Al partir
              I

"Yo quiero cuando me muera
sin patria, pero sin amo",
tener en mi marzo un ramo, 
de flores y  cuatro banderas:

La cubana,
la ucraniana,
la  colombiana,
y la  española.

Cuatro actitudes,
cuatro valores.
Cuatro colores,
engalanarán mi fiesta:

El azul   cubano,
el rojo  ucraniano,
el amarillo colombiano 
y el verde  español.

Azul,   energía.
Rojo,  sudor.
Amarillo,  riqueza.
Y verde olivo,  sabor.



                   II

¡Cuba!,  la caribeña  ajada.
¡Ucrania!, la doncella ultrajada.
¡Colombia!, la princesa de los sueños.
Y ¡España!,  la reina   añorada.

¡Cuba!,
madre querida,
ni al partir dejaré
de pensar en ti.

¡Ucrania!,
forja de voluntades,
te añoro
en la distancia.

¡Colombia!,
no habrá gratitud,
que compense
tu legado.

Y  ¡España!,
génesis del alma.
El reencuentro,
fue sublime.

                III

Y me iré soñando
que los que sigan,
 sus vidas adornarán
con cuatro colores:

Azul, energía.
Rojo,  sudor.
Amarillo, riqueza.
Y  verde olivo, sabor.


Azul  gratitud.
Rojo  altruismo.
Amarilla  audacia.
Y verde  entusiasmo.

Soñando que
sus vidas,
llenarán de sabores,
más que de olores:

Gratitud, fuente de luz
Digno altruismo.
Cautelosa audacia.
Y sensato entusiasmo.



        IV 


Sufrir, no un por qué,
energía fui y seré.
El mar fue mi cuna
y será mi almohada.

En abrazos de  llamas
continuaré   la batalla.
En la balada del mar,
me podrán encontrar.

Mucho que festejar,
nada que lamentar.
Iré con la frente en alto,
ejemplo a considerar.

Con equipaje de mano,
ligero de transportar.
Huellas dejando,
que invitan a meditar.

¡Me recibirá el maestro,
y me dirá si cumplí!
Si fui arte entre las artes,
y en el monte monte fui.