NOTICIAS‎ > ‎

Recuperando la vida de barrio

publicado a la‎(s)‎ 27 dic. 2016 6:52 por Ampa PINTOR ROSALES
Así de fácil: un grupo de gente con ganas de hacer, y unas instituciones con ganas de que se haga. El resultado lo pudimos ver el pasado 22 de diciembre en la fiesta que varias AMPAs del distrito de Chamartín organizaron con motivo de la Navidad. Siendo positivos, podríamos marcar esta celebración como un punto de inflexión entre una época de inmovilismo (¿incompetencia?) por parte de las instituciones y el “efecto anestesia” que eso conlleva en la sociedad, y una época donde las vecinas y vecinos del distrito podamos recuperar los espacios públicos, a falta de poder recuperar las zonas recreativas de los Colegios del distrito.

A partir de las cuatro de la tarde de este último día lectivo antes de las vacaciones escolares, las AMPAs de los Colegios Públicos de Chamartín, organizaron una fiesta donde cada una se encargaba de una actividad diferente. Un espacio abierto y colaborativo con murales llenos de sueños, decoraciones con productos imposibles, pintacaras, payasos, monitores de campamento con “paracaídas”….. Hasta las ocho de la tarde, los niños y niñas, no sólo de las AMPAs organizadoras sino de cualquier familia que pasara por esta zona pública, pudieron jugar y divertirse en un ambiente poco habitual pero claramente deseado, sobre todo para las familias con niñas y niños menores de diez años.

Por todo esto, por lo que anteriormente habían intentado sin éxito y por la puerta que han abierto desde ahora, hay que estar muy agradecidos a las compañeras y compañeros de las AMPAs que han organizado y ayudado para la consecución de esta fiesta. Hay que destacar la calidad de las actividades que se llevaron a cabo en la fiesta. De nada sirve cerrar una plaza, y poner a un payaso o a un monitor de juegos que no tengan entretenidos a los niños. Y esto pasa por cuidar también a este sector del ocio y la cultura desde las instituciones, para que su profesionalización se vea reflejada en la calidad de sus espectáculos o actividades. Una sociedad que no cuida a sus artistas, es una sociedad condenada a la apatía de la rutina.

Es también de agradecer el lugar elegido para la celebración. La Plaza que lleva el nombre del guitarrista clásico considerado como el padre del movimiento moderno de la guitarra clásica, Andrés Segovia (Linares, 1893 - Madrid, 1987), es un lugar amplio, abierto y protegido de la circulación. Podría perfectamente convertirse en un punto neurálgico de participación ciudadana, más allá de los tradicionales mercadillos, teatros o centros culturales de la zona. Un nuevo espacio alejado del hábito consumista en el que está sumergida la sociedad, donde aprovechar la creatividad y sociabilidad de este distrito. Si viene acompañada de presupuesto público sería magnífico, pero nos conformamos con la buena predisposición, porque ya lo dijo el gran poeta uruguayo y vecino del distrito Mario Benedetti: “Nosotros cuando amamos / es fácil de arreglar / con sábanas qué bueno / sin sábanas da igual”. Hagamos de las plazas el patio de atrás de cada casa. Recuperemos la vida de barrio.


Comments