FORTALEZAS Y DEBILIDADES

 

Nuestra unión...es nuestra fuerza

Autoevaluación institucional:

 

Fortalezas:

  • Contar con una orientación y un plan de estudios definitivos, en proceso de homologación.
  • Poseer un edificio propio y un predio en que realizar los proyectos productivos.
  • Haber sido incluida la escuela en el Plan Nacional de Becas, ampliando  a partir de este año la cobertura a alumnos del ciclo superior.
  • Recursos humanos comprometidos con la creación, sostenimiento y crecimiento de la institución.
  • Docentes a cargo del dictado de las materias, tanto del ciclo básico como de  modalidad, de sólida formación académica y disciplinar
  • Profesionales universitarios de carreras afines que contribuyen, en las asignaturas de la modalidad, a saberes y prácticas formadoras y profesionalizantes.
  •  Alumnos, grupo de profesores y personal de servicios generales  con un fuerte sentido de pertenencia a la institución.
  • Consejo de convivencia en funcionamiento.
  • Apoyo permanente de la comunidad allense.

 

Debilidades:

§        Si bien una de las fortalezas es disponer de un edificio propio, éste ha sido acondicionado en lo que serán los talleres. La falta de espacio físico sigue siendo una debilidad, dado que la escuela funciona aún desdoblada, desde el punto de vista edilicio: en un sector 5 aulas y un taller; en otro edificio un aula, sala de computación y laboratorio; en el polideportivo municipal, educación física ; y en un club de abuelos, el comedor..

§        Alumnos  (principalmente en el ciclo básico) que provienen de grupos convivientes de bajos recursos económicos.

§        La institución  no posee biblioteca , fundamental en cualquier escuela, máxime aún si ésta es  de doble jornada, dado que los alumnos no disponen de tiempo extraescolar  para concurrir, por ejemplo, a la biblioteca popular. La escasez de libros obliga al uso generalizado de material fotocopiado, con todos los inconvenientes y desventajas que ello trae aparejado.

§        Falta de recursos como televisor, dvd o videocasetera, que nos privan de propiciar aprendizajes con soportes multimediales  y con los nuevos medios tecnológicos disponibles.

§        Reducido número de computadoras (ocho para un total de 199 alumnos). No disponemos de conexión a Internet.

§        Falta de material didáctico en general y  de instrumentos que nos permitan favorecer aprendizajes motivadores en nuevos entornos multimediales ( retroproyector, episkopio o cañón).

§        La escuela no cuenta con línea telefónica ni  cabinas en sus alrededores.

§        La planta funcional de personal es reducida.

§        Los instructivos de rendición de fondos son sumamente engorrosos y esto,  sumado a la necesidad de realizar proyectos permanentemente, desaniman al personal encargado de los mismos, sobretodo teniendo en cuenta que no existen incentivos nacionales ni provinciales a esta tarea que insume tiempo y recursos personales de cada docente involucrado. La ausencia de teléfono o internet produce una sobrecarga en el personal a cargo de los proyectos, que debe movilizarse incluso a otras ciudades para solicitar presupuestos, costeando los gastos en forma personal.

      Como se mencionara en los anexos anteriores, en gran parte nuestros alumnos provienen de contextos socioeconómicos y culturales desfavorecidos, tanto rurales como urbanos; la escuela sigue siendo para ellos la única posibilidad de movilidad social ascendente, y es por eso que desde la institución se gestionan herramientas y estrategias que nos permitan recibirlos y contenerlos, sin perder de vista el objetivo de la equidad , la calidad  y la educación en sentido integral ( no sólo desde la prospectiva laboral, sino en tanto deseamos formar ciudadanos, sujetos activos y participativos, portadores de valores y actitudes que contribuyan a su propio desarrollo y al de los demás).

      Desde este punto de vista, la escuela como espacio de aprendizajes significativos, necesita no sólo de los recursos humanos que hagan posible la adquisición de contenidos, el afianzamiento de destrezas y habilidades y  el desarrollo de actitudes, sino también de los recursos materiales que permitan el aprendizaje de los alumnos.

      Desde los elementos más sencillos, como un mapa o un tubo de ensayo, hasta aquellos con mayor un  componente tecnológico como un retropoyector o una PC, además de todas las herramientas y elementos directamente vinculados a las actividades productivas que se abordan en la escuela, son necesarios para propiciar situaciones de enseñanza-aprendizaje que se traduzcan en una efectiva y significativa apropiación por parte de los alumnos.

      Es por ello que se considera que una de las  debilidades de la institución es la referida  al equipamiento y los recursos didácticos con que cuenta.

      Por otra parte, y dado que estamos iniciando la ocupación del predio definitivo, resta aún ponerlo en producción, por lo cual las necesidades en este aspecto son múltiples en lo que respecta a recursos materiales. Estas necesidades se transforman en una debilidad  si se tiene en cuenta que limitan la calidad de los aprendizajes e implican una pérdida de tiempo, al tener que buscar y gestionar espacios en los que los alumnos puedan adquirir   conocimientos y prácticas a las que no pueden acceder en la escuela. Frente a esta dificultad es que el dinamismo del equipo docente, principalmente de las materias específicas de la modalidad , que es en las que se detectan las mayores necesidades de recursos,  se transforma en una fortaleza dada la buena predisposición para  propiciar situaciones de aprendizaje a pesar de las carencias materiales, e incluso aprovechando situaciones cotidianas que se transforman en fuente de aprendizajes.

      Por lo expuesto, puede concluirse que una de las principales fortalezas de la institución está dada por los recursos humanos que hacen de ella un lugar permanente de cambios, innovaciones y ajustes según se vayan dando las condiciones para el cumplimiento de los objetivos propuestos. Un equipo docente y una comunidad educativa por demás comprometida con la labor diaria de la escuela. No obstante, la planta funcional de la institución necesitaría de figuras que no existen a la fecha ( jefe de secciones, de talleres, etc.)

      Si hay un punto fuerte, signo característico de esta escuela, es la capacidad de su personal de buscar soluciones, partiendo de la concepción de que la queja es estéril si no se acompaña de acciones concretas para revertir las situaciones.

      Las debilidades, como se habrá podido observar, devienen principalmente de cuestiones relacionadas con lo material, muchas de ellas vinculadas al hecho de que la institución tenga recién cuatro años de vida (lo que implica, por ejemplo, no contar con producciones de frutales que demandan años de crecimiento) aunque muchas otras serían solucionables,  a corto plazo de,  contar con los recursos necesarios.