Áreas Naturales Protegidas...

y Guardaparques

El Centro de Documentación para Trabajadores de las

Áreas Naturales Protegidas

de América Latina y el Caribe

https://www.facebook.com/Guardaparques-y-Areas-Naturales-Protegidas-441492369220965/

Editorial Boletín No. 233, Agosto 2021:

Ayer 31 de Julio, se celebró el Día Internacional de les Guardaparques en honor al día que se creó la Federación Internacional de Guardaparques. Teniendo en cuenta que hay tanto colega asesinado en todo el mundo me pareció en su momento que era más adecuado elegir un caso paradigmático, lo presenté a debate en el Comité Ejecutivo Internacional de la FIG, el que perdí con total éxito.

Lo bueno es que les Guardaparques tienen prensa durante ese día, y algo queda. Saludos a todas, todos y todes.

Otro tema: tengo una amiga en la Catalunya profunda que demanda noticias positivas, por lo tanto luego de la Editorial agregué una nueva Sección: Noticias Buena Onda. Un remanso para tomar mate bajo los árboles antes de seguir con el resto del boletín, no por esos pagos, pero sí por éstos...

Tema I: La receta 30x30 que llega del ámbito científico hegemónico internacional a través de las Organizaciones No Gubernamentales Transnacionales y la Convención Internacional para la Biodiversidad, en una crisis presupuestaria de las Instituciones administradoras de Áreas Naturales Protegidas, en un planeta injusto y en pandemia.

No hay dudas de dos cosas: que se pierde biodiversidad (y diversidad cultural: pueblos y lenguas), y que las áreas naturales protegidas (ANPs) son una herramienta indispensable a pesar de los errores y horrores del pasado y del presente. Dicho esto, estoy convencido que para detener la pérdida de biodiversidad hay que re conceptualizarlas regionalmente -y localmente- las ANPs, y junto a ello el rol de sus trabajadores y de otros partícipes que deben surgir o consolidarse en esa re conceptualizacion, las que se hoy se consideran como diferentes formas de Gobernanza.

Veamos, La Convención Internacional para la Biodiversidad (CBD) impulsa alcanzar el 30% de la superficie del planeta en Áreas Naturales Protegidas para el año 2030 (30x30), basada en diversas recomendaciones difundidas en publicaciones importantes con decenas de autores cada una (Allan y otros 2019, Hannah y otros 2020, Dinerstein y otros 2019, CBD 2020), e imagino que innumerables conversaciones informales entre ellos y con la Secretaría de la CBD, personas que determinan la Agenda Internacional; sin embargo es posible hacer reflexiones, a la luz de los antecedentes: el fracaso de las Metas de Aichi, da la sensación que repitiendo la receta, es difícil que se alcance un resultado diferente.

Por otra parte leyendo esos artículos que respaldan o impulsan la propuesta, y otras más ambiciosas como del 50% de la superficie terrestre en ANPs (Dinerstein y otros 2020), no encontramos preocupación ni medidas de mitigación para el impacto sobre la diversidad cultural y sobre los conflictos territoriales que provocará, esos académicos, investigadores y miembros de las grandes ONGs transnacionales del planeta, sus asociados a niveles nacionales, y hasta en las Naciones Unidas a través de Convenciones como la de Biodiversidad, deben tenerlo en cuenta, de otra forma queda la sensación que viven en un frasco intelectual, si lo han hecho y lo ignoramos pediremos disculpas. De cualquier manera tiene vigencia la pregunta "¿Conservar para quien?" (Colchester 2003).

Al decir de un amigo estadounidense "ese tren ya partió", considerando que el Presidente de E.U.A., Joe Biden, le dio luz verde y que cuenta con un importante apoyo de los votantes estadounidenses, es una buena conclusión, sin embargo, ni siquiera en ese país tienen muy claro como alcanzar esa cifra, van a terminar incorporando los jardines de cada vivienda...

Retomando, aceptando que hay sectores del planeta en los que es necesario instaurar medidas de conservación, estamos obligados a pensar cómo hacerlo minimizando los impactos negativos, para eso se necesitan otras transformaciones, propias y diferentes en cada región/país del planeta, y hay pocos países analizando el cómo, ya que el dónde es lo más sencillo.

Un camino posible en América Latina y El Caribe es el reconocimiento formal de los países como Estados Plurinacionales, con todo lo que eso implica, desde mi punto de vista es una evidente condición para conservar biodiversidad. Es un cambio trascendental, resistido por razones ideológicas y factores del poder económico, financiero y político "vinculado", por no decir otra palabra.

De otra forma la ampliación en superficie, considerando los diferentes artículos que revelan dónde deberán situarse las nuevas ANPs, será sobre lo que queda de territorio con ocupantes de pueblos originarios (agravando su situación), o pequeños campesinos, pequeñas fincas privadas. Será interesante cuando se presente la situación de conectar parches y lo que haya enfrente sean... extensos monocultivos que abastecen la economía consumista empobrecedora (también de la cultura alimenticia), o abordar realmente la minería de oro en la región amazónica o la contaminación proveniente de la piscifactoría en ambientes marinos: con un sistema mundial armado para que ocurra y mantenga el proceso de concentración de riqueza, que incluye a los filántropos que financian proyectos de conservación, los que son de su interés, claro.

¿Y que hacer con la infraestructura que favorece la rapiña mencionada?: la reciente aprobación por el Congreso peruano (con oposición del Gobierno, hay que decirlo) de una ruta hacia Brasil que atraviesa el Amazonas y afectando territorios indígenas y ANP. Será para mover los bienes que abastecen el comercio, ¿o para sacar la madera ilegal, el oro ilegal (¿y drogas?), con todas las consecuencias ya comentadas en ediciones anteriores del boletín para esas áreas naturales protegidas y para los pueblos; un solo ejemplo de proyectos de infraestructura a nivel nacional y regional.

El auto reconocimiento de todos los países como plurinacionales, paso imprescindible en la región para avanzar en el necesario proceso de decolonizacion para alcanzar la verdadera identidad latinoamericana y caribeña.

Pensamiento Decolonial: propuesta emancipadora que conocí recientemente en un curso de la Administración de Parques Nacionales de Argentina dictado por Florencia Faierman; destaco que se realiza en una organización que -como todas las que administran ANPs-, ha sido y continúa siendo colonial, considero esto más que una anécdota personal, sino una evidencia que hay cambios en las organizaciones que aún no son evidentes en la región, y que tienen influencia sobre sus trabajadores. Bajo esa luz quedan muchas de las editoriales que hemos compartido en este boletín, escritas cuando desconocíamos este planteo.

Es para destacar que en la región está ocurriendo el tránsito hacia países plurinacionales, sin prisa y sin pausa, por ejemplo Bolivia, Ecuador, todo indica que próximamente Chile, dónde hasta hace unos pocos meses se hubiera considerado una fantasía. Argentina reconoció en su Constitución de 1994 la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas: no es que eso haya tenido como consecuencia directa un inmediato buen vivir de esos coterráneos, las fuerzas contrarias continúan ejerciendo su poder.

Siendo realista y observando los procesos mencionados y las resultados, está claro que no es suficiente que ocurra formalmente en el texto de una Constitución Nacional, es apenas el inicio de un futuro diferente, una refundación cultural y de vinculación con la tierra.

Esta identidad regional aunada a un ordenamiento territorial y normativo diferente tendrá consecuencias sobre el tipo de áreas naturales protegidas, por lo tanto en la conservación de la biodiversidad. La reformulación del concepto de área natural protegida con aportes latinoamericanos, en las formas de administración, y en las organizaciones: diferentes a las que conocemos (la mayoría basadas en modelos estatales tradicionales y ortodoxos), de las personas involucradas (no sólo de los trabajadores), de la organización del personal de las instituciones vinculadas a la administración de conservación de biodiversidad en el territorio, del todo.

Otra instancia es fortalecer y recuperar en algún caso, iniciativas regionales que involucran varios países con diversas circunstancias ambientales y culturales: El Camino del Inca (injustamente olvidado luego del esfuerzo de Allen Putney y colegas regionales), la Región Amazónica, el Gran Chaco, la Patagonia Argentino-Chilena, los Pastizales Templados del sur de Brasil-Uruguay-Argentina, y varias más (corredores por ejemplo) ya identificadas y con diversos grados de avance, aunque pocos logros: la deforestación en Amazonas y el Gran Chaco continúa y es impresionante.

Alerta: Siendo que la región está sumergida en políticas neoliberales -en algunos casos saliendo trabajosamente-, y la conducta de esos gobiernos ha sido profundizar el desplazamiento de los pueblos originarios, la enajenación de tierras públicas para su conversión (principalmente en monocultivos), al igual que con los territorios urbanos para negocios inmobiliarios, un sólo ejemplo: la Ciudad Capital de Argentina, Buenos Aires, en la que se transfieren espacios públicos para urbanizaciones elitistas cuando tiene apenas 6 m2 de espacios verdes por habitante siendo que la Organización Mundial de la Salud recomienda que sean entre 10 y 15 m2. En ese escenario no nos cabe ninguna duda que ante la propuesta del 30x30, los que ven negocios con las tierras están reaccionando en varios sentidos, para continuar accediendo a espacios naturales y modificarlos (como ocurre en este mismo instante en Amazonas brasileño) o acelerando la conversión para evitar los "perjuicios" si caen dentro de los sitios dónde se recomiende implementar el incremento en superficie.

Lo que nos lleva al tema siguiente, el presupuesto necesario para administrar el 30% del planeta bajo ANPs, insuficiente en este momento, ahora, hoy, 1 de Agosto de 2021, no hay ningún país de América Latina y El Caribe con capacidad de destinar el presupuesto necesario para la administración de las ANPs (ni la salud, ni la educación). Y ya sabemos que entonces son áreas "de papel", con mayor riesgo aún. La causa es bastante simple, un sistema mundial de explotación del trabajador y la naturaleza, y concentración de la riqueza. Tenemos una curiosidad, ¿los académicos e investigadores que impulsan estas propuestas, y las Naciones Unidas a través de la Convención Internacional para la Biodiversidad, se pondrán de pié y se manifestarán contra el capitalismo que reina en el planeta y es el responsable de la situación?

Las Instituciones no tienen el equipamiento necesario, el personal es insuficiente y está mal pago, las unidades de conservación están aisladas en una matriz cada vez más modificada sin posibilidades de vincularse con corredores, la debilidad institucional frente a los que tienen el poder económico local se mantiene (o se facilita poniendo funcionarios útiles a sus objetivos), podemos llenar el boletín con la lista.

Durante este año hemos compartido en el boletín varios artículos sobre diferentes países de la región que han revelado sus problemas para financiar la administración de sus ANPs, o directamente han reducido su presupuesto. Un par de ejemplos recientes del mes pasado (Julio 2021), Costa Rica anunció que ya no contaba con fondos para cubrir los gastos del Sistema de ANPs, los Guardaparques de la Provincia de Mendoza – Argentina se vieron obligados a una marcha de 200 kilómetros para llamar la atención sobre el retroceso salarial y el abandono de las unidades de conservación.

Esta situación no es una novedad, al menos para los trabajadores de las ANPs que vivimos cotidianamente esta circunstancia, bajen a la sección Trabajadores y encontrarán algunos casos sólo vinculados a temas laborales, y los que llegan a los medios de comunicación.

Hay diversas opciones para obtener presupuesto. Una es recuperar lo saqueado para la riqueza de países centrales desde la conquista de América (nombre impuesto, dicho sea de paso), Perú tendría mucho que decir al respecto. Difícil que ocurra y no será mientras estén en el gobierno políticos neoliberales, más bien todo lo contrario, ya que es un hecho que continúa fugándose la riqueza de formas más variadas que en aquel entonces.

Se ha probado con el Turismo como fuente de ingresos para financiar conservación, que fue puesto en crisis por la Pandemia que detuvo el planeta, desapareció el turismo y los ingresos, por lo tanto no es una fuente genuina, que por otra parte tiene innumerables impactos sociales y ambientales, además de considerarse un instrumento de colonización neoliberal (Chávez Luna 2019). Dos temas asociados: se ha incrementado el impacto negativo por la intensidad de la visitación en los procesos de salida de la pandemia (ver abajo en sección Visitantes...), y las alertas de nuevas pandemias dejan dudas sobre su recuperación con la intensidad que tenía prepandemia.

Otro mecanismo de financiamiento es que se reconozca la Deuda ecológica, idea que viene madurando desde hace ya unos años y fue propuesta hace unos días en la reunión de los Ministros de Ambiente del G-20 (los veinte países más ricos del mundo), no tenemos mucha expectativa ya que ni siquiera se pusieron de acuerdo en la redacción de un compromiso por el cambio climático.

Sin embargo, nada de esto será suficiente, no es sostenible en el tiempo si no cambia el modelo basado en el consumo y de relación entre los seres humanos y con la naturaleza, verdadera razón de la pérdida de biodiversidad, y que aparentemente no hay gobierno en el planeta que pueda resolver. Será el momento de ver si las propuestas retóricas dejan de serlo y se enfrenta definitivamente a los responsables -y al sistema- de la pérdida de biodiversidad.

Yo, de economía poco, solo sentido común: El 1% más rico del mundo tiene más del doble de riqueza que 6.900 millones de personas. Cómo se llega a esa situación es lo que hay que modificar.

Cuando encontramos agradecimientos a los trabajadores y a los clientes (explotados ambos) el haber facilitado el gasto de millones de dólares para dar una vuelta por el espacio (más sarcástico no se consigue), el sentido común también nos dice que hay que "mal que no está bien". Tenemos un mensaje para esas personas: como en el planeta todos compartimos el destino que estamos construyendo día a día, comunico a los "favorecidos" que les irá tan mal como al resto de nosotros en ese futuro con desastres climáticos (ola de calor en Norteamérica, inundaciones en Europa), con sismos provocados por el fracking... y sin biodiversidad.

Y para ir terminando, en esa re conceptualizacion de las ANPs como herramienta de conservación de biodiversidad a la que podemos realizar desde la región nuestros aportes, y como ya hemos analizado en ediciones anteriores (Número 231) la generación del conocimiento y su difusión, repetimos: "La conservación sigue estando abrumadoramente dominada por las mismas voces privilegiadas, blancas y ricas del hemisferio norte, en palabras de Milner-Gulland (2021): "conservation is still overwhelmingly dominated by the same privileged, white, wealthy, Northern hemisphere voices”. Publicado en Oryx, revista del hemisferio norte, en inglés y en el centro del imperio Británico..."

Es imprescindible que los ámbitos académicos y de investigación dejen de impulsar y ejecutar el modelo colonial, la discriminación de personas y su conocimiento, incorporar la perspectiva indígena para alcanzar un manejo efectivo: "debemos crear e implementar reformas estructurales sólidas que apunten a la raíz de la supremacía blanca en nuestras prácticas de producción de conocimiento, ...we must create and implement robust structural reforms targeting the root of white supremacy in our knowledge production practices" (Chaudhury y Colla, 2020). La región puede aportar a la conservación de la biodiversidad en formas aún ignoradas porque quedan ocultas por la ciencia hegemónica de la conservación.

Para finalizar, ocurre exactamente lo mismo con el colectivo de trabajadores de las ANPs. Los administrativos y logística en el modelo de organización, los técnicos y científicos en el método de investigación científica, los guardaparques (en sentido genérico, particularmente los que tienen funciones de control y fiscalización) recuperando una identidad regional, identificando y resistiendo un proceso que se ha acelerado recientemente, en la vinculación de la Federación Internacional de Guardaparques (FIG) con diversas Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) Transnacionales, sin ningún espíritu crítico y en la que juegan el rol de darle autenticidad a las propuestas siendo que todo indica que son convidados de piedra.

Es imperioso resolver la colonización para transitar el camino de ser sujetos del proceso de conservación de nuestra biodiversidad y cultura, como ya hemos mencionado en estas editoriales, el logo elegido para identificar la Federación Latinoamericana de Guardaparques (FLG) representa a un hombre y una mujer de rasgos europeos. Mírenlo de esta forma: difícilmente los logos que representen las asociaciones de los países europeos y sus federaciones tengan rasgos indígenas de América Latina y El Caribe. Y está bien. Sugerimos ampliar el grupo de personas para presentar la diversidad de los que habitamos la región, originarios + llegados.

Lo vemos en los diversos talleres y paneles virtuales que se están imponiendo por la pandemia, en acciones típicas del colonialismo nos dicen cómo debemos trabajar, o nos imponen un código de ética sin mencionar las condiciones laborales impuestas por los empleadores.

O que no se analice el rol de esas grandes Organizaciones No Gubernamentales transnacionales con las que se vincula la FIG, en la grave violación de derechos humanos realizada por guardaparques de África e India (ver número 228 Marzo 2021), por cierto no es suficiente que los autores materiales tengan que responder ante la justicia, también los autores intelectuales: hablamos de violaciones a mujeres, torturas, asesinatos, desplazamiento de pueblos enteros.

Es fundamental el rol de las Representaciones de la Federación Internacional de Guardaparques (Sudamérica y Centroamérica), que representan a la región en el Comité Ejecutivo Internacional (CEI), sin embargo funcionan como propagadores de los mensajes del CEI, hay que revertir ese proceso. En política se dice intervencionismo, y las Asociaciones que los eligieron tendrán que replantear esa escenario.

Si realmente les preocupa la situación de los trabajadores de la conservación, tanto a la FIG como las grandes ONGs transnacionales, ayuden a que hablemos de igual a igual y escuchen nuestra voz, dejen de ser continuadores del colonialismo imperial. Con los reparos, molestia e intranquilidad que nos provocan las manifestaciones anti derechos del Presidente electo del Perú, Pedro Castillo, rescatamos lo que dijo al asumir el cargo: "Somos una cuna de civilizaciones desde hace más de 5000 años. Durante 4 milenios y medio nuestros antepasados convivieron en armonía con la naturaleza”, está claro que hay espaldas para un dialogo igualitario.

Y lo más grave, si llegamos al momento de imponer el 30x30, terminaremos siendo el brazo armado de una Conservación Militarizada (Duffy, R. y otros, 2019). No cuenten conmigo.

Daniel Paz Barreto (esta editorial, como las anteriores, tendrán mas citas y elaboración en los artículos que estamos redactando)

Allan, J., H. Possingham, S. Atkinson, y otros, (2019). Conservation attention necessary across at least 44% of Earth's terrestrial area to safeguard biodiversity bioRxiv 839977; doi: https://doi.org/10.1101/839977

Baker, K., M. Eichhorn, M. Griffiths (2019). Decolonizing field ecology. Biotropica. 51. 288-292. 10.1111/btp.12663.

Convención para la Biodiversidad, (2020). Zero Draft of the Post-2020 Global Biodiversity Framework. 14 pp.

Chaudhury, A., S. Colla (2020). Next steps in dismantling discrimination: Lessons from ecology and conservation science. Conservation Letters. 14. DOI 10.1111/conl.12774

Chávez Luna, T. (2019). El turismo como instrumento de colonización neoliberal: una perspectiva foucaultiana. Dimensiones Turísticas. 3. 110-116. 10.47557/MIAG2068

Colchester, M. (2003). Naturaleza Cercada. Pueblos Indígenas, áreas protegidas y conservación de la biodiversidad. WRM/FPP. Montevideo. 155 pp

Hannah, L., P. Roehrdanz, P. & Marquet, B. Enquist (2020). 30% land conservation and climate action reduces tropical extinction risk by more than 50%. Ecography 43: 943–953.

Dinerstein, E, C. Vynne, E. Sala, A. Joshi, y otros (2019). A Global Deal For Nature: Guiding principles, milestones, and targets. Science Advances. 5. eaaw2869. 10.1126/sciadv.aaw2869.

Dinerstein, E., A. Joshi, C. Vynne, y otros (2020). A “Global Safety Net” to reverse biodiversity loss and stabilize Earth’s climate. Science Advances. 6. 10.1126/sciadv.abb2824

Duffy, R. y otros. (2019). Why We Must Question the Militarisation of Conservation. Biological Conservation. 232. 66-73.

Milner-Gulland, E. (2021). The global conservation movement is divided but not diverse: Reflections on 2020. Oryx, 55(3), 321-322

Tema II: Congreso Mundial de la IUCN también conocido como Congreso Mundial de la Naturaleza, que se realiza cada cuatro años.

En esta oportunidad es mixto virtual - presencial. Sede Marsella, del 3 al 11 de Septiembre. Hay que pagar para ambas opciones. Obviamente el tema ANPs será un TEMA con ramificaciones en muchas de las propuestas: Áreas protegidas y conservadas: una herramienta de conservación crítica, hay dos propuestas específicas de Resoluciones, en borrador y para ser votadas en la Asamblea de los miembros y son:

Moción 40: "Elaboración y aplicación de un marco mundial de la diversidad biológica posterior a 2020 transformador y eficaz".

Extensa moción...y como no podía ser de otra manera, adhiere al 30x30, irreflexivamente.

Y exponen: "los tres objetivos del Convenio (de Biodiversidad), a saber, la conservación de la diversidad biológica, su utilización sostenible y la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos". No se logra salir del Antropocentrismo, la colonialidad global al palo, la naturaleza como objeto y no sujeto...Y de criticar el sistema capitalista neoliberal basado en el consumo...no, eso no, apenas un lavadito "mediante cambios transformadores en los factores económicos, sociales, políticos y tecnológicos", que no dice nada, puede ser cualquier cosa, o abrir la puerta para iniciativas gravísimas como el mercado del carbono REDD. Falta un poco de valentía en nuestros "líderes". O que se definan de que lado están, de otra forma son palabras huecas.

Una moción para que voten las partes sería que la CBD abandone el utilitarismo de la naturaleza y la biodiversidad, que da pie a su valorización y que termina en proyectos de protección sólo de aquello a lo que se le reconoce valor en términos económicos - utilitarios. Es hora de correr a los economistas del control de nuestras vidas.

Moción 101: "Establecer metas de conservación basadas en áreas y en la evidencia de lo que necesitan la naturaleza y las personas para prosperar" Moción específica para darle aire al 30x30.

Comentarios: Ídem anterior.

Daniel Paz Barreto

Tema III: Áreas Naturales Protegidas, Trabajadores, Uso Público Turístico Recreativo y COVID-19

Es indudable que esta Pandemia nos recuerda minuto a minuto que la responsabilidad individual con uno mismo y con el otro es indispensable, Panamá recuerda que las ANPs se mantendrán abiertas si los visitantes cumplen con las medidas de bioseguridad. En casi todos los países se abrieron las ANPs a los visitantes, en la búsqueda de la recomposición económica del sistema turístico asociado a las ANPs, con estrategias de cierre y apertura, horarios y protocolos, tal el caso de Piura en Perú. Se generaliza un sistema de reservas como en Parque Nacional Laguna del Laja en Chile, algunos prestadores turísticos han argumentado que es necesario "catalogar como actividad esencial el acceso a las áreas silvestres protegidas (ASP), entendiendo que las actividades al aire libre contribuyen al bienestar social y personal de la comunidad", como ocurrió en Chile, una picardía inteligente.

Finalmente, agradezco las menciones a este boletín de los autores que utilizan la información de las Editoriales y como fuente a los artículos y publicaciones que compartimos. Como verán, desde el número anterior cada Tema de la Editorial lleva firma dado que nos han informado que algunas personas no tienen la honestidad intelectual de reconocer nuestro trabajo -no rentado en este caso-.

Para cerrar un Anuncio: Los boletines en formato .pdf, de este año 2021, disponibles en la Página Web

Daniel Paz Barreto, Editor. info@guardaparques.org Página Web