Toponimia gallega

    En Galicia, los pueblos tienen muchos nombres y todos pueden ser válidos dependiendo del marco temporal. Un pueblo suele tener:

    • el nombre original latino, que consta desde el XV o antes, 
    • el nombre prehistórico (encontrado en referencias romanas), 
    • el nombre en gallego (que puede constar en diversos libros), 
    • el nombre en castellano (que suele constar en documentación oficial), 
    • el nombre popular en gallego (el que usa la gente actualmente), y 
    • el nombre normativo gallego (el que usan las instituciones).

    En muchos casos, este nombre coincide desde la prehistoria, como es el caso de Sarria, pero en otros no es así.

    Ante cualquier documento, transcribir el nombre lo más fielmente posible, es lo más recomendado. Pueden incluirse notas adicionales, con la ventaja de que si alguien (por ejemplo un descendiente) encuentra el nombre en otro documento, aunque sea antiguo, podrá localizarlo en cualquier base de datos disponible.

    Consideraciones sobre toponimia

    El nombre normativo en gallego suele variar en función de cuestiones diversas (al igual que ocurre en castellano), entre las que cabe señalar a los autores de los libros, los análisis toponímicos y las modas: célticas, castellanizantes, aportuguesantes o nacionalistas.

    Veamos un caso típico en el actual nombre normativo de "O Incio". Antes, tanto en gallego como en castellano, se llamaba "Incio", pero al convertirlo en normativo se le agregó una "O" delante.

    Pues bien. Este pueblo, en los documentos del Tumbo medieval de Samos (Lugo), esta escrito como "Onitio" y en algún caso como "Honitio", por lo que el analista toponímico Antonio Díaz Fuentes en un libro de la Diputación de Lugo critica que ahora se llame "O Incio", pues considera que "Oincio" podría ser algo aceptable, pero que en la otra forma no es acorde con la tradición y la costumbre.

    Existen otros casos, donde la gente del pueblo mantiene de forma verbal el nombre original correcto (del año 1009) y el nombre normativo en cambio no es tal.


    Autor: Marcelino Somoza Sánchez




    © 2010 Ancestros Gallegos
    Todos los derechos reservados