Bioquímica‎ > ‎Las biomoléculas‎ > ‎

El agua en los seres vivos

El agua es un compuesto químico formado por un átomo de oxígeno y dos átomos de hidrógeno (H2O, Pm = 18) unidos por enlaces covalentes, de tal forma que el oxígeno atrae más hacia sí los electrones de los enlaces que los átomos de hidrógeno. Esto le confiere a la molécula de agua cierta polaridad eléctrica: dipolo eléctrico (el polo negativo será el oxígeno y el polo positivo los hidrógenos).


Gracias a su polaridad eléctrica las moléculas de agua se unen fácilmente en pequeños grupos muy inestables, llamados grupos oscilantes, a través de enlaces electrostáticos conocidos como puentes o enlaces de hidrógeno.

Ver la animación de la estructura química del agua líquida y del hielo, y otra animación sobre los fundamentos del agua y el pH.





El agua es el compuesto más abundante en los seres vivos, aunque en cantidad variable en las distintas especies. Por ejemplo en las medusas puede ser el 95 % del peso del animal, y en la especie humana el 63 % del peso corporal, aunque su cantidad varía generalmente de forma inversa a la edad del organismo. En los organismos pluricelulares complejos el agua presenta una distribución diferencial, de tal manera que hay mayor cantidad en los tejidos químicamente más activos: 86 % en el tejido nervioso y tan sólo el 20 % en los huesos o en los dientes.

El agua está en continua renovación en los seres vivos, por lo tanto tiene que existir unas vías de ingreso (en el caso del hombre pueden ser la ingesta directa de líquidos, el agua contenida en los alimentos y el agua producto del metabolismo) y unas vías de pérdida (orina, sudor, heces fecales, respiración), de tal forma que la cantidad de agua que se ingresa y que se pierde deben de estar reguladas: equilibrio hídrico.

 

El agua es imprescindible en los seres vivos al ejercer funciones fundamentales, como las siguientes:

  1. Debido a su gran capacidad de disolución en ella se dan muchas reacciones químicas (metabolismo).
  2. Es el principal medio de transporte en los seres vivos por el mismo motivo.
  3. Debido a su elevado calor específico y su alta conductividad térmica sirve como termorreguladora.
  4. Gracias a su elevada fluidez se utiliza como lubricante de estructuras que pueden experimentar rozamiento.
  5. Actúa como agente químico, como por ejemplo en reacciones de hidrólisis.




Lee y comenta también el siguiente artículo: Nuestra "amiga", el agua





Comments