Sentir y sentido Político


 1. Unidad entre pueblos

Trabajar en serio por la construcción de una unidad inter  cultural en la diversidad y de un estatuto incluyente que nos permita alzar la cabeza y auto reconocernos en condiciones de igualdad y dignidad frente a otros pueblos.

2. Estado Inteligente

Trabajar por armar Estados inteligentes: Más autónomos y descentralizados regionalmente, Más participativos y Más gerenciales.  Estados acordes a nuestra realidad y por lo tanto que incorporen modelos autenticos de desarrollo y que reconozcan las formas de organización ancestral.

Para esto es básico comprender la importancia de comenzar a plantear propuestas creativas e imaginativas en toda América Latina y el caribe.

3. Auto organización

¿Cuál es la propuesta que tenemos como ciudadanos?, esto es importante, porque el progreso de un pueblo y la grandeza de una nación nadie nos la va a regalar, eso debemos armarlo nosotros, debemos auto organizarnos.

Creo que la grandeza de nuestros pueblos y en concreto de Colombia se consolidara cuando exista un gran conjunto de hombres y mujeres que digamos por ejemplo:

“Para que finalice la violencia y para que aquí se pueda vivir con grandeza, nosotros nos proponemos como una obligación colectiva, estas acciones básicas, decididas por nosotros y que vamos a poner en práctica nos ayude o no el gobierno o la comunidad internacional, porque es una responsabilidad nuestra.”

Tener coraje, valor y ponernos de acuerdo  es fundamental para resistir y progresar con grandeza.

4. Ser más serios con la vida

Tenemos que ser más serios con la vida y no es solo proteger la vida, es cuidarla con dignidad.

Materialmente la vida con dignidad se expresa en el acceso a los  bienes colectivos de merito, entendidos como aquellos que debe tener el ser humano por el hecho de ser humano. 

Los cuales deben garantizarse desde la cuna hasta la tumba:

a. Comida suficiente, para poder vivir, pensar, soñar, gozar, estar, amar, tener y producir, crear y pro crear.

b. Salud suficiente. Esto incluye: Un ambiente sano, salubridad, servicios públicos domiciliarlos, prevención y acceso a la ciencia y tecnología medica. 

c. Educación suficiente. Educación para la vida y para la libertad. Acceso a la ciencia y la tecnología y a la posibilidad de la realización personal.

d. Posibilidades de poder vivir la vida íntima en un techo - Es por eso que se llama vivienda -.

e. Movilidad. Posibilidad de movilizarse libre y efectivamente por tomo el territorio local, nacional y global.

f. Recreación y lúdica. Acceso a la posibilidad del goce y del disfrute de la vida en sociedad.

Si no se tiene esto, no se puede vivir hoy como un ser humano y mucho menos como un ciudadano.

Estas cosas un Estado inteligente y una sociedad tienen que garantizarlas, son necesidades reales, y debemos crear acciones claras para alcanzarlas.

Debemos también propender por garantizarlas a todos los latino americanos, independientemente si tienen o no capacidad de pago.  Esto es muy importante resaltarlo, porque el actual modelo imperante a postulado que para que la gente tenga derecho a alimentarse, educarse, a la salud, al agua, a la salubridad, a la vivienda, a la movilidad, y a otros tantos bienes públicos, tiene que tener capacidad de compra y de acuerdo a esa capacidad depende su calidad. Y que por otro lado, es función del Estado, solo proveerlos en lo mínimo solo a aquellos que se encuentran en condiciones de miseria, esto con el fin de reincorporarlos al sistema productivo, en condiciones de explotación.  

propongo y trabajo por armar juntos un conjunto de acciones básicas para que como mínimo todo el mundo pueda comer y pueda tener salud y educación, tenga o no  capacidad de compra, porque esas cosas no tienen  por que estar en el mercado, al regateo, al vaivén del rentismo y la especulación. 

Debemos desarrollar una administración pública al servicio del goce efectivo de los derechos humanos.


5. Dignidad

Tenemos razones para estar indignados:

O nos damos unos a otros la dignidad de vivir y poder vivir como seres humanos o nadie la podrá vivir o disfrutar plenamente.

El goce y el disfrute de nuestra vida en sociedad, depende del grado de realización de los diversos proyectos de vida de los individuos de nuestra colectividad.

Cada hombre o mujer desde niño o niña, tiene en si la ambición de poder llegar a ser aquello que siente y piensa que debe ser.

No llegar a ser, es el detonante de la frustración en nuestra sociedad. No encontrar el camino para hacer prevalecer nuestros sueños e ideales es el fracaso.

Miles de individuos con espíritus libres,  inteligentes, aptos, capaces y diligentes fracasan en sus proyectos de vida, porque su voluntad de lucha se atrofia, se desvía a causa de la represión, de la carencia de recursos, de la ausencia de espacios de participación real y de la inoperancia de las instituciones sociales.

La eficacia de un Estado se debe medir en el número de personas que sienten realizados sus proyectos de vida en toda la dimensión humana.

Generar las condiciones para la búsqueda de la felicidad de los ciudadanos debe ser la función principal de un Estado Inteligente.

Éticamente, usted no puede vivir feliz y pasar vacaciones “custodiado por 100.000 policías” y disfrutar de una profesión si sus conciudadanos están fregados, están viviendo en la pobreza y la miseria, son desplazados, extorsionados, masacrados, secuestrados, violados, explotados, vendidos a las mafias internacionales o están asediados por las necesidades básicas.

Usted no puede sentirse en dignidad porque es un académico o un experto gubernamental con libros y diagnósticos muy brillantes, cuando el resto de los latino americanos están jodidos, eso no es posible.

Uno podría perfectamente parafrasear ese dicho clásico, que dice: ¡O la justicia es para todos o no existe! Puede decirse igualmente de la vida con dignidad, ¡O la dignidad nos la damos todos o nadie tiene dignidad!

Si no hacemos algo es mejor que no nos sigamos llamando “ ciudadanos de bien”.


6. Respeto y fascinación mutua

El problema del progreso humano es siempre un problema de respetar y fascinarse con el otro. Eso es un compromiso del día a día. El cual podría resumirse  en: 

 a.    Busquemos transmitir un estilo de vida centrado en valores, sencillo, afectuoso y verdadero en el actuar cotidiano. El decir verdad y la honestidad deben ser centrales en la vida tanto pública como privada. 

 b.  Enamorémonos de nuestra gente.

 c.    Quitémonos las etiquetas discriminantes. 

d.     Iniciemos desde la academia un dialogo nacional que nos permita encontrar las razones comunes para poder vivir juntos y construir juntos lo que nos merecemos como país.


7. Conocimiento, cuidado y respeto de si mismo, el otro y del Territorio. 


Del saber ancestral indígena y africano, extraigo la siguientes máximas de vida:

- Somos nuestro cuerpo, somos nuestra mente, concretada en la palabra. 

-  Somos en cuanto existe un otro.

-  Somos el territorio, concretado en el espacio y en el tiempo que habitamos, los cuales no son lineales sino cíclicos. 

-  Sin cuerpo, ni mente, ni territorio,  y sin los otros, no somos nada. 


Del tipo de cuidado, conocimiento y respeto que tengamos de si mismos, depende el tipo de relación que entablamos con el otro y con el territorio que habitamos. Pero es la relación que tenemos con los otros y con el territorio, lo que permite nuestro cuidado, conocimiento y auto respeto.


Cuidar, conocer y respetar al otro y al territorio, es cuidar, saber y respetarse a si mismo. Entre mayor sea nuestro respeto, conocimiento y cuidado de los otros y del territorio que habitamos, más sabremos quienes somos y lo que somos capaces de llegar a ser.  

Dependemos unos de otros en armonía con el territorio que habitamos. 


8. El otro Ampliado 

El conocimiento, cuidado y respeto del otro, pasa por reconocer las demás especies biológicas como un otro, lo cual implica para la humanidad aprender a convivir en armonía con ellas. 

Establecer limites al accionar humano frente a otras especies ha de ser una prioridad política, lo cual implica el reconocimiento de derechos a seres no humanos desde visiones desligadas al antropocentrismo.


El reconocimiento de un otro ampliado que vaya más allá de lo humano implica pensar también en la tecnología y sus diversas manifestaciones de inteligencia artificial como un otro. Lo cual políticamente implica establecer limites al accionar humano frente a su uso y su relación con la tecnología.