2.3- Incorporar al aula textos de uso social

Montserrat Fons
     
"Cuando pienso que durante muchos años habíamos enseñado a leer y a escribir sin partir del nombre propio de cada niño y niña me parece un hecho casi inverosímil. En las escuelas, donde seguíamos básicamente un método sintético, primero enseñábamos las vocales, a partir de su trazo y valor sonoro, después las consonantes más productivas, pronto los monosílabos formados únicamente con las letras que habíamos enseñado, y cuando ya dominaban casi todo el alfabeto enseñábamos el nombre propio.
        Seguramente, este retraso formal - porque seguro que muchos ya sabían escribirlo antes de que la maestra lo enseñara- en el aprendizaje del nombre tenía sus explicaciones lógicas: todos tenían que ir a un mismo ritmo y el nombre propio significaba irremediablemente diversificar aprendizajes; se suponía, también, que los niños y las niñas sólo sabían leer las letras que la maestra presentaba y enseñaba, por tanto, Francisco tenía que esperarse al final de la enseñanza de las grafías porque la "f" era una de las últimas que se enseñaban".
                                                                Montserrat Fons: Leer y escribir para vivir
Barcelona, Graó ed. Biblioteca de educación infantil, 2004, pág.104

Mafalda aprende a leer

    
   
En general los niños y niñas que han crecido en ambientes letrados, es decir, en el seno de familias que utilizan habitualmente la lengua escrita en situaciones comunicativas diversas, ya han entrado en contacto con textos escritos en soportes variados antes de comenzar el proceso de escolarización. La función de la escuela es continuar ofreciendo situaciones de la vida cotidiana del aula en las que tenga sentido utilizar la lengua escrita.
Las rutinas que se llevan a cabo en las aulas son una ocasión privilegiada para ello. Esta función cobra aún más importancia cuando hay en el aula niños y niñas que no han tendido un contacto suficiente con la lengua escrita antes de la escolarización, tal como se ha puesto de manifiesto en el apartado Experiencias con la lengua escrita

EL NOMBRE PROPIO: PRIMER TIPO DE TEXTO EN LAS AULAS DE EDUCACIÓN INFANTIL
        Aunque en una clasificación académica probablemente no aparecería el nombre como tipo de texto, se considera que el nombre propio es el primer tipo de texto que se debería trabajar de manera sistemática en las aulas de educación infantil por muchas razones.
LIBRO DE TEXTO,TEXTOS DE LIBROS
     Juan Mata recurre a este juego de palabras para afirmar: "El aprendizaje de cada materia debería basarse fundamentalmente en el trabajo con textos en lugar de limitarse al uso de un único libro de texto. Sé que los libros de texto incluyen textos; o mejor dicho, incluyen fragmentos de textos. Pero no es lo mismo. Leer textos completos exige un comportamiento lector diferente al que se emplea para leer fragmentos o resúmenes. En cualquier caso, no es igual leer un texto para ejemplificar un concepto previamente dado que leer un texto para deducir una idea. En el primer caso, las ideas vienen impuestas; en el segundo, hay que elaborarlas. Es justamente esa labor de inferencia la que hay que promover en las aulas. Enseñar a leer textos es por ello el mejor medio de conducir a los alumnos al meollo de una materia"  (Juan Mata: Mirar una página. Leer el mundo. 2008)

CARACTERÍSTICAS DE LOS DIFERENTES TIPOS DE TEXTOS
Comments