Antonio Rubio "An-tonio"

 
     Conocí a Antonio Rubio, «An-tonio», hace muchos años, cuando aún no se dedicaba a la música. Era un tío inquieto, ácrata y golferas,«punki del flamenco» lo describiría Javier Rubial años más tarde, pero amigo de sus amigos hasta el final, hijo de Antonio Rubio, un conocido empresario de la enseñanza de la ciudad y fundador de la Sociedad del Cante Grande de Algeciras, lo que le hubiera permitido haber llevado una vida acomodada en el negocio familiar, pero él huía de todo eso, era bohemio y no le gustaban las ataduras, así que decidió llevar la vida a su manera.              Tenía un corazón enorme, lo que le hizo tener un gran número de amigos. Empezó aporreando una desvencijada guitarra y a componer sus primeros temas, rara vez le oí tocar alguna canción de algún grupo del momento. Siempre iba buscando alguien a quien darle la tabarra con su último tema. ¡Quién iba a pensar que con el tiempo se iba a convertir en el An-tonio que conocimos!. Paralélamente cogió las baquetas y empezó a tocar la batería. Comenzó más o menos en serio con «Ablativo Amsoluto», continuando con «Los Sekuaces», una banda gamberra y borrachuza que le venía como anillo al dedo. Aquí se empezó a descubrir en él un gran batería, algo salvaje pero muy visceral que encajaba perféctamente con la filosofía del grupo. Algún tiempo después se le presentó la oportunidad de formar parte, también como batería, de «La Destilería», banda experimental muy interesante que llegó a tener bastante éxito a nivel local e incluso fuera de nuestra ciudad. Durante todo ese tiempo como percusionista no abandonó su pasión por la guitarra y por componer. Después de abandonar La Destilería durante una temporada vive en Londres y Sevilla. En ambas ciudades se busca la vida tocando en la calle y en bares. Es en Sevilla  donde graba su primera maqueta en 1992. De esta época consta su nombre artístico AN-TONIO. En 1994 vuelve a Algeciras y toca en varios locales de la ciudad. En el verano del 95 con la ayuda de Jesús Moreno forma su primera banda con su propio nombre: Rafael Garcia «Teto» (percusión), Pedro Calderón (guitarra), Jesús Moreno (bajo) y Antonio Rubio (guitarra y voz).Tocan en diferentes festivales y locales de la zona y conocen a J.Angel (Sala 9ª Provincia) que les abre las puertas fuera de Algeciras (Vitoria, Madrid, etc.) y les pone en contacto con Felipe, quien seria su manager hasta el final.              En su trayectoria también formaron parte de la banda o colaboraron: Gustavo Leveque (bajo), Fran Vicario (batería), Pepe Bao (bajo), Angie Bao (batería), Chico Valdivia (guitarra) y Api Vargas (batería). Comenzó a tocar con grupos de renombre, que dada su simpatía y espontaneidad, aceptaron en su círculo de amistades, enriqueciéndose como músico hasta unos límites que yó jamás llegué a imaginar. Todo comenzaba a funcionar. Sus
canciones se habían pulido, aunque seguían con esa mezcla de punk, rock y flamenco tan personal en él, pero sus directos eran una explosión de energía que a nadie dejaba indiferente. Tras diversos contactos con varias discográficas ficha por Edel Music grabando un mini cd de 4 temas  llamado «TINTO». Poco después grabó su primer  y único disco en Madrid. Personalmente cuando lo oi noté un exceso de producción que no tenía nada que ver  con lo que era An-tonio como músico. Se había perdido la fuerza y el desgarro del directo. Aun así quedó un buen trabajo que podía funcionar perfectamente. Colabora Josele de Los Enemigos en «Guitarras» y su propio padre lo cierra con «Soleá en su recuerdo».
     Como otros grandes de la música su carrera acabó de forma prematura en Agosto del 97. En otoño de 1997 salía a la luz el trabajo que tanto había perseguido en su vida. En el concierto homenaje que se le hizo en Algeciras tocaron Brutal Thin, Los Enemigos, Javier Rubial entre otros grupos, prueba de la amistad que les unía.                             
     Los Enemigos le dedican un tema en su disco «Nada», llamado precisamente An-tonio que  hizo despertar la curiosidad de los seguidores de este grupo, hasta el punto de investigar la procedencia de este tal An-tonio al que Josele describía, descubriendo al genial músico y convirtiendo la grabación, ya descatalogada, en un disco de culto del que se sigue hablando en los foros de internet.

          
                          
                                            Juan González «Txutxe»

Comments