Realizadoras portuguesas

Breve historia del Cine Portugués

 Realizadoras portuguesas

 Texto original: El Ojo que piensa. Revista de Cine

La gestora cultural Nissa Torrents describe la ausencia plena de directoras y mujeres técnicas en la cinematografía portuguesa, con escaso o nulo desarrollo industrial y aquejada por los 36 años de la dictadura (1932-1968) de Antonio de Oliveira Salazar, hasta la Revolución de los Claveles de 1974. La solitaria excepción fue la productora y guionista Virginia de Castro e Almeida (1874-1946), escritora radicada en París que fundó Fortuna Films en 1922 y cuya filmografía incluye A sereia de pedra/La sirena de piedra (1922) y Os olhos da alma/Los ojos del alma (1923).

 (Cfr. Nissa Torrents, "Portugal", en Annette Kuhn y Susana Radstone (ed.), The Women's Companion to International Film, University of California, Berkeley/Los Ángeles, 1994, pp. 319-320.)

Otra fuente amplía que De Castro e Almeida dirigió en 1922 un documental conocido como Filme das cortes (véase Cinema português: http: www.cinemaportugues.net).

Noémia Maria Delgado (Chibia, Angola, 1933), Margarida Martins Cordeiro (1938), quien ha codirigido su obra con António Reis, Monique Rutler (Mulhouse, Francia, 1941), Solveig Nordlund (Estocolmo, 1943) y

Margarida Gil (Covilhâ, Angola, 1950)-Adriana, 2005- se cuentan entre las directoras surgidas en el cine portugués de los años 1970. A ellas se unieron la lusitana Cristina Hauser (1956) a inicios de la década de los ochenta y su coterránea María de Medeiros (1965) diez años más tarde.

 

Manuela Viegas incursionó en la dirección a fines de la década de 1990, tras más de quince años de experiencia cinematográfica centrada principalmente en el montaje, pero quizás es Teresa Villaverde la integrante de la nueva generación de directoras portuguesas con una filmografía que presenta mayor continuidad y repercusión internacional. Autora de A idade maior (1991), Três irmäos (1994) y Os mutantes (1998), Villaverde fue la única representante portuguesa en Les Latinas à l'honneur con su cuarto largometraje, Agua e sal (2001).  Destacan también Susana de Sousa Dias con su trabajo Natureza Morta, 2005; y  Margarida Cardoso con A Costa dos Murmurios, 2004.

 Breve Historia del Cine Portugués