Áreas Naturales Protegidas...

y Guardaparques

El Centro de Documentación para Trabajadores de las

Áreas Naturales Protegidas

de América Latina y el Caribe

https://www.facebook.com/Guardaparques-y-Areas-Naturales-Protegidas-441492369220965/

Las y los trabajadores de Áreas naturales Protegidas en el IV Congreso Mundial de Parques Nacionales de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas - IUCN, Caracas, Venezuela, 1992

1 de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores. La lucha de clases sigue más vigente que nunca, más allá de la palabras huecas de los que colaboran o son parte de los sectores que se quedan con la riqueza proveniente de la naturaleza y del trabajo. Aunque se apropien de palabras como libertario y libertad, la vaciaron de contenido llenándola luego de lo contrario a su origen: falta de solidaridad, egoísmo, injusticia. Son el extremo de la misma cuerda que otros aprietan con mayor disimulo. Ningún festejo, día de reflexión, de análisis y de planificación de la resistencia.

En la Editorial anterior comentamos las reuniones de todo tipo que se han hecho y se hacen en la región que abordan el tema Áreas Naturales Protegidas (ANPs), y la intención de indagar si se consideran los derechos laborales de les trabajadores siendo que son actores fundamentales para su existencia, son quienes que aseguran su efectividad e integridad.

Son muy numerosas las reuniones, por lo que considerando que la Comisión Mundial de Áreas Protegidas (CMAP) de la Unión Mundial para la Naturaleza (IUCN) tiene una influencia internacional, seleccionamos aquellas que la tienen como responsable institucional , no incluimos otras que reciben el apoyo de IUCN o también tienen sede América Latina y El Caribe, como los Congresos Mesoamericanos, los Congresos periódicos como el de Cuba, o los Congresos Nacionales en cada país.

La CMAP, con su denominación anterior Comisión de Parques Nacionales y Áreas Protegidas (CPNAP), realizó en América Latina y El Caribe varias de sus Sesiones mundiales de trabajo: la 14ava. Sesión de Trabajo en Costa Rica en 1979, y la 18ava Sesión de Trabajo en Perú en 1981, de las que no pudimos encontrar sus documentos (talvez estén en una intranet para miembros), y la 27ava. Sesión de Trabajo de la Comisión de Parques Nacionales y Áreas Protegidas de la IUCN, realizada en 1986 en el PN Nahuel Huapi, Bariloche, Argentina, que analizamos en el edición anterior de este boletín.

Pocos años después, en 1992 se realizó el IV Congreso Mundial de Parques y Áreas Protegidas, en Caracas - Venezuela, tres congresos regionales: en Santa Marta - Colombia en 1997, en Bariloche - Argentina en 2007, y en Lima - Perú en 2019 (retrasado unos años por diversos motivos), estos últimos tiene el cometido de ser preparatorios para los congresos mundiales de la CMAP-IUCN y de la IUCN. De algunos de ellos he participado en diferentes roles. Por ejemplo revisor de trabajos presentados en los de 2007 y 2019.

En la edición de abril del boletín analizamos la reunión de 1986, ahora vamos a pasar a la siguiente de 1992, el IV Congreso Mundial. La logística local estuvo a cargo del Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables de ese país con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el congreso hizo énfasis en la relación entre las personas y las áreas protegidas, en identificar sitios importantes a conservar, en tener un enfoque regional en cuanto a la gestión de la tierra, y como ya venía ocurriendo, se propuso ampliar la superficie “protegida” de cada uno de los biomas del planeta hasta llegar al 10%. Es interesante destacar "de cada uno de los biomas", no como en las versiones actuales que van del 30 al 50% del planeta, lo que deja muchas interrogantes. Participaron 1.800 personas de 133 países.

Eran años turbulentos en Venezuela, venían de un intento de Golpe de Estado militar del que participó Hugo Chávez (posteriormente elegido Presidente por sus coterráneos), y el Presidente era Carlos Andrés Pérez, quien pocos años después fue encarcelado por corrupto.

Hubo manifestaciones políticas de las personas responsables del congreso - algunas de esas declaraciones lejanas de los temas ambientales -, otras llegaron a los titulares de los diarios, por ejemplo El País de España: “El congreso mundial de parques denuncia el consumismo desaforado y la discriminación comercial del Norte”, en palabras del que era director general de la UNESCO, el español Federico Mayor Zaragoza. No se lo escuchó, hoy es mucho peor.

Como es usual se publicaron documentos finales, uno en castellano, Parques y Progreso, editado por Valerie Barzetti (1993), también hubo una Declaración de Caracas y un Plan de Acción cuyas recomendaciones pueden encontrarse digitalizadas. En inglés se publicó otro documento Parks for Life / Parques para la vida (IUCN, 1993), editado por Jeffrey A. McNeely, quien fuera responsable del congreso. Las citas en inglés que siguen están tomadas de ese documento ya que lo considero la palabra oficial de la CMAP-IUCN.

Encontramos atisbos de reconocer el valor del personal como trabajadores, pero en su mayoría las referencias son relacionadas a la cantidad y habilidades necesarias (sugiriendo el incremento del presupuesto en su capacitación), y a la insuficiente capacidad de control y fiscalización. Temas que ya eran abordados desde tiempo antes, y que se repiten permanentemente, aún hoy.

En el libro de Barzetti (1993) no hay ninguna entrada en el índice (y el contenido) para palabras como Personal, Staff, ni Trabajadores. En el documento de McNeely (1993), que está en inglés, se utiliza la palabra staff (personal), pero no workers (trabajadores), y employee (empleado) sólo en el titulo de una presentación sobre voluntarios y empleados temporarios en los parques nacionales de Brasil.

La siguiente frase podría resumir las menciones al personal (staff): “…governments staff protected area agencies adequately with people having appropriate abilities in natural and social sciences, education, community relations, gender sensitivity, management and conflict resolution; and specifically increase the number of women involved in protected area based education and management. Personnel should also be included from communities within surrounding protected areas, and particularly indigenous communities…” (pag. 50).

Parecido en castellano: el personal de las agencias gubernamentales de áreas protegidas debe tener habilidades apropiadas en ciencias naturales y sociales, educación, relaciones con la comunidad, sensibilidad de género, resolución y manejo de conflictos, y deben incrementar específicamente le numero de mujeres involucradas en áreas protegidas basadas en educación y manejo. El personal debe provenir de las comunidades que rodean las áreas protegidas, y particularmente comunidades indígenas.

Hubo un taller específico denominado algo así como “Construyendo profesionalismo entre personal del área protegida”, en el que con el argumento que debemos hablar el mismo lenguaje (en inglés claro) consideraron que era necesario hacer la siguiente definición del "profesional de las ANPs": “Un Profesional de Áreas Protegidas es una persona que demuestra conocimientos, habilidades y compromisos más allá del empleo para gestionar y mantener la integridad de recursos patrimoniales de acuerdo a los requisitos y objetivos declarados dentro de un Código de conducta." (pag. 165).

“Mas allá del empleo…”, si, los que hemos transitado la tierra y el mar de las ANPs le llamamos “la mística del guardaparque”, sin embargo hoy tengo una duda enorme, si es una idea nuestra, o construida e impresionada en nuestras mentes para continuar con la mentalidad de siervos que tuvieron nuestros colegas pretéritos cuando su función era proteger del pueblo los bosques y las piezas de caza en las tierras de la aristocracia europea, de aquellos que querían construir sus viviendas, calefaccionarse y... comer. Pero hoy es claro que la mística no da de comer ni protege contra las balas, ver las cifras que abren cada uno de estos boletines, y en este número se suma la violenta muerte de un joven colega guatemalteco (ver sección Guardaparques), mientras los "líderes" de la burocracia de la conservación tienen salarios varias veces mayor y no pasan ninguna de las vicisitudes de los que hacen realidad conservar bienes que son de todas y todos.

Abro paréntesis, (desde hace mas o menos un año se está imponiendo un Código de Conducta para el personal de terreno, desde los países centrales y algunas de sus colonias agloparlantes, e impulsado por las organizaciones que utilizan ese personal para violaciones a los derechos humanos (torturando indígenas, violando mujeres embarazadas), crímenes aberrantes que aún no han reconocido, pedido disculpas y enviado a la justicia a los responsables, pero que siguen impulsando proyectos de conservación colonial, lideradas por ciudadanos ejemplares como el rey Juan Carlos de España, al que vieron obligados a desplazar como presidente honorario, cuando "se descubrió" que era un cazador fanático (de esos cobardes que disparan con armas de alto poder de fuego y a distancia a una presa indefensa), y exiliado en un país árabe luego de conocerse que era corrupto.

Estamos de acuerdo con una iniciativa de estas características, de elaboración participativa, pero: no necesitamos que nos digan de afuera como tenemos que trabajar, y si algunos de los que convocan traen esos antecedentes criminales -y si quienes los acompañan los aceptan si decir nada que es lo mismo que aprobarlo, por caso la Federación Internacional de Guardaparques (FIG)-, la propuesta llega con pies de barro, ¿es de aplicación para toda y todos, parece que no? Considero que es otra iniciativa colonialista, que lamentablemente compañeras y compañeros no logran identificar como tal, la aceptan y promueven como si fuéramos infantes que es necesario educar, ellos quizás, yo no me considero estar en ese paquete. Cierro paréntesis.

Volviendo al congreso pero continuando con el tema del párrafo anterior, es muy interesante tener en cuenta que fue en ese ámbito y bajo esas condiciones que las Asociaciones de Guardaparques de los E.U.A., Escocia e Inglaterra presentaron el borrador de creación de la Federación Internacional de Guardaparques. Una iniciativa para aplaudir, por cierto, lo que viene pasando después es harina de otro costal, incluyendo la irregularidad de conducir la FIG y la fundación paralela que maneja sus fondos, somos todos responsables, por acción u omisión.

En el espacio dedicado a la capacitación del personal encontré una referencia a las condiciones laborales , indirecta, pero que tiene que ver: que esa capacitación fuera en módulos para que permitiera al personal avanzar en sus carreras como empleados (pag.166).

En el Taller sobre Interpretación en áreas protegidas encontré las consideraciones mas directas a los derechos laborales, las que además me hacen mucho ruido por establecer como un elitismo entre trabajadores, y fueron las siguientes: “lnterpretation staff should be given proper seniority, reflected in working conditions and remuneration relative to other staff.” (pag.182).

Parecido en castellano: El personal de Interpretación debe tener la antigüedad adecuada, reflejada en las condiciones de trabajo y la remuneración en relación con el resto del personal .

Ya en el cierre del documento encontré las expresiones que llegan más profundo, realizadas por el responsable del congreso Jeffrey A. McNeely, no hace mención a los salarios y otros beneficios, pero es para aplaudir de pie:

¿Why install a sophisticated GIS system to monitor habitat changes if protected area staff don't have equipment, housing, and transportation? (pag. 193)

Parecido en castellano: ¿Por qué instalar un sistema GIS sofisticado para monitorear los cambios en el hábitat si el personal del área protegida no tiene equipo, vivienda y transporte? Y digo yo: carencias que 30 años después se mantienen.

McNeely destaca el rol de la mujer en el manejo de ANPs, año 1992, un adelantado, recién en 2021 el tema tomó dimensión como resultante del Congreso de Lima 2019 (y por cierto como producto de un espacio más amplio conquistado por las mujeres): “Also has far more women involved in protected area work. While few will be satisfied that we yet have enough, it is encouraging that the important role of women in natural resource management is finally being recognized for the positive force it provides in conservation.” (pag. 193).

Parecido en castellano: También tiene muchas más mujeres involucradas en el trabajo en áreas protegidas. Si bien pocos estarán satisfechos ya que aún es insuficiente, es alentador que el importante papel de la mujer en el manejo de los recursos naturales finalmente está siendo reconocido por la fuerza positiva que proporciona en la conservación.

Y finalmente rescataremos estas palabras de McNeely (1993): “Protected areas benefit the nation - that's why some of the best ones are called "national parks." So the governments must pay their fair share of the bill and provide the incentives that will keep qualified staff on the job.” (pag. 192).

Dicho en castellano: Áreas protegidas benefician la nación – por eso algunos de las mejores se llaman “parques nacionales”. Por lo tanto, el gobierno debe aportar lo que le corresponde y proporcionar los incentivos necesarios para que siempre haya personal calificado trabajando en este campo. Esta traducción fue tomada de Barzetti (1993) página x, me queda la sensación que la versión original es más enfática.

Es una deuda pendiente. En los gobiernos neoliberales porque consideran a los trabajadores “un gasto” (y la educación, y la justicia -que debe estar para defender sus ventajas- y la salud que debe ser privatizada, etc.), en el resto por circunstancias varias, algunas propias, otras por fuerzas externas que no pueden, quieren, son capaces de neutralizar.

Daniel Paz Barreto. ex Representante Sudamericano FIG, ex Presidente FLG

Barzetti, V. (ed.) (1993). Parques y Progreso. IV Congreso Mundial de Parques y Areas Protegidas, Caracas, Venezuela. IUCN BID xiv, 258p. : ill., mapas

IUCN (1993). Parks for Life: Report of the IVth World Congress on National Parks and Protected Areas. IUCN, Gland, Switzerland. viii + 260 pp.