y también provenientes de la vagina o vulva, como contaminantes.

Eritrocitos o glóbulos rojos: Se considera normal la eliminación de una cantidad de 0 a 1 o 2 eritrocitos por campo de 40 x. Al ser la membrana de los eritrocitos permeable a varios solutos de la orina, los cambios en la forma y tamaño de los mismos depende del gradiente osmótico de la orina por lo cual los eritrocitos se ven hinchados, crenados o de tamaño normal.

Significado clínico: Un aumento en el número de glóbulos rojos en la orina (hematuria) indica enfermedad de las vías urinarias bajas o enfermedad renal.

Sedimento 
FrecuenteMenos frecuente
Hematuria- Todas las formas de glomerulonefritis
- Afección renal de enfermedades sistémicas
- Tumores benignos y malignos del riñón y vías urinarias
- Traumatismos
- Malformaciones
- Trombosis de los vasos renales
- Infección primaria
- Tuberculosis
- Nefropatía diabética
- Pielonefritis
- Enfermedades renales hereditarias


Glóbulos blancos: Bajo condiciones anormales los polimorfonucleares son los glóbulos blancos más frecuentemente encontrados en el sedimento urinario.
Aparecen como granulocitos y son característicos de los procesos inflamatorios del riñón y de las vías urinarias. Es menos común encontrar linfocitos, monocitos o eosinófilos.
En un sedimento normal se eliminan desde 0 a 5 leucocitos por campo de 40 x.

Significado clínico: un incremento en el número de glóbulos blancos en la orina (leucocituria), representa el síntoma fundamental de pielonefritis aguda o crónica, así como también de las enfermedades inflamatorias de la vía urinaria descendente como uretritis, prostatitis, cistitis, pielitis y tuberculosis.

Sedimento 
FrecuenteMenos frecuente
Leucocituria
- Pielonefritis
- Todas las enfermedades inflamatorias de las vías urinarias descendentes.
- Glomerulonefritis
- Rechazo de transplantes
- Enfermedades sistémicas con afección renal



Células epiteliales escamosas: se originan en la vagina y en uretra tanto del hombre como de la mujer. Pueden presentarse en pequeña o en gran cantidad o también estar ausentes. Son células grandes de aspecto algo irregular con núcleo pequeño y redondo.

Significado clínico: su presencia no tiene valor patológico, sin embargo ante un carcinoma escamoso, estas células se ven afectadas y sufren modificaciones.


Células epiteliales del túbulo renal: se originan del epitelio de revestimiento de los túbulos renales. Son difíciles de diferenciar de las de transición. Son algo más grandes que los leucocitos, tienen cierta granulación y no siempre se reconoce su núcleo.

Significado clínico: Son las más importantes de todas las células desde el punto de vista clínico del sedimento urinario. Su presencia en gran cantidad sugiere daño tubular que puede producirse en enfermedades como pielonefritis, necrosis tubular aguda e intoxicación por salicilicatos.
Aparecen en el sedimento urinario en pacientes con enfermedades vírales en general, especialmente en citomegalovirus, sarampión y hepatitis vírales, también en lesiones tóxicas (metales pesados) y reacciones de rechazo a trasplantes.