Áreas Naturales Protegidas...

y Guardaparques

El Centro de Documentación para Trabajadores de las

Áreas Naturales Protegidas

de América Latina y el Caribe

https://www.facebook.com/Guardaparques-y-Areas-Naturales-Protegidas-441492369220965/

Editorial Boletín Áreas Naturales Protegidas y Guardaparques no. 231

Tema I: Nuestras Voces Latinoamericanas en la conservación y en las Áreas Naturales Protegidas

Léanse las siguientes reflexiones como envión para un debate, estamos convencidos que es el momento de cambios drásticos en la teoría y práctica de las Áreas Naturales Protegidas (ANPs), salir de la Pandemia diferentes, parte de un nuevo sistema biocéntrico ambiental y social más justo. La pérdida de biodiversidad y empobrecimiento cultural del planeta se ha acelerado, las propuestas que llegan desde los centros hegemónicos de pensamiento parecen ser más de lo mismo y que sería posible aplicarlas indistintamente en cualquier región y país, como si el planeta fuera homogéneo, aunque se indique exactamente dónde se deban aplicar, se ignoran en el proceso las realidades locales y las consecuencias.

En pandemia se multiplicaron al infinito (si esto fuero posible) las videoconferencias y otro tipo de espacios por internet, muy útiles para saber que están haciendo investigadores y administradores, hemos recorrido las que pudimos y nos dio la sensación que se basaban en herramientas generadas fuera de la región y que la convocatoria es baja, hasta en aquellas que exponían los principales de los organismos administradores, increíble lo que nos pasó con una mesa redonda de la Federación Internacional de Guardaparques, ni siquiera se respondieron las preguntas, aparentemente resultaron incómodas…

Avancemos, las ANPs han sido, son, una herramienta fundamental para conservar biodiversidad -a pesar de los errores y horrores en su histórica implementación, que aún ocurren-, incluso considerando que la mentada naturalidad prístina es una ficción.

Muy importante a destacar es que las ANPs se convierten en realidad por el personal que trabaja en ellas, con la participación de los ámbitos académicos y de investigación, además de las diversas Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), desde aquellas integradas por vecinos que tienen impacto local, hasta las nacionales y/o las “transnacionales” como las definió Dourojeanni (2006), con sus filiales u ONGs nacionales asociadas.

Todos, en mayor o menor medida tienen influencia sobre el tipo de gestión del territorio bajo protección, las de mayor ascendiente no son las locales, sino las transnacionales, que tienen vasos comunicantes que determinan tanto las políticas de gobierno cómo las decisiones de los administradores en forma individual. Al punto que algunos de sus miembros ocupan y ocuparon los cargos de mayor responsabilidad en la gestión de los sistemas nacionales.

Esas ONGs de influencia mundial generan conocimiento y desarrollan conceptos y herramientas que llegan a tener predominio en todo el planeta, inciden sobre otras como las Secretarias de diversas Convenciones Internacionales de la Organización de las Naciones Unidas: la de Biodiversidad, Especies Migratorias, Humedales, entre otras, cuyas determinaciones tienen vigor legal en los países que adhirieron mediante normas de aplicación interna (leyes).

Y por supuesto, como las ideas no caen de los árboles, detrás de todo hay personas que son las que establecen una preeminencia de ideas y filosofía de la conservación a través de ambos tipos de organización

No inventamos la rueda, son procesos similares a los se llevan adelante con otros objetivos (algunos para el mal, sin entrar en detalle), en este caso para un abanico bastante amplio de lo que podemos considerar bien común.

Para mencionar un solo caso de cómo se van estableciendo esos conciertos a una sola voz, veamos el caso de los Nuevos Paradigmas (que ya no son tan nuevos) y las categorías de manejo. Ambas fueron enunciadas, propuestas y aplicadas como un paso adelante en el uso de la herramienta áreas protegidas, las voces críticas no tuvieron mucha difusión.

Dearden y Locke (2005) manifestaron que los paradigmas y ciertas categorías de manejo fueron definidas específicamente para que un país en particular (Inglaterra) pudiera ser considerado parte del concierto mundial, no pudimos encontrar un debate al respecto y alguna respuesta en castellano. Apenas una en inglés… del uruguayo Diego Martino (2005) que en ese entonces tenía asiento en la Universidad de California. Además, para leer ambos artículos hay que pagar, afortunadamente tenemos hoy otras alternativas. Hay otros artículos que abordan críticamente la herramienta de las ANPs (pocos…) pero sobre ese intercambio no encontramos, avísennos si estamos equivocados. Y este tema es el enlace a lo siguiente para cumplir con la propuesta del título de la Editorial.

En el contexto que expusimos precedentemente, en la región absorbemos las orientaciones que llegan de organizaciones y especialistas asentados en los países centrales y algunas de sus colonias -de habla inglesa principalmente-, se ejecutan desde nuestros organismos de gestión, su implementación se evalúa en los reportes e informes correspondientes con sus métodos, y se cierra el círculo. Nos ha tocado la experiencia de revisar presentaciones a congresos que adoptan a pies juntillas las definiciones internacionales, sin siquiera detenerse a mencionar las adoptadas por la normativa nacional del país en cuestión.

De esta forma –como en otros aspectos de la vida en sociedad- se ha creado un establishment definido como “Conjunto de personas, instituciones y entidades influyentes en la sociedad o en un campo determinado”, de las que llegan las ideas y conceptos, y por los canales mencionados se difunde en toda la región, en los márgenes algunas voces independientes aportan el espíritu crítico, también en un contexto de dificultades para la difusión.

Para llegar a publicaciones técnicas y científicas de amplia distribución y reconocimiento, indexadas y con otros requisitos, tiene que ser en inglés. Es uno de los motivos por el que en este boletín hacemos hincapié en artículos científicos, tesis y manuales en castellano.

Esta situación la tituló y abordó con claridad otro uruguayo, Gudynas (2017): "Sin nuestras propias revistas académicas latinoamericanas seríamos mudos". Los alentamos a leer ese artículo disponible en internet, en la página web del autor.

El conocimiento histórico y el que se genera actualmente en la región tiene poca difusión, y si es poco en castellano imaginen en lenguas de pueblos originarios, no es extraño si considerando que ni siquiera los que somos sus conciudadanos nos interesamos en aprenderlas.

La conservación sigue estando abrumadoramente dominada por las mismas voces privilegiadas, blancas y ricas del hemisferio norte, en palabras de Milner-Gulland (2021): "conservation is still overwhelmingly dominated by the same privileged, white, wealthy, Northern hemisphere voices”. Publicado en Oryx, revista del hemisferio norte, en inglés y en el centro del imperio Británico. Reconocemos el valor de los autores.

Quiero destacar que en ese artículo mencionan el caso de la violación de los derechos humanos en nombre de la conservación, impulsado por la ONG de influencia mundial WWF y ejecutado por colegas Guardaparques.

Bien, en ÁNPs, su teoría y práctica, en nuestra región parecemos mudos, lo que circula en la región no es de generación original, es traducido, difundido, aplicado y reportado de las propuestas foráneas (que no significa que estén mal, aunque en algunos casos es querer encajar un círculo en un cuadrado).

Esto llega a niveles de geopolítica, por caso la defensa del Amazonas brasileño como excusa para decisiones económicas. Y siendo críticos de la plaga que asola ese país, y aceptando esa estrategia europea porque no queda otra, pensamos que asegurar la autodeterminación de los pueblos que allí habitan seria el camino adecuado.

Se impone un discurso único que permea transversalmente a los administradores, académicos e investigadores. Que reciben premios y reconocimientos otorgados por… esas organizaciones. ¿Será porque son buenos alumnos? Una estrategia exitosa basada en el “querer pertenecer” y en un problema que tenemos en la región (¿de autoestima?): si viene de afuera es mejor que lo nuestro.

Y luego, el rol de los medios de comunicación, lo que se difunde es lo que se genera en esas organizaciones, nos pasa en este boletín a pesar del trabajo de edición y búsqueda activa que se realiza para intentar mantener nuestra línea editorial, incluso en la selección de los títulos de los artículos para que mantengan coherencia con el contenido.

Veamos la crisis de pérdida de biodiversidad y las sucesivas metas asignadas sobre la superficie de áreas naturales protegidas en porcentaje de cada país, o de la superficie total de tierras emergidas del planeta, o de los océanos.

Las Metas de Aichi, 17% de la superficie continental y 10% de la superficie marina del planeta no fueron “logradas” (en algún país en particular van a entender esta ironía), las propuestas que las suceden recomiendan es incrementar la superficie de las áreas naturales protegidas al 30% del planeta, e incluso al 50%.

En forma paralela se difunde el mensaje que se ha llegado al equivalente de la superficie de Rusia, los informes destacan que América Latina es la región con más áreas naturales protegidas del mundo (Álvarez Malvido y otros, 2021), lo que termina siendo el titular en infinidad de medios de comunicación.

El mismo informe menciona que no son suficientes para garantizar la conservación de la biodiversidad, y una de las organizaciones responsables de su edición, la WWF, alerta sobre el Pronunciado declive de biodiversidad en América Latina, "el descenso en Latinoamérica y el Caribe es el mayor de todas las regiones, con una disminución promedio del 94% en las poblaciones de vertebrados estudiadas".

Otra punta de ese ovillo viene de la cruda realidad, la felicidad que el 11% del territorio mexicano esté bajo protección de áreas naturales, se nos va cuando nos enteramos que "La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) llegó a sus 20 años de creación con el presupuesto más bajo de su historia." Valoramos que Chile incrementa sus Áreas Marinas Protegidas, pero los aportes fiscales para áreas protegidas terrestres y marinas disminuyen notablemente en el Presupuesto asignado para 2021.

Dos ejemplos de un fenómeno extendido en la región, apenas un indicio de un problema mayor.

Encontramos en un medio de comunicación un título muy adecuado en ese sentido: Tenemos más áreas protegidas, pero menos biodiversidad.

O las dificultades reales para algunos países, en Uruguay será una tarea titánica cumplir con esas estrategias basadas en superficie. Con –casi- todo su territorio en manos privadas (y extranjeras) es muy difícil crear áreas naturales protegidas, tiene un 1,05% del territorio protegido. No pudo cumplir las Metas de Aichi, como hará para llegar al 30%, considerando además que el nuevo gobierno (neoliberal) comenzó intentando debilitar el sistema. No parece posible, más bien imposible.

¿Entonces? ¿Uruguay no será importante para la conservación? Para sus habitantes seguramente que sí.

Y el mensaje que se sigue bajando al pueblo es profundizar un mecanismo, sin exigir que cambien las condiciones que han llevado al planeta a esta situación extrema de pérdida de biodiversidad en un planeta cada vez más injusto y de concentración de riqueza, con Estados débiles que no cuentan con el presupuesto adecuado para la administración eficiente y efectiva de las ANPs.

De paso reafirmamos que Otra ciencia es posible (y necesaria). Las ANPs son imprescindibles, necesitamos abordajes nuevos y diferentes, lo que se probó hasta ahora viene fracasando, los trabajadores lo ven todos los días en el terreno, lo que ocurre dentro de sus límites ni que decir en su entorno, cercano y lejano.

Cambios profundos son necesarios, que no tienen que ver directamente con las ANPs pero sí tendrán impacto en su eficacia, del tipo siguiente: se nos ocurre que si los países de la región se reconocieran como plurinacionales la estrategia de áreas naturales protegidas sería diferente, por caso los pueblos amazónicos manteniendo su idiosincrasia por y para ellos mismos y en consecuencia para todos (no traigan a colación lo del “buen salvaje”, desde otro lado tiramos la idea).

Es entonces evidente que la ciencia de la conservación –en sentido genérico- y otras vinculadas no son suficientes para conservar, tampoco para áreas naturales protegidas, el planeta está siendo destruido por otras causas, y algunas de las soluciones propuestas no son tales, caso del mercado de bonos de carbono y la estrategia para la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REDD), una herramienta neoliberal, o sea parte del problema.

Para cerrar este tema, estamos llevando adelante un ejercicio informal de vincular las notas en los medios de comunicación y los artículos científicos dónde está el origen geográfico de su tema central, el método, la conceptualización. ¿Adivinen si está en nuestra región, o de primera, segunda, tercera y cuarta mano viene de afuera?

Construir el sistema latinoamericano de áreas protegidas, sin desdeñar los aportes que llegan de los grupos de poder de la conservación, un sistema complejo en su diseño y redefiniendo la gestión y el manejo.

Otro ejemplo, recibimos el mandato de las áreas naturales protegidas sin gente, con diversas y poderosas organizaciones no gubernamentales empujando esa idea, “cuando las evidencias que la mayoría de las áreas descritas como 'vírgenes', 'silvestres' y 'naturales' son en realidad áreas con una larga historia de ocupación y uso humano” y que “las personas han dado forma a la mayor parte de la naturaleza terrestre durante al menos 12.000 años” (Ellis y otros 2021). Los Guardaparques fueron (fuimos) formados considerando enemigos a los pobladores, en la actualidad se mantiene esa mentalidad en la región, y lo que es peor, en otras ha llevado a graves violaciones de los derechos humanos.

El Comanejo no es suficiente (ofrecemos comanejo de territorios apropiados), las diferentes gobernanzas están en una etapa descriptiva, el desfinanciamiento de los Estados y la concentración de riqueza en un sistema financiero de mercado hace depender el financiamiento de la administración de áreas protegidas de otras fuentes, la Pandemia demostró que actividades económicas como fuente de financiamiento de la conservación –como el Turismo- no son sostenibles en el tiempo, creemos que tampoco el filantropismo que trae adosado su propia idea de la conservación.

Todo esto alimenta lo que se ha dado en definir como "virtualismo", un modelo abstracto del mundo (West y Brockington 2006), que se reproduce en congresos, manuales, reportes, etc.

Las instituciones de investigación y/o académicas (consideradas como el ámbito de reflexión por excelencia) están llamadas a tener un rol fundamental, despojándose de la tiranía del título de postdoc y la publicación en inglés en una revista de prestigio internacional.

Por el año 2004 diseñamos con Marcelo Ochoa el Curso para Guardaparques de América Latina y El Caribe (por teléfono…), que posteriormente ejecutamos con otros compañeros desde el Centro de Formación y Capacitación de la Administración de Parques Nacionales de Argentina, con apoyo de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón. Conociendo la realidad de los colegas de la región, y teniendo como objetivo llegar al Guardaparque de terreno, invertimos la puntuación para la evaluación de los postulantes, recibían más puntaje los que no tenían títulos de grado. También se reconocían particularmente los postulantes miembros de pueblos originarios y mujeres guardaparques. Sin inventar la rueda rompimos el techo de cristal.

En el mismo sentido, en la región se viene dando un proceso en la formación y capacitación del personal de terreno, Guardaparques, que cambia por completo la ocupación territorial (Paz Barreto, 2010 a y b), en Argentina los que ingresan al Cuerpo de Guardaparques Nacionales provienen del medio urbano, son los que acceden a las instituciones académicas, si consideramos que los primeros guardaparques convocados en 1922, tenían que ser pobladores rurales… no indígenas. Todo un mensaje de época.

Esto va acompañado por una organización del personal en compartimentos estancos, a contramano de lo que se viene, aún con la implementación ortodoxa de la herramienta de conservación in situ que son las ANPs.

Por ejemplo, en ese reconocimiento de país plurinacional, que ocurrirá más temprano que tarde (expresión de deseos), la profunda revisión necesaria alcanza a las áreas naturales protegidas y la conformación del personal afectado a las mismas, incluyendo los que tengan funciones de control y fiscalización.

En este momento, el Perú busca integrar los guardas con diferentes funciones en una única normativa (ver Sección Guardaparques), es una instancia previa a la organización del personal de todo el sistema. Son etapas.

Resumiendo: En el planeta impera una visión única de las áreas naturales protegidas, con estrategias internacionales unidireccionales que no están siendo efectivas (podemos debatirlo pero las pruebas están a la vista), en la región tenemos la capacidad de pensar algo diferente que nos lleve a otro lugar, es otra forma de pensar nuestros países y la región, sólo es posible con acuerdos básicos en este abanico de gobiernos que se enmarcan en corriente ideológicas diferentes, pero como nos estamos yendo al bombo y el futuro es incierto, ¿que nos cuesta?

Conocimiento y personas en los organismos de administración de las ANPs del ámbito académico, de todo tipo de organizaciones, dentro de los organismos de administración, del pueblo, hay una bocha, solo necesitan que les hagan un lugarcito.

Álvarez Malvido, M., Lázaro, C., De Lamo, X., y otros, (Editores). (2021). Informe Planeta Protegido 2020: Latinoamérica y el Caribe. Ciudad de México, México; Cambridge UK; Gland, Switzerland; Bogotá, Colombia: RedParques, UNEP-WCMC, CMAP-UICN, WWF, CONANP y Proyecto IAPA

Dearden, Philip & Locke, Harvey. (2005). Rethinking protected area categories and the “new paradigm”. Environmental Conservation. 32. 1-10.

Dourojeanni, Marc. (2006). ¿Organizaciones no gubernamentales internacionales o ¿transnacionales¿?. Ecología Aplicada. 5. 10.21704/rea.v5i1-2.330.

Ellis, E.C., Gauthier, N., Klein Goldewijk, K., y otros, (2021) People have shaped most of terrestrial nature for at least 12,000 years. Proc. Natl. Acad. Sci. 118 (17)

Gudynas E. (1999) Los límites de la mensurabilidad de la Naturaleza. Ambiente & Sociedade, Unicamp, 2 (3-4): 65-79

Gudynas E. (2017). Sin nuestras propias revistas académicas latinoamericanas seríamos mudos. Ecuador Debate, Quito, 100: 45-60

Milner-Gulland, E. (2021). The global conservation movement is divided but not diverse: Reflections on 2020. Oryx, 55(3), 321-322.

Martino, D. 2005. Unleashing the wild: response to Locke and Dearden’s. Environmental Conservation 32:195–196.

Paz Barreto D., 2010. Capacitación de Guardaparques en Argentina. Revista Parques No. 2, Setiembre 2010. Red Parques. FAO ISSN 2218-8983.

Paz Barreto D., 2010. Capacitación de Guardaparques en América Latina. Revista Parques No. 2 Setiembre 2010. Red Parques. FAO. ISSN 2218-8983

West P, Brockington D. (2006). An anthropological perspective on some unexpected consequences of protected areas. Conserv Biol. 20(3):609-16.

Tema II: Áreas Naturales Protegidas, Trabajadores, Uso Público Turístico Recreativo y COVID-19

La segunda ola de la pandemia está siendo más grave que la primera del año pasado, la primer cepa del virus originada en China está siendo desplazada por otras de mayor contagio surgidas en los países con mucha circulación del virus, el número de personas muertas por día se incrementó, y obligó a diferentes países a tomar medidas que han restringido el movimiento de personas evitar la circulación de personas para evitar contagios.

Por este motivo se han cerrado las áreas naturales protegidas a los visitantes, como hizo Argentina. Respecto al personal en Costa Rica, el Sindicato del Minae pidió vacunar a guardaparques contra el Covid-19 "El argumento que utilizan es que, aunque se cumpla con los protocolos sanitarios, el riesgo sigue vigente para los funcionarios que trabajan jornadas extensas en estas zonas turísticas.", y en Ecuador, 800 guardaparques y otros funcionarios de las áreas protegidas fueron vacunados.

Compañeros fallecidos por COVID-19 en esta segunda ola de la Pandemia, muy triste: Yamid Bolaños Quesada del PN Volcán Arenal, María Alexandra Tapia García del PN Cotopaxi - Reserva de los Illinizas de Ecuador, Orlando Solís Llatas del PN Cordillera Azul y Centeno Yaricahua Segundo Nico de la RN Tambopata de Perú (Fuente: Antonio Tovar N. y W. Atoche), y Federico Mario Villafañe del PN El Rey-Argentina (Fuente APN). Nuestras condolencias a familiares, amigos y compañeros de trabajo.

En el Memorial agregamos un espacio para recordar los compañeros fallecidos por COVID-19, agradecemos la colaboración para mantenerlo actualizado, que llegó inmediatamente que lo publicamos en la pagina facebook.

También falleció durante mayo otra colega, Fabiana Beatriz Álvarez de la Reserva Integral Laguna de los Padres, Buenos Aires, Argentina. Nuestras condolencias a familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Comentarios Finales:

Recomendamos la lectura de artículo sobre las Mujeres en el Manejo del Fuego en México (ver sección Publicaciones en otros idiomas), lamentablemente está en inglés, pero tiene Resumen bastante completo en castellano, retomando lo expresado anteriormente, faltan más abordajes de ese tipo en todos los roles que se desarrollan en las ANPs, y en castellano.

En cinco días tenemos el Día Mundial del Medioambiente, celebremos con alguna acción, por pequeña que sea en favor de todes, como parte indisoluble de este planeta.

Daniel Paz Barreto, Editor. info@guardaparques.org