Bethoven Medina
Liricando

Bethoven Medina Sánchez nació en Trujillo y se graduó como ingeniero agrónomo en la Universidad Nacional de Cajamarca. Ha obtenido importantes premios nacionales e internacionales, entre otros: Primera Mención Honrosa Especial V Concurso "El Poeta Joven del Perú" (1980) y Premio Internacional de Poesía "Mairena" (Puerto Rico, 1985). Ha publicado los poemarios Necesario silencio para que las hojas conversen (1980; 2da. ed. 1982; 3ra. ed. 2002), Quebradas las alas (1983), Volumen de vida (1992), Expediente para nuevo juicio (1998) e Y Antes Niegue sus Luces el Sol (2003). Además ha realizado las antologías Labios Abiertos (1979) y Belleza de la Rebeldía (1982). Bethoven Medina ha sido incluido en Antología Poética de los Últimos en el Perú" (1980) de Augusto Tamayo Vargas, Fiesta Prohibida (Apuntes para una interpretación de la poesía peruana 60/ 80) (1986) de Jesús Cabel, Poetas de Cajamarca (1986) de Luzmán Salas, Poetas de La Libertad (1992) de Marco Antonio Corcuera, Literatura Peruana (Tomo III) (1993) de Augusto Tamayo Vargas, Literatura Liberteña de Blasco Bazán (1997), Lecturas Selectas sobre Cajamarca de Luzmán Salas (2003), Enciclopedia Temática del Perú: Literatura de Ricardo González Vigil (2004), 21 Poetas Peruanos de Miguel Idelfonso (2004), Escritores de la Libertad (2005) de Saniel Lozano. Asimismo, ha sido incluido en la Antología del Soneto Hispano-americano (Argentina, 1984), Antología del Amor en la Poesía Hispano-americana (Argentina, 1985), Los Pasajeros del Arca (Argentina, 1994) de Óscar Abel Ligaluppi y Poetas Hispanoamericanos para el Tercer Milenio (Tomo III), (Chile, 1995) de Alfonso Larrahona Kasten. En 1997 fue considerado en el Inventario de la Poesía en Lengua Española, de la Asociación Prometeo de Poesía (Madrid, España) y su obra está fichada en la Biblioteca del Congreso de EEUU. Ha sido incluido en la Antología de Poetas Hispanoamericanos y Alemanes: Melopoefant Internacional IX. Cita de Poesía (Berlín, 2004). Sus poemas se han difundido en diarios y revistas de Perú, Chile, Argentina, México, Puerto Rico, España y Alemania.  Pertenece al Grupo de Trabajo "Río" y al prestigioso grupo "Trilce". Fue presidente del Frente de Escritores de la Libertad. Su obra ha merecido los ensayos: “El Caoticismo Semántico en la Poesía de Bethoven Medina Sánchez" de Juan Paredes Carbonell (2004) y El Fondo de la Palabra en la Poesía de Bethoven Medina Sánchez de Hugo González Aguilar (2005).

Y antes niegue sus luces el sol

 

El Sol

                esa yema de huevo

                adentro muy adentro despierta

                a la patria en amor

 

Iluminando este callejón que se arrastra cual caimán

                jalándome los ojos como resortes

con millones de transeúntes y desarmados brazos

                suspiros alertas en la recesión económica

y corazones ofrecidos así anticuchos antes de Huayna Cápac

 

                ¿Tiene mantequilla? - a la otra esquina

                y las avenidas se alargan como anacondas

                antes niegue sus luces el Sol

                la yema de huevo en centro herido

                naranja arrojada del cielo

 

Una gaviota pierde alas al cerrarse el aire

                tiempo saltando vallas

                desde la fundación del Imperio de los Incas (s. XII)

                ahora espina el materialismo del modelo liberal

                a 45° de fiebre ya 4 cm bajo la epidermis

                por linderos escuetos

                para medir ángulos de vida

 

                Antes niegue señor cartero

el mensaje Incaico comunicación de barreta

                desde la toma de Sacsayhuamán

referencias polvorientas golpeando con martillo

                polvo- piedras- palabras

en torno a Huanacaure deteniendo el entusiasmo del día y del Inti

 

                Ahora

                Wall

                      Street

                                pulpo enfurecido

                                     exprime hombres e hipocampos

 

                Francisco de Zela (1 814) así ocurre

 

Sol hermano

compadécete del varón que ejerce su vida sin responsabilidad

no me niegues en lista de precios en Mercado de Valores

                en mi Perú

                      para construir

                esta obra en arcilla llamada Mundo

                de circulación constante en el infinito

 

 

EL CEMENTERIO GUARDA TU NOMBRE ENTRE MIS CUADERNOS…

 

El cementerio guarda tu nombre entre mis cuadernos

en días otoñales/ el viento sacude la persiana

y  besa tu almohada

 

la ciudad pierde el ritmo

 con los reajustes desajustes-económicos-cómicos

y la ola es oración de casas cayendo desde cerros

 

Cerraste los párpados y ahogaste un latido

 

( la caja tuya

semejante a la donde guardé mis lapiceros)

 

vago por los mares saludando puertos/ el recuerdo es mar

rompiendo las puertas del silencio

con lágrimas que ocupas íntegra

 

En mis venas la rabia de ser explotado es un piquero

 en brazos del viento traduciendo la congoja del maíz

mis labios sostienen una estrella

raíces engullidas

por junio y septiembre

 

entre nuestra piel

 

la apagada danza de pájaros y árboles

 te venero con esta palabra dulce caramelo

-pañuelo mojándose -

luego de vivir

taladrar los años llenos de latidos por dentro

 

 

Esperando mi cadáver - geranio triste -

 

1

 

Fui muerto (para siempre atropellado por un trailer)

cuando una pareja de enamorados compraba helados de lúcuma.

En algún lugar el suicida se miraba el rostro por última vez.

 

(Caí como geranio avergonzado de preguntar a la lluvia su altura).

 

Ahora, tendido en un charco de sangre, ojos abiertos, balbuceo:

gente misma desesperación que me rodea agitándome sin calma.

Mis familiares sabrán que discutí con focos apagados a medianoche.

Acompañado de sirenas saldré entre asombros

y, sin que se enteren las malezas,

desde el fondo de la tierra,

de un

surco,

saldrán mis brazos como plantas.

 

Y los pájaros serán quienes acompañen a mi cadáver

por haber muerto cruzando la calle

o la vida.

 

 

2

 

Todos dicen que estoy muerto.

Al menos no han pintado otra noticia en las paredes de la nostalgia,

y el pájaro no ha sido sorprendido cogiendo el grano,

y dicen las hojas al caer que estoy muerto.

 

Veo que sacan mi cadáver del Hospital en una camilla.

 

y  yo sentado en las ramas de un ciprés, en la avenida permanezco vivo.

 

Observo:

Un niño ha quitado la presa a su madre,

un hombre está por ahogarse en un lago.

 

 

3

 

Nadie me escucha ni me ve. ¡Qué pena!

Estoy vivo, esto es verdad,

he dejado mi cuerpo en la tierra

porque pesa mucho.

 

 

Sobre un caballo

 

Cansado de seguirte Vida me emociono entre alamedas de eucaliptos

 

Encerrado dentro de mí mismo aleteo

Sobre un caballo plomizo acomodándome el pelo

Siento que alguien jala mis dientes y se nubla la tarde

 

Buscándome con linterna así metido en cascarón de la noche

Realidad mientras llueve pienso

cansado de mantenerme sujeto a mis carnes

no espío praderas de cereales

no barcos varados

corazón

sangrando al sentir hincadas del café a las 7 pm.

 

Confundidos perros y batracios de la noche sesionan

sobre un caballo plomizo mientras llueve pienso

 

Convoco a la esperanza

A sombras que me asisten y rasguñan mi piel dura por el frío

 

Sabrás por intermedio de carteros y ruiseñores

del alma del hombre que se oxida

Bajo el agua que soy lámpara eres Ser

si en remolque de días abro ventanas al infinito

verte quiero Vida como luz que me estremece

 

Dadas las circunstancias el hombre vive

Vida ya no eres alegre noticia

sombra de vaso derramándose eres Vida

 

Yo el cigarro arrojado por la ventana de un bus a 120 km/ h

vuelvo a instarte nuevamente entre luciérnagas

nostalgia Vida humana

solo – suspiro – existo

sobre un caballo plomizo mientras llueve pienso.

 

 

La ciudad

 

Y sus avenidas

El mar y sus boquerones

son estruendos en la garganta

y expresión de contaminación que irrita la piel

 

Minerva ilumina los cuatro puntos cardinales

 

Ulises

tu Penélope es el signo que direcciona la navegación

 

Tu hacienda Itaca

y el arco que tiemplas vitalizarán tus titánicos músculos

 

Rema en invierno y acaba con la desprotección de las especies

 

Con tu patriotismo anclado en tu corazón

Defended a los seres vivos

así fracture tu pecho el cimbreante sino

 

La barca

avanza guiada por Neptuno-Orión

atrás quedan los archipiélagos

los precarios fervores

 

Telémaco ha ubicado el ancestro y guarda con recelo

su travesía en extramares

 

Ulises mídete en el espesor de la buenaventura

aquel buceo de los náufragos terrestres

y altamar rompe el cóncavo del azul

 

Rayos de esperanza son el reflejo del sol sobre el gran volumen

Y las aves marinas

Y la sirena con sus arrullos despejará el cielo

Y la lluvia regresará las aguas al mar

En apertura del ciclo hidrológico

Ante el canto ecosocial de los navegantes

 

A zarpar Ulises.

 

 

RECONCILIO A LO RESECO INSURGENCIA LLAMATIVA

A veces ni sé de mí, sino de la angustiosa fiebre cotidiana,
y así despertar mirando el levante que todo lo aclara.

Te conozco Mundo, nervio entretenido, ardor en mi poro,
desordenados continentes en tu rotación, globo terrestre y ozono.

Realidad, grabada en micras donde mis manos dan su presión,
y los deshielos invaden suburbios que decoran las colinas.

Reflexión en reconcilio de la otrora verde esperanza vegetal,
ante la proclama de los niños que nacen en insurgencia llamativa.

Existencia, templo donde la campana suelta sus pájaros sonidos,
y la soledad se divide entre sí, en azucenas viejas.

Eres el rostro del día depositado en las alboradas.
Existencia, en mis pómulos signas el paso de los años resecos.

Me conoces como el mar sobre el que pende la azarosa tormenta,
y vengo irreverente desde las rocas a las olas sobre las mareas.

Te pienso en el ocaso, cuando el sol cae en lontananza,
esbelta naranja que el infinito deja caer de sus manos.

Es la nueva infancia la que convoca a un nuevo amanecer,
desde el sonido de la cucula enalteciendo su destino paloma.

Os dije Mundo, mientras organice mis días y zarpe al mañana,
a de venir mi alma, abierta flor de corpulencia nazarena.

Recibiré mis afanes en el reconcilio, en hondura y vitalidad,
y volveré cual nave a saludar el puerto enorme de la búsqueda.

 

 

APRENDISTE A JUGAR AJEDREZ…

 

Aprendiste a jugar ajedrez.

 

La dicha te abandonó. Tus días ya no eran

sentarte a ver cómo te lavaban los pies.

 

Ordenaste que Huáscar fuera muerto.

 

Así fue, amarrado lo arrojaron al río Andamarca

                y hasta hoy no sale de sus aguas.

¿Será por eso que los ríos invaden modestos suburbios?

 

Ofreciste tu altura hasta donde alcanzó tu mano,

un cuarto de oro y dos de plata. Cumpliste, sin duda.

 

A la hoguera, a morir quemado vivo fue tu sentencia,

                -pensándolo bien te bautizaste-.

 

Condenado al garrote, últimamente, ordenaste entregar

todo el oro de las entrañas de estas tierras,

azotadas actualmente por sequías.

 

Pregúntale a los trigos qué sienten

cuando se van asfixiando sus raíces.

 

 

Clarohumano

 

¿Qué cuchillos descienden hasta nos, en incertidumbre?

A mí, el habitante que ayuda a las semillas estolonear.

 

Acápite de andanzas, quedo clavado en propio paso,

propiciando abrir el cofre de mi cerebro y levitación a lo lejos.

 

Afuera la calle, la cruz en cada uno, gente recogiendo clavos,

cayendo como areniscas al abismo. ¿Qué cuchillos descienden hasta nos?

 

Nos hiere todo, porque tenemos conciencia de asunción,

inédito espíritu del estado de libertad. Supremo es el asunto.

 

Del que no piensa en sí; no ubicando su eje, su epicentro;

fugaz es su verbo, nunca lumbrera al camino, jamás oración de luz.

 

Siempre la fuerza radica en el centro. Saben los algarrobos

cuando en el desierto, con su amplio ramaje pesan al Sol.

 

Al medio día mirar al astro rey. Multicolores los reflejos oculares,

así las ondas, repetidas órbitas de dimensiones.

 

¡Viva la niñez y sus tallos. Lo inexplorado del habitante!

¡Viva el mediodía, el meridiano, el clarohumano, el zoohumano!

 

Duda, cuántas veces exploré tus montañas absortas, elevando

Mis cometas y sus mensajes, cuando todo está en la mente.

 

Todo pasadizo recorrido será ayer. Me preocupa el hoy.

Sé que mañana siempre será existencia.

 

La edad de la vida, es la duración del sol, el giro de la tierra,

el impulso del agua y la soberbia del fuego. De eso dependemos. Somos.

 

 

INICIO

 

La luz

se extendió en el universo.

 

El día y la noche

iniciaron su eterna ronda.

 

Y el cerro

que nació del temblor de la tierra,

no encontró explicación,

y se durmió.

 

 

NACIMIENTO

 

Una madre, de tanto llorar,

y a falta de lágrimas

desgarró su corazón.

 

Amasándolo,

fue formando el cerro,

invertido al azul.

 

Y ahí está.

 

Como amor ineludible

enseñando el ascenso.