CULURGIONES

Ingredientes (4 personas): 
Para la pasta: 
100 gramos de harina 
100 gramos de sémola de trigo duro 
3 cucharadas de aceite de oliva 
Media cucharadita de sal 
2 huevos 
2 cucharadas de agua templada 
Para el relleno: 
3 o 4 patatas medianas 
4 cucharadas de aceite de oliva 
4 cucharadas de queso rallado “Grana Padano” 
1 cucharada de albahaca y orégano secos ( la receta original lleva hojas de menta fresca pero no la he encontrado en el comercio cerca de casa) 
1 pizca de sal 
Para la salsa: 
1 lata de tomate triturado de 800 g 
1 cebolla mediana 
1 diente de ajo 
50 mililitros de aceite de oliva 
1 hoja de laurel 
Sal al gusto 
1 cucharadita de pimentón dulce 
1 cucharadita de azúcar 
Orégano seco al gusto 
Preparación: 
El relleno 
Lavamos y ponemos las patatas a cocer en una cacerola con agua y sal durante veinte minutos. Pinchamos para saber si están cocidas con un tenedor. Si las púas entran sin resistencia, están listas. 
Las apartamos y una vez estén frías, las pelamos y las ponemos en una fuente honda. Las trituramos bien con un tenedor. Agregamos el aceite, el queso, la sal, el orégano y la albahaca. Mezclamos todo bien tapamos con papel film y reservamos. 
Para la pasta: 
En una fuente honda mezclamos todos los ingredientes con una cuchara de palo. Espolvoreamos la encimera con un poco de harina, ponemos la masa y amasamos bien. Hacemos una bola, Ponemos un poco de harina en el fondo de la fuente, ponemos la masa, tapamos con un papel film y dejamos reposar como mínimo media hora. 
Para la salsa: 
Picamos la cebolla y el ajo muy pequeñitos. 
En una sartén ponemos el aceite y lo calentamos. Cuando esté caliente echamos la cebolla y el ajo y cuando se comiencen a dorar, incorporamos el tomate. Agregamos la sal, el orégano, la hoja de laurel y el azúcar. Dejamos cocer unos 10 minutos y reservamos. 
Montaje: 
Cogemos la mitad de la masa, ponemos un poco de harina en la encimera y estiramos la masa más bien fina. Con ayuda de un vaso de unos 7 u 8 centímetros de diámetro recortamos círculos de masa. Los rellenamos con una cucharadita de rellenos y cerramos. La forma de cerrar esta pasta es lo que los hace característicos: se coge de una esquina del lado izquierdo y se pone sobre la esquina del lado derecho, y al contrario, así se va cerrando como si se hiciese una especie de cremallera. Al final se estira la masa como si terminara en una puntita. Si os parece muy difícil, ciérralos como una empanadilla que es más fácil. 
Cocción: 
Una vez todos rellenos ponemos una cazuela con agua y sal al fuego, llevamos a ebullición cuando comience a hervir cocemos los culurgiones, que se irán al fondo de la cazuela. Cuando floten en la superficie los sacamos y ponemos en un escurridor. 
Una vez todos cocidos todos los servimos en un plato y le ponemos la salsa por encima y los espolvoreamos con el queso rallado. 
Comments