Armenia, El Salvador

Search this site

Noticias

  • “La estación de Armenia”: un valor incalculable para rescatar y reforzar la memoria histórica Jueves, 22 de Noviembre de 2012 / 08:28 hAlma VilchesRedacción Diario Co Latino“La estación de Armenia” es el libro publicado por Oscar Jesús Arévalo, que trata de ...
    Posted Oct 9, 2013, 10:10 AM by Luis Garcia
Showing posts 1 - 1 of 1. View more »











“La estación de Armenia”: un valor incalculable para rescatar y reforzar la memoria histórica

posted Dec 2, 2012, 7:24 AM by Armenienses LA   [ updated Oct 9, 2013, 10:10 AM by Luis Garcia ]

Jueves, 22 de Noviembre de 2012 / 08:28 h


Alma Vilches
Redacción Diario Co Latino

“La estación de Armenia” es el libro publicado por Oscar Jesús Arévalo, que trata de rescatar la memoria histórica de la Estación y el ferrocarril, así como aquellos aspectos unidos a las vidas de todas las figuras y acontecimientos importantes de la ciudad de Armenia, en el departamento de Sonsonete.
Oscar Jesús Arévalo nació en Armenia,  es licenciado en Periodismo de la Universidad de El Salvador (UES), estudió maestría en Derechos Humanos y Educación para la Paz y doctorado en técnicas y análisis de contenido en el periodismo moderno.
Arévalo, además de periodista, es investigador, ha publicado varios libros de diversos tópicos que han enriquecido la literatura salvadoreña. Fue director del Departamento de Periodismo de la UES.
Según el autor, lo que pretende es dar a conocer la historia de la Estación del ferrocarril de Armenia, además de promover la memoria histórica de El Salvador y mantenerla activa a través de testimonios e imágenes; aportar al patrimonio cultural y valorar los sitios emblemáticos de la ciudad de Armenia.
Con la construcción de la estación ferrocarrilera resultó conveniente en el nuevo escenario de un sistema comunicativo para trasladar los productos.
Asimismo, se generaron espacios para atender pasajeros y carga, pues con las estaciones ferroviarias se convirtieron en nuevas fuentes de trabajo, y una nueva estructura urbanística y de progreso.
Arévalo relató que una de esas estaciones del ferrocarril es la de Armenia, que por su ubicación estratégica estaba a 45 kilómetros del Puerto de Acajutla, por lo que desde el siglo XVIII se convirtió en el inicio de una ruta mercante.
“Este año, pasando por el lugar, ví la estación y pensé que valía la pena escribir de una estación que ha estado allí por más de 122 años, que sacó a Armenia de su aislamiento, le dio mucha vida y progreso en la parte económica”, señaló el autor.
De acuerdo al escritor, la obra se convierte en algo novedoso, ya que poco o nada se ha escrito de este tema, por lo que tiene un valor incalculable al rescatar y reforzar la memoria histórica de Armenia.
En el libro se trata de narrar de una forma sencilla algunos temas desarrollados alrededor de la estación, entre ellos testimonios, imágenes y sitios emblemáticos.
A la vez, relata la cotidianidad de las familias del lugar, especialmente de aquellas fundadoras de la ciudad  no por haber estado allí desde siempre, sino porque llegaron con ideas nuevas, como los emigrantes europeos y locales que construyeron con mucha eficiencia un nuevo esquema de trabajo.
El escritor y periodista dijo que otro de los temas a mencionar es la ubicación de la calle más conocida, “La calle de la estación o la calle del tren”, esa nomenclatura era a la que los residentes de Armenia estaban acostumbrados,  era como el motor de vida de la ciudad, aunque en realidad su verdadero nombre no era ese, sino calle “Arturo Araujo”, en honor al presidente del país en 1931.
Uno de los personajes destacados es Arturo Araujo que tenía en Armenia una hacienda llamada El Sunza, donde sus colonos contaban con casas propios y los servicios básicos, por lo que se constituye en un hombre que ayudó mucho al pueblo en sus necesidades.
Otros personajes que están vinculados a la estación y a la ciudad son el doctor Alfredo Morán Castro, que tenía un hijo que estudió para militar y participó en el golpe de estado de 1944, quien se refugió en una finca de Armenia, propiedad de su padre.
Uno de los episodios narrados en el libro es como el ex presidente de la República, el teniente Coronel Óscar Osorio, que nació en Sonsonate, y debido a que en la infancia no le interesaba estudiar, fue enviado por su padre a la hacienda de un amigo a desempeñar trabajo como barrendero.
En la obra se revive la cancha de fútbol, la cual estaba a un lado de la estación, por lo que fue escenario de días gloriosos del “Club Deportivo Salvadoreño”, narrando la creación del campo deportivo, sus jugadores que a los finales de los 50´s marcaron historia en Armenia.
“Después de 122 años la estructura se mantiene intacta y desafiante ante el tiempo, ya que ha soportado terremotos, huracanes pero, sobre todo la indiferencia de los habitantes”, indicó Arévalo.
Arévalo reiteró que uno de los propósitos de la obra es hacer conciencia en las autoridades para que la estación ferrocarrilera se convierta en un lugar para promover la cultura, sea de esparcimiento familiar, recreativo y sobre todo que las nuevas generaciones conozcan el valor histórico del lugar. Además, la estación sirvió de pretexto para plasmar, para futuras generaciones, paisajes históricos de la legendaria Armenia, desde la pluma de unos de los profesores de periodismo más prolijo.

Oscar Jesús Arévalo.



Original

1-1 of 1