Vocabulario

Migaña - Castellano

Castellano - Migaña


la migaña, lengua propia de esquiladores y músicos de Milmarcos

Índice

página de Inicio

vuelta a Cultura

 

INTRODUCCIÓN

Desde hace algún tiempo en la zona de MILMARCOS  una forma curiosa de expresarse, fue LA MIGAÑA. Se cuenta que a principios de siglo XX aún había hablantes de esta Migaña. Estas gentes se dedicaban a pastar ganado, esquilar, compa-venta, así como mercadeo con la localidad y sus alrededores.  Ya fuese por la diversidad de lenguas, o por que la gente lugareña no se enterase de sus cuitas, se empezó a crear una forma muy particular de expresión oral, que, posteriormente fue aceptada por los nativos.

La ASOCIACIÓN DE AMIGOS DE MILMARCOS, en el año 1979, recopiló una serie de palabras con motivo de mantener este, al parecer, perdido vocabulario. Ahora en 2006 es de nuevo la AAM que recopila este vocabulario en su web. Y no sólo con la relación de castellano-migaña, sino que ahora aporta como novedad la versión migaña-castellano.

Estas nuevas versiones se ofrecen en tres versiones: en la web, word y pdf.  

VOCABULARIOS

Migaña - Castellano

 Castellano - Migaña

 

 LA MIGAÑA EN LOS LIBROS

Por el Camino de Santiago a la Guadalajara del Futuro

"Muy cerca está Milmarcos, con monumental iglesia con buenos retablos; la ermita de Jesús Nazareno, con altares barrocos; su plaza, presidida por su blasonado ayuntamiento de la época de Carlos II; en sus calles se ven mansiones con escudos y adoveladas puertas, y en su restaurado teatro Zorrilla, se representa para los turistas una obra clásica a la semana; en su sala, se hace una curiosa demostración o diálogo entre dos vecinos, en su dialecto llamado "Migaña", en el que, uno pregunta en su lengua lo que el público quiere, y el otro, traduce en castellano; ambos, se sitúan en los dos extremos de la sala para dar mayor interés al coloquio."

Felipe Ma Olivier López-Merlo (1994)

Molina de Aragón, veinte siglos de historia

"Del afán viajero de sus vecinos da fe un dato que al visitante de hoy sorprende: la existencia de una jerga propia, de un vocabulario amplísimo, con reglas propias constructivas, que confiere el carácter de secreto lo que a voces se comunican entre sí los milmarqueños. Se trata de la migaña, jerga utilizada aquí y en Fuentelsaz, y que ya pusieron en valor sus habitantes cuando recorrían toda España en los oficios de esquiladores y músicos. Juanmondas los primeros y trigos los segundos, este lenguaje iniciático, que aún se utiliza habitualmente en las conversaciones domésticas, servía para matizar mejor cualquier detalle que no convenía saltara a la general conciencia. Nacido de relaciones comerciales y artesanales muy concretas, hoy se utiliza para todo tipo de conversación familiar, amistosa y festiva. En Milmarcos se conoce y se habla la migaña, y hay quien -me consta, incluso- piensa en ella. Es un elemento importante del acervo cultural molinés, que debe a toda costa protegerse."

Antonio Herrera (2000)