9. tengo derecho a vivir libre de toda discriminación

Chaparros, morenas, gays, darketos, cholos, rastafaris, lesbianas, hinduistas, presbiterianos, matudos, pelones, eunucos, diferentes, diversos, anversos, invertidos, nadie puede discriminarte. Y eso está en la Constitución y en el Defe es un delito.
 
 10. Debo tener acceso a información completa,
científica y laica sobre la sexualidad

Eso de que si a los chavos les muestran un condón se van a poner bien calientes es una jalada que inventó Pro Vida para espantar pendejos. Tú debes saber todo lo que necesites saber, con claridad para que entiendas y tomes decisiones sin prejuicios. Desconfía de los que le dicen pirrín al pene o preservativo al condón.
 
11. Tengo derecho a una
educación sexual

Tienes derecho a una formación, desde chavito o chavita, que te enseñe todo lo que haya que saber sobre sexualidad. Nada de esperar a que estés en edad de saber ciertas cosas, porque las ganas te van a llegar mucho antes de lo que los adultos imaginan.
 
12. Tengo derecho a los servicios
de salud sexual y a la salud reproductiva

Tienes derecho a que te den condones y la píldora del día siguiente en los centros de salud, sin que te exijan un permiso de tus padres. Los médicos y enfermeras tienen la obligación de darte información sobre métodos anticonceptivos sin que nadie más se entere y si te los niegan puedes demandarlos por discriminación.
 
13. Puedo participar en las políticas
 públicas sobre sexualidad

Algunas políticas o programas educativos, recreativos o de salud que aprueban los funcionarios públicos pueden afectar tus intereses o tu salud.
Por lo mismo, tienes derecho a conocerlos, a opinar sobre ellos y, si no te laten, a proponer cambios o nuevos programas. Ninguna autoridad o servidor.
Comments