CRÍTICA de Exposiciones


     ISABEL MATEO.

 Colab. Cientif. Instituto Diego Velázquez. Académica Correspondiente de la R. Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría.

Un intenso amor a la naturaleza y un acendrado sentido artístico, son dos de los principales motivos inspiradores de la pintura de ANA DEL CAMPO. Descendiente de una ya larga serie de ilustres artistas encabezada por su bisabuelo el pintor y profesor Plácido Francés, fundador, hace ahora un siglo, del Círculo de Bellas Artes, nos presenta hoy esta última de sus biznietas una hermosa serie de paisajes en los que apreciamos un estudio de tonalidades y matices conjugados armoniosamente y que, tanto en los óleos como en las acuarelas, nos demuestra su gran ,sensibilidad para el color y la importancia que confiere a los diversos momentos lumínicos.        Asimismo hay que resaltar, cómo ANA DEL CAMPO sabe conjugar esta actividad pictórica con su no menor vocación por la docencia, que le ha impulsado a experimentar las diferentes formas de expresión con diversas técnicas y estilos. Cuenta en su haber la realización de varios murales, retratos y dibujos, y ha trabajado también la escultura en cerámica y en piedra. Sin embargo, en esta ocasión ha querido centrarse en una sola unidad temática,  fijándose en la naturaleza como fuente de inspiración y logrando así transmitir y comunicarnos, de una forma sincera y atrayente, los sentimientos que su contemplación en ella han despertado.


(ABC, Crítica de Arte)

Sobre un dibujo aparentemente matizado por unas gamas de cierta entonación poética, traza con su paleta, Ana del Campo, unas masas paisajísticas sugerentes que la acercan a un suave expresionismo. 


Felicidad Sánchez Pacheco (Arteguía)

En sus cuadros aflora de forma rotunda la personalidad de la pintora, Ana del Campo. Cada lugar está llevado al lienzo a través del puro sentimiento, con una libertad de expresión casi gozosa... y así hasta reconocer el carácter curiosos, impulsivo y apasionado de una artista que ejerce la pintura con el más sincero de los entusiasmos.


(El Punto de las Artes)

Ante un cuadro de Ana del Campo sentimos una poética sin métrica pero de ordenado sentir que entra por la vista y se allega a los sentimientos. Son pinturas de espacios abiertos con aire limpio y tonalidades que acentúan la intensidad de un paisajismo centrado entre el orden y el concierto, un conjunto de obra reciente que nace de un dibujo descriptivo, ordenador de planos y con capacidad de asumir toda la materia colorista, acuarelas, técnicas diversas, porque es una pintora con grandes recursos que anima todo el panorama y lo colma de atmósfera.


        Presidente de la Agrupación Española de Acuarelistas (AEDA)

Recorte