Volver a Empezar

E. S .I. A.

de los Fundadores

Aon Tao

Cursos Tao

Libros Gratis

Misceláneas Tao

Esenciales del Tao escritos por Aon

Obras Literarias de Aon

Métodos

Cursos

nuevo FUCENTAO

10- Aon escribe pensamientos y sentimientos

11- Fórmula Tao

12- No al Plagio

13- Permisos de Publicación

14- Todos los Sitios del Centro del Tao

15- CONTACTOS

16- Páginas Antiguas del Centro del Tao

17- Referencias Personales

18- Páginas Amigas y Sitios Webs. recomendados Cientos de Libros Gratis

Naturtao (2)





Libro Aon:  Código Nº  Cont. 56/2

Naturtao (II)

 

 

Naturtao de la Sublime Terapia del Tao

(II)

~ Aon ~

 

Introducción:

 

Un poco de sensatez ecológica

 

"... Estamos hablando de Ecología y Naturismo y de Naturismo y Ecología como uno solo.

 

Pues, aunque el Naturismo es una ciencia de vida optada por algunos seres humanos inclinados a la salud, al bienestar y a la plenitud, y la Ecología es una ciencia del entorno y del medio ambiente circundante, ambas, esencialmente significan lo mismo.

 

Porque el Naturismo y la Ecología sólo prosperan desde la misma plataforma de equilibrio armonioso, ya que cuando éste se pierde, ambos sistemas se deterioran y se destruyen.

 

En un sentido más abarcador, es inapropiado que un ecologista no practique el naturismo o que un naturista sea indiferente a la ecología.  Porque básicamente es inverosímil la idea de que puede practicarse el Naturismo en un mundo degradado o que la Ecología puede ser preservada por un ser humano desquiciado.  En este sentido, ambos deben ser aplicados al unísono, ya que sin Naturismo no hay Ecología y sin Ecología no hay Naturismo.

 

Estos Caminos deben integrarse para ser transitados simultáneamente si es que la humanidad espera no sólo trascender, sino tan sólo sobrevivir.

 

Incluso, en esta integración debe considerarse como producto final al espíritu naturalista que deviene de la profunda compresión del Naturalismo en un orden social, político y económico.  Así tenemos entonces una única ciencia con tres ramas inseparables, conocida como “Naturalismo Ecológico Naturista”.

Y así como ha de incorporarse en este ensamble a la materia política, también ha de integrarse la religión, mejor dichos, todas las políticas y religiones del mundo operando en una misma dirección:  La salvación de la especie humana a partir del intensivo cuidado del ecosistema.

 

Sin esta fuerza de unidad, y tratando sus propósitos inherentes por separado, difícilmente lleguen alguna vez a extenderse exitosamente por el mundo entero.

 

Naturismo y ecología se encuentran juntos en el proyecto de salvar a la tierra.  Por lo tanto, si se piensa en uno se ha de pensar necesariamente en el otro con el fin de lograr el resultado anhelado de bienestar y plenitud.  Y todo esto ha de conjugarse en una Nueva Educación Pedagógica Revolucionaria.

 

Toda persona que haya despertado un mínimo de conciencia, hará de esta ciencia integrada con sus tres ramas el pilar de su propia vida, por encima de las otras materias escolásticas, por el bien de sus hijos y de las generaciones venideras.

 

... Un mundo enfermo enferma incluso al ser humano que mantiene hábitos saludables, y un ser humano desequilibrado desequilibra incluso el balance armonioso alcanzado por el mundo.

Porque nada esta separado de todo ni lo individual se encuentra al margen de las consecuencias colectivas..."

 

 

===========================

 

 

"... Cuatro son los puntos esenciales de la ecología que hacen a los cimientos esenciales por los que se construye y se preserva la vida, a saber:

 

1º No Derroche

 

2º No Consumo

 

3º Conservación y Reciclaje

 

4º Renovación y Multiplicación

 

A partir de estos puntos primordiales se subdividen decenas de principios más sobre ecología y naturismo, algunos de los cuales estaremos comentando.

 

Al referirnos al no derroche estamos abriendo las puertas a un caudal inmenso de posibilidades y de alternativas para el desarrollo equilibrado de nuestro ecosistema.

 

Enumerar todas las situaciones en las que el ser humano debe evitar derrochar es historial extenso, porque justamente se aplica a todas las circunstancias que le toca vivir.  En este sentido muy bien hablan los movimientos ecologistas, por eso, en esta oportunidad nos limitaremos a exponer la profunda relación que existe con la filosofía taoísta.  Prosigamos.

 

Sin embargo, es más importante recordar que el abstenerse de derrochar es ante todo una actitud humanista de profundo sentimiento y conciencia de grupo, por parte de quien se reconoce a sí mismo como perteneciente a un todo indivisible que se desenvuelve en interacción armónica con las leyes de la Vida...

 

... Puedes verlo de otro modo, tal vez te ayude a entenderlo más acabadamente si piensas en:

 

~ No derroche se basa en la “Filosofía del Ahorro”.

 

La filosofía del ahorro es uno de los fundamentos de la sabiduría taoísta (naturista), que te lleva no sólo a asumir una actitud equilibrada y armónica en tu relación con el medio, sino que te abre una perspectiva de vida más amplia, más responsable, más comprometida con el valor de las cosas que la naturaleza te ofrece.  Y al decir “ahorrar” no estoy significando acumular ni ambicionar, puesto que se convertiría en otro vicio indeseable que en nada se asemeja con la virtud del ahorro. Cuando el taoísta habla del ahorro se refiere a la propia energía, a la vitalidad potencial;  entonces ese ahorro se aplica a tu propia persona, cuyo resultado es la salud, el crecimiento y el despertar de la conciencia.

 

Pero no hay que olvidar que todo principio puede pervertirse en su extremo o en su defecto, pues, el que mucho acumula, mucho pierde, dice Lao Tse;  porque el avaro vive amargado, dependiente de sus posesiones, pero el que ahorra a conciencia –es decir, el que usa sólo lo que necesita y no abusa del consumo desmedido-, beneficia al conjunto.

 

... De este modo, si practicas el primer punto: el “no derroche”, entonces comenzarás a comprender el “no consumo”.

Y el no consumo no se refiere a las cosas necesarias y vitales, sino a los excesos que podamos cometer o a los que nos vemos tentados por la propaganda subliminal y el enorme aparato montado para el consumo.   Claro que para aplicar este principio también se precisa de una profunda filosofía.  Hacia ello vamos gradualmente.

 

Para entenderlo mejor:

No consumo, se basa en la “Filosofía de la Moderación”.  Hablando de la visión taoísta.

 

Y si puedes aplicar esta filosofía en todos los órdenes de la vida, te verás inmensamente beneficiado.  La moderación te brinda una salud permanente, te da mayor sabiduría porque ayuda a equilibrar tu mente y trae a tu existencia mayor felicidad.  Moderación es la clave para entender el Tao de los seres humanos.  Recuerda que Lao Tse menciona tres taos, a saber: el Tao del Cielo (las leyes existenciales), el Tao de la Tierra (las leyes de la naturaleza) y el Tao de los Seres Humanos (la acción).  En este sentido la más elevada acción es la moderación en todos los órdenes.

 

El exceso y el defecto son lo contrario a la moderación, y siempre que puedas mantenerte entre ellos tu paz encontrará estabilidad.

Por eso Moderación es lo que los pueblos del mundo debemos reclamar a los gobiernos elegidos y a sus políticas infrahumanas completamente desequilibradas.

 

Cuando logremos aplicar el segundo punto de la ecología, simultáneamente estaremos realizando el tercer punto: conservación y reciclaje.

 

Recuerda que cada uno de estos puntos se genera uno a partir del otro.  Por eso mismo decía que, si puedes poner en práctica el primero, los restantes serán muy fácilmente aplicables, porque indirectamente, mediante el primero estarás impulsando a los demás.

 

Cuando no hay derroche desaparece naturalmente el consumismo desenfrenado, y cuando desaparece este tipo de consumismo comienza el principio de la conservación.

 

Si el consumo mundial desmedido continúa excediéndose, finalmente, nada podrá ser conservado.

 

Conservación y reciclaje conforman un perfecto círculo cerrado.

 

Obsérvalo cuidadosamente.

Si reciclamos, ya estamos conservando...

 

... No derroche, no consumo, ambos están integrados en este tercer punto de conservación y reciclaje.  Pero esto también involucra una filosofía:

 

Conservación y reciclaje se basa en la “Filosofía de la Perseverancia”.

 

... Es así como llegamos al último punto:  renovación y multiplicación.

 

El mismo principio de conservar reciclando o reciclar y conservar, desemboca en este último punto.

 

La idea es la siguiente:  no sólo renovar la materia prima sino también multiplicarla.  Dicho de otro modo, si se ha de cortar un árbol, plantar otro en su lugar sería renovar, plantar dos sería multiplicar.

 

Renovar las fuentes y multiplicar los recursos naturales es el objetivo permanente de la ecología, porque esto involucra por sobre todo:  la verdadera protección del medio ambiente y la defensa intensiva de la naturaleza, basado en un sistema sustentable.

 

Renovación significa sobreponerse a todo desgaste.  La multiplicación y la procreación no tienen límite y pueden ser aplicadas a todo.  La multiplicación comienza aquí, en la tierra, prosigue en otro planeta y se difunde por el cosmos entero...

También se aplica al Despertar de la Conciencia y a su expansión... cuando esto ocurre, no tiene límites.

 

... Y como era de suponer, el cuarto punto de la ecología también depende de una filosofía:

 

Renovación y multiplicación se basa en la “Filosofía del Dar”.

 

Esta es una de las virtudes más excelsas, y no sólo un atributo del caminante taoísta, porque no pertenece sólo a esta determinada visión, sino que además pertenece a todos los caminos y a todas las grandes religiones del mundo, porque en sí pertenece a la vida.

 

Dar es una virtud existencial, cósmica si se quiere, porque todo el universo está dando permanentemente de sí, de lo contrario, nada existiría.

El Sol da, y hasta una piedra da si se estudia en profundidad y se descubre que su polvo es nuestro suelo, y otras cuantas cosas más.  Y si una simple piedra puede dar algo a la vida, cuánto más tendría que dar el ser humano haciendo honor a su inteligencia y conciencia.

 

Si los seres humanos reconociéramos en nuestros corazones todo lo que la naturaleza nos prodiga, si comprendiéramos el hecho real de que todo lo que existe en el universo como parte de una Naturaleza Inteligente, da y recibe al mismo tiempo, sabríamos cuál es nuestro lugar en la existencia y estaríamos conscientes de nuestra misión fundamental en la vida... "

 

 

===========================

 

 

"... Se debe pensar en la salud personal, pero si al mismo tiempo se descuida la salud del planeta, por más dieta, por más higiene, por más ejercicios que se practiquen, tarde o temprano el deterioro afectará a todo individuo, aun a aquellos que extremadamente se cuidan.  La salud y el bienestar personal dependen tanto o más de la salud del planeta que del cuidado de uno mismo, porque si la naturaleza se enferma también se enferma el hombre.  El estado general del planeta puede afectar al individuo del mismo modo que una humanidad desequilibrada, puede alterar el armónico equilibrio del planeta...  Esta es una condición ineludible.

 

... Ya no se trata de ponerse nombres, el punto no es si eres vegetariano, macrobiótico, herbívoro o carnívoro, no importa si combinas distintos regímenes o si sigues una línea disociada... porque si se ha de procurar mantener un bienestar y una salud estable y permanente, habrá que contemplar paralelamente el equilibrio ecológico: alimentándonos de lo que más abunde en nuestro país y, al mismo tiempo, cuidando los bienes más escasos multiplicándolos.  Asimismo, habrá que contemplar que el usufructo que se realice de la tierra no la erosione irreversiblemente.  Para ello habrá que seguir siempre una alimentación completa que integre muchos productos de la naturaleza.  Y en este sentido es necesario generar una conciencia social.

 

Entonces, como consecuencia de una actitud y accionar adecuados a partir de una Nueva Educación más Humanizada, no sólo evitaremos agotar las reservas naturales, sino que también daremos tiempo a la naturaleza para reponer lo consumido y así no hacer peligrar los recursos y las fuentes que fueran sustentables o las no renovables.

 

Algunos principios ecológicos taoístas para la alimentación naturista son:

 

1º)  Comer con gusto, saboreando el alimento.

 

2º)  Darse tiempo suficiente para comer tranquilo, sin prisa. Masticar muy bien y despacio.  A conciencia.

 

3º)  Junto con la comida tomar poca agua.

 

4º)  Comer únicamente hasta completar el 70% de la capacidad del estómago, no más.

 

5º)  Seleccionar una alimentación variada, compatible entre sí, adoptando una amplia gama de productos y nutrientes.

 

6º)  Efectuar mensualmente una limpieza interior, que incluya desintoxicación del estómago, intestinos, vejiga, riñones y otros órganos, a base de frutos especiales como la sandía, la uva, la cereza y el limón.

 

7º)  Anualmente, facilitar varios descansos totales al aparato digestivo y movimiento peristáltico del estómago e intestinos, mediante breves ayunos...

 

 

... Ser uno mismo, te lleva al último punto de la ética naturista, el cual es un estadio, un grado superior de conciencia, el cual puede ser definido como HOMBRE NATURISTA o de Elevada Naturaleza (tzu jen) para todo aquel que lo realiza.

 

Hombre Naturista es una calidad de Ser, la más elevada calidad que pueda vivenciar todo ser humano.  Los taoístas también lo llamaron Tao Shen Jen u Hombre Espiritual del Tao, el Ser de elevada Naturaleza.  Es lo que algunos revolucionarios dieron a entender como el Hombre Nuevo o la Nueva Humanidad (no el “nuevo orden” norteamericano).

 

Porque Elevada Naturaleza no sólo es elegir lo natural, no sólo es una elección de gustos en alimentación sana y vestimenta holgada, no sólo es una elección de trabajo y vivienda armónicos. Elevada Naturaleza es un modo de vida integral, una manera sensible y profunda de experimentar la vida, más gozosamente, con más dicha, por lo que te vuelves amante del momento presente -lo que hace que cada situación y circunstancia mejoren-, por lo que te vuelves feliz, entregado completamente a la experiencia de existir en armonía con las leyes naturales, más dispuesto al servicio por la vida y por el prójimo, más humanizado, más humanista y más humanitario.

 

La conexión con la Elevada Naturaleza interior es el punto de partida y el punto de llegada, que va desde el crecimiento personal hasta el despertar de la conciencia.

 

De este modo, los siete principios de la Naturalidad o Ética Naturista del Taoísmo Práctico son:

 

• aceptarse uno mismo

• aceptar la vida

• mantener conciencia

 

************

 

• adaptarse a los ciclos

• adecuarse a la transformación

• ser uno mismo

 

************

 

• hombre naturista

 

************

 

Pero la Naturalidad no puede ser forzada.

 

No puedes imponerte ser natural mediante una serie de pasos.

 

No puedes obligarte a mantener los principios naturistas, porque haciéndolo así, no resultará positivo ni verdadero.  El suceso debe ser consumado por la convicción de que esto ya estaba en ti desde tu mismo nacimiento, sólo que hasta ahora no eras consciente de ello.  Si piensas en la naturalidad, si la estudias, si especulas sobre ella, de nada servirá, porque dejará de serlo.

 

Serás natural sólo naturalmente, sin pretenderlo.

 

¿Quieres ser natural?

Si la respuesta es afirmativa, entonces el camino es a través de la liberación de los condicionamientos.

 

No te impongas ninguno de los principios mencionados, permite que fluyan espontáneamente a partir de tu comprensión y convicción, de tu maduración, pero no por ninguna imposición de la especulación retórica.  Recuerda que nunca dejamos la naturaleza, estamos ligados a ella, sólo que muchos han decidido alejarse de esta ancestral experiencia de ser natural para adentrarse en ciertos condicionamientos psicológicos más superficiales y artificiales, propios de una patología de masa, común a esas sociedades que carecen de verdaderas raíces espirituales... "

 

 

 

===========================

 

 

 

"... No obstante existe un Programa Terapéutico Integral desarrollado por la antigua Escuela Taoísta Inn Ian que puede servir de guía para quienes estén interesados en organizar su camino naturista.

 

Claro que este programa terapéutico es completo sólo si integran armónicamente los métodos para influir la mente o la psicología, los ejercicios para movilizar el cuerpo físico y los modos para sensibilizar el espíritu.

 

De esta manera, las fases del programa terapéutico taoísta son cinco, las que a su vez pueden subdividirse en tres grupos:

Básico – Previo – Durante o Posterior a la enfermedad.

 

Estas cinco fases son:

 

En el Grupo Básico

1ª Fase METODO PREVENTIVO

º Conocimiento – Información.

º Alimentación – Dieta.

º Ejercitación – Maneras preventivas.

 

En el Grupo Previo

2ª Fase DISCIPLINA FÍSICA

º Metódica – Gradual – Constante.

º Regulación Biorrítmica.

º Equilibrio glandular – Energético.

 

3ª Fase DISCIPLINA MENTAL

º Por el camino del Estudio.

º Psicoprofilaxis por las Afirmaciones.

º Dominio Mental.

 

4ª Fase DISCIPLINA ESPIRITUAL

º Meditación.

º Sensibilización Verticalizada.

º Conciencia.

 

En el Grupo Durante o Posterior

5ª Fase CURACIÓN

º Medicina Tradicional.

º Terapias Básicas ............. Interna – Externa.

º Terapia Superior.

...

 

... Muy anterior a la Medicina Tradicional China (MTM) difundida hoy en día, es la antiquísima terapia taoísta, y de ella vamos a ocuparnos a continuación, puesto que constituye un aspecto esencial dentro de las Terapias Alternativas y desde la Ecología, si lo estudiamos desde el Naturismo.

 

Los principios de esta terapia taoísta o los fundamentos para desenvolver el Tao de la salud, se asientan en el equilibrio y la regulación del Yin - Yang del ser humano y en armonía al Yin - Yang de la Naturaleza, sincronizando y adaptando las polaridades contrarias complementarias, ajustando las funciones del Microcosmos y Macrocosmos entre sí, tomando como modelo la teoría del Wu Hsing (wuxing) y del Pa Kua (bagua).

 

La Medicina Taoísta consta de cinco aspectos fundamentales, a saber:

 

1º Higiene

2º Dieta

3º Métodos terapéuticos

4º Botánica

5º Ejercicios para la longevidad

 

Y requiere además de un camino paralelo conocido como Alquimia, considerado como el aspecto Superior en el Tao de las Terapias, no porque contengan técnicas sanadoras sino por la restauración psíquica que moviliza.

Dos son las propuestas de este Camino de la Alquimia Interior o Taochi Shench´iching, del cual se desprende el logro de la longevidad en cuanto al cuerpo e inmortalidad en cuanto a la Consciencia.

 

º La primera propuesta se basa en el producto energético de una dieta completa y equilibrada, en un camino de cultivo físico y mental, y en un método complejo de ciencias para la salud.

 

º La segunda propuesta basada en el cultivo interno del Ch´i por medio de visualizaciones y sentimiento expansivo de las sensaciones energéticas y psíquicas.

 

Sin embargo las premisas siguen siendo:

1º Correcta respiración

2º Ejercitación física

3º Ejercitación mental

si es que se desea estar saludable en todos los sentidos.

 

El arte de la respiración se denomina, entre otros nombres, Lin Chi, y su traducción es “transmutación del aliento”. Sus muchos nombres también indican las diferentes técnicas en las que es usada la mecánica respiratoria.

 

Además de todo su beneficio terapéutico desde lo energético a lo espiritual, la medicina taoísta también guarda en sí muchas claves y respuestas para la salud, para la prevención de las enfermedades y para el logro de curaciones de numerosas patologías.

 

Por otro lado, se ha comprobado la efectividad de la Alquimia en cuanto al rejuvenecimiento celular – medular, a la reparación cerebral y a la reconstitución de la membrana psíquica, tan mencionado en la antigüedad.

 

Para todo esto, existen varias ciencias taoístas de la respiración, que al mismo tiempo se combinan entre sí conformando un abanico alquímico que se aplica a numerosas posibilidades.

 

Desde el punto de vista filosófico, la respiración tiene tanta importancia como el resto de los caminos, sean estos filosóficos o religiosos, puesto que el aire inhalado se considera estrechamente vinculado con el Alma misma de todo ser vivo en relación con la esencia de esa Alma de la Existencia.

 

Dicho de otro modo, el Alma Universal, única e indivisible, Cósmica y Existencial, comulga mediante la respiración psíquica con todas sus partes enhebradas, constituidas por toda criatura manifiesta.  Esta es la interpretación de una antigua visión cosmogónica china.

 

Lao Tse escribió:

“Vitalizar el Alma de manera que no muera, es un logro de la misteriosa respiración celestial que es masculina y producto de la respiración terrestre que es femenina.”

 

Ziu An, otro taoísta, escribió:

“Conozco sitios en el Oeste donde las ciudades son construidas de piedras y las cavernas son de oro, y los seres humanos y los animales que allí habitan beben la atmósfera y por ello nunca envejecen.”

 

Chuang Tse escribió:

“La persona vulgar respira hasta la garganta mientras que la persona espiritual respira hasta los talones.”

 

Lü Pu-Wei opina al respecto:

“El aliento vital se transforma en la Suprema Inteligencia del Ser Humano, pero el movimiento efectuado con el cuerpo y en la postura correcta, empuja el aliento a través de todos los órganos impidiendo su estancamiento.

Si el aliento vital es renovado cada día mediante ejercicios físicos y respiratorios, el fluido viciado es expulsado completamente del cuerpo.

De este modo puede alcanzarse la edad del cielo.”

 

 


El Tao del Naturismo y de la Vida Naturista:

 

El sentimiento naturista es tan antiguo como la humanidad misma.    Pero el naturismo fue entendido de diferentes modos a lo largo del tiempo, sobre todo en este tercer milenio en el que está siendo tan vapuleado por un estilo de vida cada vez más alejado de la naturaleza;  tiempo en el que las personas intentan escabullirse en sus sociedades sofisticadas para no asumir la responsabilidad respecto a la protección de todas las especies y a la conservación del medio ambiente, y en el que “usar y tirar” es la moda, puesto que las premisas son adaptadas según la idiosincrasia o conveniencias del momento actual.  

Algunos detractores del pensamiento naturista o fanáticos de los dogmas fundamentalistas,  han tomado al naturismo como el intento de impulsar una nueva religión o como una mera filosofía simplista adoptada por individuos profanos y ateos, resentidos de las normas sociales;  otros lo han limitado a una forma de alimentación, considerando que si se comen vegetales ya puede decirse que se es naturista.    En las últimas décadas, se ha considerado naturista a toda persona amante de la Naturaleza o ambientalista, y a quien defiende las razones ecológicas para un mundo mejor;   pero sarcásticamente, el ser humano adicto a la urbanización desenfrenada, rotula de naturista a quien se ha vuelto un lírico amante de las flores y de los animales.   Pero asimilar el sentimiento naturista en toda su dimensión no depende del vegetarianismo o del turismo recreativo a lugares paradisíacos, sino que, dicha asimilación se refleja en la firmeza de las concepciones y convicciones a favor de la vida.

 

El sentimiento naturista no sólo es antiguo sino que también es universal.   Los mismos griegos tuvieron su propia definición al respecto a través del arte y la expresión literaria;  y de igual modo, los chinos se acercaron al sentimiento naturista desde el más remoto pasado, principalmente, mediante la profunda concepción del Tao.  Las bases del naturismo han sido transmitidas de generación en generación, pasando por innumerables culturas indígenas hasta nuestros días.

Conocido por todos, fue el auge surgido a partir de los años ´60,  donde grupos de jóvenes comenzaron a relacionar “vida naturista” con llevar el pelo largo, vestir ropa floja, fumar marihuana, escuchar buena música, danzar, cantar, divertirse y pasarla bien.   En estos años comenzó a asociarse el naturismo con la paz y el amor orientado a la abolición de la guerra.    Por entonces, el sentimiento naturista comenzaba a cobrar los colores y la fragancia de la libertad, porque dicha vivencia proviene de un estado de conciencia que desemboca en la alegría como consecuencia de amar la vida, y viceversa, la alegría que incentiva amar la vida.

Todo conocedor del Tao es naturista por vivencia propia.   Y no quiere decir que haya que ser necesariamente un hippie.   Incluso un Yuppie puede ser naturista aunque le sea mucho más difícil.   Porque ni siquiera con ser chino se garantiza el claro entendimiento de Tao.  No depende del rótulo con el que uno mismo se catalogue, sino, de la sensibilidad y de la amplitud mental que se tenga.

Es más, muchos antinaturistas se han vuelto repentinamente naturistas gracias a la moda, porque los vecinos o los parientes hablan de ello, e incluso debido a que en las propagandas se muestran atractivas mujeres a favor del naturismo, pero esto tampoco significa que se vivencie el verdadero sentido del ser naturista.

 

Tao, es tan infinito y tan amplio como la Naturaleza  misma.    Pero sin límites,  puesto que el Tao no se limita únicamente a la Naturaleza,  sino que lo abarca todo, ya se refiera a la naturaleza del cosmos como a la verdadera naturaleza humana intrínseca en la misma Conciencia.    Por supuesto que Tao es la naturaleza que conocemos en la tierra, con sus árboles, ríos y montañas, lagos, flores y animales, pero Tao también es la naturaleza del Orden Inteligente del universo que acuna el ser humano en su interior.

¿Qué no es Naturaleza?  Todo es Naturaleza y por lo tanto, todo es Tao.

 

Los naturistas o taoístas de la antigüedad lo han llamado:  “camino” , o, lo que es lo mismo:   Tao.

Y se le dice Camino, porque es el término que más se le aproxima, el que menos lo limita, el que más lo define,  porque el “camino” debe ser entendido como un suceso, como algo que va ocurriendo, como “un caminar” más que como algo estático, definido y ya establecido.  Porque el Camino de Lao Tse  es algo que está ocurriendo momento a momento;   no es algo señalado, no es un concepto restringido como otros tantos nombres.

Con la idea de “Camino”, la comprensión sobre el Tao se vuelve más amplia,  porque el universo sigue el camino de su propia naturaleza, la Existencia sigue su propia naturaleza y, del mismo modo sucede con el ser humano y con todo ser vivo.   Y aunque en este caso se trata de incontables caminos, todos ellos se encuentran dentro de un único CAMINO mayor:  “la Vida”.

La vida sigue su propio camino dentro la Conciencia Existencial, y el universo entero sigue su propia Naturaleza;  el ser humano como todas las especies prosiguen también su propio camino, y todos están estrechamente interrelacionados.

Por eso le han llamado “Camino” al Tao, y a los que comprenden este camino y lo siguen, lo han llamado “Caminantes”, o bien, lo que es igual: Taoístas.

 

La filosofía esencial que sostienen los sabios de Oriente es que todos somos “Caminantes” de la Vida  y que el “Camino” es cada paso que damos.    De este modo, la concepción naturista no es simplemente adaptarse a una dieta en particular o vestir de una manera determinada, pues requiere mucho más que eso, precisa de toda una actitud psicológica consciente y de un sentimiento aplicado, es decir, práctico para la vida.

¿Qué significa “práctico para la vida”?

Bueno, que colabora con la supervivencia de todos, desde lo seres humanos hasta la más insignificantes de las especies.  Pero esto no es suficiente para los taoístas.

Se puede forestar, reconstituir las fuentes naturales dañadas por el hombre, se puede aplicar un modelo para preservar las especies, o asumir un comportamiento pacífico constructivo, pero la actitud correspondiente al despertar de la conciencia es el pilar trascendental de la vida naturista.

 

Desde el punto de vista de la filosofía oriental, la Vida Naturista constituye de por sí la ética taoísta proveniente de un estado de conciencia, y sus bases se asientan justamente en lo natural (Tzu Jan - ziran) o la espontaneidad, y el Fengliu (espíritu romántico).  No es Feng Shui, sino Fengliu, que también puede ser interpretado como “sentimiento amoroso”.

El entendimiento y la aplicación de esta ética es una muy acertada concepción naturista, que influye en la psicología y en el carácter de la persona, al punto de ser plasmada en cada momento de la vida diaria.

 

Lo siete tesoros de esta ética son:  Aceptarse, Aceptar, Conciencia, Adaptación, Adecuarse, Ser uno mismo y Hombre naturista.

 

Veamos a continuación los pormenores de cada uno de estos tesoros.

 

 

Ser naturista, según la ética del taoísmo, implica en primer lugar, ACEPTACION.

Y esta aceptación no significa someterse, tolerar la injusticia y permitir la violencia del poder;  no significa tener que aceptar los decretos arbitrarios y parciales de los caprichos de algunos seres humanos. 

Tampoco significa resignación, aunque algunas personas suelen confundir estos términos en una experiencia difusa y ambigua.  Pero mientras la resignación es gran desánimo en el accionar y desinterés por toda lucha, la aceptación es predisposición para cambiar lo que perdió su equilibrio, porque también estamos hablando de aceptar que la vida puede ser mejorada con decisión, voluntad y esfuerzo.  De lo contrario no estaríamos hablando del naturismo como una forma de vida.

 

La Aceptación desde el punto de vista de la filosofía taoísta, es la aceptación de las leyes naturales de la vida.

La vida es imparcial.   Sus leyes favorecen a todos por igual y a nadie en particular, y el equilibrio es absoluto más allá de todo orden o caos.  La existencia carece de intereses personales.  Por eso, ante la naturaleza esencial de las cosas, el camino más inteligente es la aceptación, sin resistencia ni oposición alguna;   pues, aceptar dicho equilibrio es sano y sana, porque siempre resulta ser más saludable que la negación o la resistencia, y no aceptar la tendencia humana a alterar ese equilibrio también es Sabio.  O sea, que no todo es aceptación positiva, porque aceptar lo que no hay que aceptar, siendo negativo en sí mismo, también es parte de la Aceptación Taoísta;  sino, léase la revolución y rebelión de los taoístas de los bonetes rojos y turbantes amarillos.

 

Aceptación bien orientada es el quid de esta ética naturista.   Y el punto de partida es empezar por uno, por el ser interno y externo que somos, ya que aceptarse uno mismo tal cual se es, constituye el camino de la sabiduría para la aceptación del medio que nos rodea.

Porque, ¿cómo  aceptar  la vida, sin antes aceptarse uno mismo?

 

Aceptar nuestra propia Divinidad potencial es reconocer la Divinidad de la Existencia manifiesta por doquier.  Mientras que reconocer y aceptar nuestras fallas y errores nos ayuda a comprender y aceptar las fallas de los demás.  En el campo de la aceptación éstas son premisas esenciales.

De lo contrario, si estamos en permanente lucha con nosotros mismos o disconformes con lo que somos, y, si continuamente nos estamos criticando y guerreando de manera insistente, difícilmente conoceremos a fondo lo que es estar en paz con el mundo y en paz con la vida.

¡Acéptate tal como eres!  No luches más contigo mismo y dejarás de luchar contra el mundo.

Muchos consideran que luchando, exigiéndote, remodelándote, creces y te perfeccionas, pero evidentemente mejor es estar en armonía que en combate permanente.  Porque dicha armonía es lo más elevado de ti, ella es la máxima sabiduría que puedes expresar, ya que ella es tu expansiva conciencia.

Estás con vida, está latiendo tu corazón, si te das cuenta de esto, no racional, sino sensiblemente, el resto es más sencillo.  Valora y disfruta lo que ya tienes.

Hablando desde el punto de vista existencial ya has alcanzado la vida, ya la tienes en este preciso instante.  Entonces, ¿por qué luchas?

Desde el momento en que empiezas a aceptarte, juntamente comienzas a aceptar la vida.  Y esto trae gozo y menos tensiones.  El aceptar la vida tal cual es, permite que te liberes de tus miedos.   Es más, tus miedos son el producto de tu no aceptación.

 

La vida algunas veces te trae lo que tu mente se ha prefijado minuciosamente, pero la mayoría de las veces no sucede así.  Sueñas con un príncipe azul o sueñas con la mujer de tu vida, pero ¿cómo los vas a ver con tantos prejuicios y ideas preestablecidas?, ellos están a tu alrededor constantemente y los dejas escapar porque no se ajustan a tu sueño.  Pero hay que saber, que si bien los sueños son importantes, es la vida misma la que construye tus verdaderos sueños, claro, siempre y cuando seas capaz de entregarte a ella sin resistencias.

Se sueña con una vida feliz, con una vida próspera, con una vida de confort, pero a medida que se van alcanzando todas estas cosas no se experimenta ninguna satisfacción interior ¿por qué?, pues porque el sueño idealizado está enturbiando las esencialidades del momento presente, y al fin, algo muy adentro de tu ser sabe que se lo ha estado perdiendo por ir exclusivamente detrás de otras cosas.

 

Comienza por ti mismo, y gradualmente comienza a armonizarte con la vida, aceptando en principio el crecimiento y el proceso de envejecer.

Vivir intensamente te facilita aceptar ese momento en que hemos de partir, puesto que si vives a medias, si vives tibiamente, será lógico que quieras seguir viviendo más a fin de completar lo que no hiciste.  Pero esto es imposible... tenemos que morir.  Sí, sí, la muerte no es sólo para los demás, también es para ti.

ACEPTAR  LA VIDA es el siguiente paso a tu propia aceptación.

Primero, acéptate a ti mismo, y entonces, en segundo lugar, acepta la vida.  Esta aceptación de la vida te llevará un estadio más profundo en la aceptación de ti mismo.

 

El tercer punto de esta ética naturista es CONCIENCIA.  Por eso, sólo se puede vivir intensamente cuando se vive a conciencia.

 

 

Conforme al tercer punto del naturismo taoísta, tenemos que Conciencia significa estar presente en cada uno de tus actos, sensible a la vida que transcurre, estando totalmente abierto y receptivo en cada circunstancia, y por supuesto, no ser foráneo de tu propia vida.

Precisamente, la Conciencia despierta es un estado de alerta que has logrado cosechar y asimilar a partir de la misma atención sensible;  nivel por el cual percibes cada pormenor de tu existir y, a partir de allí, los detalles relacionados con los demás y con los de todo ser vivo.

Cuando tu ser pasa a ser maestro de tus pensamientos elevados y sentimientos más profundos, a eso llamo Conciencia, cuando tu aspecto más esencial ya no es arrastrado o atrapado por tu propia mentalidad esquemática y laberíntica.  Conciencia es la iluminación de tus sentimientos para permitirles que fluyan sin ninguna interferencia, sin temores y libres de todo condicionamiento.

Siente tu cuerpo, siente la comida cuando te alimentas, siente el agua recorrer por el cuerpo cuando te duchas, siente el viento que te acaricia cuando empieza a soplar, siente a tu prójimo ya sea durante una conversación, en la proximidad del contacto, y aun, en la distancia, siéntelo, en cada fibra de tu ser;  siente cada momento como si fuera un solo y único tiempo, el presente vivo.   Esto es Conciencia, y no es muy difícil...  depende tan sólo de tu determinación y total entrega.

 

Únicamente a partir de esta Conciencia se puede aplicar entonces, el cuarto punto de la ética naturista, es decir:  ADAPTARSE A LOS CICLOS.

Claro que esto es algo que, justamente, debe ser bien comprendido, puesto que toda la existencia se expresa en ciclos.  Nada está exento de ciclos, desde lo más ínfimo a lo más colosal.  Porque el ciclo es parte de la Naturaleza y cada manifiesto se desenvuelve a través de períodos que en sí, son como ondas concéntricas por las que no evoluciona, sino que se auto-revela a sí mismo.  Y este mismo movimiento de ritmo constante o fuerza psíquica que lleva a las formas de un ciclo a otro es infinito, aunque las cosas en sí mismas no sean ni uniformes ni eternas.  Porque la esencia misma de la Existencia es infinita e inmortal.

Por ejemplo, alcanzas un nivel elevado de conciencia, te sientes en éxtasis, lo percibes por un tiempo y luego vuelves a perderlo, y así se disuelve.  Hoy sientes la plenitud, mañana te sientes vacío nuevamente.  En un momento estás feliz, al siguiente te vuelves infeliz.  Así se repiten sucesivamente alternándose hasta el último día de vida, y aunque te empecines en mantenerte en un estado en particular no lo lograrás, porque el cambio (“Yi” para los taoístas), es parte natural de los ciclos;  y así es el acontecer del ritmo donde los períodos se suceden unos a otros, ininterrumpidamente.  Y el que sea así es natural.

Ciclo significa “como un círculo”, en un momento sube y en el siguiente baja, y así continúa, siempre girando en la misma rueda.

Si no comprendes esto, no podrás adaptarte, y si no lo logras, perderás gran parte de tu naturalidad, porque comenzarás a tensionarte.  Y cuando esto suceda, no querrás abandonar un ciclo, no querrás pasar a otro, y entonces se inicia todo un drama, que pasa más por dentro que por afuera.

Tu adaptación es esencial en esta ética naturista del taoísmo, pero para saborearla tienes que entregarte placenteramente al ciclo, entonces no importará si en un momento estás arriba y en otro abajo, porque en esta entrega, ambos tendrán su belleza.

No luchar, no forzar, no resistir, no obligar... hacen a lo natural, y si tu pretensión es mantener por siempre un preciso momento determinado del ciclo, comenzarás a luchar y a forzar, y perderás toda la hermosura de lo natural, y aun así, en esta dureza y fealdad tampoco podrás detener ni por un instante aquello que debe fluir indefinidamente, porque la vida seguirá rodando y rotando...

Adaptarse a los ciclos de la vida es volverse natural, volverse natural significa adaptarse a los ciclos de la naturaleza, y esto es sabiduría.

Hoy lo tienes, mañana no, da igual, sabes que sigues siendo esencialmente el mismo, a pesar del cambio.

 

Una persona profundiza la vida natural, cuando después de haber aprendido a adaptarse a los ciclos logra armonizarse con ellos.  Porque no es lo mismo adaptarse que armonizarse.  Entonces ya no hay más tensiones, hasta el punto de llegar a intuir cuáles han de ser los cambios que se avecinan, y se los ayuda a concretarse, se les da una mano, se les abre la puerta interior y se los invita a ser.

Hay épocas en que te sientes muy espiritual, muy elevado, y andas por ahí como suspendido a cinco centímetros del suelo (como se decía del viejo Chuang Tse), y ahí te sientes gozoso, satisfecho (como se decía del jóven Wang Pi), y aunque te falten muchas cosas que antes anhelabas y  perseguías, no te importa en absoluto porque te sientes pleno, saboreas la plenitud.  Pero hay otras épocas en las que ves problemas hasta donde no los hay, sientes fastidio e inquietud aunque lo tengas todo, y buscas lo que no existe para tratar de encontrar lo que siempre tuviste.

 

Son simplemente ciclos, como la respiración, en un momento inhalas y en otro exhalas.  Durante unas horas estás despierto y durante otras estás durmiendo.  ¿Cómo puedes hacer para permanecer siempre despierto? o ¿cómo se puede sólo inhalar?

Es imposible porque sería antinatural.  Por lo tanto, aun cuando duermas en conciencia no te sientas abatido, porque ya despertarás.

Esta misma actitud comprensiva hacia ti mismo en todos los órdenes, te ayudará enormemente a aceptar los ciclos, y hará que puedas adaptarte a ellos sin traumas o sacrificio alguno.  Entender los ciclos por los que atraviesas continuamente, hace a tu maestría interior.

El día y la noche transcurren sucesivamente.  Y si estás prestando atención y eres un buen observador (y me refiero a tu ser no a tu personalidad o sexo: mujer o varón, ¡sino a tu ser!), verás que ambos tienen su propio encanto.  Puedes regocijarte en uno y en el otro sin ninguna diferencia.  Pero tendrás que darte cuenta que “eso” es justamente “vida”, porque si no logras captar que se trata de vida, entonces le adjudicarás cualidades como bueno o malo.  Pero cuando sabes en la profundidad de tu alma que se trata de vida, ya nada tiene que ver con que si es lindo o es feo... ¡es Vida!  simplemente esto.

A través de un ciclo ascendente alternado con un ciclo descendente, labras tu crecimiento;  porque sin esto, no puede madurar la conciencia.  Es el único modo de lograr un entendimiento acabado de la vida, y tu existencia cobra un profundo sentido si logras este acabado entendimiento.

Por lo tanto, atravesar los ciclos es esencial e inevitable, y si puedes relajarte, mucho mejor aún,  porque ellos no se detendrán y tú tampoco, no habrá obstáculos que te frenen, porque no te estancarás en ninguno de los ciclos, por felices o tristes que sean.

 

 

Pon de manifiesto una actitud de entrega sensitiva hacia los cambios, porque en esto estriba la mayor posibilidad de transformación.  Precisamente, el siguiente punto de la ética naturista según el taoísmo, es:  ADECUARSE A LA TRANSFORMACION, cuyo basamento según hemos dicho, se encuentra en la entrega sensitiva.

¡Atención con esto! se trata de «entrega sensitiva» no de especulación y resistencia.

 

Una transformación direccionada “verticalmente”, significa orientada hacia la expansión del Ser esencial, que se sensibiliza al entendimiento altruista de la vida, al sentido positivo de la existencia.  Este es el significado de “psiquismo energético ascendente” desde la óptica del naturismo alquímico taoísta.

Y el adaptarte a los ciclos estimula tu transformación vertical o ascendente.  Observa la gran diferencia con la horizontalidad, que establece una visión chata, pesimista y negativa de la vida, o simplemente detenida en un encasillamiento del pasado sin darse la posibilidad de trascender.   Porque el no adaptarte a los ciclos y resistirse caprichosamente, hará que uno crezca de todos modos, pero horizontalmente, con todas sus implicancias y restricciones propias.

La verticalidad de tus sentimientos hacia lo natural te permite ir más allá del sufrimiento común por el incumplimiento de los deseos, por la insatisfacción derivada del inconformismo que siempre pretende más sin conseguirlo, por supuesto.

Transformarse, crecer, despertar, es la esencia de la vida.   De hecho, continuamente estamos creciendo, ya sea en sentido horizontal por momentos y en sentido vertical en otros.  Pero cuanto mayor sea tu tendencia vertical -guiada por la sensibilidad hacia lo natural y librada de los apegos materialistas-, y, cuanto más ciclos atravieses ascendentemente, más te estarás acercando al sexto punto de la ética naturista que enseña:   SER UNO MISMO.

 

Este es el punto medular, porque cuanto más profundices aquello que en si mismo te trasciende, más serás tu mismo, porque eso que eres también pasa por tu parte externa, pero claro, sólo cuando no descuidas tu lado más interno.  Puede que te guste la moda y vestirte cada día con una prenda diferente, puede que te guste colgar en la pared de tu living todos aquellos diplomas que has conseguido con esfuerzo, puede que te sientas algo atraído por las apariencias de la vida moderna, pero si al mismo tiempo no haces contacto con tu verdadera naturaleza, todo eso estará vacío, será pura cáscara y causa de hastío y frustración.

 

Ser uno mismo es el pináculo en esta experiencia de vida.  Es el fin último de nuestra humanidad.

Se trata de la cúspide del crecimiento, la cima de la maestría, porque la realización suprema de todo individuo, es llegar a ser uno mismo.

Pero ser uno mismo no es algo que puedas dar por sentado, no es algo frecuente que sucede a diario.  No.  Porque estamos muy identificados con el uno mismo falso -el Yo- (con mayúscula),  con el modelo impuesto desde pequeños, con el uno mismo que inventamos, que creímos y que nos convencimos de ser eso.  Por lo tanto, el uno mismo real no puede ser un hecho cotidiano.  Somos el uno mismo cultural, el uno mismo social, el uno mismo religioso de una determinada religión o el uno mismo filosófico de una teoría en particular;  tenemos incrustados los patrones de la generación a la que pertenecemos, y muchas veces hasta los patrones de una moda establecida o de una generación anterior. 

Pero ser ese uno mismo es muy superficial.  Porque no será fruto de nuestra verdadera esencia o conciencia sobre ella, antes bien, será producto de nuestra máscara.  Por esto se distinguen el “uno mismo” falso del verdadero.

Es fácil ver cómo el individuo comienza a pensar como la masa sólo por contagio, es muy común ver cómo una persona cambia los pensamientos que tenía simplemente por comenzar a relacionarse con un grupo de personas que piensa y siente con otros parámetros, es algo cotidiano ver como las personas juegan a ser otras muy distintas de lo que son en realidad.  El ser humano es bastante susceptible, pero cuando esta identificación inconsciente se orienta más a la máscara que a la esencialidad de su ser, el individuo comienza a confundirse y tarde o temprano siente el abatimiento desolador de no haber sido uno mismo, sino una borrosa copia de lo establecido.

 

El uno mismo verdadero es tu auténtica identidad, es la Imagen sin imagen de tu propia alma, es la semilla de la cual germina y amanece tu Ser real, es tu verdadera naturaleza interior.  Recuérdalo, el uno mismo es tu verdadera naturaleza esencial, el valor primordial y más significativo de tu existencia.

Alcanzando el uno mismo te vuelves natural, no de un modo particular o de una determinada manera, puesto que dejaría de ser natural, sino totalmente natural, lo cual no significa forma establecida alguna o estar de acuerdo con los demás.

Siendo uno mismo, te conectas con el sentimiento más profundo de la vida que está en ti.  Porque ya no vives en la superficie, sino a partir de tu propio centro.  Sin tantas capas, te vuelves más sensible, y las mismas cosas de siempre resultan ser diferentes, comienzan a ser totalmente distintas.  Porque ahora eres tú mismo el que las vive y no tus estructuras o tus auto-programaciones.

Claro que el uno mismo verdadero no sufre de condicionamiento alguno, como puede apreciarse en raros casos de niños que todavía no han sido del todo influidos por sus padres ni por el medio;  verás en ellos una pureza, una espontaneidad incontaminada y la auténtica naturaleza que los adultos van perdiendo al dejar de ser uno mismo.

El uno mismo verdadero no tiene límites, porque no se encuentra atado a nada temporal;  su espacio es el universo y su tiempo la eternidad.

 

Ser uno mismo, te lleva al último punto de la ética naturista, el cual se trata de un estadio, de un grado superior de conciencia, el cual ha sido definido por los taoístas como HOMBRE NATURISTA o de Elevada Naturaleza (tzu jen) para todo aquel que lo realiza.

 

Este es el punto al cual quería llegar y en que profundizaremos a continuación.

 

 

Hombre Naturista es una calidad de ser y del Ser, la más elevada calidad que pueda vivenciar todo ser humano.  Los taoístas también lo llamaron Tao Shen Jen u Hombre Espiritual del Tao (Shen Jen Tao), el Ser de elevada Naturaleza, sensible y abierto por entero al momento presente.

Pero Elevada Naturaleza no sólo es elegir lo natural como un modo de estar a la moda;  no sólo es una elección de gustos en cuanto a la alimentación sana o en cuanto a la vestimenta holgada y floreada como la moda de los ´60;  no sólo es una elección de trabajo y de vivienda armónicos, o tenga algo que ver con vivir en un medio ambiente natural.  Pues, de hecho, existen millones de personas que viven inmersos en un ambiente de naturaleza y no son nada naturistas.

Elevada Naturaleza es una forma de vida, una manera sensible y profunda de experimentar la existencia, de manera más gozosa, más dichosa, por el que te vuelves amante del momento e instante presente -lo que hace que cada situación y circunstancia mejoren de por sí-, por lo que te vuelves inmensamente feliz más allá de las circunstancias, fusionado completamente con la experiencia de existir en armonía con las leyes naturales, más dispuesto al servicio por la vida y hacia el prójimo.

Elevada Naturaleza es el punto de partida y el punto de llegada de todo auténtico naturista, que se expresa desde el crecimiento personal al despertar de la conciencia, y va desde el desarrollo individual a la expresión colectiva para aportar un bien para todos.

 

De este modo, los siete principios de la Naturalidad o Ética Naturista del Taoísmo Práctico comentados, son:

 

------------------

   aceptarse uno mismo

   aceptar la vida

   mantener conciencia

------------------

   adaptarse a los ciclos

   adecuarse a la transformación

   ser uno mismo

------------------

  hombre naturista

------------------

 

Pero la Naturalidad no puede ser forzada ni impuesta por capricho.

No puedes obligarte a ser natural mediante una serie de pasos predeterminados.

No puedes imponerte mantener los principios naturistas por mandato, porque haciéndolo, no resultará en nada positivo.  El suceso debe ser consumado por la convicción de que ya estaba en ti desde tu mismo nacimiento, sólo que hasta ahora no eras consciente de ello.  Si piensas en la naturalidad especulando con ella, o si la estudias y la analizas, si intelectualizas sobre ella, de nada servirá, dejará de serlo.  Lamentablemente morirá con este intento de razonarla.

Recuérdalo, serás natural sólo naturalmente, sin pretenderlo.

 

¿Quieres ser natural?

Si la respuesta es afirmativa, entonces el camino es a través de la liberación de los condicionamientos y limites auto-impuestos a partir de la propia estructura mental.

Por lo tanto, no te impongas ninguno de los principios mencionados, y permite que fluyan espontáneamente a partir de tu comprensión y convicción, de tu maduración, pero no por ninguna imposición, sino, por amor.  Recuerda que nunca dejamos la naturaleza, puesto que estamos ligados a ella, intrínsecamente, sólo que muchos han decidido alejarse de esta ancestral experiencia de ser natural para adentrarse en ciertas configuraciones psicológicas de la vida moderna, propias de algunas patologías de masa, común a esas sociedades que carecen de sensibilidad práctica y de verdaderas raíces espirituales, por las que declinan en formas artificiales y superficiales de la mera apariencia.

 

Y a partir del momento en que puedas liberarte de algunos de estos condicionamientos establecidos, impuestos y aceptados por ti mismo, verás descorrerse el gran telón que nubla tu naturalidad.  A partir de aquí se comienza a ser auténticamente natural.

Claro que la solución no estriba en oponerte a lo superficial que reconoces en ti e imponerte lo natural;  porque aquello natural que sea impuesto también termina siendo falso, porque el problema seguirá estando en tus condicionamientos.

Hay condicionamientos que te asfixian, te ahogan, e impiden que seas tú mismo, y aun así persistes en ellos.  ¿Por qué?

Existen ciertos condicionamientos que tal vez te ayuden a desenvolverte en la vida, es muy lógico, pero también están los condicionamientos que te detienen, te obstaculizan, te estancan y te hacen perder la vida, y aun así los sigues manteniendo.  ¿Cuál es la razón?

El apego es una de las causas, y el apego deriva de un miedo a veces oculto.  Apego y miedo son los motivos de tus condicionamientos.  Apego hasta por aquello que te daña, porque si lo has conseguido, si es tuyo, por más que sea dañino lo retendrás, lo conservarás aunque te esté matando gradualmente.  Y el apego mata...  Y te trae miedo, miedo profundo, mucho miedo, porque si te desprendes de él, ¿qué harás?  ¿Qué te espera más allá?    Esto por dañino que fuera, al menos, ya lo conoces.

Pero sé valiente, porque sólo con valentía la vida puede ser saboreada en su plenitud.

 

Por Naturaleza eres natural.  Tu naturalidad es innata.  Lo que resta es aflojarte, debes relajarte y permitir que suceda.  No has venido para sucumbir bajo montañas de paquetes de condicionamientos ni de mandatos ajenos;  libérate de ellos, porque eres Naturaleza.

Indiscutiblemente venimos de la Naturaleza, por lo tanto somos parte de ella, traemos algo de naturaleza dentro de nosotros.  Es en esta innegable verdad que se asienta la filosofía de la Ética Naturista  que te enseña cómo recuperarla.

 

Primero, observa cuáles son tus condicionamientos o límites (bueno, los que más te llamen la atención).  Y observa bien, porque puedes encontrarlos tanto en lo psicológico como en lo físico.

Los condicionamientos, cuando se enquistan, afectan a todos los cuerpos, ya sea el material, el psíquico, el mental, el cuerpo energético y hasta el cuerpo espiritual, del mismo modo que cuando recobras tu innata naturalidad también se refleja en todos los órdenes.

La naturalidad se expresa a través de tus movimientos sueltos, tus pensamientos claros y amplios, tus sentimientos amanecidos y a través de tu espíritu sensible y agudo.  Lo contrario de esto significará que, en distinta medida, los condicionamientos se han adueñado de ti.

Si te sientes trabado, endurecido, sujetado o estancado, inhibido o limitado en cualquiera de los cuerpos, será a causa de ciertos condicionamientos que han de ser urgentemente barridos.

De este modo, una vez que hayas reconocido algunos de tus límites, una vez localizados, una vez aceptados, el segundo paso será analizar la causa y el por qué de ellos.

Primero toma conciencia de ellos, luego pregúntate por qué, debido a qué, por qué te incomoda, quizás, mostrar tu cuerpo, por qué lo ocultas, o por qué te cuesta darte a conocer en profundidad y sólo te muestras en la superficie;  por qué no expresas lo que sientes hondamente, por qué no puedes acariciar o abrazar a los más cercanos, por qué evitas el contacto y no profundizas la relación con los otros, por qué no poder.  ¿Por qué tanto miedo?   

Este aspecto negativo de un condicionamiento es por defecto, por carencia y negación, pero existe otra forma dentro del mismo aspecto negativo, y es el que se presenta por exceso, por posesión y afirmación.  Para el caso, los dos se deben a la misma causa.

Los dos son extremos negativos, ya sea cuando te niegas a mostrarte  o  cuando te muestras demasiado,  cuando te inhibes totalmente o te exhibes del todo.  La raíz de estos dos extremos son fuertes condicionamientos.

Así que, en el caso del exceso, también debes preguntarte por qué, ya que está ocasionándote obstáculo en el despertar de la naturalidad según el naturismo taoísta.  Por ejemplo, es esencial preguntarte por qué muestras demasiado tu sonrisa, por qué muestras exageradamente tu cuerpo, por qué te ocultas tras una forma extrovertida de hablar y relacionarte, por qué muestras tu propia fabricación, un invento de tu persona y no dejas que se manifieste aquella esencial que te dio la misma naturaleza.

Estas son algunas de las preguntas que tal vez tengas que formular a lo largo del camino del naturismo taoísta.  Por qué muestras tu superficie y ocultas tu verdadero Ser, por qué no fluye tu esencia.  Por qué no ser uno mismo, no sólo un nombre y apellido, no sólo un sexo y una edad, no sólo un número de documento, sino además:  Tu Mismo.

 

 

Y no quiero dejarte solamente con las preguntas anteriores, porque tal vez no encuentres la respuesta.  Y si la respuesta no se encuentra es porque verdaderamente no existe esa que sea la última respuesta.

Las respuestas difícilmente se encuentren, porque si alguna vez sucede, al poco tiempo vuelven a cambiar las preguntas y entonces se torna necesario seguir buscando una nueva respuesta, o también, es uno mismo el que cambia y entonces las respuestas que antes daban una solución ya no la dan.

 

Por eso, la mejor respuesta a todas estas preguntas (una vez que haya surgido la necesidad de interrogarte y que haya nacido “la pregunta”), es volverte comprensivo de los condicionamientos de los demás... ésta es la mejor respuesta que podrás darte a ti mismo, y verás cambios notables que ninguna otra respuesta intelectual podrá alcanzar.  Vuélvete comprensivo y compasivo hacia los condicionamientos y límites de los demás, no juzgues, no seas tan exigente con los demás, no te enojes con el mundo, y esto mismo será la respuesta que hará que tus propios límites comiencen a desvanecerse;  porque este es el primer límite y el más difícil condicionamiento a superar:  “la incapacidad de comprender al otro”.

 

Así que, una vez que te hayas preguntado el motivo de tu incapacidad de sentir al otro como a ti mismo o el por qué disfrazas tu incapacidad con variadas vestiduras de razones e innumerables excusas, comienza entonces a ser capaz de sentirlo de una vez por todas (ye esto es cuestión de práctica);  revirtiéndolo por medio de la acción, aplícate a ser más comprensivo hacia los condicionamientos de los demás y por consiguiente, hacia los tuyos propios.  A partir de aquí ten en cuenta el tercer y último paso de la Ética Taoísta que comento a continuación.

Resumamos un poco hasta aquí.  Ya has aceptado tus condicionamientos y límites, y también has analizado la raíz ilusoria de los mismos, la causa aparente, ficticia, quimérica, los miedos y temores que te llevaron a ello, incluso las falencias como el egoísmo;  ahora será el momento de sentir quién eres, no de saberlo, sino sentirlo, porque saber quién eres es intelectual y todo lo que es intelectualizado es mera teoría... pero sentirlo, eso mismo hará que logres ser de verdad.

Sentir quién eres te hará más natural;  sentir quién eres te ayudará a educir tu verdadera naturaleza, tu más profunda naturalidad.  Sentir quién eres aumentará el valor y la calidad de tu existencia.  Y digo que lo sientas porque Sentir y Ser son lo mismo.

Sentir es Ser y el comienzo del hacer.  Por eso te decía que la mejor respuesta es que hagas y es haciendo que la obtendrás, empezando por aceptar los condicionamientos de los demás del mismo modo que los tuyos propios.  En esto mismo reside la respuesta de quién eres.  Y por si aún no lo sabes, la respuesta es:  “uno mismo”.  Siempre somos: “Uno Mismo”, porque por un lado somos individuos únicos, pero, por otro lado, somos lo mismo, esencialmente hablando.

No ignores ese sentimiento, no descuides esa sensibilidad tan necesaria para saber quién eres.

Sólo a través del sentimiento del Uno Mismo puedes liberarte de todos aquellos condicionamientos que te esclavizan y te atormentan.  Y cuanto más fuerte sea el sentimiento de Uno Mismo, mayor será la liberación de los condicionamientos que te limitan.

Simplemente eso:  Sé Uno Mismo.

Puede que suene materialista:  SENTIRSE UNO MISMO, pero resulta ser lo más altruista que puedes hacer por ti, que puedes hacer también por la humanidad, y también, por la existencia entera, porque para ello se te ha dado la vida...  para ser tú mismo.

Y no te olvides que cada “uno mismo” de la tierra es único, no hay dos repetidos.  Cada ser, cada individuo, cada uno mismo, según su personalidad, su energía y su propio ser, es irremplazable, incomparable.  Porque eres único y especial, como cada uno lo es.  Y si lo profundizas, entenderás por qué el sentimiento de ser “uno mismo” te unifica con los demás.

En el caso de que el sentimiento no te lleve a eso, entonces significará que lo has mal interpretado.

Todos somos Uno Mismo, y esencialmente hablando, desde la perspectiva de la Unidad de la Existencia, todos somos lo mismo.

 

Si has estado buscando el camino de la felicidad  -y todos de alguna manera y en distinta medida lo estamos buscando-, lo estarás encontrando y siendo con esta premisa, porque ese camino de felicidad es justamente el Ser Tú Mismo, naturalmente.

Pero al decir: “Sé Tú Mismo” como un camino, me refiero a la dirección correcta de la idea bien entendida.  Porque también puede ser confundido hacia una orientación desviada, por lo que terminaría fortaleciendo una actitud mucho más egoísta.

Pues, si por una interpretación equivocada del uno mismo quieres ser el mejor, si quieres ser admirado, el más necesario, si quieres ser el más grande, ser el más rico y el más poderoso, eso, por sí sólo, no te hará feliz.  Del mismo modo, tampoco te hará feliz sentirte el peor, el más incomprendido, sentirte el más pequeño o el más empobrecido o víctima.  Ninguna de estos dos extremos te hará feliz, porque la felicidad depende tanto más de una calidad que de una cualidad impuesta o forzada.

Serás feliz siendo Tú Mismo, simple y naturalmente, lo más libre posible de condicionamientos negativos y equivocadas interpretaciones o ansias de supremacía.

Puede que quieras tener el rostro más lindo o quieras mantenerte rejuvenecida, o quieras ser el más fuerte o tener más dinero que los demás, pero aun consiguiéndolo no será la causa de una mayor felicidad.  Sé Tú Mismo, según tu real naturaleza esencial, ya sea que tengas la cara bonita o una cara común, ya sea que tengas bastante dinero o poco, y estarás profundamente tranquilo;  y en esta tranquilidad, y en esta relajación, hay muchas posibilidades de comportarte con naturalidad.  Viene de la naturalidad y te aporta mayor naturalidad.  Por eso se dice que se trata de tu Verdadera Naturaleza interior.

Lo natural es la base de la felicidad, y el la plataforma de la Ética Taoísta, el principio y fin, el alfa y el omega.

¿Quieres ser el centro de atención?  ¿Quieres que todos te consideren y te tengan siempre en cuenta?  ¿Quieres ser el dueño de la verdad?  Recuerda que ése que quiere así es el propio ego, y considera que el ego jamás puede comportarse naturalmente;  podrá reinventar una fachada de naturalidad pero jamás podrá serlo verdaderamente.  Porque el ego es lo más artificial que en esta existencia se ha constituido.  A tal punto, que aun cuando niegues tener toda la verdad y te muestres como el más humilde y al margen de toda pretensión egoica, dicha negación también será falsa y artificial, ya que será otro subproducto del mismo ego.

El ego no puede ser natural, por eso en ello se enfoca el cuidado que debes tener.

Piensas que eres tú mismo y no es así.  Piensas que actúas naturalmente y no es así, solamente estás alimentando tu ego con creencias, y él te domina y por eso sigues siendo infeliz, por eso sigues con las mismas tristezas de siempre.  Esta es la gran diferencia entre el pensar y el sentir.   Cuando piensas es tu ego que lo hace, mientras que cuando sientes de verdad, completamente, te acercas más a tu Ser esencial.

Tu mente es la que piensa y tu conciencia es la que siente.

El ego es el mayor de todos los condicionamientos que tienes, y mientras no lo descubras y aceptes como tal, no llegarás a la raíz misma de tus pesares.  El ego es tu límite, el ego es tu cárcel, y el ego es tu muerte en vida, porque te priva de tu esencia.

El ego te engaña diciéndote que ya eres natural y que ya vives con naturalidad, pero ello no trae ninguna felicidad a tu vida, porque realmente no es cierto;  no eres ni natural ni vives con naturalidad.

La siguiente es una característica que evidencia que se trata del ego y no de tu Ser esencial:  “no hay satisfacción porque no existe una verdadera realización”.

Seguir alimentando al ego con la creencia de ser natural y descuidando lo esencial que hay en uno origina muchísima insatisfacción, mientras que, el sentimiento de la Verdadera Naturaleza interior, hace que la persona se sienta dichosa y vivencie la plenitud profundamente en su vida.

 

 

Deja que se desmoronen los cimientos mismos de tu propia estructura, de ese ego prefabricado, que ha sido diseñado por los viejos patrones de una cultura ajena a las necesidades de tu alma, y acuña una nueva visión, más amplia, más universal.  Realiza y expresa una visión que contenga la mayor cantidad de perspectivas posibles, y que reúna, al mismo tiempo, todas las culturas juntas sintetizadas en una sola: la propia.  Y entonces, sí despertará en ti una verdadera Conciencia.

No es un cambio externo lo que lo posibilita, antes bien, una transformación interna.  No te pido que hagas nada hacia afuera, sino que lo intentes dentro tuyo.

Si eres capaz de sumar al ego que se ha instalado en ti otro ego más, y a su vez, sumarle otro más, y otro, entonces ese ego básico, inicial, primero y limitado, ese que tanto te condicionaba en el pasado terminará desapareciendo.  Y al desaparecer, entonces sólo quedará una gran amplitud.

Esta amplitud alimentará tu naturalidad, y tu alma, por supuesto.

Entonces no se trata de luchar contra tu ego, sino de ampliarlo hasta que pierda su estrecho marco y se funda con el ego de todos.

 

Lo natural no tiene forma.  Da lo mismo que sea de una manera o de otra, sino, mira la vida.

La vida es lo más natural.  Parece que tiene una forma definida, pero sólo parece, meras apariencias nomás, porque ella es espontánea.  Ella fluye a través de un espectro de vastísimas posibilidades e innumerables alternativas.

Observa la Naturaleza de las cosas, observa la Naturaleza del universo, y reconoce que de ese mismo modo se desenvuelve la Naturaleza humana, la interna, la verdadera.  Y a ésta, no la puedes limitar bajo ningún concepto.  Todo lo que digas acerca de ella será temporal, nada eterno, nada verdadero, aun diciendo esto mismo que estoy diciendo aquí.

Lo natural no tiene forma aunque parezca.  No se limita a ningún modo o forma de ser ni de comportamiento en particular, de allí lo escurridizo de esta experiencia.  Porque, como sea que imites un arquetipo dejará de ser natural.  Cualquier condición que le impongas y dejará de ser espontáneo y natural, ausencia completa de Tzu Jan.

La verdadera naturalidad carece de forma, porque es como se presenta, tal cual se expresa.  Y sucede de acuerdo al momento...  porque vive conforme al presente.  Su forma fluye y cambia y no puede ser encuadrada, rotulada o encasillada.

Su forma se transforma permanentemente, pero lo natural que sigue siendo su esencia, indefinidamente permanece inmutable.

 

Recuerda este punto, afírmate en él:

“La espontaneidad es la fuente inagotable de

la Vida Naturista.”

 

“Existe un lugar donde se te ofrecen

todas las posibilidades.

Es un sitio muy especial, porque es

único en la Existencia

y además,

está bendecido por el Tao.”

 

“Ese lugar está dentro de ti.

Se encuentra en el interior de cada criatura,

pertenece a cada manifiesto.”

 

“Es allí donde se reúnen la paz,

la sabiduría y la conciencia.

Juntos constituyen tu verdadero Ser

y la auténtica experiencia de Vida.”

 

 

~º~ º~º~ º~º~ º~º~ º~º~ º~º~ º~º~ º~º~ º~º~ º~

 

 

N a t u r i s m o   y   E c o l o g í a   t a o í s t a :

~ Un proyecto de vida ~

 

El naturismo y la ecología están estrechamente relacionados, y no debieran ser considerados independientemente;  puesto que uno y otro conforman los dos aspectos de una única realidad:  “la conservación de la vida”.

Siempre que mencionemos naturismo dentro del taoísmo y del neotaoísmo, estamos señalando al individuo, a lo personal, a lo interno, mientras que al decir ecología nos referimos al medio que nos rodea, a lo colectivo, a lo externo.  Por consiguiente, ninguna de las dos partes puede ser descuidada.  Afuera y adentro constituyen el todo, lo completo, y cualquier desequilibrio pone en peligro la interacción armónica del conjunto.  Estudiar y atender sólo una de las partes no asegura los buenos resultados, porque siempre será el 50%, sólo la mitad del asunto, la mitad del problema y la mitad de la solución.

Estamos constituidos por una parte externa y una parte interna, y eso hace a nuestra unidad;  de separarlas estaríamos avanzando hacia la desintegración de nuestro proyecto de vida por perfecto que fuera.  Si no comprendemos los principios involucrados con una visión amplia y abarcadora del asunto, el conflicto inminente impedirá que alcancemos dicha unidad.  Si nuestro esfuerzo (por más que sea nuestro gran esfuerzo), se limita tan sólo a una de las partes, aun así, por acabado que fuera, no podremos superar el derrumbe total del sistema;  tarde o temprano caerá, a menos que comencemos a comprender la completitud y a actuar conforme a ella de manera impersonal con vistas al futuro del conjunto.  Esto es aplicado no sólo al tema específico que estamos tratando, sino que también es practicable en los asuntos de la política, a la economía mundial y a los temas de religión, puesto que si estos criterios tienden a expresarse parcialmente, no podrán sostenerse por mucho tiempo más en este siglo 21 de grandes desafíos, o al menos, no podrán mantenerse de modo armónico de tal manera que logren reflejar la evolución de la conciencia humana.

Justamente, lo más significativo de esta relación entre las partes -de esta inevitable unidad- es que tanto el naturismo como la ecología fundamentan su existencia en un mismo principio:

“La Conciencia”.

Por medio de la conciencia y el sentido amoroso que deriva de este despertar, y únicamente por medio de ella puede sostenerse este “proyecto de vida” y sus objetivos de reconstrucción de los valores sociales.

Este punto debe ser muy bien comprendido, a fin de interpretar las leyes que se mueven tras el mundo de las apariencias.

 

Ahora entraremos de lleno en esto.

Les pido suma atención a todos aquellos que han tratado de vivir conforme a los principios de la filosofía taoísta.

 

 

Todos sabemos que ciertos recursos naturales se encuentran actualmente en crisis, por no mencionar que todos se encuentran en crisis;  y si no damos prontamente con el remedio como solución a este gran desequilibrio imperante, el desastre global no podrá ser evitado;  actualmente, tanto el poder de la libre economía (que maneja el mundo sólo para sus propios intereses gananciales) como el fundamentalismo de la política y la religión, se encuentran confluyendo hacia un mismo punto, ubicado entre el derrumbe inexorable del ecosistema y un cambio radical de todos los antiguos paradigmas.  Por eso, los pueblos del mundo, hoy más que nunca debemos afianzar nuestra solidaridad por el bien de todos, y esperar que estos acontecimientos del siglo 21 sean el inicio de una nueva visión que inspire la transformación de la civilización para una mejor calidad de vida.  Hagamos entre todos ese llamado a la conciencia individual, permitiéndole a los nobles recursos internos del Ser Humano aflorar, a fin de que seamos capaces de preservar y amparar los recursos de la vida.

Estamos en un momento especial para crear el pasaje desde una conciencia individual hacia una conciencia colectiva, pero no hay tiempo que perder, porque apremian las circunstancias;  y este pasaje sólo podrá establecerse a partir de muchas conciencias individuales uniéndose en la misma dirección:  “Salvar a la Tierra”, y con ella también a la humanidad y a todas las especies que todavía existen al borde de la extinción definitiva.

 

Todos sabemos que el ser humano es el único responsable de la degradación de los bienes naturales, pero también debe saberse que, aunque el ser humano no estuviese aquí en la tierra, de igual modo el ecosistema terminaría derrumbándose sobre sí mismo algún día en el futuro.  Tal vez le llevaría diez mil millones de años, no importa cuánto, finalmente terminaría desapareciendo.  Porque todo lo que nace, ha de morir alguna vez.

El problema es que la civilización está adelantando la desaparición de la vida sobre la Tierra unos cientos millones de años;  demasiado como para que seamos indiferentes ante este hecho.

 

La ciencia ya lo ha comprobado:  donde hace mucho hubo océanos ahora sólo hay desiertos, donde antes hubo bosques impenetrables ahora son áridas llanuras, donde hubo continentes ahora los cubre profundos mares.  La Tierra se aquieta y se enfría en su interior paulatinamente en la medida que crece, y esta falta de movimiento interno nos acerca inexorablemente a la muerte del planeta.  Es inevitable, aunque el ser humano no existiera, de igual modo el orden que alguna vez reinó caería sobre su propio peso... pues el destino final es invariable.  Son los ciclos de la naturaleza esencial intrínseca en todas las cosas.  El punto conflictivo es que el ciclo natural podría extenderse por millones de años más, pero la humanidad no lo podrá vivenciar si destruye los recursos naturales que la sustenta.

 

Y esto nos lleva a reflexionar la razón de la existencia del ser humano, y también a comprender el por qué estamos.

Pertenecer a la raza de la criatura humana, ser esa entidad capaz de bien emplear su inteligencia y utilizarla en favor del plan cósmico, que es capaz de concienciar su identidad existencial, nos convierte en un factor especial dentro del estadio de progresión espiritual, puesto que esto es en sí mismo un don incomparable respecto a cualquier otro atributo que las leyes del universo hayan otorgado a otra entidad.  Por lo que en nuestras manos está la posibilidad de extender la vida de la civilización hasta la eternidad, más allá de todo acontecimiento natural, sea en este mundo o en otros.  Claro que para ello, primero debemos comprender acabadamente los principios de supervivencia.  Esta es nuestra misión.

Sin el ser humano la vida del planeta igualmente terminaría desapareciendo a largo plazo.  Ahora bien, con el ser humano el riesgo todavía es mayor, tanto como la posibilidad de sobreponerse a los ciclos de la naturaleza, porque existen dos alternativas:

     º La primera,  acelerar  abismalmente los tiempos de la declinación y acortar los plazos del deterioro ambiental a través de un suceso denominado:  “autodestrucción”.

     º La segunda,  ser capaces de proyectar la vida de la conciencia humana hacia el universo y extenderla en la eternidad sideral del tiempo infinito.

 

Y vuelvo a decirlo, porque esto debe ser muy bien comprendido:  “El ser Humano es la única especie con la capacidad de preservar la vida indefinidamente, tanto como de extinguirla para siempre, pues en estos momentos, el poder político-militar del mundo almacena en sus depósitos subterráneos millares de bombas nucleares que juntas equivale a la potencia descomunal suficiente como para destruir la vida sobre la tierra cientos de veces... no una, sino doscientas o trescientas veces.

Por eso hablamos de conciencia, porque la conciencia es el único camino para salvar a las especies de la vida, proyectarlas y extenderlas;  y la conciencia no puede ser reemplazada o suplantada por con nada, ni con meras especulaciones ni mediante un razonamiento incompleto o mediante de un sentimiento empobrecido.  Porque la conciencia es algo que se da por la misma amplitud y profundidad del alma y del corazón esencial... no puede ser forzada.  Es parte del espíritu esclarecido.  Todo lo que sea impuesto u obligado sin una real toma de conciencia podría llegar a resultar como una ilusión momentánea de corrección, pero inconducente a resultados auténticos y duraderos.  Por eso decimos que tomar conciencia es el único camino viable a la realización de los frutos de la auto-revelación esencial que se encuentra potencial en el ser mismo de los Hombres, y la manera es a través de la educación, la pedagogía y la enseñanza de los valores primordiales.

La conciencia debe ser continuamente reciclada con el objeto de no faltar en ningún momento ni por un momento debe ausentarse, porque este es el salvoconducto a la sobrevivencia del ser humano.

Parece ser demasiado grande este asunto de la eternidad para nosotros como mortales y tan pequeños que somos ante la Existencia;  es casi irrisible desde la perspectiva de cómo nos encontramos en el siglo 21, el conocimiento de que el universo haya depositado su capacidad de extender la conciencia en nuestras manos y que nosotros podamos ser los responsables del resguardo de todos los demás seres vivos, y además, del cuidado de este hogar... nuestra casa el planeta Tierra.

Esta es una de las facetas de nuestra misión, y es increíble que podamos hacer algo al respecto... pero sí, ¡es posible!

O, ¿por qué crees que tenemos la habilidad para hacer lo que ningún otro ser vivo puede en este mundo?, es decir, destruirlo... porque justamente también tenemos la capacidad de reconstruirlo y preservarlo.  

No es azar, no es casual.  Date cuenta que es nuestra misión.

 

Y el ser humano ha llegado a este punto.  Tecnológicamente nos encontramos capacitados para hacer de este planeta un cementerio ambulante de escombros cadavéricos alrededor del sol, en donde nunca más pueda ser posible la mínima existencia.  Como ya decía, el progreso nuclear en tan sólo unas décadas y los residuos químicos de tan sólo un siglo, pueden llegarnos a infectar de manera terminal.  Doscientos años de tecnología moderna mal empleada contra cientos de millones de años de vida natural, ¿por qué optamos?

 

Si no somos capaces de asumir la responsabilidad que exige una tecnología desarrollada, entonces mejor será volver a los taparrabos y vivir una vida naturista como cavernícolas hasta que el sol se apague dentro de millones de años.  Pero si logramos dominar nuestra ambición, si superamos el sentimiento de posesión, de competencia autodestructiva y llegamos a curarnos de nuestro vil egoísmo, entonces la tecnología podrá ayudarnos a extender nuestras vidas a la eternidad del tiempo, más allá de toda inimaginable cifra y cálculo de años.  Esto es posible, sólo de acuerdo a un grado superior de conciencia.

Así tal cual se presenta nuestra situación como especie espiritual que somos...  la conciencia es el factor primordial y por ella progresan tanto el naturismo como la ecología.  Por medio de la conciencia se encuentran firmemente unidos el humanismo y el humanitarismo, la ecología y el naturismo.

 

 

Ya sea que hablemos en el marco del naturismo basado en las dietas, en la vestimenta, en las actitudes o conductas, en los pensamientos o sentimientos naturales, no podemos disociarlos de la idea y práctica ecologista.  Pensar natural-mente, sentir natural-mente, comer natural-mente, es muy importante dentro del naturismo, pero no es suficiente;  puesto que asimilarlos solos por sí mismos, no alcanza, ya que es necesario hacer, dar y cuidar el entorno, simultáneamente que hacemos uso de él... esto es ecología.  Todo lo que hagamos o seamos puede ser muy natural en base al naturismo, pero si no está acompañado del amor práctico hacia la naturaleza, poco es lo que proporcionará al crecimiento interior y al bienestar de todos.

Y cuando logras unir tu naturismo interior «de corazón» con la ecología «en un servicio desinteresado», se podrá decir que te has transformado en un verdadero naturalista.

 

Nadie que comprenda el asunto con seriedad puede separar el naturismo de la ecología.

Por ejemplo, si nos referimos a una alimentación sana y saludable, no sólo se deberá tener en cuenta los valores nutritivos o la tabla de compatibilidad de alimentos, sino también, observar la ecología y las fuentes naturales, para evitar consumir las materias primas en riesgo, y así impedir que se agoten los recursos para que puedan seguir alimentándose las futuras generaciones.  Alternar el consumo de los distintos alimentos colabora con el equilibrio general, sin desgastar a un recurso más que a otros, y preserva la interacción de las materias renovables que conforman las fuentes sustentables.

Asimismo, ¿de qué sirve comer sano si se inhala tantos iones positivos producidos por la contaminación ambiental?   Lo que ingerimos y es absorbido por las células necesita del oxígeno para la oxidación y combustión de los alimentos.  Realmente es la mezcla de lo que comemos combinado con el oxígeno lo que verdaderamente nutrirá tanto nuestro cuerpo como nuestra mente...   si la absorción de aire puro y fresco se vuelve imposible, todo el organismo será afectado aun cuando la alimentación sea sana.

¿De qué servirán los métodos de higiene personal si descuidamos y permitimos que los basureros desborden las ciudades y dejamos que los ríos se conviertan en focos infecciosos?  La interdependencia inevitable entre los seres humanos y resultados de sus acciones no puede ser dejada al azar.  Hay que pensar seriamente en ello, produciendo materiales orgánicos que fácilmente se reintegren a la naturaleza y, a su vez, reciclando aquellos no orgánicos que pudieran contaminar el medio ambiente.  Son numerosas las acciones simultáneas a tener en cuenta, y si no se las considera, llegará un momento que nadie podrá mantenerse saludable aunque siga rigurosamente todas las pautas naturistas para la salud.

 

Se debe pensar en la salud personal, pero si al mismo tiempo se descuida la salud del planeta, por más dieta, por más higiene, por más ejercicios que se practiquen, tarde o temprano el deterioro afectará a todo individuo, aun a aquellos que extremadamente se cuidan.  La salud y el bienestar personal dependen tanto o más de la salud del planeta que del cuidado de uno mismo, porque si la naturaleza  se enferma también se enferma el hombre.  El estado general del planeta puede afectar directamente al individuo, del mismo modo que una humanidad desequilibrada puede alterar el armónico equilibrio del planeta.

Esta es una ley que todo naturista debería comprender muy bien.

 

Claro que, si cada integrante de la familia humana se respetara y verdaderamente se cuidase a sí mismo en serio, sería suficiente para que el mundo y la naturaleza permanezcan sanos hasta que el mismo sistema solar caduque.  Pero hay muchos individuos que no están interesados en cuidarse e impiden que otros se cuiden, siendo estos los portavoces de la muerte, indiferentes de las existencias futuras...  por otro lado, son los amantes de la naturaleza quienes tienen que impedirle a estos su autonomía sobre la vida, adoptando los mecanismos para desarmar el poder nefasto de estos corrompidos.

 

La civilización ha entrado en un nivel de sobrepoblación;  y esto no representaría ningún problema si se contara con políticas humanizadas y economías más justas, si los gobiernos y los poderes que delinean el curso de la historia fueran inteligentes y sensibles, si los pueblos estuvieran educados en el conocimiento de la vida y en el saber de nuestros ancestros... pero no, nada de esto parece preponderarse en la actualidad, a no ser por unos pocos individuos aislados, distanciados por continentes y océanos, sin la posibilidad de coalicionarse para enfrentar a las aberraciones establecidas.

De este modo, los sistemas sociales se desbarrancan uno a uno, progresivamente, hasta que el colapso sea absoluto.  Las sociedades se tornan cada vez más mercantilizadas y disociadas de los valores de la tierra, al tiempo que crece abismalmente la urbanización bajo códigos mecánicos que conducen a los ciudadanos a una enorme insatisfacción interior.  La falacia económica sigue montándose sobre una burbuja que en cualquier momento estallará, los recursos naturales se agotan, las especies se extinguen, y absolutamente todo se contamina... el aire está contaminado y viciado con muchísimos tipos de componentes tóxicos;  cada vez hay menos agua potable debido a la contaminación de las napas subterráneas, incluso el agua “potable” ya tiene un bajo grado de contaminación “permitido” por las entidades de salud pública;  los alimentos están contaminados, absolutamente todos, y aquí nos encontramos otra vez con los contaminantes “permitidos” pero también, con los prohibidos, que no se retiran del mercado justamente para no perjudicar la dependencia económica que subsiste de estos productos nocivos;  a su vez, los seres humanos estamos contaminados con toda clase de campos y ondas electromagnéticas de altas y bajas frecuencias;  además de estar intoxicados con muchos de los productos domésticos altamente contaminantes, que desembocan en todo tipo de enfermedades orgánicas (crónicas y terminales) y en profundos desequilibrios mentales.

Y a tal punto está intoxicada la humanidad, que quizá sea demasiado tarde para esperar de los seres humanos algún impulso espiritual para evitar la autodestrucción.  Pues la intoxicación no permite razonar ni sentir con claridad y embota la conciencia.

 

 

A lo largo de este ensayo estamos hablando de Ecología y Naturismo y de Naturismo y Ecología como uno solo organismo.

Pues, aunque el Naturismo sea una ciencia de vida optada por algunos seres humanos inclinados a la salud, al bienestar y a la plenitud personal, y aunque la Ecología sea una ciencia del entorno y del medio ambiente circundante para preservación de biodiversidad y de las fuentes naturales, esencialmente significan lo mismo, o al menos, se encuentran estrechamente vinculados.

Porque el Naturismo y la Ecología sólo prosperan desde la misma plataforma de equilibrio armonioso y balance interactivo, ya que cuando cualquiera de estos factores se diluyen, ambos sistemas se deterioran y corrompen hasta su colapso fatal.

En un sentido, es inapropiado que un ecologista no practique al mismo tiempo el naturismo o que un naturista sea indiferente a la ecología.  Porque básicamente es inverosímil la idea de que pueda practicarse el Naturismo en un mundo degradado o que la Ecología puede ser sostenida por un ser humano desquiciado.  En este sentido, ambos deben ser considerados y aplicados al unísono, ya que sin Naturismo no hay Ecología y sin Ecología no hay Naturismo.

Estos Caminos deben integrarse para ser transitados simultáneamente, si es que la humanidad espera no sólo prolongar la pervivencia de la civilización, sino, tan sólo sobrevivir sin autodestruirse y desaparecer para siempre.

Incluso, en esta integración debe considerarse como producto final al espíritu naturalista que deviene de la profunda compresión del Naturalismo en un orden social, político y económico.

Así tenemos entonces, una única ciencia con tres ramas inseparables, conocida como “Naturalismo Ecológico Naturista”.

Sin esta sólida fuerza unificada o tratando sus propósitos inherentes por separado, difícilmente llegue alguna vez a extenderse exitosamente por el mundo entero su propósito esencial basado en la prosperidad y el bienestar.

Naturismo y ecología se encuentran juntos en el proyecto de salvar a la tierra.  Por lo tanto, si se piensa en uno se ha de pensar necesariamente en el otro, con el fin de lograr el resultado anhelado de plenitud individual y global.

Toda persona que haya despertado su conciencia hará de esta ciencia, con sus tres ramas, el pilar de su vida, por encima de las demás ciencias, por el bien de sus hijos y el de las generaciones venideras.

 

Volvamos a leer la ley que todo naturista ha recordar de manera permanente:

 

“Un mundo enfermo, enferma incluso al ser humano que mantiene hábitos saludables, y un ser humano desequilibrado, desequilibra incluso el balance armonioso alcanzado por el mundo.

Porque nada está separado de todo lo demás, ni nada se encuentra al margen de las consecuencias colectivas.”


... continúa ...

Este Libro se encuentra en proceso de digitalización ...




***

Ya puede descargarse GRATIS el libro:

EL LUCÍFERO CREADOR

(versión mejorada y ampliada)

de Alejandro Nepote (Aon)

ISBN: 978-987-33-1421-6

Dirección de descarga:

https://sites.google.com/site/fucentao

desde la página principal

Libro de distribución gratuita

 

También puede apreciarse aquí el video de:

EL LUCÍFERO CREADOR

prontamente también podrá descargarse

el libro completo de D.E.M.I.

 

 

Nueva zona de descarga de LIBROS GRATIS

https://sites.google.com/site/fundacioncentrodeltao/a-libros-gratis-aon

cientos de libros, textos y manuales gratuitos

sobre prácticas y disciplinas orientales,

filosofía de oriente y occidente,

autoayuda, orientalismo,

terapias alternativas,

y mucho más

 

MÚSICA GRATIS compuesta por Aon

https://sites.google.com/site/aontao/musica-temas-musicales-aon

20 temas musicales gratis - descarga libre

de 40 en total

 

CIENTOS PINTURAS GRAFÍAS de Aon

1º) https://sites.google.com/site/aontao/pinturas-aon

2º) https://sites.google.com/site/aontao/otras-pinturas-aon

 

https://sites.google.com/site/aontao/

 

~·~

Correos:

fundacioncentrodeltao@gmail.com

anafucentao@gmail.com

alejandronepote@gmail.com

~·~


___________(·S·)___________

Estudio y Práctica de Tao

Taichichuan - Chikung - Neikung - Taochi - Neidan

Cursos online / Libros gratis inéditos / Música exclusiva

Videos / Dibujos y Pinturas / Filosofía Taoísta

Sitio Web. Oficial de  AON

https://sites.google.com/site/aontao/

fundacioncentrodeltao@gmail.com

Fundación Centro del Tao

FUCENTAO

~\`|´/~



 Extensión FUCENTAO

Todas las Páginas y los Sitios Web.

donde escribe Aon


Sitios más relevantes de Aon:

___________(·S·)___________ Sitio Oficial

https://sites.google.com/site/aontao/

Resumen del Pensamiento de Aon acerca del Tao

___________(·S·)___________ Melodías y Composiciones de Aon

https://sites.google.com/site/melodiasaon/

___________(·S·)___________ Foro Oficial

http://groups.google.com/group/aon-aon

Grupo para dejar mensajes

___________(·S·)___________ Canal Youtube Primario

http://www.youtube.com/user/AonAlejandro

músicas, pinturas, dibujos de Aon

___________(·S·)___________ Canal Secundario

http://www.youtube.com/user/Fucentao

___________(·S·)___________ Canal Dailymotion

http://www.dailymotion.com/soy-aon

___________(·S·)___________ Sitio de Filosofía Oriental

http://groups.google.com/group/neo-tao-com

Para el ejercicio de la Reflexión

___________(·S·)___________ Álbumes Picasa

https://picasaweb.google.com/105266714305693897771

Galería de Fotos y Pinturas aon aon

 

Otras Páginas de Aon:

___________(·S·)___________ Fundación Centro del Tao

página primaria:

http://www.centrodeltao.com/

___________(·S·)___________ Programa Integral para sentirse en Plenitud

página secundaria:

http://www.centrodeltao.org/

___________(·S·)___________ El Portal de la Sabiduría Oriental

http://www.centrodeltao.org/_centro_tao/index.htm

Literatura de Oriente

___________(·S·)___________ Convocatoria por la Vida

http://www.centrodeltao.org/index_convocatoria.htm

Macroencuentro Altruista Reconciliador


Misceláneas de Aon:

___________(·S·)___________ Salvemos a la Tierra

http://groups.google.com/group/salvemos-a-la-tierra

Humanismo – Política – Religión

___________(·S·)___________ La Revolución Pedagógica de Nueva Educación

http://nuevarevolucionpedagogica.blogspot.com/

Humanizada – Humanista – Humanitaria

___________(·S·)___________ D.E.M.I. (Cuentos inspirados en la Madre Tierra)

http://sites.google.com/site/fucentao/

Dimensiones Exploradas del Mundo Interior

___________(·S·)___________ Ensayo de “Vivir la Existencia” (1, 2 y 3)

https://sites.google.com/site/fundacioncentrodeltao/

A Conciencia...

___________(·S·)___________ Alquimia de la Conciencia

http://groups.google.com/group/alquimia-auto-transformadora

Práctica Psico-energéticas

 

Aon aporta escritos a las siguientes Web.:

___________(·S·)___________ Sabiduría Universal

http://sites.google.com/site/shakespearehood/

Para la descarga de Libros Gratis

___________(·S·)___________ Sentimientos bien Sentidos

http://shakespeare-hood.blogspot.com/

Experimentar la Existencia

___________(·S·)___________ Blog de la Luna de Shakeshood

http://shakespearehooddao.blogcindario.com/

Un Viaje Causal

___________(·S·)___________ Página de Kamila Iquiarosi

https://sites.google.com/site/taochishenchiching/

Alquimia Taoísta: Taochi Shench´iching

___________(·S·)___________ Página de Juliana Kanale

https://sites.google.com/site/depresiondepresiva/

Comentarios acerca de la depresión-DEPRESIVA

http://groups.google.com/group/depresion-depresiva

Grupo de Juliana Kanale

___________(·S·)___________ Centro del Tao Mi Arroba

http://centrodeltao.webcindario.com/

Resumen de todos los Sitios

___________(·S·)___________

Correo para comunicarse con Aon:

fundacioncentrodeltao@gmail.com

___________(·S·)___________

Perfil de Aon:

https://profiles.google.com/fundacioncentrodeltao

 

 

___________(·S·)___________

ESTUDIO DE ALQUIMIA Y LA SABIDURÍA ANCESTRAL DEL TAOÍSMO

Curso a distancia online de Alquimia Interior Taoísta

TAOCHI SHENC´HICHING “Camino Energético de la PsicoEnergíaVital”

https://sites.google.com/site/aontao/alquimia-principal

En esta dirección encontrarás todos los detalles y los Formularios con las Fichas de Inscripción.

 

* Solicita los 5 e-mails con toda la información acerca del estudio y las primeras lecciones gratis, para analizarla sin compromiso alguno y a partir de allí evaluar la posibilidad de inscribirte.

* Estudio a distancia de Taochi (Alquimia Interior Taoísta) en 23 lecciones, que comprenden 20 teorigrafías, 27 microvideos, y asistencia personalizada online.

https://sites.google.com/site/aontao/

fundacioncentrodeltao@gmail.com

Por cualquier eventualidad comunicarse a esta dirección de correo electrónico.

Equipo de Coordinadores de FUCENTAO:
Ana María Sáenz (Directora de la Fundación Centro del Tao)
Normita Gloria Olivetta (Primer Secretaria)
Pedro EzequielSantomauro (Primer Asistente)
Aon  - Alejandro Nepote - (Fundador)


Comments