Sexualidad Humana

Sexualidad Humana


Coprolalia

La coprolalia, tiene la etimología que significa: Copro es heces, y lalia, es sinónimo de hablar, es decir hablar groserías. Es la necesidad de algunos individuos de dirigirse a los demás por medio de malas palabras. Sus impulsos gramaticales ofensivos y denigrante, los hace suponer que dominan la situación utilizando los despotismos verbales. Los coprolálicos sufren de falta de control lexícales y son frágiles emocionalmente, padecen escasa tolerancia ante la frustración, lanzar exclamaciones deshonestas o sucias. 

El acto de disparatar como manera de manifestar su descontento y falta de comunicación formal, deviene de la necesidad de defenderse psicológicamente, teniendo la fantasía de encontrar los límites anteponiendo los epitafios. 

Los contenidos excretados verbalmente, son comunes en el sexo masculino más que en las féminas. La coprolalia no responde necesariamente a tener educación formal o escolarizada. Siendo más comunes en las personas con educación superior las más groseras a utilizar la hecelálica, que el común de los mortales.

Los insultos verbales tienen diferentes contexto en la agresión de las humillaciones orales que produce complejo de inferioridad en las personas, haciéndolas perder su confianza. La mayoría de los menores insultados por sus padres tienden a repetir dichos comportamientos coprolálicos con sus pares, teniendo serias dificultades en su comunicación siendo niños rechazado por su falta de educación social.

Lo importante de entender de la verborrea coprolalia, es entenderla dentro de lo que son las agresiones humanas que generan heridas irreparables en la mente de las personas, traumada por la violencia psicológica que están llenas de escoproverbalismo. Por ejemplo, muchas de las mujeres que han sufrido y sufren la violencia intrafamiliar unos de sus testimonios más significativo, es acordarse de las agresividades verbales asociados a conceptos copro-denigrantes, dejando verdaderas heridas internas insanables por utilizar el sadismo verbal coprolálico. La mayoría de las victimas intrafamiliar recuerdan más los insultos que los mismos golpes.

Las atrocidades escoproviolentas, son comunes en los lugares de empleo, muchos trabajadores tengan que vivir diariamente la agresión verbal, sin poder demostrar muchas veces la violencia verbal. Los jefes coprolálicos se aprovechan de las necesidades de sus empleados, dejando heridas personales en su autoestima, difíciles de reparar.

Las coprolalia no puede ser puesta del todo en un lugar de “lo marciano”, en las relaciones interpersonales de amigos son infaltables, en nuestro país es parte de nuestra identidad nacional, y cuando viajamos al exterior es nuestro pasaporte identificatorio chovinista.

Cesárea

La cesárea es contraria a los principios que gobierna la lógica de la naturaleza femenina materna, irrumpe la experiencia del parto natural que deben tener madre e hijo. La cesárea afecta en la sexualidad de las personas, los síntomas más claros son: confusión con los genitales de los demás, aparición de fóbicas olfativas rechazo por los olores genitales y pasar por entremedio de las piernas, como manera de reeditar lo que no obtuvo en el parto. 

El parto es la primera experiencia y la más significativa de su vida, quedando grabado a fuego en el inconsciente como huellas imborrables. Genera una separación entre los dos mundos, el intrauterino y el extrauterino. El psicoanálisis denomina al parto como el trauma del nacimiento, por representar un cambio de existencia de separación y sufrimiento traumático que se produce por los cambios de estados. Generándose un dolor físico-mental para el recién nacido, la ruptura del ámbito interno de placer y beaticidad. 

El nacimiento da lugar a las necesidades, por ende, a la ansiedad incomprendida para la criatura. Teniendo como supervivencia la primera necesidad o pulsión de autoconservación, razones que todo comienza con llantos, por la sensación de exilió del vientre materno, el cambio de dimensión y de atmósferas, es el pasaje del edén al sacrificio.

Los sistemas de salud de las embarazadas han dejado un verdadero trauma femenino popular en su inconsciente, el parto natural ha sido sustituido y legitimado por la cesárea. La misma no queda como una experiencia natural, sino una representación el horror y la angustia. Teniendo que ser anestesiada, desnaturalizada y medicalizanda la experiencia del parto, terminando en intereses y economía ajenas a la naturaleza. 

Para muchas mujeres lamentablemente desde pequeñas se les ha “educado" con prejuicios e inclusive con un manejo publicitario que son incapaces de tener un hijo por ella misma y sentir de terror a la expulsión. Haciéndolas creer que son poseedoras de un cuerpo disfuncional, dejándoles un mensaje artificial que ellas necesitan del asistencialismo médico para dar a luz. El trauma del parto a sido propiciado por la artificialidad "sanitaria" que ha dejado una visión universal que parto es sinónimo de dolor, para evitar dicha instancia se necesita ser intervenida quirúrgicamente, al igual que ocurre con su menstruación la cual es asociada a enfermedad. 

El parto, es una experiencia que va más allá de sacar a un bebé de la panza de la madre, es en primera instancia del intercambio corporal. Se rompe una simbiosis (dependencia) biológica para dar paso a la simbiosis psicológica en donde ambos interactúan.

Cuando la bolsa amniótica se rompe, se “destruye”, su estado acuoso de que sólo existía la complacencia y el infinito placer, para dar paso al pasaje vaginal mediador de los dos mundos a la realidad feroz de un medio seco y gravitatorio. El lenguaje que utiliza la zona genital materna, es por medio de los movimientos contráctiles (peristálticos), avisando al niño que tiene que despertar de su hábitat interna gozosa, para pasar y estar preparado al mundo de las exigencias. La nueva realidad irrumpe sin mediaciones, enfrentándose a su vacío afectivo que tiene que ser llenado por su madre para ser sostenido en la vida.

El mundo intrauterino es tan significativo que muchos por falta de conocimiento no le han dado el significado entre ellos. Cuando una persona está por fallecer, por alguna razón llega a sobrevivir, queda con recuerdo en su inconsciente que vio una luz blanca muy potente, la verdad que es una pura ilusión, son las huellas que quedaron de su nacimiento, debido a los síntomas, hace una regresión al nacimiento. Las crisis psicóticas (locura) los pacientes tienden a juntar su rostro con las rodillas, no es otra cosa que la posición fetal, teniendo la fantasía de regresar al útero. Las cultura de la reencarnación, está ligada a la fábula de retornar al vientre para continuar sus “otras vidas”. Las razones que la mayoría nazca de noche, para evitar ser depredados, y por último la mayoría de los niños les encanta pasar entre las pierna por tener la fantasía de revivir el pasaje del útero al exterior.

Erotismo Uretral

El erotismo uretral, es referido a la excitación que sienten los sujetos con la intención de retener las sensaciones de la orina, saliendo y aguantando, hasta llegar a límites extremos, para después evacuarla de manera masiva, cómo si fuese eyaculación orgásmica. Siendo un sustituto perverso para los sujetos que gozan del amarillo líquido, reemplazándolo con las relaciones sexuales normales. La retención del amarillo hasta no poder más, tiene como objetivo excitarse a sí mismo (autoerotismo). El aguantar la micción tiene tentativas sádicas inconsciente de acumulación de fluidos, para después ser liberado explosivamente, es una suerte de masturbándose por medio de sus fluidos tóxicos.


Como los menores no tiene desarrollado su aparato genital utilizan los flujos para excitarse, generándole la omnipotencia de tener un genital poderoso al igual que su padre, fantaseando con el poder-masculino, es más fuerte que las mujeres (falocracia). La manifestación sintomática del erotismo uretral, tiene que ver con los individuos ya adultos con aguantar las ganas de orinar, para ello despliegan un ritual de movimiento, juntan sus piernas y moverse de un lugar a otra, hasta que el sujeto no soporta más la retener y delibera salpicando por todos lados, generándole la omnipotencia urinaria, siendo una suerte de descarga lidibinal o lo más parecido a la eyaculación orgásmica.


La enuresis infantil, es una manera de utilizar el fluido amarillo para masturbarse por medio de la acumulación y desesperación. El acto de micción hace que los niños obtengan un poder masculino omnipotente, teniendo la fantasía destructiva por medio de la expulsión orinaría. La orina y está vinculado con el poder, deviene de nuestros antepasados con los mamíferos, manifestando mensajes que determinan los territorios por medio de las feromonas(olores de la orinas, según la especie y la diferenciación del macho con la hembra). En las relaciones humanos cuando alguien es retado o humillado por algún otro de mas poder, es común que le digan que ”lo mearon”.


 Los trastornos del líquido amarillo tiene que ver directamente con la sexología y las alteraciones mentales, entre ellos tenemos la urofilia(la necesidad de ser orinado después de tener relaciones sexuales) y la enuresis, es cuando los pequeños después de controlar sus esfínteres se orinan en la cama, manera de sabotear a la pareja con la búsqueda de separación de sus padres.


Existiendo otra conexión inconsciente con el erotismo uretral, relacionadas con el fuego, razones por la cual la mayoría de los pequeños cuando juegan con juego tienden a orinarse en la cama. Los trastornos orgánicos a los riñones, están relacionados inconscientemente con los sentimientos de culpabilidad. Es muy común que en los baños de los varones se hagan competencia de tiro del chorro, manera de manifestar la masculinidad amarillezca, en donde se debaten entre ganadores y perdedores

 

La Homosexualidad

La homosexualidad se caracteriza por elegir el mismo objeto sexual de placer, en la mujer se le denomina lesbianismo y en los hombres, gays. Para entender esta variantes genitales, nos vemos en la necesidad de diferenciar el sexo biológico innato, del sexo psicológico adquirido determinante. Es decir, no podemos confundir hombre y mujer, de lo masculino y lo femenino. La feminidad, como la masculinidad, son roles específicos que se les exige a cada sexo, que devienen de las exigencias sociales, culturales por medio de las familias, socialmente se le denomina como rol de género. 

Para ello hay que entender el complejo de Edipo, es un conjunto de deseos amorosos y hostiles que los niños experimentan con respectos a sus padres, que se da entre los cinco y siete años de edad. Este complejo cumple dos objetivos mentales, uno es la estructuración mental, es decir, mentes sanas o enferma, y el segundo aspecto, la definición sexual, que puede ser; bisexual, homosexual y heterosexual. La otra instancia de diferenciación es, positiva ó negativa. Lo primero, se relaciona con lo heterosexual, y lo último con la homosexualidad. Por ejemplo para que un varoncito sea heterosexual, el escenario familiar debe cumplir con ciertas condiciones. Para ello, necesita querer a su padre y a la vez competir con el mismo.

 

Para obtener la masculinidad, hay un desenlace con ambos padres. Con el padre, se da una relación, por un lado de amor, para identificarse y sacar provecho de la masculinidad, y de esta manera, poder seducir a su madre, es común que expresen sus sentimientos como, "eres la más linda", esto no es otra cosa que reeditar su futuro rol masculino. Esto lo hace por medio de la identificación de su modelo paterno, para obtener los requerimientos sexuales masculinos. Necesita tolerar y querer a su padre, y no a un papá, para que aporte la mecánica masculina. No podemos confundir los términos de papá, y de padre. El último tiene una interacción directa con la crianza de su hijo, dando las herramientas de la identidad sexual varonil. Esta realidad no es elegida por el pequeño, pero sí vivenciada, va depender de la manera de ser de su padre, más que de su madre. 

 

Lo más importante para esta realidad sexual, es que su padre ocupa el lugar de la autoridad familiar, y no que sólo esté "pintado". De no ser así, el pequeño, se llevaría mal con está figura, es el comienzo del conflicto sexual, al no identificarse con su figura paterna, y se trasforme en rechazos y odios significativos. No quedándole otra realidad afectiva sexual que adquirir los aspectos maternos o femeninos. La identificación comienza con otro destino, es decir, un cuerpo de hombre con una mente fémina.

Lo mismo ocurre con las damas, al rechazar y odiar la figura materna, no permite identificarse con los aspectos femeninos maternos, y comienza a identificarse con su padre, y adopta una postura masculina o lésbica. Pero todo comienza mucho antes, en la relación madre - bebé, quien es la encargada de facilitar el ingreso de la figura paterna. 

 

Recordemos que el padre entra al universo del bebé, por medio del lenguaje materno, " mira a papá". Si la madre no permite el ingreso paterno para que se produjera el triángulo familiar, los pequeños adquieren aspectos maternos o femeninos, esto se complica mucho más cuando existe un varón. 

 

El sexo psicológico se da por medio del triángulo familiar, cada uno con sus roles específicos. Cuando esta misma madre se siente autoritaria o fálica, hace que su figura tenga el significado masculino o de poder fálico, al existir un hijo varón se va identificar con la figura más fuerte, y en este caso con el de la mujer - madre, razón por la cual, la existencia de los homosexuales travestis. Es tener características femeninas, pero conservando el falo o pene simbólico materno. 

 

La homosexualidad, no es enfermedad, sino una forma de sentir, pensar y crear la realidad de la diversidad sexual. Lo que sí, es una, es la homofóbia o rechazo a los homosexuales. 

Napoleón aludía que: "la anatomía es el destino de la sexualidad", hasta que el escenario de la sexualidad se vio innovado por el psicoanálisis de Freud, que decía lo contrario, "la anatomía, jamás va a ser, el destino de la sexualidad humana".   

        Y después de todo, no todo lo que brilla, es necesariamente oro.


 Vaginismo

Trastorno Sexual ligado a las mujeres, es toda relación de represión sexual de rechazo emocional ante la penetración, y asquedad ante el acto sexual. El vaginismo se manifiesta por medio de reprimir de manera mental y física(psicosomático) los músculos de la zona pelviana femenina de manera muy intensa, fuerte y desgarrante. Se manifiesta en la mujer adulta para evitar todo acto de penetración.

Siendo tan así, que es tanta su contracción genital muscular, qué a la hora de tener un intercambio sexual termina en dolor intenso y desagradable. Esto la hace perder su interés sexual para posterior, representando a su pareja como objeto de dolor y no de placer. Pasando hacer la sexualidad una verdadera “tortura” mental y física, con manifestaciones musculares de rigidez sexual pelviana. En el juego preliminar, lo vivencia como manoseo y no como una etapa de excitación. Sumado a esto hay una perdida de lubricación empeorando más la penetración.

Lo importante a entender de esta disfunción sexual femenina es que no está aceptando su genitalidad, graves dificultades afectivas – emocional, que esta represión le ocasiona, por medio del mecanismo de defensa psicológico que es la represión - sexual. Psicosomátiza tan fuerte la zona pelviana genital, que los músculos ejercen tanta contracción muscular para ella que deja imposible la penetración, y produce dolores colaterales, espasmos abdominales, y problemas para orinar. 

Más de alguna vez estas féminas sienten una situación bastante desagradable, es muy parecido mentalmente a una “violación”, en realidad desde lo vivencial, ellas lo sienten como tal. Debido a que es tanta la contracción ejercida a sus músculos y el rechazo al acto sexual que en sus músculos del placer pasan hacer lo contrario, dolor y displacer en las relaciones interpersonales.

La alteración disfuncional pasa a tener carácter obsesivo en no dejar introducir nada por su vagina, llegando a molestar: sus propios dedos, tampones, espéculos del especialista. A tal punto que su visita al ginecólogo puede verse perturbada, su limpieza vulvar – vaginal, he inclusive esta su posibilidad de ser madre. 

Las mujeres que presentan estos síntomas represivos sexuales, también padecen de dispareunia, o dolores genitales recurrenten y persistente en la zona pelviana asociado a todo acto sexual. Que es tanto el dolor que llega hacer intrasanble. Lo importante de llegar ha entender que en su inconsciente sexualidad es sinónimo de dolor. Es aquí cuando ella necesita una atención con un especialista, de no ser así, su sexualidad se va ver vetada por estos impulsos de rechazo ante el pacer sexual. 

Las consecuencias son del orden personal, pero esto no termina aquí, sus relaciones interpersonales son vastantes deficitarias con las personas más cercanas, y en su trabajo, hay una tendencia a la obesidad, tener carácter bastante cambiante, aparición de la angustia flotante, es no saber por qué un apersona anda triste, sin tener un motivo especifico. Esto es debido a que toda líbido acumulada en el cuerpo se siente como angustia o tristeza emocional. En lo mental persona tendiente hacer ansiosa o siempre muy acelerada y olvidadiza. 

Aparecen androfóbias en su persona, o rechazo a las figuras masculinas, y graves dificultades con las autoridades masculinas.

Este trastorno sexual con dolor genital, necesita de una intervención psicológica y de relajamiento muscular, es importante que en sus sesiones de tratamiento se incluya sesiones tanto psicológicas como de masajes musculares pelvianos, para destensar dicha zona, tan castigada y reprimida. Pueden llegar a tal grado de represión que pueden tener menopuusias tempranas a su edad, graves trastorno con su útero, mestruación iregular, genital en disminución, y lo peor de todo autoproducirse un cancer úterino. Este tipo de mujer necesita hacer un tratamiento integral, y a la vez preparar a su pareja para una mejor compresión de su disfunción. Este mal del rechazo intimo es un potenciador destructor de pareja o matrimonio. 

 Siempre sale ganando, por ser una situación que la mujer por sí misma no logra superar,, sino por medio de una ayuda profesional idónea.


Dispaneunia

La dispareunia, es un dolor genital que siente la mujer en los encuentros e inicios de la penetración, en plenos movimientos generados por la relación sexual. Dejándole dolencias persistentes en la zona muscular pelviana. “El Después de”, quedan experiencias de rechazo e insatisfacciones para futuros intentos, manifestando un temor sexual interno e intenso, haciendo que la musculatura sexualidad se contraigan intensamente. La fémina doliente, hacer el amor, está asociado a lo desagradables. La dispaneunia, es contraria al vaginismo(rechazo psicológico de la sexualidad)por trastornos traumáticos mentales 

La dispaneunia, tiene relación por causas orgánicas que van dejando registros frustrantes en el inconsciente, va generando heridas traumantes tanto físico y psicológicos. Casos que pueden construir una fobias al dolor(algofobia)expresando posteriores temores eróticos a su pareja por las intensas sensaciones de dolor. Sumando un síntoma anhedonista o perdida del apetito de sentir placer. La fémina va utilizando mecanismo de defensas evitativos, siempre van insinuar rechazos a los encuentros sentimentales, produciéndose una suerte de androfobia o rechazo a los hombres que gusten de ella. 

Llegando a extremos de no relacionarse con nadie que pueda presentar algún peligro para ella por posibles intereses sexuales, teniendo una actitud antipática al sexo opuesto. 

Los dolores genitales recurrentes, pasan a dictaminar la vida sexual e intima de estas mujeres, se hacen insoportables para quienes se relaciones con ellos. Esta situación las hace cambiar de carácter con tendencia a la agresión.

Quienes padecen de dispaneunia, son personas malhumoradas y de sentimientos fríos, ante la muestra de los afectos. Por este sufrimiento sexual hace que se inhiban, o pierdan su pareja. Está situación puede destruir por medio de la conflictiva con sigo misma, los vínculos conyugales, sociales, laborales y familiares.

El dolor que sienten estas dispaneurias son de desgarros, asociados a una suerte de tortura genital. En otras oportunidades se cree que es debido a la falta de lubricación genital femenina, que tampoco es el caso. Las causas que manifiestan el inconveniente son: lesiones vulvo genitales, después del parto, infecciones urinarias, entre otras.

Esta situación tiene un trasfondo bastante fuerte, con rechazos significativos a través del cuerpo, que se expresa por dolencias genitales. También pueden ser dolores superficiales o profundos ante los movimientos pelvianos durante el acontecimiento genital. Esta disfunción sexual, esta muy vinculada por profundo rechazo inconsciente por parte del doliente a situaciones traumáticas anteriores. Sus experiencias poco gratificarntes, frustrantes y dolientes que marcan a su yo–corporal e inconsciente por parte de quienes lo sufren.


Gerontofilia

La atracción y devoción a los físicos maduros, sentimientos serios y excitación sexual hacia la tercera edad, lo opuesto a la pedofília, sentimientos sexualizados encontrados intergeneracional.

Los adultos mayores que “optan” parejas menores, se manifiestan vulnerables, con sus deseos y la fantasía que tienen características sintomáticas que hace que sientan de está manera y no otra, por ejemplo: complejo de inferioridad, la necesidad de sentirse superiores, necesidad imperiosa de protección y lo más fuerte de su realidad gerontofílica es la negación de la muerte, en su mundo interno imprimido el deseo inconsciente de la eterna juventud, y es por esto que se relaciona con personas jóvenes, viste ropa más modernas, sartilegio para esconder algunas arrugas, hasta su léxico lo mantiene en formol.

Estos lolosaurios poseen unos mecanismos de compensación infalibles, para atenuar esos añitos de más, y ser genuinos galanes con éxito para sus conquistas, y no les puede faltar bajo ningún concepto: su buen auto, billetera llena y su pildorita de viagra, elementos imprescindibles, para pertenecer al mundo “juvenil”… añejo.Ellas son también parte de estos escenarios, la mayoría de estas “veteranitas”, sus virtudes están más maternizadas, muy buenas para cocinar, hablar y dar consejos y continuando por la senda de lo oral, por ahí este su don sexual, aspecto muy común en los coquetos conquistadores de la tercera edad.

Los jóvenes amantes de la gerontofília, son atraídos no sólo por el lado de la estética, sino más bien por la ternura, y la experiencia artimañicas que estos mayores tienen, más que en la acción, sus formas de complacer a los jóvenes, es muchas veces compensar las figuras paternas disminuidas que ellos tienen de sus progenitores. Las relaciones sexuales ejercidas en este tipo de parejas, son de manera parcial, el coito deja de ser el centro de placer, dejado paso otras partes del cuerpo más infantiles y primitivas, y la más importante es la oral. 

La manera de vincularse íntimamente dé estas parejas, es de manifestar sentimientos, criterios infantilistas y adolescenistas, poniendo en juego. La sobreprotección, actitud materialista o paternalista por parte de los adultos; la celofilia, la constante necesidad de sentierse querido por medio de las miradas de los demás, verdaderas pruebas de amor; la metatrópismo, es una manera de ejercer el cambio de roles, por ejemplo: cuando hay intimidad genital, el deseo perverso por parte de los mayores de ser golpeado en sus nalgas, es decir pasa a tener el rol pasivo y la muchacha activo. 

La gerontofília goza de fama, tenemos a nuestra Cecilia Bolocco y Evita Perón, son ejemplos de estos abnegados amores seniles, y después de todo…, “el amor no tiene edad”…


Pedofilia

La pedofília está dentro de los trastornos psicosexuales, descripta por el psicoanálisis como estructura perversa con personalidad irreversible ante la actitud perversa de un menor, clasificando a la misma en tres categorías, según la elección del objeto sexual.  

Por ejemplo, los pedeperversos que eligen a su mismo sexo, son homosexuales, los que selecciona ambos géneros son los bisexuales y por último los que gozan con el sexo opuesto heterosexuales pederastas.

Los pedosádicos, se les reconoce por ser sujetos parafílicos o sufren desviaciones sexuales incontrolables, esto quiere decir, su elección genital se encuentra trastornada, debido a su identidad sexual inmadura, poco adaptativa siendo un adulto. Sintiéndose niños cuando desea sexo, teniendo excitación indebida con figuras eróticas infantiles, no pudiendo haber alcanzado a la adultez mental para saber relacionarse con un apareja de adulto. Su anormalidad vincular lo lleva a tener una doble vida o dicotomía cotidiana, esto remite que lleva una sexualidad infantil siendo mayor y por otro lado mostrándose un ser “integro” socialmente, teniendo como una “doble identidad”social y sexual.

Coeficiente intelectual sexual, toma en cuenta al individuo en dos aspectos para saber si alguien es normal o anormal sexualmente. Lo primero, es tener una relación acorde entre la edad cronológica(años en números. Lo segundo, edad mental sexual, que puede estar distorsionada, siendo menor a lo esperado, se le denomina pederasta, si es mayor a lo esperado gerontófilia. Los pederastas tiene una edad mental genital que no concuerda con su edad en años, por ejemplo, una persona de 50 años, le atrae menor de 13 años.

Cada 10 personas ultrajadas siendo menores, son realizadas por: padres, abuelos, hermanos mayores, amigos, persona de mucha confianza en instituciones, entre otras. En otras palabras la perversión se encuentra la mayor delas veces dentro de casa que fuera de la misma. La violencia intrafamiliar de abuso deshonestos, es por relaciones incestuosas o relaciones sexuales entre los mismo familiares, por ejemplo, un padre violando a su hija(o) con amenaza. Siendo esta triste realidad infantil, las que más trauma psicológico deja, casos que son irrecuperables mentalmente.

La violación, no es una cuestión de sólo el género masculino, es una actitud perversa de conciencia perversa, elegida por el victimador, debido que la penetración no es sinónima de hombre, puede ser ejercida de manera natural o artificial por cualquier sujeto, va más allá de ser hombre. La violación tampoco hay que relacionarla directamente con la penetración, las heridas psicológicas ocasionados por pederastias pueden ser por manoseos deshonestos.

La paidofilia, se comportan de esa manera por tener graves trastornos infantiles con la figura materna idealizada incestuosamente. Cuando eligen a su víctima, su mundo interno enfermo, cree estar con él, y él, es su madre. Alucinado y delirando sádicamente en dicho escenario regresivo, revivir situaciones eróticas con su mamá cuando niño, ya siendo poseedor de ideas perversa con su familiar más amado y odiada a la vez o ambivalencia. Teniendo deseos de tener relaciones sexuales con su progenitora, siendo pequeño, a la vez odiando a su figura paterna, es cómo se va estructurando dicha perversión, viviendo con una madre fálica(con pené que ellos creen que tiene). 

Cuando están en pleno acto sádico, tiene delirio y alucinaciones regresivas a nivel inconsciente, ellos piensan reeditar deseos ya “pasados” con su madre. Proyecta la necesidad de ser querido cómo su madre lo deseaba enfermizamente, dándose un vinculo narcisista, querer y ser querido como su mamá lo erotizó. El narcisismo pedofílico, está fijado con un niño internalizado que jamás irá a crecer sexualmente, será etermanente niño o un síndrome de Peter Pan sexual patológico. 

Cuando están con un menor tienen una suerte de “desdoblamiento” mental, sintiendo inconsciente que lo quiere como su madre lo quiso, es el momento de mayor pasión perversa en el pleno acto de ultraje, él pasa hacer su madre y el niño(a) es él, teniendo el deseo inconsciente del incesto, razones que todo pederasta siempre son homosexual infantes.


Los Sátiros

Los sátiros en la mitología griega eran los seres que gozaban de los placeres sexuales y vivían en los campos, que desde ahí deriva la terminología varón. Su deseo sexual incontrolable de tener todas las mujeres para ellos es el síntoma que gozan desenfrenadamente y a la misma vez, sufren 

Su genitalidad compulsiva, con una incesante necesidad sin poder optar de tener relaciones sexuales, los hace los temibles libidinosos. Estos personajes que son las deidades del placer sexual Y el éxtasis sexual es la “droga” que momentáneamente calma su ansiedad incontrolable de querer tener sexo. La locura erótica cursa periodos de manía o la falta de quietud y se manifiesta como una hipersexualidad. Los sátiros buscan permanentemente lo que nunca van ha encontrar. Su tranquilidad emocional y alguna mujer lo más parecida a su madre.

La andromanía o sátiros se ven en la necesidad de ser querido y muy amado, viven con la fantasía que su madre está en toda mujer. Para ellos, toda mujer en su inconsciente, tienen el placer tranquilizador y a la vez el trauma del abandono materno. Está ambivalencia, o sentimiento de amor y odio a la vez. Lleva a querer y odiar a la misma vez a la mujer con quien comparte, al igual que lo quería su madre. 

Reproduciendo esa inseguridad afectiva, heredada de su progenitora. Estas perturbaciones los lleva a ser los reconocidos promiscuos. Estos donjuanes viven para contestar la ecuación de su vida, si fueron o no querido por su vieja, alguna vez. El éxtasis sexual, es la sustancia que por periodo muy cortos calma su profunda sed sexual. A la vez, es la medicina que calma su angustia de la perdida materna. Se ven la necesidad del orgasmo como antídoto y tranquilizante del abandono materno, que puede ser una realidad o fantasía. 

Tiene la necesidad angustiosa de acostarse con toda mujer, no pudiendo discriminar, las mujeres. Busca su “tranquilidad”. Por medio de su compulsión irresistible a la promiscuidad. Las causas emocionales y psicológicas lo levan a tener afecto de la única manera, es a través de las relaciones sexuales. En su inconsciente es estar, con su madre. Las mujeres les trae regresiones infantiles de: protección, cuidado y mimado, como si fuese un bebé.

Las relaciones sexuales no tienen un fin de satisfacción sexual sino afectivo. La búsqueda de afecto por medio de las relaciones sexuales dejan a la persona cada vez más insatisfecha y con mayor necesidad de llenar ese vació emocional de su pasado y revivido en el presente. 

        Y después de todo, mirarse en el espejo y saber que apetecieren unos cuernitos, es por que fuimos visitado por algún sátiro.



Lee El Blog de Alfredo Garcia . Todos los temas