Discografía de alí primera, por josé millet

 

            Discografía de Alí Primera*

                                                           José Millet**

 

Existe una confusión tremenda referida a la cantidad de discos, las fechas, el lugar y las firmas discográficas que los produjeron. Hasta en publicaciones prestigiosas como la Enciclopedia libre Wikipedia estos errores se repiten, una y otra vez, sin que nadie se digne a realizar el elemental cotejo de las fuentes en sus ediciones príncipes o en las subsiguientes. Queremos aportar algunas rectificaciones basándonos en lo aportado por el propio Ali y en documentos originales, algunos autógrafos que obran en nuestro poder y /o en el de prestigiosos archivos de Venezuela o en el de otros países, como Cuba.

 

Según copia en CD acompañada de su estuche original en alemán enviado desde Londres por la estudiosa de Musicología británica Hazel Marsh, en Alemania el sello Plane le graba, en mayo de 1972, su primer disco titulado De una vez,  en cuyo lado A se incluyen las canciones Cuando las águilas se arrastren, Techos de cartón, Yo no sé filosofar, El despertar de la historia, Tania y Black Power y, en el lado B: No basta rezar, Esconderse en la flor, Hay que aligerar la carga, Caminando sin huellas, Mujer de Viet Nam y Otra vez. Interesa apuntar que Alí es el autor de los textos,  interpretados por él, quien asimismo interviene en la grabación del fonograma con la guitarra, el cuatro y la percusión, mientras que los arreglos corren a cargo del uruguayo Wilson “Yiyé” de Olivera, que también ejecuta la flauta y la guitarra, mientras que el contrabajo y la percusión intervienen dos músicos de Berlín Ocidental. Este elepé contiene los mismos temas que el fonograma Alí Primera. Volumen 2, producido por el sello Cigarrón y distribuido por Promus C.A. al PVP Bs. 280,oo,  según datos aparecidos en el estuche, impreso en la página 165 del libro A Quemarropa. Como se hará casi una norma obligada en cada uno de sus fonogramas, le incluye un texto de su autoría traducido al alemán, idioma en que aparecen todos los textos de las canciones.

 

Debemos aclarar que desconocemos si éste es el mismo disco reseñado por Alí en Cuba  con el título Canciones del tercer Mundo para un solo mundo. El acucioso investigador y cronista paraguanero Guillermo de León Calles, en su magnífico folleto “Las lloviznas del turupial” ofrece el primer testimonio de la existencia de este último disco al afirmar que “metido en una caja está el disco grabado en Alemania. Es severa la portada e incomprensible el sello que lo auspicia.  De una vez se llama” y, a continuación, enjuicia este fonograma en los términos más significativos con respecto a lo que anuncia o constituye de cambio : “El disco salta como una experiencia distinta. Pareciera el triunfo de una constancia y la rotación de una forma de vida, que a cada momento vuelve a sus comienzos. El canto se ha convertido en trotamundos.”

 

Por último, existe otro disco, que obra en la biblioteca del poeta Héctor Hidalgo Quero, periodista y gran amigo de Alí, producido por el Comité Slovenio (perteneciente a la extinta Checoslavaquia) de solidaridad con el pueblo chileno que contiene  las canciones del fonograma Canción para los valientes, producido y distribuido en Venezuela por el sello disquero, Promus en 1974.

 

Por lo pronto, vamos a aportar una relación cronológica de los discos, según documentos autógrafos de Alí descubiertos por mí en el Archivo de la Presidencia de la prestigiosa institución cubana Casa de las Américas e incluidos en el presente libro. En esos documentos inéditos hasta hoy, cuya copia digital obran en mi poder, el cantautor paraguanero testifica que los siguientes son los discos  que él declara haber producido hasta el mes de noviembre de 1977 en que se produjo su visita a Cuba:

 

1969. LP. Vamos gente de mi tierra. Producido por el Partido Comunista de Venezuela.

 

1969. LP. Canciones de protesta. Producido por la Juventud Comunista de Venezuela.

 

1971  LP grabado en 45 rpm. Guerra larga. Producido por el Partido Comunista de Colombia.

 

1973. LP Canciones del Tercer Mundo para un solo mundo. Verlag Plane. Alemania.

 

1974. LP. Lo primero de Alí. Promus, Caracas.

 

1974. LP. Adios en dolor mayor. Promus. Caracas.

 

1974. LP. Canción para los valientes. Produce y distribuye Promus, Caracas.

 

1975. LP. La patria es el hombre. Cigarrón-Promus, Caracas.

 

1976. Canción mansa para un pueblo Bravo.  Cigarrón, Caracas.

 

1977. Cuando nombro la poesía. Cigarrón, Caracas. Producción: Alí Primera. Distribuye Nora Musical. PVP 30,oo.

 

Me permito aportar la información que, en los archivos de la referida Casa de las Américas, pude palpar la grabación en cinta magnetofónica de este último disco de Alí, cuya reproducción él autorizó a hacer para que fuera distribuido en toda América Latina, excepto Venezuela, a fin de apoyar monetariamente la realización del Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, según documento también autógrafo que escaneé e incluimos en nuestro libro.

 

Concluyendo este punto referido a su primera producción discográfica, según confesión personal de Alí escrita por él de puño y letra, hasta la fecha (1977) de su visita a Cuba, tenía creados diez discos. Los discos que colocamos a continuación no aparecen, naturalmente, en dicha relación autógrafa suya, pero fueron producidos también por Alí Primera:

 

1980. LP. Abrebrecha. Cigarrón “Nuestro canto”, Caracas. Promus PVP Bs 70,oo.

 

1981. LP. Al pueblo lo que es de César. Cigarrón “Nuestro Canto”, Caracas. Distribuye Promus PVP Bs 40,oo.

 

1982. LP. Con el sol a medio cielo. Cigarrón “Nuestro Canto”. Distribuye Promus. Caracas.

 

1984. LP. Entre la rabia y la ternura. Cigarrón “Nuestro Canto”. Distribuye Promus.Caracas.

 

 Nota del editor:

 

El disco póstumo de Alí

 

El último disco que a continuación referimos, se encontraba en fase de grabación y terminación cuando se produjo la trágica muerte de su autor, quien es el autor de todas las canciones incluidas en él. Fue terminado por su hermano José Montecano quien canta junto con Alí una canción en el lado A del LP e interpreta las restantes de ambas caras como cantante solista. Los arreglos y la dirección musical corrieron a cargo de Alí Agüero. Resulta dato significativo la participación de Sol Mussett entre los miembros de los coros y en los coros infantiles las de sus hijos Sandino. Servando. Florentino y Juan Simón, además de Jorgito, hijo de Alí con Noelia Pérez y la de su sobrino Alí Alejandro.  Por último, la propia Sol y el Gran Coquivacoa se anotan una participación especial.

 

El fonograma apareció póstumamente en Caracas en 1986 con producción del sello Cigarrón “para Velvet de Venezuela S. A.” y con la distribución de Sonográfica. S.A. a un precio de PVP Bs 60.00 cada ejemplar.

 

1986. LP. Por si no lo sabía. Alí Primera y José Montecano. Impreso en el acetato lo siguiente  “Hecho en Venezuela por Velvet S.A.” y en la contraportada se puede leer el sello “Cigarrón.”

 

 

Las canciones incluidas en cada elepé

 

A continuación presentamos la lista del título de las canciones de cada elepé de Alí en soporte de acetato, donde se pueden leer la fecha en que aparecieron originalmente, según testificación autógrafa de su autor y el sello discográfico Promus o Cigarrón  que los produjo o los distribuyó, según sea el caso. La fecha colocada en negrita  en el borde izquierdo se reiere a la edición príncipe de cada uno de ellos y la puesta al lado derecho a la edición a la que hemos tenido acceso directo. Estos fonogramas revisados personalmente por nosotros  son propiedad de la familia Emira de Rossell y del pintor y dibujante Antonio Donquis, residenciado en el sector Pantano Abajo, en la  ciudad de Coro.

 

 

1973-1979. Ali Primera. Vol. II (Reimpresión de De una vez, producido en Alemania)

             

            Lado A

 Cuando las águilas se arrastren

             Techos de cartón

             Yo no  sé filosofar

            Tania

             Black Power

 

              Lado B 

              No basta rezar

             Esconderse en la flor

              Ha que aligerar la carga

             Vas caminando sin huellas

              Mujer del Vietnam

              Otra vez

 

1974_1979. Lo primero de Ali Primera

 

Lado A.

Perdóname tío Juan

     Basta de hipocresía

            Alberto Lovera, hermano

            Cuba es un paraíso

            Yo vengo de donde usted no ha ido

            Vamos gente de mi tierra

           

            Lado B

           Inolvidable Ho Chi Minh

            Dispersos

           Tierra sin culpa

            Madre déjame luchar

            Comandante amigo

            América latina obrera

 

 

·        1974-1979. Adiós en dolor mayor.

 

        Lado A      

                Paraguaná

                Alma Máter

                Canción panfletaria

                Me lo contó Canelón

                Los dos pichones morenos

 

                Lado B

                Ruperto

                El cantor de Bolivia

                Juanita la lavandera

                Napoleón

                En Yunta

 

   

       1974- Canción para Los valientes (1978.Ali Primera. Vol.III).

     Lado A

     Canción para los valientes

      Solo para adultos

      Dios se lo cobre

      Cunaviche adentro

      Tu palabra

                 

                 Lado B

                Mama Pancha

                 Hacen mil hombres

                 José Leonardo

                 Los pies de mi niña

                 Esclavos de esclavos

                

1975-1979. La patria es el hombre.

 

Lado A

                 La patria es el hombre

                 Canción en dolor mayor

                 Tonada de un pueblo amaneciendo

                  Pío Tequiche

                  Se está secando el pozo

       

  Lado B

  La canción de Luis Mariano

  Amor en tres tiempos

  La canción del tiple

  La Guerra del petróleo

  El bachaco fundilluo

               

 

·        1976.-1979 Canción mansa para un pueblo bravo.                 

 

Lado A

                  Un guarao

                 Cuando llueve llora el sol

                 La piel de mi niña huele a caramelo

                  Humanidad

                  Esquina principal

 

                  Lado B

                  Canción mansa para un pueblo bravo

                 Reverón

                  Coquivacoa

                  El Coro triste de mi canción

                  Los que mueren por la vida

                 Ahora que el  petróleo es nuestro

 

               1977. Cuando nombro la poesía.

 

      Lado A

                  Cuando nombro la poesía

                  Paraguanera

                  Frutal el amor

                  Zapatos de mi conciencia

                  Panfleto de una sola nota

 

                  Lado B

                  Flora y ceferino

                  Borincana

                  Es de noche

                  La soga

 

              * 1980. Abrebrecha

 

                  Lado A

         Abrebrecha

         El que cantó con Zamora

         Tin marin

         Canto oriental

         Blanquísima gaviota

 

         Lado B

         Canción Bolivariana

         El gallo pinto

         Doña Josefina

         Mi pueblo me hace cantar

         Trigo y Molino

 

 

·        1981. Al pueblo lo que es de César

 

      Lado A

                  Sangueo para el regreso

      Cielo despejado

                  Al pueblo lo que es de César

                  Don Samuel

      Canción para acordarme

 

                   Lado B

                   Tía Juana

                   El sombrero azul

                   La sirena de este tiempo

                   La noche del Jabalí

 

 

1982. Con el sol a medio cielo.

 

                  Lado A

                  Con el sol a medio cielo

                  Estar cerca del riachuelo

                  Caña clara y tambor

                  La tonada de Simón

 

                  Lado B

                  El derecho al derechito

                  Isla y piragua

                  Piraña con dientes de oro

                  Abran la puerta

 

·        1984. Entre la rabia y la ternura.

 

      Lado A

                  La Patria Buena

                  Falconía

                  Vístanse de Fiesta

      Zobeyda la Muñequera

                  Con el martillo dando

 

                  Lado B

                  Canción Cumanesa

                  Agua clara Nicaragua

      Cuando llegue el tiempo de soñarte

                  Canción para Mercedes

                  Camarada

 

.     1986. Por si no lo sabía

 

     Lado A

     El lago, el puerto y la gente

     Los que hacen falta

     Digo que Paraguaná

     La canción caliente

     Esequibo II

 

     Lado B

     La canción del lunerito

     Palabra de Luz

    Amarnos en el agua

     Guatemala es corazón.

 

Textos de Alí Primera colocados en el estuche de cada LP

 

En cada uno de sus discos, Alí acostumbraba a colocar de puño y letra un texto de su autoría que reflejara las ideas y sentimientos que lo inspiraron o lo llevaron a producirlo. O simplemente desarrollaba reflexiones filosóficas dirigidas a iluminar el  pensamiento y a estremecer la conciencia de quienes sabía serán los “consumidores” natos de sus obras. O simples crónicas desgarradoras ante la tragedia de un pueblo, como el chileno, víctima del zarpazo fascista a lo Pinochet o por la partida repentina de algunos entrañables compañeros. De modo que prestaba especial atención a la exposición de ideas y a la comunicación verbal como lo hacía a menudo en sus propias interpretaciones en vivo de su repertorio o en lagunas de sus canciones, a veces habladas, recitadas o ,incluso, dramatizadas. Que sepa, fueron presentados por primera vez en su versión facsimilar en el libro A quemarropa y ahora ofrecemos su transliteración o versión en caracteres a partir de lo aparecido en esta última magnífica obra de Andrés Castillo y de Grisel Marroquí.

 

Lo primero de Ali Primera

 

Que mi canto no se pierda.

 

Canción a canción, lucha a lucha

iremos formando la canción que cante

al pueblo que nos ha cantado siempre.

Mientras tanto, demos nuestras manos

y voces para que el corazón de

los hombres que andan en su propia

búsqueda no se caiga en el camino

hacia la definitiva barricada.

Toma tu guitarra. Empuña tu conciencia

y canta. Apunta tu compromiso contra

quienes hacen que exista gente de

nuestro pueblo viviendo solo un poquito

mejor que los animales (del toro de lidia

no hablemos, aunque su muerte es más vistosa).

“No cantar es perdernos” escribió

un poeta amigo, hacen millones de balas.

Sospechando que algunas canciones

(de las nuevas) se pueden detener

en una mera “reflexión epidérmica.”

Habrá que “armar” nuestras canciones

con nuestra propia conducta. No con

frases rebuscadas en entrevistas

Caer en poetización pretenciosa es

perdernos.

 

Que mi canto no se pierda.

                                       Ali Primera.

 

Ali Primera. Volumen II

 

Si el cantante no es militante

de la misma lucha a la cual canta,

se convierte en simplemente

un comediante de su propio espíritu.

Los pueblos que cantan

estas canciones, son los mismos

que por siglos se mantuvieron callados.

SI CAE LA MORDAZA.

es más fácil romper las cadenas

                                  

                                               Ali Primera.

 

 

Canción para los valientes.

 

         Septiembre: A veces pienso si nuestras

          canciones no son excesivamente

          cautas. He pensado también si no hemos

          sido más que hombres, movidos por el

          instinto, a sobrevivir en un cosmos estable.

 

          Septiembre: Basta ya de intentar conocer

          al pueblo como a una

          nécdota más. Como quien llena un

          requisito previo para entrar a las

          tertulias de la “izquierda divina”

          facilota ella, a lo piano-bar, ella.

 

          Septiembre: ¡Solidaridad es un arma!

          ¡Solidaridad es un arma!!

           Hay que dinamitar nuestra conciencia.

           Sin callar los poemas en la garganta,

           busquemos con nuestras manos la mejor

           canción contra las bestias

 

           Septiembre. 1973: Un pueblo larguirucho

            y nuestro, bajo del lomo

            de Los Andes, violentas metáforas para

            forjar un poema de valientes.

            Flaca, amor. ¿No es linda la canción

            Que nos canta la “gallá”…  ?

            Afinaitas, guitarra y puntería.

 

                                                           Ali Primera.

 

La patria es el hombre.

 

          ELO CANTO NO ES NEUTRO

 

            De repente, el cantar se convierte en una acción

            Vital. Inexorable. Se va poblando.

            De cantos al mundo. Arrinconadas,

            las bestias, lanzan feroces zarpasos para evitar

            que el canto y las manos que se alzan

            con él, hagan posible el más humano

            de los trueques:

 

            LA BOMBA POR EL ARADO.

            Cantar y sentirse  dispuesto a ofrecer la (tu)

            piel y (la) tu guitarra

            para que ese canto tuyo (nuestro)

            se convierta en unos de tus hechos concretos,

            hacen que lo anecdótico se convierta a veces en

            algo maravilloso. Va de cuento: Un día.

            tratando de ganarle la partida a mi ronquera,

            conocí al viejo Hermenegildo,

            el hacedor de leyendas y mas preguntón del pueblo.

            Conocí de su filosofía convertida

            en décimas: supe entonces que su canto era

            el mío y que el pueblo era el GRAN POETA.

            Al despedirme del viejo:

            pensé si lo de la “brecha generacional”

            no sería el más grande

            de nuestros auto-chantajes

            Al alejarme le oí gritarme;

blandiendo su cuatro en la mano izquierda:

¡Acuérdate del hombre que preguntaba!

Si, el hombre y su pregunta por todos.

Prisionero, solitario, a oscuras en su

celda – castigo. A quien de pronto

le dejan pasar (como una puñalada)

un rayo de luz:

y aumenta su agonía al saberse vivo.

 

¿Vida como haré para vivirte siempre?

Dos hombres, en un breve descanso,

Comían su pan sin Cristo

(El se ha retardado siempre, dijeron)

 

Soy feliz al saberme de todos

Y también mi propio dueño, por lo tanto

me arriesgo a escribir

algunas de mis propias conclusiones:

 

Ø             Hay que luchar para que el hombre viva

una sola época: la humana

Ø             Lo principal no debe ser la tradición.

Entonces ya no es válida la ecuación

BANDERA+ HIMNO + ESCUDO = PATRIA

Ø             Me es sospechoso el primero que dijo:

            “el himno no se aplaude “

Ø             Amo a la mujer que busca desesperada

al hombre, no al macho. Ella es la patria.

Ø             Los que, evadiendo “lugares comunes”

caen en el lugarejo de la evasión total, es decir,

los hombres tangenciales

lamentablemente también son la patria

Ø             Siento más aprecio por el enemigo

ideológicamente justificado que por

el hipócrita que se dice mi amigo

Ø             Si solo yendo con la “vanguardia”

no deseo tomar “El cielo por asalto.”

Ø             “El niño Jesús clandestino”

al que Gloria puso su verso y su voz

para contarle es, más que nunca, la Patria

Ø              No creo en el revolucionario

que busca solo su propia redención

como tal

Ø             El árbol cuando florece siempre

descubre su sitio y enseña su nombre.

 

A EMIRO DELFÍN CUYA SENSIBILIDAD

MUSICAL HA LLENADO DE FUERZA MI

CANTO

 

           Cuando nombro la poesía

                                   Al entrañable recuerdo de Aquiles Nazoa

 

“Si no hay verdad

en los cantores;

entonces no habrá verdad

ni en el canto ni en la esperanza.”

Dijo el pueblo en su diálogo

Con los árboles y los pájaros.

No por cantar debemos eludir

el hermoso deber de estar presentes

en la definitiva barricada.

 

La paraurata es pequeña y se

enfrenta al chiriguare…

 

Alí Primera

 

 

 Canción mansa para un pueblo bravo

 

Creo en el canto

 

*Porque mi pueblo ha sobrevivido, siempre.

*Para que no llenen de silencios la esperanza.

* Porque siempre ha navegado las venas de

esta tierra.

 

Creo en el canto

 

*Por la necesidad de multiplicar y hacer inmenso

El grito de los humildes.

*porque no será verdad si no son verdad los

Cantores.

*Porque el canto no es accesorio sino brazo

Hermano en las luchas de los pueblos.

 

Creo en el canto

 

* Porque no creo en la degradación de la poesía

si ésta “busca” el pueblo.

*Porque los que opinan lo contrario no son más

Que  cultos comediantes.

*Porque su elemento esencial tiene su raíz

En la sensibilidad del pueblo.

 

Creo en el canto

 

*Porque el hombre es indivisible en sus partes

Revolucionaria y humana.

*Porque a la lucha debemos ir de buena gana

Y sin amarguras.

*Porque tiene la sonoridad del río, del viento

En las montañas y de las entrañas abiertas

De la tierra seca.

 

Creo en el canto

 

*Porque nunca será un guerrero preso dentro

De si mismo.

*Porque ha ayudado a crecer el vientre de

Esta tierra quje espera el Gran Parto.

*Para que no nos quiten la memoria.

 

Creo en el canto luminoso y solidario

En el nombre del pueblo, de sus manos callosas.

 

                      Creo en el canto

                           Alí Primera

 

 

Al pueblo lo que es de César

 

“LA CANCIÓN NECESARIA”

 

Tal vez no llegue a dirigir los batallones,

Pero ayudará a formarlos.

 

La canción necesaria anda en boca de todos

Nosotros.

 

Tiene tantas formas la canción necesaria como

Flores cubren la piel de los campos.

 

Dicen que la canción necesaria es jinete y

Cabalgadura. El jinete es el verso. Dicen

Que este jinete tiene recias manos pero

Su corazón es una rosa abierta  cuan-

Do los gallos cantan su última canción para

La noche.

 

La cabalgadura es la semblanza sonora de

Nuestra identidad. En sus cascos resuenan

Todos los tambores de las fiestas de junio y

En sus brisas se pulsan, como en mágicas

Cuerdas, todos los aires que mueven el

Árbol musical de nuestra tierra.

 

Dicen que jinete y cabalgadura andan

En busca de la canción de la victoria.

 

La canción necesaria es lengua

Del pueblo

 

Alí Primera

 

 

Abrebrecha

 

Es verdad

 

Me preguntan por qué digo que

Mi pueblo es bravo y contesto:

Porque es verdad, pero no lo

Pone en paráctica, me dicen;

Y respondo: También es verdad.

 

Las cuerdas del cuatro son diferentes

En eus sonido. Eso es verdad.

Y es verdad que en el charrasqueo

el cuatro se oye más fuerte y

más sonoro que en el punteo.

No será porque en el charrasqueo

Todas las cuerdas suenan juntas

Y al mismo tiempo?

 

Dicen que la mejor forma de defender

El amor es amando: y la también dicen

Que no por pequeño deja de volar

el pájaro. A la berga¡¡ También es

verdad.

 

De la tierra de los Mayas, de

Farabundo Martí y Monseñor Romero

Viene un aire caliente.

Qué pasaría si, súbitamente, la

Nieve que aprisiona nuestro cóndor

Por las patas se derrite?

Verdad que sería bueno tomarnos

De la mano para ser capaces

De resistir los aletazos del

Cóndor en su vuelo? Ya es

Tiempo de estar a la altura

Del tiempo.

 

No hay palabras más duradera

Ni más alta que la que sostiene

El pueblo.

               Verdad es.

                                 A.P.

 

                             ADIOS EN DOLOR MAYOR

 

Entre el sombrero y el Chaguaramas dijo la radio. Unos golpes en la puerta del cuarto, un llanto después. Una madre, dos, tres,  cuatro madres aferradas a la posibilidad de una noticia equivocada.

 

Pero todo había sido puntual y trágico; dolorosamente exacto; la noche anterior lo absurdo salió de pronto en el camino por donde transitaban cuatro jóvenes sonrisas.

Después del estruendo mecánico sólo nos quedó, a familiares y amigos la certeza de llorar y recordarlos para que no se nos fueran del todo.

“Ahora todos en cuclillas, extendiendo los brazos”. Hablaba el Pepe. Flamante profesor de los “carajitos judokas”. Enseñaba lo que había aprendido entre caídas y brazos enyesados. Pepe: el hermano que entre discusiones sobre la ciudad de todas las tendencias dentro de la izquierda (“Hay que organizarse desde ahora, lo demás es paja”) demostró que la hermandad no es exclusividad de afinidad umbilical.

Todos de pie, abran los brazos. Abracemos a Pepe para que no se nos vaya. Es temprano todavía.

Nos fuimos mirando en silencio, mientras se fue llenando de cinturones negros el tatami.

Te recuerdo en los pasillos de las Universidad, Enrique tú con tu clarinete viejo y yo con el cuatro, cuando cantábamos las parodias del “Cojo” José: “Yanqui fuera de Cuba”, y tú que me decías que Pompeyo no salía más” (celebrando la audacia de nuestros camaradas cuando le abrieron un hueco a la represión.)

Ahora veo la razón de ese acorde triste y ronco del arco en el bajo cuando grabábamos nuestro último disco, O la melancolía que flotaba en los “sostenidos” de la flauta.

(Su sangre era un poema y abrazó su corazón.)

Pero coño, Enrique, me duele encontrar en qué traste de tu guitarra pulsó la noche su canción de muerte.

No pude ver tu cara, pero me atrevo a asegurar que había una sonrisa en ella. La misma con que enfrentaste la vida.

Adios,hermanos, seguiré cantando. Sólo qu con el nuevo acorde que me dejaron al partir. Mi nueva canción.

Cantata en dolor mayor.

 

A.P.

 

ENTRE LA RABIA Y LA TERNURA

 

Les puedo jurar que nunca he escrito una canción adrede. Que jamás he cantado una canción como encargo visceral de mi posición ideológica. Algunas veces mi canción anda dando brincos en el pedregoso camino del panfleto, otras, tiene el humilde vuelo de una sencilla poesía, sin más pretensión que comunicar mi solidaridad con el ser humano. A veces sucumbo ante la rabia con la misma fuerza que lo hago ante la ternura,  pero siempre como una respuesta espiritual y no como una reacción endocrina ante la realidad.

Rabia y ternura estimulan mis ganas de combatir y en el tío-vivo de la vida siempre me han gustado el caballito azul del amor y el blanco de la libertad. Por ellos, siempre cabalgaré en el caballo rojo del combate.

 

                                                                A.P.

 

CON EL SOL A MEDIO CIELO

 

Con el sol a medio cielo

le escribo un epitafio a la amargura.

 

Al canto le doy la vida

y el canto me da la vida

para vivirla cantando.

 

Es así de simple, hermanos.

Cuando recibo golpes, alzo la

frente y canto.

 

Los que sueñan y combaten me

animan a cantar por ellos y aún,

los que de hinojos, se enamoran

de la mansedumbre, me arrancan

del alma un doloroso canto.

Oh¡ cuánto amo a los que van

faltos de amor, llorando.

Dios mío¡¡ Cuánto amo a los que

de tanto amar, van llenos de fe en

los seres humanos.

Hay un profundo impulso en la esperanza.

Alguna vez iremos todos hasta la tierra

herida de la Patria y se la cerraremos

con un enorme beso.

Por eso canto y le escribo un epitafio

a la amargura.

Yo soy un militante de los sueños.

 

                A.P.

 

Por si no lo sabía

 

Querido Balikia:

Hermano, cantar contigo por la vida,

Venezolano y de tu misma sangre

Siempre será mi mayor orgullo

Amé y admiré mucho la sensibilidad humana,

a esa fe inquebrantable del

amoroso pueblo en su cantor.

Mamá y todos nosotros lloramos mucho

querido Alí.

 

Pero nos alivia, embelleciendo el alma

pensar que en el inmenso paisaje humano

y natural de la vida, sentimos cantar tu

presencia y la de nuestro querido sembrador

de semerucos Bagueto¡

Llevaré presente en mi lucha por conseguir

el amor y la solidaridad humana, lo que

me escribiste en el primer disco:”El cantor,

hermano, no se “hace” como cualquier

mueble. El cantor se forja al claor de los entrañables

brazos del pueblo.itando a nuestros campesinos, apuntastes:

Aprende a identificar, es decir, saber

Donde espantan para pasar rezando.

Cómo no responderte, hermano,

si me distes mi nombre, el canto,

y un camino digno para ir con el pueblo

por la Patria Buena.

 

Un abrazo,

 

Monte

 

 

 

 

 

El disco en defensa del Cerro Galicia de Falcón

 

Cantar y cantores de Falcón fue el título dado por Alí a una producción discográfica de su sello Cigarrón dirigida a apoyar la lucha en defensa del Cerro Galicia, víctima de la depredación, voraz e irresponsable, de los mercaderes de la IV República, en contubernio con los gobernantes de turno. Era una acción más de las que llevaba a cabo el trovador paraguanero en todo el país, en defensa del medio ambiente, del equilibrio del ecosistema y del cuidado de la naturaleza en su conjunto. Formaba parte de ella el involucrar a artistas de cada localidad como un medio de promover sus talentos y, en el caso de nuestra región, logró descubrir gente muy valiosa, como su hermano José Montecano, La Chiche Manaure y nuestro amigo Orángel Lugo, según se consigna en los créditos del acetato y lo refiere éste en un libro de memorias publicado recientemente por el Fondo Editorial IPASME.

 

Varios artistas y luchadores sociales falconianos nos han ofrecido su testimonio acerca de cómo se llevó a cabo aquella batalla, la cual se libró gracias a la energía poderosa desatada por un grupo de compañeros, entre quienes estaban los pertenecientes a Arte en escena, Simón Petit y Eudes Navas Soto, cuya casa se convirtió en el “cuartel general” donde se recibían cada noche las comunicaciones de Alí y se reunieron los organizadores de aquel memorable concierto que tuvo lugar en el Estadio de Coro en noviembre de 1981. Alí pernoctaba en casa de Eudes, según nos lo han referido su viuda, Lilia Josefina, e hijo recientemente, mostrándonos documentos, como fotos, de gran significado para nuestro trabajo. El diseño artístico de este fonograma es obra del autor del libro Entre corianos te veas.

 

En el texto autógrafo de Alí que acompaña el fonograma llama poderosamente la atención el dominio que tenía nuestro biografiado de la historia regional, del entramado étnico que yacía tras de bastidores y del proceso de formación de una cultura local, rica y diversa,  signada por la confluencia de batientes provenientes de pueblos de lejanas latitudes del planeta. Asimismo, Alí subraya la conciencia de la historia que debía tener el cantor popular para hacer valer, eficaz y convincentemente, su mensaje entre la gente. En él, como en su canto, debía enseñar su punta la herencia de resistencia, rebeldía y lucha que caracterizó al coriano, desde tiempos del Daio Manaure, el revolucionario José Leonardo, la heroína Josefa Camejo, el poeta Servando Cabrera… hasta los del guerrillero Chema Saher.

 

 

CANTAR Y CANTORES DE FALCÓN

 

“Ah, mundo, una canción contra la sed”

 

Si la solidaridad es un arma, la canción también lo es. Y más

aún si es lengua del pueblo, si tiene la rusticidad y ternura con que el hombre sencillo ama a su tierra. De esa canción quiero decirles unas pequeñas cosas. Decirles que su música nace del coito ancestral de la tierra falconiana con sus carrizos y guoruras chaquetíos, en amoroso abrazo con la música que llegó en los grandes bergantines junto al aventurero blanco, junto al negro esclavo y a la Cruz de San Clemente. Hay una temática central en estos cantos de hoy: La defensa del cerro que cobijó en sus entrañas la hermosa conjunción de tambores y gritos libertarios con el canto de guacharacas y chuchubes.

 

Porque los negros fueron llevados a la sierra coriana y allí, entre la dura faena de cañaverales y cacaotales y los latigazos del capataz, tomaron los troncos de los árboles y del cuero del matacán, la forma de recortar los cantos del África Madre y de librar una batalla contra la mansedumbre.

 

Los pájaros volaron azorados cuando empezaron a sonar los tambores y se elevaron las voces, una cálida noche de junio.

 

Primero como una oración  quejumbrosa; después el quejido fue creciendo y se hizo un hermoso estruendo en la boca de José Leonardo Chirino. Esa hermosa canción libertaria es nuestra herencia. No se puede ser cantor sin llevar  en el alma ese grito de combate.

 

Hoy, los cantores de Falcón acuden a esa herencia y marchan en defensa de la vida. Marchan en pos de las profundas huellas de nuestra identidad cultural. Van cantando y llamando al pueblo a unirse en un solo grito.

 

¡No te dejaremos morir, viejo y querido Cerro Galicia¡¡

¡¡Eres nuestra canción contra la sed¡¡

 

Dicen que los pájaros de la sierra acompañaron siempre a José Leonardo; porque el zambo libertario cantaba una canción contra las jaulas.

 

(firma autógrafa de A. P.)

 

                    Coro, mayo 25.2009

 

*Este artículo forma parte del libro del autor Biografía de Alí Primera. Documentada y testimonial (2009), en prensa.

** José Millet (Holguín, Cuba, 1949) es un escritor e investigador radicado en Coro, Venezuela, miembro de la Red Nacional de Escritores de Venezuela. E-mail: milletjb2007@gamail.com y milletjb2004@yahoo.com. Este es su tercer libro publicado sobre Alí Primera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

           

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                 

 

Comments