La Qibla




DIRIGIÉNDOSE A LA CAABA


Cuando el Mensajero (P. B. E) se paró para la oración, el se ponía de cara hacia la Caaba, tanto en las oraciones obligatorias como las voluntarias, y él (P. B. E) lo ordenó, diciéndolo a “alguien que rezaba mal”: Cuando te pares a la oración, realiza la ablución perfectamente, después ponte de cara a la quibla y di el takbír.


“Durante un viaje, él (P. B. E) rezaba las oraciones voluntarias y las de uiter sobre su montura, como fuera que lo dirigía (ya hubiera sido al este u oeste)”


El dicho de Alá el Exaltado:


“Adondequiera que os volváis, allí está la faz de Alá.” (Corán 2:115)


Para dicho caso, el verso se ajusta a la situación.


“(A veces) cuando intentaba rezar las oraciones no obligatorias sobre su camella, él las hacia de cara a la quibla, diciendo takbír y rezando hacia donde sea que su montura giraba su cara”


“Él hacía rukú y sachda sobre su montura con (solo) estar agachado y haciendo la sachda más abajo que lo que es el rukú”


“Cuando él tenía intención de rezar las oraciones obligatorias, él desmontaba y se dirigía a la quibla.”


En una oración con momentos de gran temor, él (P. B. E) ponía el ejemplo a su umma para rezar “de pie, firmes sobre sus pies, o montados; de cara a la quibla o no estando (de cara a la quibla)” y también él dijo: “Cuando ellos (los ejércitos) se enfrenten, entonces es el takbír  (o sea, la oración) e indicado con la cabeza”.


Él (P. B. E) también solía decir: Lo que hay entre el oriente y el occidente es la quibla.


Yabir (A. S. E)

 dijo:


“Una vez, cuando estábamos con el Mensajero de Alá (P. B. E) en una expedición, el cielo estaba nublado, tratamos de encontrar la quibla pero errábamos, así que cada uno de nosotros rezaba en una dirección diferente, y cada uno de nosotros colocó marcas enfrente de sí para poder así marcar nuestras posiciones. En la mañana, las miramos y encontramos que no habíamos rezado hacia la quibla. De modo que se lo informamos al Profeta (P. B. E) (pero él no nos ordenó repetir la oración) y dijo: Vuestra oración fue suficiente.”


“Él (P. B. E) solía rezar hacia Baitul Mucaddas

 (estando él frente a la Caaba) antes de que los versos siguientes fueran revelados:


“Vemos como vuelves tu rostro al cielo. Haremos, pues, que te vuelvas hacia una dirección que te satisfaga. Vuelve tu rostro hacia la Mezquita Sagrada” (Corán 2:144)


Cuando fue revelado él (inmediatamente) se dirigió a la Caaba. Hubo gente en Qubaa rezando el Fayer cuando alguien llegó a decirles: ‘En verdad que el Mensajero de Alá (P. B. E) le ha sido revelado del Corán anoche la orden de dirigirse a la Caaba, así que (en verdad) dirigios (a ella)’ Sus rostros que estaban dirigidos al Shám

, entonces ellos se voltearon (y su imám dio vuelta hacia la quibla junto con todos ellos).”


Comments