Eran tiempos medievales, y el pequeño reino cristiano de Aragón, encerrado entre las montañas del Pirineo, soñaba con conquistar grandes valles y con alcanzar las aguas de un mítico río, el Ebro. Para cumplir ese sueño se tuvieron que ganar y perder numerosas batallas frente al mundo islámico, y muchos hombres, tanto cristianos como musulmanes, perdieron la vida luchando en defensa de sus respectivas tierras y culturas. 

Dos enclaves de aquel reino eran conocidos por el topónimo Ayerbe: la actual villa de Ayerbe y el lugar hoy deshabitado de Ayerbe de Broto. A lo largo del siglo XII, algunos habitantes de estos lugares empezaron a añadir a su nombre propio el apelativo "de Ayerbe" que, en algunas familias tras el paso del tiempo, se adoptaría finalmente como apellido hereditario. Y fue así, entre moros y cristianos, y en aquellas tierras del Pirineo, como comenzó la historia de los Ayerbe.



Miniatura del códice medieval aragonés conocido como "Vidal Mayor" elaborado a finales del siglo XIII. De dicha época datan también los más antiguos documentos, conocidos por el momento, con noticias de los primeros linajes del apellido Ayerbe en varias comarcas de Aragón. 

El códice recopila los Fueros de Aragón (normas legislativas del reino) consensuados en las Cortes convocadas en Huesca en 1247 por el rey Jaime I. En la miniatura se representa al rey de Aragón con su ejército, y se puede apreciar el emblema de la casa real, los cuatro palos de gules, en una de sus primeras imágenes gráficas conocidas.





     
     

Villa de AYERBE (Comarca de la Hoya de Huesca)
Lugar de AYERBE DE BROTO (Comarca del Sobrarbe)
Comunidad Autónoma de Aragón
España



Manuscrito del año 1042 en donde se documenta por primera vez el término Ayerbe, escrito como "Aierbe" y que hace referencia al lugar de Ayerbe de Broto (octava línea). Libro de la Cadena del Concejo de Jaca