Instrumentos en la época Colonial

EL QUIJONGO, consiste en una vara de madera flexible, tendida en forma de arco por una cuerda de cáñamo, y que lleva sujeta en el centro una pequeña jícara que sirve como caja de resonancia. Se ejecutaba por pulsación sobre la cuerda bien templada; al descubrir y cubrir alternativamente la boca de la jícara con los dedos de la mano, se producía un sonido oscilado como el viento al silbar entre los bosques, variando en cuartos y sextos de tono.
 
 
 
 
 
 

         

LA OCARINA, según Jorge Luis Acevedo, la gran variedad, su fino acabado y sus condiciones sonoras hacen de este instrumento un preciado documento para el arqueólogo y el etnomusicólogo. Generalmente son de forma zoomorfa (forma exterior de los animales) y antopoforma (forma humana).

 

LA CARRRACA, también se le denomina “Quijada de Burro”. Junto al Juque, ha desaparecido de la tradición musical de Guanacaste. No necesariamente, la quijada tenía que ser de burro, tal como se le denomina; podría ser de cualquier bestia: caballo o burro. Sele llama “carraca” porque el sonido que emite al ser percutido es parecido al que produce la hembra del pato (o “carraca”). También es un instrumento de gran riqueza sonora, pues la quijada inferior de cualquier bestia, al estar completamente seca, sus maxilares quedan flojos, lo que provoca un sonido muy singular al ser percutido sobre la palma de la mano o sobre la pierna.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
Comments