María José Mures 

 


Liricando

Nace en Fernán Núñez, Córdoba, el 4 de abril de 1970. Es diplomada en Educación Especial por la Universidad de Córdoba y habilitada en Educación Infantil por la UNED. Es Máster en logopedia en Rehabilitación de los trastornos del lenguaje y el habla por la Universitat Politècnica de Catalunya.
Fue directora adjunta de Revista de Feria de su localidad durante dos años y después formó parte del grupo de redacción. Sus versos aparecen en Revistas Literarias como Alhucema, Caños Dorados, Pan de Trigo y otras de soporte digital.Tiene publicados tres libros: Antes del Amor, Zahorí y Cambalache, este último prologado por Aimée G. Bolaños. Está incluida en la Antología de poetas de Fernán Núñez, 2006. Ha sido colaboradora en la edición del libro de Romances y canciones de Amor II, 2006, de la Diputación Provincial de Ciudad Real. En ese mismo año el Ateneo de Almagro la nombra Socia de Honor.
Fue merecedora del segundo Premio de Poesía en Alfafar, Valencia, con su poemario Zahira y en 2007 fue premiado su poemario Entre la espada y tú, amor en el V Concurso Nacional de Poesía “Caños Dorados”.

Abriendo página

 

Abriendo página

que no termina

abriendo espera

descargando…

nada descarga,

pero cargo

con el vacío.

Vi…

da tus palabras

son

muerte si no descargan.

 

 

 

 

Para un jueves

 

Para un diez de enero

del año ―que yo también empiezo a dudar―

¿será mañana?

 

Estaré quiescente para besarte

al final de tus palabras.

Un diez de enero

para nuestras vidas.

 

 

 

 

Principio sin Arquímedes

 

Dame una palabra

de apoyo y moveré la Tierra.

Dame ADN

y que se caiga el mundo.

Dame el rincón

donde tus piernas

apuntalan la noche.

 

 

 

 

Me cuesta mi vida

 

Abro los ojos, invades los míos,

la mañana amenaza

con un trozo de rutina.

No estás…

cuesta la vida,

así la tarde, la noche y más, tu ausencia.

Todos los cuartos descompletan el día.

 

Teníamos aviso de ausencia

el peor de los tornados que no torna.

 

 

 

 

Sin ángel

 

Me quedé sin ángel

se desplumó solo,

se quitó las alas

y salió volando

y con ellas

ni siquiera escribió.

Ángel caído y estrellado.

 

 

 

 

Así

 

Que cómo quiero,

si eres tú…

como tú quieras

si soy yo siempre da igual

ni pasión barroca

ni devaneo rococó.

 

 

 

 

Tiresias

 

Quiero ver tu desnudo

pero no lo de Tiresias.

 

 

 

 

No es mío

 

Las palabras no hablan

si queremos amar sin palabras.

Contemplarte es empezar a amarte,

así empezó el fin…

te busco por calles de puerto

para tocarte, recobrar fuerzas como Anteo.

 

Puede que no tenga corazón

porque ya no es mío.

 

 

 

 

Diario

 

Pedí colaboración para un diario íntimo

pedí esclavo y escriba.

 

 

 

 

Sirena muda

 

Nadie acompaña

los días saltan con sus alarmas

una mano abierta

acalla sirenas demasiado mudas,

 

sin trapos atrapada

sin garras agarrará

el día queda sin horas.