BUÑUELOS DE CALABAZA DE LA SEÑORA CONSUELO

 Asar una calabaza al horno. Triturar la cantidad de calabaza que queramos. 
- Pesar la misma cantidad de harina que de calabaza. 
- Por cada cuarto de harina usaremos 25 gramos de levadura fresca (el cubito ese que ya conocemos, ¡vaya!)

que la disolveremos en agua tibia. Añadir esta agua tibia a la harina. ¿Cuánta agua? En mi receta pone “la que admita”. En fin, para el que no ha hecho nunca buñuelos le diré que unos 100-125 ml por cada cuarto de kilo de harina. Pero, vamos, un poco a ojo. Luego añadir la mezcla de harina a la calabaza y mezclar. Dejar levar un mínimo de 2 horas, pero se puede dejar más tiempo. 
Y ahora viene la parte graciosa: la fritura. Y digo graciosa porque manejar la masa es un poco difícil. Saldrán distintas formas: de buñuelo, de pelota, de nube, de pez… en fin. Preparad una sartén con abundante aceite de girasol, tanto como para que el buñuelo nade en el aceite. Coged un poco de masa con la mano izquierda, mojaos la mano derecha y coged ese trozo de masa. Intentad (y digo intentad porque es una masa bastante líquida y pegajosa) introducir el dedo índice y el pulgar en el medio. Tirar esta “forma” al aceite. Freír hasta que estén doraditos. 
Sacarlos y ponerlos en papel de cocina para que elimine el exceso de aceite. 
Servir rebozados en azúcar o con chocolate. 
Comments