BACALAO CONFITADO CON TRUFA A LAS DOS SALSAS

Ingredientes para 2 personas:

Bacalao confitado:

- 400 g Bacalao al punto de sal

- aceite de oliva para confitar el bacalao

- media trufa

- 1 ajo negro

- 2 ajos morados

Puerro cocinado:

- 2 puerros

- Medio litro de caldo de pescado

Salsa de espárragos

Un puñado de espárragos

Nata

Sal

Salsa de remolacha

1 Remolacha cocida

1 Quesito en porciones

Ensaladita

Brotes tiernos

Rúcula

Hierbabuena

Ralladura de limòn

Rabanitos


Preparación:

Confitar el bacalao:

Poner una sartén con el aceite suficiente para cubrir el bacalao. Calentarlo e introducir los ajos morados enteros con un corte en medio, el ajo negro y la trufa en láminas.

Bajar el fuego al mínimo e introducir el bacalao. Dejar el tiempo suficiente para que al introducir el cuchillo se separen las láminas del pescado. 

Dejar escurrir en papel de cocina.

Puerro cocinado.

Limpiar el puerro quitando las partes verdes  y la punta. Quitar también la última hoja . Calentar el caldo de pescado y poner los puerros. 

Cocinar hasta que se ablande. 

Quitar las vainas interiores empujando con un cuchillo para que se quede las hojas exteriores enteras. Secar con papel de cocina.

Salsa de remolacha:

Poner una remolacha cocida en el vaso de la batidora  y ponerle medio quesito. Ir probando el color y la  textura hasta que se parezca al del plato de Jesús Núñez.

Salsa de espárragos:

Cocer los espárragos en agua con un poco de sal hasta que estén blanditos. 

Ponerlos en el vaso de la batidora y añadir un poco de nata. Triturar. Pasar por un colador para quitar todas las partes duras y que la salsa quede suave.

Montaje:

Busqué un plato blanco para tener un fondo lo más claro y despejado posible para imitar la foto. Pero sólo encontré uno con ondas.

Hice primero los dibujos con las dos salsas: primero la de espárragos y después la de remolacha, intentando hacer los dibujos propuestos. Luego coloqué el puerro aplastado en el centro. Encima puse el bacalao confitado, y luego adorné con la trufa, la ralladura de limón, los brotes tiernos y la rúcula. Los rabanitos se cortan lo más finos posibles y se colocan estratégicamente.

Comments