"Chimbote enlatado" El boom del negocio del transporte

La ciudad de Chimbote desde sus inicios vivió ligada a la actividad de la pesca, la cual con el pasar del tiempo derivo en una emigración masiva; voraces hordas de personas en post de un futuro mejor, llegaron, se establecieron, se reprodujeron y crecieron de manera desordenada.

 

Es así que de la mano del empresario Luis Banchero Rossi con su frase- "Me gusta el mar. No hay que arar o sembrar en él, solo cosechar", la cual derivó en una industrialización y por ende en un crecimiento demográfico importante.

 

Pero la naturaleza no perdona es así que en la década de 70´s a raíz ocurre un terremoto que desde las entrañas de la tierra paraliza la ciudad, cambia su composición del suelo en el sector que hoy se encuentran los pantanos de villa; miles lloran la perdida de sus seres querido, Chimbote es puesto en el mapa mundial como la ciudad más depredadora de la Sudamérica siendo primer exportador mundial de harina de pescado, pero ahora los ojos del mundo están puesto en este puerto que se atrevió de tú a tú jugar con las grandes potencias por el puesto del mayor depredador de especie marina; más allá de los planes urbanísticos  anteriores a este se plantea un plan director para chimbote.

 

No es por ahondar en la frase típica, que todo tiene final, pero es  como se lee, la actividad pesquera comienza a decaer. Es así que Chimbote se vuelve en una ciudad de bienes y servicios. Los pescadores que antes se jactaron de quemar billetes para encender un cigarrillo, cambian sus lanchas por autos, para hacer la labor de colectivos, amparados bajo el neo liberalismo que prima en el sector transporte, primero fueron algunos en la de década de los 90´s pero, ya para el cierre de la década pasada, se vio venir que todas las clases económicas menos beneficiadas ven en el transporte una salida esporádica y/o permanente a sus problemas, dado las facilidades de crédito para conseguir un vehículo o moto taxi, incluso ya ellos no la manejen si no sea para alquilar.

 

Vivimos en una política de libre mercado, pero parte de la población tiende al menos a la hora de escoger a sus autoridades que estas tenga medidas populistas, es así que el rubro del transporte junto al gremio de construcción son los gremios más temidos por estos lares, ya que ambos pueden paralizar la actividad económica literalmente; más allá de tener autoridades corruptibles, en la práctica, todos quienes pasaron por el sillón municipal de esta ciudad no tuvieron una visión a largo plazo de lo que ocurriría y seguirá ocurriendo con esta políticas inexistentes en materia de transporte.

 

Arqhy