MEDIO AMBIENTE‎ > ‎

Transformación del ecosistema


La Amazonía colombiana presenta la mayor diversidad de ecosistemas en el país, pero de acuerdo a la información oficial disponible, también es la que presenta la mayor transformación de ecosistemas de los últimos 30 años.


Sin embargo, no es posible conocer la dinámica de tales cambios pues no existe un sistema de monitoreo multitemporal de los bosques ni en 
Colombia ni en la Amazonía. 

 

Por esta razón, fenómenos como la deforestación, la degradación de los bosques, la ampliación de la frontera agrícola o el impacto de los incendios forestales se han estimado a partir de cambios de cobertura en diferentes periodos de tiempo.

 

La tasa media anual de deforestación calculada por el SINCHI para el periodo 2002 – 2007, es de 153.600 hectáreas por año.

 

Por otra parte, la información sobre áreas de cultivos de coca con fines ilícitos en la Amazonía, esta disponible anualmente a partir del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito; y la información sobre áreas de solicitudes y títulos mineros es producida con INGEOMINAS.




Deforestación

El SINCHI coordina un esfuerzo institucional para medir la deforestación en la Amazonía colombiana a partir de información sobre el cambio en las coberturas de la tierra. Para ello se ha definido como indicador la Tasa Media Anual de Deforestación (TMAD) que mide la magnitud de la deforestación de los bosques amazónicos, tomando el total deforestado en un determinado periodo y dividiéndolo por el número de años de dicho periodo. Los datos existentes se refieren al período comprendido entre 2002-2007, durante el cual se deforestaron 7.683 km2 (768.300 Ha), a una tasa de 1.536 km2 /año (153.600 Ha/año).

 A nivel departamental la mayor TMAD se presenta en los departamentos de Caquetá, Meta, Guaviare y Putumayo en los cuales se deforestó el 81% (6.211 km2) de los bosques durante el período reportado.

 A partir de esta tasa de deforestación no es posible saber cuáles son sus principales causas (proyectos de infraestructura, ampliación o cambios en la frontera de colonización, proyectos agro-industriales o explotación de recursos naturales no renovables) y tampoco el año particular en el que se produjeron. Para superar esta falencia de información, Amazonas 2030 recomienda fortalecer la construcción y desarrollo de un sistema de monitoreo multitemporal, basado en imágenes de sensores remotos, que además utilice una metodología que sea comparable con los demás países de la bio-región.


Degradación de bosques

La Segunda Comunicación Nacional ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (IDEAM, 2010) indica que la Amazonia tiene un Índice de Sensibilidad Ambiental (ISA) de Muy Baja a Baja respecto a la degradación de sus ecosistemas debido a los efectos del cambio climático, en función de los peores escenarios: la mayor reducción de la precipitación y el mayor incremento de temperatura.

 Amazonas 2030 no encontró información oficial referente al estado actual o al monitoreo de la degradación de los ecosistemas amazónicos, la cual es fundamental para monitorear los impactos del cambio climático y definir estrategias para su mitigación.



Área de títulos y solicitudes mineras

En este numeral se presentan los resultados de la información capturada y procesada por la Fundación Gaia Amazonas a partir del Catastro Minero Colombiano (CMC) disponible en el portal de internet de INGEOMINAS.

Según tales datos, para el periodo comprendido entre 1990 y 2009 se otorgaron 220 títulos sobre 114.183 hectáreas y se diligenciaron 1.695 solicitudes de titulación cuya área de influencia sumaba 5.695.086 hectáreas.

El aumento de los títulos mineros en la Amazonía ocurre a partir del 2005, mientras que el número de solicitudes se multiplicó a partir de 2006, año en el cual se estableció a política Colombia País Minero 2019.
















Comments